ATG – Capítulo 1029 – Algo Extraño

Yun Che rápidamente se movió a través de la oscuridad. Al acercarse a la salida, sin embargo, redujo la velocidad, utilizando el Relámpago que Fluye Oculto para retractarse rápidamente de su aura.

Varios ruidos resonaban desde lejos, pero el área del jardín medicinal afuera de la entrada no parecía tener ninguna anormalidad. Al decidir que era seguro, Yun Che salió lenta y silenciosamente mientras mantenía el Relámpago que Fluye Oculto. Con cuidado, se movió a través de la oscuridad hasta que confirmó que estaba fuera del rango de percepción de las bestias profundas que custodiaban el jardín medicinal. Luego, aceleró abruptamente y corrió directamente hacia el Palacio de la Doncella de Hielo.

El Palacio Imperial del Viento Helado, originalmente tranquilo y silencioso, ya se había vuelto ruidoso y clamoroso a medida que grupos de figuras se congregaban hacia la tesorería como grandes bandadas de pájaros. El área originalmente oscura alrededor de la tesorería ahora estaba iluminada con varias luces profundas… Alguien había irrumpido en la tesorería. Esta era la única vez que había ocurrido en las decenas de miles de años de historia del Imperio del Viento Helado, y por lo tanto había conmocionado a toda la ciudad, mientras más de la mitad de los practicantes pico del palacio se dirigieron hacia ella.

Yun Che frunció el ceño mientras evitaba las figuras en movimiento lo mejor que podía y lentamente se acercaba a los límites del palacio imperial. No había esperado que tomar el Cuerno de Qilin desencadenaría la formación profunda debajo de él, pero esto no había sido suficiente para causarle pánico… lo que le causó preocupación fue la desaparición del cadáver de Mu Hanyi.

Cuando las luces del Palacio de la Doncella de Hielo entraron en su punto de mira, los pasos de Yun Che disminuyeron bruscamente cuando se detuvo directamente en su lugar y se giró para mirar en dirección a la tesorería.

No mucho tiempo después, el sonido de muchos pasos apresurados se le acercó por detrás. Las personas que lideraba el grupo no eran otros que Feng Huita y Feng Hange. En cuanto al grupo que los seguía, consistía en una veintena de personas. Aunque su número era pequeño y no tenían armadura, el aura de cada persona era increíblemente densa y sus ojos parecían lo suficientemente afilados como para penetrar en el corazón de uno.

Al ver a Yun Che, Feng Huita y Feng Hange rápidamente lo saludaron mientras Feng Huita se apresuraba a gritar desde muy lejos: “¡Joven Yun!”

Yun Che se dio vuelta mientras preguntaba: “Emperador del Viento Helado, ¿qué pasa con esta gran conmoción? ¿Podría ser que algún enemigo se haya infiltrado?”

Feng Huita se acercó, luego se inclinó levemente por la cintura y respondió: “Mi tesorería imperial está ubicada allí. Está vigilada muy estrictamente, así que nunca pensé que alguien intentaría entrar. Para perturbar el sueño del Joven Yun, este pequeño rey está realmente avergonzado. ¡Cuando este pequeño rey capture al intruso, tendrán su cuerpo cortado en miles de pedazos!”

“¡Padre Real!” Feng Hange interrumpió ansiosamente. “Como el ladrón fue capaz de activar esa formación profunda, significa que ya han ingresado a la tesorería. Para que entren mientras evitan las capas de guardias significa que sus habilidades no son un asunto menor. Es mejor que el Padre Real no corra ningún riesgo.”

“A partir de ahora, cien mil guardias ya han rodeado el área de la tesorería. Aunque el ladrón tuviera alas, le sería difícil escapar. Además, con todos los expertos de alto nivel allí, estos serán definitivamente capaces de aprehender al ladrón y traerlo ante ti.” Juró Feng Hange.

Feng Huita pensó por un momento, y luego ordenó. “Bien entonces, pero debes tener cuidado.”

Anciano Yan, pondré a mi Padre Real y al Hermano Yun a su cuidado.”

