RTW – Capítulo 284 – Compañera

Solo después de la partida de la flota, Roland finalmente pudo respirar aliviado.

Finalmente… la tesorería se había llenado una vez más.

Un total de ocho máquinas de vapor fueron entregadas a los tres gremios de comerciantes. De esas ocho, tres habían sido producidos por la Fábrica Número 2, que fue establecida con la asistencia de la Caravana de la Bahía de la Luna Creciente. Roland tuvo que reconocer que con respecto a los artesanos de los Fiordos, sin importar si eran sus habilidades innatas o sus capacidades de aprendizaje, todas eran mucho más altas que los de los mineros o herreros del Pueblo Fronterizo. Después de comprender el procedimiento operativo de las máquinas, su índice de aprobación para los productos terminados comenzó a aumentar inmediatamente. Quizás después de otros dos meses más, la capacidad de producción de la Fábrica Número 2 alcanzaría a la de la Fábrica Número 1. Afortunadamente, de acuerdo con el contrato firmado, los ingresos de la venta de esas máquinas serían totalmente propiedad de Roland.

Además, también recibió una nueva orden de compra para el globo de hidrógeno de la Caravana de la Bahía de la Luna Creciente, Marlan estaba muy interesado en un artículo como este, el cual podría aumentar el rango de visión en gran medida. Además de un globo de detección para una sola persona, también solicitó especialmente un globo gigante hecho a medida con la capacidad de transportar de tres a cuatro personas, que tenía la intención de utilizar para la exploración de las nuevas islas del Fiordo.

Incluso con la entrega del primer remador a vapor, los tres artículos habían traído al Pueblo Fronterizo unos ingresos de casi siete mil monedas de oro real. Después de deducir los costos de comprar bienes tales como lingotes de metal, piedras de lavado, granos y otras mercancías, las seis mil monedas de oro real restantes deberían ser suficientes para respaldar su plan de expansión de la población.

Por lo tanto, Roland llamó a Barov y a Hacha de Hierro a su oficina.

“Ahora que la tesorería está llena nuevamente, es hora de reclutar a más ciudadanos extranjeros.” Miró a los dos hombres capaces. “Esta tarea se llevará a cabo mediante la cooperación del Ayuntamiento y el Primer Ejército, y el personal específico que ustedes asignen será su decisión, yo sólo les informaré de los detalles de la misión.”

“Por favor, hable.” Dijo el Primer Ministro asintiendo.

“El reclutamiento se dividirá en dos áreas, el Norte y el Sur.” Roland tomó un mapa y lo colocó sobre la mesa y luego lo extendió frente a los otros dos. “Especialmente el área entre la Ciudad Águila y el Puerto de Aguas Claras… Sospecho que Timothy considera a estas personas como miembros del grupo de García, convirtiéndolas así en personas inútiles que él puede usar a su antojo. Por lo tanto, necesitan apresurarse para ser los primeros que intenten reclutarlos.”

“El equipo enviado por el Ayuntamiento será responsable de atraer a los nobles, artesanos y otras personas alfabetizadas. Mientras que la principal tarea del Primer Ejército será reclutar a los plebeyos. En comparación con las misiones de propaganda anteriores, esta vez, la estrategia debe ser más activa, ¿entienden lo que quiero decir con eso?”

Hacha de Hierro vaciló un momento y luego preguntó con incertidumbre: “¿Quiere decir… arrastrarlos a la fuerza?”

“Keke, ese método no es necesario.” Tosió Roland dos veces, el estilo de los Moradores de las Arenas era muy directo y cruel. “Por ejemplo regalando comida gratis, tomando la iniciativa de convencerlos con el pago adelantado de los gastos de manutención, etc.” Se volvió hacia Barov. “Deberías ser muy claro sobre este tipo de cosas.”

“Por supuesto, Su Alteza Real, anteriormente como ministro del gabinete, he ayudado varias veces a la patrulla a reprimir o pacificar disturbios de refugiados.” Dijo el último. “Esta solicitud es bastante simple, a veces ya es suficiente simplemente alimentarlos hasta que estén llenos. Por lo tanto, no hay necesidad de usar dinero para reclutarlos; ni siquiera comiencen a hablar de remuneración con ellos: si las condiciones parecen demasiado generosas, se volverán sospechosas. Sin embargo, los aristócratas arrogantes serán problemáticos. Aunque en la actualidad están en apuros para obtener dinero y ya no gozan de tan buena posición económica, aún tienen experiencia y conocimiento, por lo que sus demandas también serán más altas. Es poco probable que hagan una caminata de larga distancia simplemente para recibir un pan al vapor. Para atraerlos, se requiere que los coaccionemos con dinero y promesas.”

Roland aplaudió dos veces. “Es una pena que haya tantas responsabilidades para ti aquí en el Pueblo Fronterizo, por lo que no puedas salir en persona. De lo contrario, el éxito de esta misión estaría garantizado.”

“Tenga la seguridad, Su Alteza Real, de que enviaré al discípulo con el que estoy más complacido.” Dijo Barov con una sonrisa. “Para establecer al Pueblo Fronterizo como una ciudad el próximo año; sería bueno si ambos lados del Río Redwater pudieran cubrirse con casas.”

“Es posible que ese día llegue.”

Después de que los dos hombres se marcharon, Roland se reclinó contra su silla para descansar durante un breve período; decidió ir al patio en la Ladera Norte para ver a Anna.

