ATG – Capítulo 1028 – La Primera Ganancia en el Reino Divino

“Tú… ugh, aghhh…” Los dedos de Mu Hanyi ya se habían deformado. Su voz se había vuelto tan ronca y débil que era imposible escucharlo claramente. Aunque incluso diez respiraciones no habían pasado desde que fue envenenado, la complexión de su cuerpo había cambiado por completo. Las pupilas de sus ojos, en particular, se habían vuelto del color de la sangre espesa.

“Te agradezco que me hayas traído aquí, además de darme la oportunidad y la razón para matarte. Ahora puedo llevarme este Cuerno de Qilin con la conciencia tranquila. ¡Hmph! Como agradecimiento, seré generoso y te diré dos cosas.”

“Primero.” Yun Che entrecerró los ojos. “Hay una razón especial detrás de la Maestra dándome a Mu Feixue. Entonces, incluso si realmente te convirtieras en el discípulo directo de la Maestra, ella aún no te daría a Feixue. Tu afirmación de que te robé a Feixue es completamente ridícula e infundada.”

“¡Uf… ah!” Mu Hanyi abrió la boca, mientras la espuma de sangre escarlata se desbordaba. Todos sus dientes se habían derretido debido al veneno altamente tóxico.

“Segundo…” Yun Che se agachó y dejó escapar una mueca de desprecio. “El veneno del dragón astado en tu cuerpo me fue dado personalmente por la Maestra cuando estaba viniendo para acá. Trata de adivinar, ¿por qué la Maestra me hizo venir especialmente al Imperio del Viento Helado, y también me entregó un veneno tan altamente tóxico?”

“…” El cuerpo acurrucado de Mu Hanyi repentinamente se puso rígido. En sus ojos sin brillo emergió la mirada más aterrorizada y desesperada que había mostrado en su vida.

“¡Hmph! Podrías haber pensado que tu actuación fue perfecta, pero la Maestra es un Gran Rey del Reino que ha vivido durante diez mil años. Incluso alguien tan inteligente como yo actuaría dócil ante ella, sin albergar el menor pensamiento de engañarla. ¿De verdad crees que no podría ver a través de tus pensamientos y esquemas?”

“Hoy, si realmente hubiera muerto en este lugar, la Maestra no te habría aceptado como su discípulo directo, como pareces estar engañando. Por el contrario, habría incluso un final trágico esperándote.”

La boca de Mu Hanyi tembló mientras se abría, pero no se escapó ningún sonido de ella. Su cuerpo acurrucado no parecía poder luchar más, ya que solo se convulsionaba de vez en cuando.

“El plan propuesto por ti para que mi muerte recaiga en haber desencadenado erróneamente un mecanismo es de hecho bastante bueno. Y también tengo que agradecerte por decirme que es posible desactivar la formación profunda que sella el Cuerno de Qilin haciendo uso de tu sangre. De lo contrario, con seguridad, habría tenido que invertir mucho tiempo y energía.” Yun Che le dio una sonrisa fría e indiferente.

“…” El aliento altamente tóxico se extendió rápidamente dentro de la barrera, y Mu Hanyi ya había perdido sus cinco sentidos. No tenía forma de escuchar claramente las últimas palabras dichas por Yun Che. Con el tóxico veneno contaminando todo su cuerpo, se contrajo intensamente por un momento antes de quedarse completamente inmóvil.

Finalmente había muerto miserablemente debido al aliento del dragón astado.

Yun Che extendió su mano izquierda mientras la Perla del Veneno Celestial liberaba su poder y purificaba completamente el veneno tóxico presente en el cadáver de Mu Hanyi. Después, también purificó el aliento venenoso que se había dispersado dentro de la barrera, sin dejar señales del veneno del dragón astado.

Se puso de pie y echó un último vistazo al cadáver de Mu Hanyi, que yacía en silencio. Dejó escapar un fuerte suspiro de relajación antes de decir en voz baja: “Era realmente una persona aterradora.”

Recordó a Xuanyuan Wentian.

Fue un hecho indudable que Xuanyuan Wentian era una persona extremadamente aterradora, y también el único que lo hizo estar a punto de morir varias veces. Pero Mu Hanyi no tenía ni siquiera treinta años y su astucia y habilidad maquinadora habían llegado a tal punto. Si viviera en un reino inferior y hubiera vivido tanto tiempo como Xuanyuan Wentian, ciertamente se habría convertido en una persona aún más temerosa que éste último.

Fue una pena que no tuviera la oportunidad.

Yun Che entendía completamente la razón por la cual Mu Xuanyin había decidido inicialmente aceptar a Mu Hanyi como su discípulo directo. Con su mente y sus medios maquinadores, definitivamente era mucho más adecuado que la Mu Feixue de corazón puro para ser alguien que estuviera por encima de los demás.

Pero, ahora que había seleccionado a Yun Che, la naturaleza extremadamente maquinadora de Mu Hanyi se habría convertido naturalmente en un factor amenazante para él.