“Quédese tranquilo, príncipe heredero.” Detrás de Feng Huita, un Anciano sabio asintió lentamente con la cabeza.

Terminado de hablar, Feng Hange tomó a su grupo de hombres y rápidamente se movió hacia la tesorería.

Joven Yun, me temo que no sea muy seguro aquí. ¿Por qué no dejas que este pequeño rey te acompañe de regreso al Salón Principal del Viento Helado?” Dijo Feng Huita.

Con la escolta del Anciano Yan, Yun Che siguió a Feng Huita al Salón Principal del Viento Helado. El frente del salón ya estaba lleno de gente, una gran parte de los cuales eran invitados que se alojaban en los diversos palacios esa noche. Todos habían sido tontamente impactados y tenían miedo, y habían sido escoltados allí por sus propios guardias.

Había tres capas de expertos rodeando el gran palacio, y otras tres capas dentro del mismo palacio. La defensa no tenía hueco.

Al ver a Yun Che, Mu Xiaolan se acercó y lo saludó mientras ansiosamente preguntaba: “Yun Che, ¿estás… estás bien?”

“¿Qué podría pasarme?” Respondió Yun Che casualmente.

Situ Xiongyang también se adelantó apresuradamente y preguntó: “Emperador del Viento Helado, esto… ¿qué ha pasado? ¿Podría ser que enemigos hayan irrumpido?”

“Un ladrón ha irrumpido en mi tesorería y ha activado una formación profunda.” Feng Huita frunció el ceño. “Sin embargo, no te preocupes. No hay forma de que el ladrón escapara. Sólo que, las perturbaciones que han causado en todos ustedes, me temo que aunque ellos sean cortados en decenas de miles de pedazos, no los aliviará a todos de su ira.”

“…” Yun Che no apartó la mirada, ya que sabía que era imposible para Feng Huita sospechar que la persona que había activado la formación profunda dentro de la tesorería había entrado y salido por un pasaje secreto que solo se podía abrir con sangre real. Para Feng Huita era imposible saber que el ladrón había escapado hacía tiempo.

Los sonidos del caos emanaban constantemente desde el norte sin interrupción, mientras la gente que estaba frente al palacio conversaba entre ellos. Todos los guardias del palacio estaban extremadamente tensos, como si estuvieran a punto de enfrentar a un enemigo en cualquier momento. A medida que pasaba el tiempo, Feng Huita echaba un vistazo y luego enviaba una transmisión de sonido a través del Jade de Transmisión de Sonido en su mano. Lo hizo innumerables veces, y con cada vez, una creciente cantidad de ansiedad y duda surgió entre sus cejas.

A la larga, finalmente no pudo soportarlo más mientras decía con decisión: “¡Envía rápidamente a alguien al palacio del decimotercer príncipe! Si él no está en su palacio, envía personas que lo busquen. Al encontrarlo, que venga inmediatamente a verme.”

Las cejas del Anciano Yan, que siempre estaba justo detrás de Feng Huita, frunció el ceño cuando dijo: “Con el temperamento del decimotercer príncipe, definitivamente sería la primera persona en reaccionar si algo así sucediera, pero aún no ha aparecido esta noche. Además, ni siquiera puede ser contactado por transmisión de sonido… de hecho es extraño.”

“…” Feng Huita no respondió, pero su expresión se volvió extremadamente solemne en este momento.

En este punto, una sospecha creciente surgió en el corazón de Mu Xiaolan. Durante todo este tiempo, había estado mirando furtivamente a Yun Che, y en este momento, se dio cuenta de que desde que Yun Che había llegado, sus cejas estaban fruncidas como si estuvieran cerradas. Además, la mirada en sus ojos también era anormal y desenfocada. Por lo tanto, Mu Xiaolan extendió la mano y la agitó frente a los ojos de Yun Che. “¿Hm? ¿qué sucede contigo?”

Yun Che ligeramente se inclinó hacia un lado cuando respondió. “No es nada. Solo estoy pensando en un asunto extraño.”

