ATG – Capítulo 1031 – Regresando a la Secta

Yun Che tomó casualmente una pequeña y delicada piedra de jade entre sus dedos al decir esto. Una luz profunda parecía estar nadando a través de la superficie de la piedra de jade.

“¡¿Una Piedra de Imágenes Profundas?!” La gente de los alrededores inmediatamente reconoció el objeto en su mano. “No puede ser…”

“Hmph. ¡Echa un vistazo con tus propios ojos, Feng Huita!”

Yun Che dejó escapar un resoplido frío y movió sus dedos. La Piedra de Imágenes Profundas fue arrojada al suelo en un abrir y cerrar de ojos, activando su formación profunda interna en el momento en que golpeó el suelo. Una luz profunda cristalina y un sonido apareció por encima de la piedra.

La primera imagen mostrada por la Piedra de Imágenes Profundas fue Mu Hanyi. Sin embargo, la expresión siniestra de su rostro era tan extraña para todos los presentes, excepto para Yun Che, que estaba al borde de lo imposible. Su voz en particular estaba rebosante de salvajismo.

“… Personalmente le ofreceré el Cuerno de Qilin a la Maestra. Pero no estarás allí para ver ese momento, porque tú… ¡morirás aquí muy pronto!”

La imagen mostrada por la Piedra de Imágenes Profundas no podía ser falsificada. Feng Huita no se atrevía a creer en sus ojos y sus oídos mientras un escalofrío recorría todo su cuerpo.

“¿Qué dijiste? Tú… ¿quieres matarme? ¿¡Me atreves a matarme!?”

“No, no, no, ¿cómo podría atreverme a hacer tal cosa? El Hermano Mayor Yun Che es el discípulo directo de la Maestra de la Secta después de todo. No me atrevería a lastimarte ni un pelo, incluso si tuviera las agallas tan grandes como el cielo. Naturalmente, no serás asesinado por mí, pero… ¡desafortunadamente disparaste un mecanismo aquí mientras intentabas robar inútilmente el Cuerno de Qilin!”

“No te pongas nervioso, Hermano Mayor Yun Che… Cubriré todo el incidente muy bien. Incluso si la Maestra de la Secta fuera a venir personalmente aquí, definitivamente sería imposible descubrir algo malo con mi historia. Puedes confiar plenamente en mí.”

……………………

La atmósfera de la escena cambió una vez más. Una enorme conmoción llenó la cara de todos esta vez. ¡La apariencia de Mu Hanyi, las palabras de Mu Hanyi… todo el mundo podía ver y oír que Mu Hanyi había atraído a propósito a Yun Che a la tesorería para tramar una oportunidad de matarlo!

El pecado y las agallas del intento de Mu Hanyi de asesinar al discípulo directo de un Gran Rey del Reino fueron literalmente indescriptibles.

La cólera y la tristeza de Feng Huita se habían desvanecido por completo. Cada pulgada de su piel y carne se estremecía de miedo y solo de miedo. Se tambaleó y aterrizó pesadamente en el suelo, sus ojos temblaban tan palpablemente que amenazaron con saltar de sus órbitas. “No… no… no… imposible… esto no puede ser cierto… esto no puede ser cierto…”

Hace un momento, estaba gritándole a Yun Che con justa furia… ¿pero ahora? Si Mu Hanyi realmente conspiró para matar a Yun Che primero, entonces olvídate de una muerte violenta, podría morir miles o decenas de miles de veces y aun así no expiar sus crímenes.

Feng Hange se arrodilló con las pupilas completamente en blanco. Parecía como si estuviera congelado en hielo. De hecho, le fue mejor que a Feng Huita frente a esta revelación. Después de todo, aún podía recordar lo que Mu Hanyi le había dicho antes del anochecer. Podía recordar claramente esa línea que casi hizo que su corazón saltara de su pecho incluso ahora.

La imagen que se reproducía en la Piedra de Imágenes Profundas aún no había terminado.

“¡¿Te​​… te has vuelto loco ?!” Esta fue la voz de Yun Che. “E-estoy en tu Imperio del Viento Helado en este momento. Incluso si la Maestra realmente creyera que fui asesinado por algún mecanismo, dado su temperamento… ella pondría fin a la vida de todos ustedes en su ira.”

“¡Oh! Es cierto, sumamente cierto.” Mu Hanyi asentía y sonreía despreocupadamente. “Incluso si murieras en el proceso de intentar robarte la reliquia de nuestro Imperio del Viento Helado, sería completamente normal si la Maestra de la Secta arrasara toda la ciudad imperial hasta sus cimientos en su cólera… ¡¡Pero incluso si el Imperio del Viento Helado fuera erradicado, la Maestra de la Secta no me mataría de seguro!!”