Quería que Yun Che fuera al Imperio del Viento Helado no solo para obtener el Cuerno de Qilin, sino también para dejarle que se ocupara de Mu Hanyi, un peligro potencial.

No tenía idea de cuánto tardaría en desaparecer la barrera de sellado que lo rodeaba. Antes, Mu Hanyi lo había atacado con todo su poder, pero incluso una sola grieta no había aparecido en ella. Por lo tanto, era completamente innecesario que Yun Che desperdiciara su energía al tratar de salir forzosamente. Llegó justo ante la barrera e inspiró profundamente antes de estirar sus dos manos.

El hielo brillaba en su mano izquierda, y las llamas brillaban en su derecha.

Yun Che cerró los ojos y concentró por completo su mente. Después de un largo período de calma, una furiosa corriente de aire se generó repentinamente dentro de la barrera, causando que el brillo del hielo y las llamas se hicieran aún más fuertes. La energía fría y ardiente que debería haberse engullido y anulado entre sí, iba en contra de las normas y se entrelazaba. Posteriormente, se fusionaron, y gradualmente, surgió un aura que se apartaba de las leyes y reglas de los cielos.

Pasó un buen rato antes de que Yun Che volviera a abrir los ojos. Un fuego azul hielo ardía tranquilamente en el centro de su palma.

Sus logros en el uso y control de las llamas siempre habían aumentado a un ritmo extremadamente rápido. Como también tenía la línea de sangre del Fénix de Hielo en la actualidad, el poder de la llama de hielo, que se produjo por la fusión de llamas y hielo, experimentaría naturalmente un gran aumento. Yun Che lentamente levantó la llama de hielo mientras hablaba en voz baja. “Supongo que este es mi límite… Debería ser suficiente para lidiar con esto.”

Empujó la llama de hielo hacia adelante, poniéndola en contacto con la barrera.

Sin hacer ningún sonido, un gran agujero apareció inmediatamente en la barrera de aislamiento de la que incluso Mu Hanyi no podía salir forzosamente; era bastante similar a un fragmento de hielo que entraba en contacto con las llamas.

Instantáneamente, toda la barrera se balanceó intensamente mientras su energía comenzaba a disiparse del agujero abierto. Poco después, se rompió junto con un crujido, y las piezas fragmentadas de energía volaron en todas direcciones.

Yun Che miró a su alrededor, considerando a qué mecanismo debería arrojar el cadáver de Mu Hanyi. Pero después de reflexionar por un momento, abandonó la idea. Era posible que Mu Hanyi usara ese método para simular la razón detrás de la muerte de Yun Che, pero era muy inadecuado para Yun Che intentar lo mismo. Dejando de lado el hecho de que Mu Hanyi estaba particularmente familiarizado con los mecanismos de la tesorería, su cuerpo estaba muy corroído por el veneno altamente tóxico. Como tal, estaba fuera de duda hacer que pareciera como si hubiera sido asesinado por un mecanismo.

“Oh, bueno, debería llevarme su cadáver conmigo. De lo contrario, si lo encontraran muerto y el Cuerno de Qilin desapareciera, hay una gran posibilidad de que sospechen de mi participación. Después de todo, soy seguramente el único que Mu Hanyi traería voluntariamente a este lugar.”

Podría ser una buena idea hacer que ambos desaparecieran juntos, haciendo parecer que Mu Hanyi había salido del palacio imperial con el Cuerno de Qilin… En cuanto a la razón, podían pensar lo que quisieran.

No almacenó inmediatamente el cadáver de Mu Hanyi, sino que caminó hacia adelante, hacia la enorme pila de Cristales Divinos de Veteado Púrpura que brillaban con una luz profunda.

La piedra púrpura, el cristal púrpura y el jade púrpura eran monedas en el Reino Divino. Como había pasado bastante poco tiempo desde que Yun Che había llegado a este reino, entonces era natural que él careciera lamentablemente de riqueza. En el Palacio Fénix de Hielo, él todavía recibía cinco mil piedras púrpuras cada mes, pero después de convertirse en el discípulo directo de Mu Xuanyin, estaba en la actualidad, completamente en la quiebra.

Como estaba seguro de que el área estaba libre de la existencia de mecanismos y formaciones profundas, Yun Che continuó caminando a grandes zancadas, sin temor ni preocupación. No mostró ninguna reserva, e inmediatamente almacenó la pila de cristales púrpuras del tamaño de una montaña y el jade púrpura cuidadosamente sellado en su Perla del Veneno Celestial. Aunque no sabía el número exacto de los artículos que había almacenado, era seguro que sería una riqueza extremadamente grande, ya que este lugar era la tesorería de la familia imperial de una nación.

Entonces, Yun Che cambió su dirección y almacenó todas las cajas de jade que contenían varios tipos de píldoras preciosas y medicina espiritual en su Perla del Veneno Celestial.