“¿Un asunto extraño?”

Fue en ese momento que la atmósfera delante de ellos se volvió caótica a medida que decenas de figuras con auras increíblemente perturbadas y anormales se acercaban rápidamente.

“¡P-padre Real!”

Feng Hange saltó por el cielo e inmediatamente se arrodilló frente a Feng Huita. Aunque estaba oscuro, estaba claro que su cara se había puesto completamente pálida como si acabara de enfermarse. Mirando con más cuidado, uno vería que todo su cuerpo estaba temblando. En cuanto a las decenas de expertos que lo habían acompañado, todos sus rostros estaban claramente cubiertos por el pánico extremo.

El corazón de Feng Huita se hundió cuando gritó: “¿Qué pasó? ¿Podría ser que el ladrón haya escapado?”

Padre Real…” La voz de Feng Hange se encogió abruptamente cuando dijo urgentemente: “La reli… la reliquia ha sido robado, y el ladrón no se encuentra por ningún lado. Además… además…”

“¿Qué… qué?” Mientras la formación profunda se había activado, estaba claro que el Cuerno de Qilin había sido tomado. Por lo tanto, Feng Huita ya se había preparado para esta noticia. Sin embargo, fue una gran conmoción para él oír que el ladrón había desaparecido sin dejar rastro, lo que significaba que no podrían capturarlo. Se adelantó y agarró el hombro de Feng Hange, sus pupilas se expandieron al máximo mientras preguntaba: “¿Qué más hay?”

“…” La expresión de Feng Hange se retorció de dolor cuando finalmente sacó varias palabras dolorosas de su garganta. “En el jardín medicinal… en el jardín medicinal, descubrimos… un cadáver… era…”

“Era Hanyi…”

Mientras Feng Hange decía sus duras palabras, las expresiones de todos los presentes cambiaron drásticamente como si todos hubieran sido golpeados por un rayo del cielo. Yun Che no fue la excepción mientras giraba ferozmente su cabeza…

El cadáver de Mu Hanyi

¿Jardín medicinal?

¿Cómo pudo pasar esto?

Todo el cuerpo de Feng Huita tembló, sus pies se tambalearon cuando repentinamente dejó escapar un extraño grito y comenzó a agarrar a Feng Hange como un loco, sus dedos casi penetraron en la carne de Feng Hange. “¿Qué dijiste? ¿¡Que acabas de decir!?”

El grupo de personas se dividió cuando un viejo practicante que llevaba un cuerpo silencioso y sin aura caminó hacia adelante y luego lo colocó cuidadosamente en el suelo.

WAHHH–

Este cuerpo que estaba completamente desprovisto de vitalidad y aura causó que todo el gran salón quedara aturdido.

Aunque el cuerpo se había deformado y la cara carecía completamente de humanidad, aún era suficiente para distinguir claramente que este cadáver no era otro que el decimotercer príncipe del Imperio del Viento Helado, la persona que solía ser el número uno de la generación joven de Reino de la Canción de Nieve – ¡Mu Hanyi!

“¡AHHH! – Hermano Mayor Hanyi.” Las manos de Mu Xiaolan se cubrieron los labios cuando un largo grito escapó de su boca. Sus pupilas temblaban intensamente porque no podía creer lo que veían sus ojos.

“Ah… ah…” La cara de Feng Huita instantáneamente se volvió blanca como una sábana, como si hubiera sido alcanzado por un rayo celestial. Su boca se abrió y sus labios se estremecieron cuando un grito increíblemente ronco escapó de su garganta. Después, tembló al caer pesadamente de rodillas ante el cadáver de Mu Hanyi.

“¡Su Majestad!” El Anciano Yan apresuradamente caminó hacia adelante, pero no intentó levantar a Feng Huita, con la cara llena de confusión. Esto fue porque él sabía que Mu Hanyi no solo era el hijo del que Feng Huita estaba más orgulloso, sino también la mayor fuente de orgullo en la vida de Feng Huita. Para Feng Huita, la muerte repentina de Mu Hanyi fue indudablemente un acontecimiento devastador.

