Invincible – Capítulo 238 – Las Tierras Caóticas

Huang Xiaolong negó con la cabeza y se rió al escuchar la generosa oferta de Xue Puti. “No es necesario.” La sombra de Li Lu apareció en su mente.

Xie Puti se rió de la reacción de Huang Xiaolong. “He oído sobre tu historia. ¿Es por esa chica que el Templo de las Deidades se llevó, Li Lu?”

Huang Xiaolong no quería hablar de eso, así que, cambiando el tema, preguntó: “¿Sabes qué casa de subastas tiene piedras espirituales de grado uno?” La Familia Xie tenía una amplia red de inteligencia y Xie Puti podría tener algo de información sobre esta.

“¿Quieres comprar piedras de espíritu de grado uno?” Xie Puti se sorprendió. Continuó: “Las piedras espirituales de grado uno son muy escasas y las tres principales compañías en nuestro Imperio Duanren raramente las subastan, pero sé de un lugar que las tiene.”

“Oh, ¿dónde está?” El interés de Huang Xiaolong aumentó.

“¡La Ciudad del Pecado, en las Tierras Caóticas!” Xie Puti bajó la voz mientras decía el nombre del lugar.

Las cejas de Huang Xiaolong se arrugaron en un surco.

Zhao Shu le había mencionado sobre este lugar. Las Tierras Caóticas era el lugar más violento, caótico, complicado, sediento de sangre y atroz en el Mundo del Espíritu Marcial. En todas partes, cada día era un completo caos lleno de asesinatos, robos y costumbres corruptas y repugnantes.

Hay tres continentes principales en el Mundo del Espíritu Marcial ㅡ El Continente Viento de Nieve, el Continente de la Nube Estelar y Continente de las Diez Direcciones. Además de estos tres continentes, también había muchas tierras peligrosas y prohibidas.

Y estas Tierras Caóticas se encontraban entre el Continente Viento de Nieve y el Continente de las Diez Direcciones, también una antigua ruina del campo de batalla de las primordiales Tribus de Dios. Su área de terreno estaba lleno de aire muerto y aire demoníaco. El clima era de extremos polares, desde tierras heladas que se extendían hasta quinientos kilómetros hasta columnas abrasadoras de magma, más calientes que un horno, y había amplias llanuras estériles que no daban vida a seres vivos.

Debido a estas características únicas de las Tierras Caóticas, ninguno de los tres continentes o imperios vecinos se molestaba con ellas. En resumen, los tres continentes se lavaron las manos de las Tierras Caóticas.

Entre todo el caos, la Ciudad del Pecado prevalecía y se mantenía por encima de otros como el dominio más grande en las Tierras Caóticas.

Huang Xiaolong y Xie Puti bebieron mientras hablaban, pasaron tres horas cuando salieron de la casa de vino. Afuera de la entrada, Xie Puti dijo repentinamente: “Ha pasado mucho tiempo desde que los dos batallamos, ¿qué tal un partido?”

Huang Xiaolong quedó perplejo ante la repentina petición, pero se negó. “La próxima vez, tengo algo que hacer.” Temía que Xie Puti recibiera un golpe demasiado fuerte si se revelaba su fuerza actual.

Sin embargo, Xie Puti insistió con vehemencia. “¡De ninguna manera, acabo de llegar al Tercer Orden Xiantian hace unos días, hoy tengo que luchar contra ti como venganza por la Batalla de la Ciudad Imperial hace tres años!”

Huang Xiaolong miró a Xie Puti seriamente. “¿De verdad debemos entrenar?”

Xie Puti asintió solemnemente: “¡Definitivamente debemos!”

No les tomó mucho tiempo llegar a una cámara de batalla secreta en el Instituto Duanren. El Instituto Duanren construía dos tipos de plataformas de batalla dentro de sus terrenos; la plataforma de batalla abierta y la cámara de batalla secreta. Se les permitía a los estudiantes usar estas plataformas para entrenar con otros estudiantes; para aquellos que deseaban mantener un perfil bajo, la cámara de batalla secreta era una opción.

Ambos entraron en la cámara de batalla secreta juntos, pero apenas diez minutos después, se vio que ambos volvían a salir. Xie Puti tenía la cara hinchada con hematomas negros y verdes y una ligera cojera en su forma de andar. Todo el tiempo, una expresión extraña colgaba de su rostro mientras miraba a Huang Xiaolong de vez en cuando. Estaba deprimido, frustrado y con muchas emociones complejas, todo en uno.

Huang Xiaolong miró a Xie Puti diciendo: “He dicho la próxima vez, fuiste tú el que insistió en batallar.”

Xie Puti maldijo irónicamente. “Maldición, ¡¿realmente te has abierto paso al Cuarto Orden?! ¡Parece casi imposible vengarme en el futuro!”

Después de entrar en la cámara de batalla secreta antes, Huang Xiaolong simplemente expuso la fuerza de un Xiantian de Cuarto Orden. Aun así, Xie Puti fue golpeado hasta el punto de llorar por piedad en diez minutos. Su situación solo podía describirse como miserable, no pudo poner ni una pulgada de resistencia frente a Huang Xiaolong.

Ese año, durante la Batalla de la Ciudad Imperial, Huang Xiaolong derrotó a Xie Puti con la fuerza de una orden más baja, en el Primer Orden Xiantian. Ahora que la fuerza de Huang Xiaolong excedía la suya, todos sus sueños de venganza se pulverizaron en polvo.