………………

“Mientras tenga éxito, ¿qué importa incluso si todo el Imperio del Viento Helado se hunde en las llamas de la ira y es exterminado?”

………………

“… Tú mismo echaste a tus guardias y nadie sabe a dónde te has ido o con quién te encuentras. En cuanto a mí, salí por un pasaje secreto dentro del palacio. Esto significa que nadie sabe que he dejado el palacio. Por lo tanto, todos creerán que durante los momentos críticos de tu muerte después de ‘irrumpir’ en la tesorería, yo estaba durmiendo tranquilamente en el palacio.”

“Incluso te ayudé a pensar en cómo entraste. Solo… tendré que sacrificar a mi pobre hermana real.”

“¡¡Suficiente, suficiente!!”

Feng Huita finalmente perdió por completo el sentido de la compostura y gritó mientras saltaba hacia la Piedra de Imágenes Profundas. Reunió una bola de aura absolutamente caótica y la aplastó contra la piedra, haciendo que se rompiera y desapareciera instantáneamente en un parpadeo de luz profunda.

El silencio sepulcral estaba sobre las cabezas de todos. El fuerte sonido de Feng Huita fue el único sonido que se pudo escuchar en la escena. Al lado de Yun Che, Mu Xiaolan había caído en un estado de shock absoluto mientras permanecía allí sintiéndose como si estuviera flotando dentro de un sueño. Por otro lado, Feng Hanjin se había vuelto mortalmente pálido hace mucho tiempo. La última y prolongada voz que salió de la Piedra de Imágenes Profundas hizo que se hundiera débilmente de rodillas. Abrazó sus hombros y se estremeció incesantemente.

Para Mu Xiaolan, Mu Hanyi era el hermano mayor que más respetaba de todos los demás.

Para Feng Hanjin, Mu Hanyi era el hermano mayor que ella más admiraba.

Para Feng Huita, Mu Hanyi era su hijo más orgulloso…

Nadie presente en la escena lo tendría en menor estima, incluso si no se convirtiera en el discípulo directo del Gran Rey del Reino. Él todavía habría sido el incomparable y orgulloso hijo del cielo en el Reino de la Canción de Nieve

¿Quién podría haber imaginado que este excepcional hijo noble, que era casi perfecto en todos los aspectos, sería una figura tan traicionera, cruel y despiadada? ¿Quién hubiera sabido que era una persona que conspiraría para asesinar a Yun Che, sacrificar a su patria y asesinar a su propia hermana por la mera posibilidad de convertirse en el discípulo directo de un Gran Rey del Reino?

Yun Che no impidió que Feng Huita destruyera la Piedra de Imágenes Profundas. Con las cejas fruncidas, dijo en un tono frío: “Insististe en saber mi razón, ¿no? ¿Estás satisfecho con la respuesta que te di?”

El paralizado Feng Huita en realidad no respondió a las palabras de Yun Che en absoluto. Parecía que había perdido su alma.

“Quería matarme, pero yo fui quien lo mató. Eso es todo.” Yun Che frunció el ceño profundamente. “Si mi Maestra supiera que Mu Hanyi intentó matarme, podría muy bien desatar su furia en todo el Imperio del Viento Helado, teniendo en cuenta su temperamento. Por lo menos, la familia imperial no escaparía ilesa.”

Esta vez, las palabras de Yun Che hicieron que Feng Huita temblara una vez como una hoja. De hecho, una gran conmoción y temor irrumpieron en las pupilas de todos los miembros reales presentes en la escena… sabían muy bien que las palabras de Yun Che no eran amenazas vacías.

“Es por eso que estaba preparado para mantener todo esto en secreto. Después de todo, fue solo Mu Hanyi y Mu Hanyi quien trató de matarme por su ambición. No había ninguna razón para que todos los demás se arruinasen junto a él.” Los ojos de Yun Che se volvieron fríos. “Pero solo tenías que ser enérgico, ¿no? ¡Hmph! ¡Bien, tu deseo está garantizado ahora!”