Padre Real, el pasaje secreto… el pasaje secreto fue abierto. El ladrón debe haber… debe haber tomado a Hanyi y haber entrado y salido de la tesorería a través del pasaje secreto… luego, después de usar Hanyi, ellos… ellos…” Mientras Feng Hange hablaba, apretó los dientes ferozmente para tratar de detener las lágrimas que caían por su cara.

Todos los miembros cercanos de la familia imperial estaban llorando mientras todos los invitados suspiraban mientras observaban lo que ocurría. Con la fama de Mu Hanyi dentro del Reino de la Canción de Nieve, su muerte repentina no fue solo un gran asunto para el Imperio del Viento Helado, sino también una que agitaría a todo el Reino de la Canción de Nieve.

Después de todo, Mu Hanyi no era simplemente un Príncipe del Viento Helado, también era el discípulo número uno de la Secta del Divino Fénix de Hielo. ¿Quién podría tener el coraje de desafiar y matar al discípulo número uno de la Secta del Divino Fénix de Hielo?

“…” Feng Huita comenzó a temblar tan severamente que se volvió sorprendente. Era como si hubiera entrado en el infierno más frío del mundo. El Anciano Yan solo pudo agarrar los hombros de Feng Huita mientras trataba desesperadamente de consolarlo. “Su Majestad, por favor no se aflija demasiado ahora mismo. Este Anciano definitivamente encontrará al ladrón para que pueda vengarse por el decimotercer príncipe.”

Feng Huita levantó la cabeza abruptamente en este momento mientras decía en voz baja: “Anciano Yan, ¿podrías ir y chequear a Hanyi? ¿Puedes determinar exactamente qué lo mató?”

La voz de Feng Huita era asombrosamente calmada. El Anciano Yan asintió levemente mientras sacaba la palma de su mano y la colocaba sobre el pecho de Mu Hanyi… solo, al tocar el pecho de Mu Hanyi, su palma se retrajo rápidamente como una luz cuando una expresión de sorpresa cubrió su rostro.

Las miradas de todos se posaron bruscamente en el Anciano Yan, mientras que las cejas de Yun Che se fruncieron aún más… ¿qué clase de reacción fue esta?

“¡Habla!” Los ojos de Feng Huita estaban oscuros cuando pronunció una sola palabra llena de odio que causaba escalofríos en los corazones de todos.

La persona llamada ‘Anciano Yan’ ya había estado dentro del Palacio Imperial del Viento Helado durante miles de años, y era el experto número uno dentro del palacio. Nadie en todo el Imperio del Viento Helado era su rival. Sin embargo, su rostro estaba lleno de conmoción y miedo. Estaba claro que no se atrevía a hablar mientras su boca se abría y cerraba varias veces. Solo que, al final, habló con gran dificultad: “El decimotercer príncipe fue asesinado por una energía extremadamente fuerte y fría. Considerando lo fuerte que es la energía fría que queda en su cuerpo, el nivel utilizado debe haber sido extremadamente alto. Sin embargo, esto requeriría un nivel extremadamente alto de energía fría. El único… el único…”

El Anciano Yan no siguió hablando, pero su mirada se desplazó rápidamente a través de la multitud y aterrizó en Yun Che.

Aunque no había terminado de hablar, todos en el patio entendieron simultáneamente lo que quería decir en ese instante…

¡Todos los practicantes profundos dentro del Reino de la Canción de Nieve cultivaban las artes profundas de atributo hielo, pero el de más alto rango era innegablemente el Canon de la Investidura del Dios Fénix de Hielo!

¡Mu Hanyi… había sido asesinado por el poder del Canon de la Investidura del Dios Fénix de Hielo!

“~! @ # ¥% …” La mente de Yun Che se quedó en blanco. Mu Hanyi claramente había muerto debido a la toxicidad del aliento del Dragón Astado. Por otra parte, él había estado seguro de ir y eliminar cualquier rastro del veneno después… entonces, ¿cómo podría ser debido al Canon de la Investidura del Dios Fénix de Hielo?