Al entrar por la puerta, lo primero que entró a su vista fue un montón de cubos de metal.

Roland recogió una pieza y la sostuvo en su mano; básicamente todas eran del mismo tamaño, de unos cinco centímetros de largo y ancho. La superficie no era lisa en absoluto. Parecía como si todos salieran de una imprenta, también había un número grabado en un lado. Por ejemplo, en la parte superior de la pieza en su mano estaba escrito el número ‘256’.

“¿Cómo te fue? ¿Pudiste descubrir alguna mejor?”

No. 1057 y No. 2284, son excepcionalmente duros, en comparación con los demás, independientemente de su dureza o resistencia, ambos son excelentes.” Respondió Anna después de venir a saludarlo con una brillante sonrisa.

“¿Ya fuiste capaz superar los dos mil?” Preguntó asombrado Roland; y tomó el registro entregado por Lucía, estaba completamente lleno de datos. Viendo el No. 2284, descubrió que había varios números escritos en él, ‘contenido de carbono del 0,8%, 15,2% de elementos desconocidos’.

“Bueno, esto es más satisfactorio que cortar los cañones de las armas.” Anna confesó con un guiño. “Si es inesperadamente posible crear tales cambios estremecedores a sus características al mezclar piezas de hierro con otros metales, es algo que realmente espero descubrir. Quiero saber cómo funcionan estas piezas de metal.”

La exploración actual de Anna y Lucía era una tarea de largo alcance.

Roland dejó que la niña primero descompusiera el mineral en sus materias primas antes de que Anna las mezclara y las fundiera según las diferentes proporciones de masa. Luego, probarían la ejecución de estas piezas estirándolas y apretándolas bajo el fuego de la llama negra de Anna. Al observar el tiempo y la cantidad de poder mágico que se necesitaba, Anna podía distinguir entre su fuerza y dureza.

El primer material para agregar obviamente había sido carbono.

Aunque Roland sabía que la esencia del acero era un tipo de hierro y aleación de carbono: con demasiado carbono se convertiría en arrabio, y sin nada de carbono era hierro puro, cuando el contenido de carbono estaba dentro de cierto rango se convertiría en acero. Sin embargo, incluso con solo una pequeña fluctuación, ya podría cambiar en gran medida las propiedades del metal, por lo que lo primero que necesitarían medir sería el tamaño de ese rango.

Dentro de los registros históricos que había visto, antes de 1500 solo habían usado mezclas hechas de hierro puro y carbón para fundir, pero después de 1500 comenzaron a agregar nuevos elementos sobre una base de acero. Roland entendió completamente que cada elemento adicional en la secuencia podría potencialmente aumentar los resultados muchas veces, lo que se convertiría en un proceso muy largo. Por lo tanto, solo permitió que Anna avanzara en su exploración si hubiera terminado todas las tareas importantes de fabricación.

Animó a las dos brujas con unas pocas palabras y luego se sentó a un lado, disfrutando en silencio la vista trasera de la ajetreada Anna.

Después de entrar al otoño, el sol aún brillaba intensamente, pero ya no era tan cruel como en el último mes de verano. En cambio, su cuerpo ahora se sentía agradable y cálido, y una sensación de calma perdida hace mucho tiempo se extendía por todo su corazón.

No sabía cuánto tiempo había pasado, pero el patio se calmó gradualmente. Sintió una suave mano sobre su frente, cuando abrió los ojos estrechamente. Vio que Lucía ya había desaparecido y que Anna estaba sentada frente a él. “¿Tienes algo que quieras decirme?”

“…”

“Fueron tus ojos los que me dijeron.” Dijo mientras se inclinaba hacia adelante, dejando que su cabello cayera de forma natural, semejando mechones de seda dorada y translúcida.

Roland dudó, pero luego agitó la cabeza y contestó impotente: “Estoy un poco confundido.” Le contó sobre su plan de expansión de la población antes de continuar: “En comparación con mi intención original de libre elección, ahora, con el fin de aprovechar el tiempo, tengo que usar una combinación de medio atrayente y medio forzado. Aunque estoy haciendo esto para evitar que Timothy los presione en su ejército para morir bajo el efecto erosivo de las píldoras. Sin embargo, si pienso seriamente en esto, mi forma de manejar las cosas no es tan diferente de la suya… la única diferencia sería el propósito.”

“¿No puedes explicar tu propósito a ellos?” Preguntó en voz baja.

“Pero…”

“Sé lo que quieres decir.” Anna cubrió la boca del Príncipe. “Estás preocupado de que no apreciarán tu acto de bondad, además, tampoco puedes garantizar que tu objetivo permanezca siempre tan apropiado en el futuro – ser malentendido porque usaste el método equivocado al tratar de lograr un buen objetivo, o usando los métodos correctos, pero cometiendo un error irrevocable… Al final, no sabes si es más importante para ti usar el método correcto o aferrarte al objetivo correcto. ¿Estoy en lo cierto?”

“Tranquilízate.” Anna respondió inmediatamente a su propia pregunta, sin darle siquiera la oportunidad de decir nada. Le puso las manos en las mejillas, susurrándole suavemente al oído: “Estoy aquí… siempre me aseguraré de que te veas bien.”

One response to “RTW – Capítulo 284 – Compañera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s