Feng Huita regresó abruptamente a sí mismo y se arrastró hacia Yun Che mientras estaba cubierto en lágrimas. “Este pequeño rey es un ciego y un tonto. Este pequeño rey no tenía idea de que había criado un animal tan traicionero… Fue este pequeño rey el que juzgó mal tu bondadoso favor, es este pequeño rey quien merece estar muerto… Te lo ruego… Te lo ruego, Joven Yun, te suplico que no le digas esto al Gran Rey del Reino. Este… Este pequeño rey recordará para siempre la gran amabilidad que nos mostraste…”

La pérdida de su hijo, el pavor, la conmoción, el pesar, el odio y el terror… Feng Huita sintió como si estuviera sumergido en el infierno ahora mismo. El arrepentimiento llenó su mente y el dolor le hizo desear estar muerto. Si la Piedra de Imágenes Profundas no hubiera mostrado la verdadera forma de su hijo ante sus ojos, habría preferido morir antes que creer que su hijo más orgulloso era una persona de tan monstruosa ambición y corazón…

Todos dicen que nadie entiende mejor al hijo de uno que su propio padre, y mucho menos un padre que era el emperador de una nación. Pero fue solo ahora, con dolor y pena, se dio cuenta de que nunca entendió a su hijo.

Peor aún, el precio de esta revelación podría ser la vida de toda la Familia Imperial del Viento Helado.

“Es demasiado tarde.” Yun Che miró fríamente a todos. “¿De verdad crees que es posible mantener esto en secreto en este punto?”

Feng Huita se congeló por un segundo antes de que su cabeza se hundiera como una roca. Su rostro parecía tan muerto como la ceniza. No eran los únicos presentes en el gran salón. También hubo muchos invitados de gran prestigio que vinieron a ofrecer sus felicitaciones de cumpleaños. Aunque consiguieran que todos hicieran un juramento de muerte para mantener esta revelación en secreto, la noticia de que Mu Hanyi había intentado asesinar al discípulo directo del Gran Rey del Reino se extendería por todo el país en un abrir y cerrar de ojos.

Después de todo, las únicas personas en el mundo que realmente pueden mantener un secreto son los muertos.

“No hay necesidad de parecer tan pesimista, Rey del Viento Helado.” Dijo Yun Che indiferente con una mirada de reojo. “La eliminación de su casa real no puede tomar más que un movimiento del dedo para mi Maestra, pero ella no es una persona cruel o irrazonable que comete atrocidades descuidadamente. Informaré de todo a mi Maestra y le explicaré que Mu Hanyi fue la única persona culpable aquí. En cualquier caso, estoy completamente ileso, ¿verdad? Como estoy bien, tal vez mi Maestra piense que es demasiado problemático castigarlos a todos. Además… le daré esa reliquia suya a mi Maestra. Ella puede sentirse aún menos inclinada a investigar este asunto si puede sentir su sinceridad.”

Feng Huita levantó bruscamente la vista del suelo. Su rostro pálido y blanco finalmente recuperó algo de color mientras asentía apresuradamente. “Joven Yun, tu gran favor… e-e-este pequeño rey nunca podrá pagarlo… te ruego… te ruego que hables a nuestro favor ante el Gran Rey del Reino. Con el sol y la luna como testigos, este pequeño rey jura que su lealtad al Gran Rey del Reino es absolutamente impecable… El Imperio del Viento Helado morirá diez mil veces si tú lo exiges, Joven Yun…”

El discurso de Feng Huita fue totalmente incoherente bajo los efectos del miedo, la agitación y el shock en este punto.

“En ese caso, la reliquia…”

Feng Huita inmediatamente se arrodilló ante Yun Che. “Por favor… por favor, dale la reliquia al Gran Rey del Reino, Joven Yun. Si la reliquia logra apaciguar al Gran Rey del Reino, entonces es su fortuna hacerlo. Este pequeño rey solo será infinitamente alegrado por este resultado.”

“Eso es lo mejor.”

Yun Che asintió y se giró inmediatamente. “Si no hay nada más, es hora de regresar a mi habitación y descansar un poco. Volveré a la secta inmediatamente, mañana por la mañana. No es necesario que me despidan.”

Yun Che saltó en el aire y voló directamente hacia el Palacio de la Doncella de Hielo antes de que nadie pudiera decir nada.

El Palacio del Viento Helado estaba destinado a ser tumultuoso esta noche. A Yun Che no le importaba cómo la Familia Imperial del Viento Helado iba a lidiar con las secuelas, porque ya había logrado el objetivo de su viaje. A pesar de algunas dificultades, la velocidad a la que cumplió su objetivo fue mucho más rápida de lo que inicialmente había imaginado.

Después de que estuvo lejos del Gran Salón del Viento Helado, la cara de Yun Che se relajó lentamente. Luego dejó escapar un suspiro. “La Maestra está en lo cierto; la justicia no existe en este mundo. Solo existe la ley de la jungla. Sigh.”

“Incluso ahora, solo estoy tomando prestada la fuerza de mi Maestra.” Sonrió burlonamente Yun Che antes de desaparecer en la noche.