Además, dentro de todo el palacio imperial, las únicas dos personas que podían usar el Canon de la Investidura del Dios Fénix de Hielo eran los dos discípulos del Fénix de Hielo: ¡Mu Xiaolan y Yun Che!

Sin embargo, ambos carecían de poder en comparación con Mu Hanyi. Era imposible para ellos haber matado a Mu Hanyi.

“Esto… esto… no puede ser…” Feng Hange quedó atónito en el lugar, como todos los demás.

Fue en este momento que Feng Huita se levantó lentamente y se volvió para mirar a Yun Che, con los ojos turbios. Habló en una voz sofocante y calmada. “Mi Hanyi es más inteligente y más prudente que nadie aquí. Además, este es su hogar, ¿cómo pudo haber sido secuestrado silenciosamente tan fácilmente?”

Yun Che. “…”

“En cuanto al asunto del pasaje secreto, es imposible que los extraños lo sepan, entonces ¿por qué iban a llevar a un miembro de la familia imperial? La única posibilidad de que el pasadizo secreto estuviera abierto es que Hanyi lo abrió y llevó a alguien. Su razón, quizás fue sólo para llevar a esa persona a ver la reliquia. Sin embargo, en todo este palacio, sólo hay una persona que pueda hacer que Hanyi esté dispuesta a hacerlo… Joven Yun, lo que este rey dice tiene sentido, ¿no?”

Al final, Feng Huita era el emperador de una nación. Por lo tanto, incluso después de la enorme pérdida de uno de sus hijos, su mente todavía estaba terriblemente clara y despierta.

En el momento en que sus palabras salieron de su boca, todo el gran salón instantáneamente se volvió silencioso como si el tiempo se hubiera congelado. El significado dentro de sus palabras era tan claro que incluso un tonto podría entenderlo. Inmediatamente, todos se congelaron, sin atreverse a hacer el menor ruido. En cuanto a los invitados, todos contuvieron la respiración mientras intentaban lenta y silenciosamente retirarse.

“¿El Emperador del Viento Helado cree que yo maté a Mu Hanyi?” La expresión de Yun Che abruptamente se volvió fría.

“Este pequeño rey no se atreve.” Feng Huita dejó escapar una risa triste, una que era increíblemente trágica, mientras movía su mirada hacia una chica con una expresión pálida. “Jin’er, has estado sirviendo al Joven Yun dentro del Palacio de la Doncella de Hielo toda esta noche. Dime, ¿el Joven Yun… durmió bien esta noche?”

El esbelto cuerpo de Feng Hanjin se contrajo cuando ella bajó la cabeza y luego dijo con voz temblorosa de miedo: “El S-señor Yun, él .. hace una hora, él… ya no estaba en el Palacio de la Doncella de Hielo…”

Las palabras de Feng Hanjin causaron que todos los corazones se apretaran aún más.

Hace una hora… o que ocurrió en ese momento, era demasiado delicado.

Mu Hanyi era el discípulo número uno del Fénix de Hielo, mientras que Yun Che era el discípulo directo recientemente aceptado del Gran Rey del Reino

Al final, este asunto era demasiado grande. Era casi imposible para ellos imaginar el significado de este asunto y cuál sería el final.

“Ja, jaja.” Feng Huita se rió de nuevo. Esta vez, su risa fue aún más triste que antes. “¿Están aquí los guardias del Palacio de la Doncella de Hielo?”

Quince personas con gruesas auras se acercaron. Cada una de sus expresiones estaba llena de conmoción, terror y ansiedad.

“A todos se les ordenó proteger al Joven Yun en todo momento. ¿Hicieron todos lo que se les ordenó?”

Los quince guardias se estremecieron simultáneamente y luego se arrodillaron mientras decían en pánico: “Hace una hora, el Señor Yun dijo que deseaba salir a relajarse y nos ordenó que no lo acompañáramos. Nosotros… nosotros… no nos atrevimos… ¡Su majestad, por favor perdónenos!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s