Al escuchar a Xie Puti decir que su fuerza estaba en el Cuarto Orden Xiantian, Huang Xiaolong no aclaró el malentendido, solo plantearía más problemas innecesarios si Xie Puti supiera la verdad: no solo había roto al Quinto Orden Xiantian, su fuerza era más cercana a un pico de la etapa tardía del Quinto Orden Xiantian, Xie Puti podría comenzar a golpear su cabeza contra las paredes.

“Tengo algunas píldoras curativas, ¿quieres un poco?” Huang Xiaolong sonrió mientras sacaba una pequeña botella de jade del Anillo de Asura.

Xie Puti refunfuñó cuando su mano se acercó para tomar la botella. “No podrías ser un poco más amable.”

Huang Xiaolong se rió: “Entonces seré más amable la próxima vez.”

Un escalofrío recorrió la espalda de Xie Puti al escuchar esto. Sacudió la cabeza rápidamente y agitó sus manos vigorosamente. “¡Olvídalo, no importa con quién me encuentre para entrenar, no te estaré buscando!”

Ambos estallaron en carcajadas.

Momentos después, Xie Puti dejó el Instituto Duanren, mientras que Huang Xiaolong se dirigió a la biblioteca del Instituto.

En la entrada de la biblioteca, justo cuando Huang Xiaolong quería entrar, uno de los estudiantes en guardia lo detuvo. El bibliotecario estudiantil miró a Huang Xiaolong de arriba a abajo mientras decía: “¿Eres un estudiante nuevo? ¿No conoces las reglas del Instituto? Para ingresar a la biblioteca, todos los estudiantes deben exhibir su credencial de estudiante y usar las túnicas del Instituto.”

Las cejas de Huang Xiaolong se arrugaron levemente.

De hecho, existía tal regla en el Instituto Duanren, sin embargo, en circunstancias normales, los bibliotecarios estudiantiles realmente no solicitarían a todos los estudiantes que ingresaban a la biblioteca vestirse con túnicas y tener la insignia del Instituto en exhibición. Porque nadie se atrevería a disfrazarse como un estudiante del Instituto Duanren a menos que sintieran que habían vivido lo suficiente.

‘Pero… ¿este bibliotecario estudiantil no me reconoce? Han pasado solo dos años desde que abandoné el Instituto’, Huang Xiaolong se tocó la barbilla cuando este pensamiento cruzó por su mente.

“No tengo la credencial de estudiante del Instituto en este momento.” Dijo Huang Xiaolong, y estaba diciendo la verdad.

Sin embargo, aunque no tenía la insignia de estudiante del Instituto con él, sí tenía la Ficha Dorada de Duan Ren y estaba pensando si debería sacarla en su lugar. Desafortunadamente, las acciones del bibliotecario estudiantil fueron más rápidas. Con un gesto de desprecio, dijo: “¿No tienes tu credencial de estudiante? ¡Pequeño bribón, creo que no eres un estudiante de nuestro Instituto Duanren! ¡Cómo te atreves a disfrazarse como uno de los estudiantes de nuestro Instituto Duanren!”

Huang Xiaolong se quedó boquiabierto ante la acusación, una sonrisa irónica apareció en la esquina de su boca.

Sin embargo, el bibliotecario estudiantil estaba envalentonado y continuó: “¡Pequeño bribón, realmente estás cortejando la muerte al atreverte a disfrazarte como un estudiante de nuestro Instituto Duanren! ¡Ven, ven conmigo al Salón de Castigo!” Sus manos se extendieron, queriendo capturar a Huang Xiaolong.

Este bibliotecario estudiante no parecía débil, una fuerte ráfaga de viento se formó cuando sus dedos se doblaron en forma de garra, extendiéndose. Huang Xiaolong se quedó quieto, esperando. Cuando la mano del bibliotecario estudiantil se acercó a él, Huang Xiaolong levantó la palma de su mano y presionó suavemente hacia adelante, rompiendo instantáneamente el ataque de garra.

El bibliotecario estudiantil sintió una fuerza abrumadora que avanzaba hacia él, empujándolo hacia atrás una y otra vez hasta que llegó a la esquina. Siendo repelido tan fácilmente por Huang Xiaolong, el bibliotecario estudiantil se sorprendió y se enojó al mismo tiempo. Hizo un segundo intento para detener a Huang Xiaolong, una luz deslumbrante que salía de su cuerpo, saliendo a plena fuerza.

“¡Espera!” Gritó Huang Xiaolong.

Fue ignorado por el bibliotecario estudiantil, su mano continuó apuntando a Huang Xiaolong, más fuerte que antes, con un rastro de intención asesina.

Al detectar esto, los ojos de Huang Xiaolong se volvieron fríos cuando su paciencia se acabó. Cuando el bibliotecario estudiantil se acercó lo suficiente, el cuerpo de Huang Xiaolong se balanceó hacia un lado, su palma serpenteó y aterrizó un golpe de palma en su pecho.

El bibliotecario estudiantil gritó, su cuerpo tirado hacia atrás. Su grito atrajo la atención de otros, estruendosos pasos se precipitaron desde todas las direcciones hacia la entrada de la biblioteca.

 

One response to “Invincible – Capítulo 238 – Las Tierras Caóticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s