Muy, muy lejos, en un lugar sobre el cielo donde nadie podía percibir, un largo suspiro repentinamente sonó en el aire. Un gélido destello más tarde, la figura desapareció sin dejar rastro, como una estrella parpadeante.

……

“Todavía no puedo creer que el Hermano Mayor Hanyi fuera una persona así.”

En la barca de hielo voladora, Mu Xiaolan cubrió sus mejillas con ambas manos y miró fijamente al aire. Era obvio que todavía no era capaz de aceptar completamente lo que había sucedido anoche.

En este momento, ya habían partido lejos, muy lejos del Imperio del Viento Helado.

“Parece que no has escuchado nada de lo que te dije antes.” Yun Che rodó los ojos desde el otro lado de la barca de hielo.

“Nadie… nadie hubiera creído lo que dijiste cuando lo usaste en el Hermano Mayor Hanyi.” La voz de Mu Xiaolan se volvió más débil antes de darse la vuelta. “Es muy extraño. Todos en la secta respetaban mucho al Hermano Mayor Hanyi. Nadie ha pensado alguna vez que él era una… mala persona. Pero solo has estado en la secta por un corto período de tiempo, entonces, ¿cómo supiste tan pronto que él era una mala persona? Recuerdo… Recuerdo que dijiste algo extraño cuando lo conociste.”

“Si fuese tan tonto como tú, ya habría muerto incontables veces.” Dijo Yun Che con naturalidad.

“Sabía que te burlarías de mí otra vez.” Mu Xiaolan hizo un puchero, pero no tan fuerte como solía hacerlo esta vez. Echó unas furtivas miradas a Yun Che antes de decir abruptamente. “Yun Che, parece que has estado un poco perdido desde ayer… ¿El asunto del Hermano Mayor Hanyi todavía te sigue molestando un poco?”

“No soy tan mezquino como para preocuparme por una persona muerta.” Yun Che se frotó la frente. “Estoy seguro de que alguien de la secta vino con nosotros al Imperio del Viento Helado, en secreto.”

“¿¡Ah!?” Mu Xiaolan se puso de pie, sorprendida.

“¡Y es una persona muy poderosa también!” Yun Che apretó los dientes ligeramente. Los métodos de la persona misteriosa habían hecho que su sangre se enfriara varias veces la noche anterior, pero después de regresar al Palacio de la Doncella de Hielo y pensar sobre el asunto con una mente fría, se dio cuenta de que este experto no le había hecho daño, no había intentado robar el Cuerno del Qilin de Hielo del cadáver de Mu Hanyi y había montado una trampa aparentemente tortuosa que de hecho estaba llena de agujeros. Cuando consideró el aura del Canon de la Investidura del Dios Fénix de Hielo en el cadáver de Mu Hanyi y el hecho de que no habían ocurrido otros incidentes extraños después de que dejó el Gran Salón del Viento Helado

¡Llegó a la conclusión de que este misterioso experto había inventado una ‘travesura’ para fastidiarlo en el último momento! Quien quiera que fuera no estaba tratando de atraparlo en absoluto, simplemente le quería hacer la vida más difícil para poder ver un espectáculo con palomitas de maíz…

Hermana Mayor Xiaolan, digamos… ¿conoces a algún Maestro de Salón o Maestro de Palacio que sea… er… travieso, bromista y disfrute haciendo bromas a otros?” Yun Che ejecutó la descripción después de una gran dificultad.

“¡No hay tal persona en toda la secta!” Mu Xiaolan criticó su teoría sin ninguna vacilación: “Los Maestro de Salón y Maestro de Palacio son personas buenas y serias, y mi Maestra es una de las más amables. No hay forma de que alguien como tú describes exista dentro de la secta.”

“Eso pensé… también.” Yun Che se rascó la cabeza con fuerza. Esta era también la parte de su teoría en la que estaba atascado. “Ese estilo de broma se siente como algo que una niña de quince o dieciséis años haría, pero su edad…”

El hecho de que ni él ni Mu Hanyi habían notado que otra persona se escondía dentro de la tesorería significaba que esta persona era mucho más fuerte que Mu Hanyi. Debería haber estado al menos un reino entero por delante de Mu Hanyi… en ese nivel, no había forma de que esa persona fuera simplemente un simple discípulo.

Además, él era el discípulo directo de la Maestra de la Secta. Supuso que solo aquellos que estaban en el nivel de Maestro de Salón y superior se atreverían a bromear así.

“¿Quién es?” Yun Che pensó detenidamente otra vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s