Era solo un rincón de la tesorería, pero no actuó con codicia y dejó de buscar más después de almacenar todo lo que había en el área. Habían mecanismos y formaciones profundas ocultas por todo el lugar, por lo que si desencadenara descuidadamente alguna de ellas al tratar de obtener tantos tesoros como fuera posible, se encontraría con un final inimaginablemente horrible.

Con una gran cantidad de cristales púrpuras y jades púrpuras en su poder, Yun Che instantáneamente sintió una sensación de seguridad en su corazón. Regresó ante el cadáver de Mu Hanyi y movió su dedo hacia él. Inmediatamente, un rasgón se abrió en el cadáver. Algunas gotas de sangre rojo oscuro volaron y flotaron sobre la yema del dedo de Yun Che.

Lentamente caminó hacia la formación profunda que sellaba el Cuerno de Qilin.

Como la formación profunda que sellaba la reliquia dentro, era evidente que era extremadamente tenaz. No estaba claro si incluso la llama de hielo podría romperla. Yun Che examinó el enorme Cuerno de Qilin azul hielo una vez más. Sacudió su dedo, causando que las pocas gotas de sangre que había obtenido de Mu Hanyi cayeran ligeramente sobre la formación profunda de sellado.

Cuando las gotas de sangre entraron en contacto con la formación profunda, una débil luz roja brilló por un momento, después de lo cual penetraron completamente en la formación. Al mismo tiempo, un amortiguado sonido metálico sonó proveniente de la formación profunda, mientras una marca roja aparecía de la nada. Con la marca roja como centro, toda la formación se dividió en dos mitades, abriéndose gradualmente hacia los lados.

Después de que la formación se abriera completamente, pudo ver directamente el Cuerno de Qilin que había existido en Imperio del Viento Helado durante más de ochenta mil años.

“Parece que el Imperio del Viento Helado tiene un maestro de formaciones profundas de alto nivel.”

Yun Che suspiró con emoción. Su cuerpo flotó mientras avanzaba con ligeros movimientos. Se acercó al Cuerno de Qilin a un ritmo bastante lento y finalmente lo sintió con su propia mano.

Era extremadamente duro al tacto, pero carente de temperatura. Ni siquiera sentía frío como esperaba. Sin embargo, podía sentir débilmente un sentimiento extraño y sin precedentes que parecía haber venido de la antigüedad.

Obviamente no era el momento adecuado para investigar el Cuerno de Qilin. Con un ligero gesto de la palma de Yun Che, el Cuerno de Qilin de diez metros de largo fue succionado y llevado a la Perla del Veneno Celestial.

En el momento en que ingresó a la Perla del Veneno Celestial, una brizna de energía profunda se desató desde abajo. Las cejas de Yun Che se fruncieron. “¡Oh, diablos!”

Desde debajo del lugar donde antes se guardaba el Cuerno de Qilin, una luz profunda se elevó hacia el cielo junto con un sonido metálico ensordecedor. Casi en el mismo momento, la luz profunda brilló enloquecidamente en la tesorería, activando las formaciones profundas que emitían una luz deslumbrante y una sirena tan fuerte que podía escucharse desde unos miles de kilómetros de distancia.

“¡Maldición!” Yun Che frunció el ceño… ¡No solo el Cuerno de Qilin estaba sellado en una formación profunda, también había una formación profunda diferente oculta debajo! Mientras el Cuerno de Qilin se alejara de su lugar, se activaría la otra formación profunda, así como todas las formaciones de la tesorería se activarían de inmediato.

Yun Che apretó los dientes… ¡La Familia Imperial del Viento Helado era mucho más cuidadosa con la protección del Cuerno de Qilin de lo que había pensado!

Sin lugar a dudas, no solo el palacio imperial, sino también toda la Ciudad Imperial del Viento Helado deben haberse alarmado por el momento. Los guardias afuera, un gran número de expertos en el palacio imperial, e incluso el propio Feng Huita llegarían en cualquier momento.

“¡Debería tener tiempo suficiente para irme antes de que lleguen!”

Mu Hanyi había dicho antes que solo él, Feng Huita y Feng Hange sabían sobre el camino secreto a la tesorería. Incluso los guardias que vigilaban fuera, que estaban más cerca del lugar, tendrían que venir de la entrada principal. Por lo tanto, había tiempo suficiente para salir por el camino secreto.

Yun Che rápidamente se calmó. Luego, se volteó para llevarse el cadáver de Mu Hanyi.

Pero al instante siguiente, sus movimientos se estancaron abruptamente mientras su pelo se ponía de punta.

No había nada en su línea de visión, a excepción de algunas manchas de sangre rojo oscuro.

El cadáver de Mu Hanyi había… ¡desaparecido!

Fue tan sorprendente que Yun Che sintió un escalofrío recorrer su espina dorsal.

“¿¡Quién es!? ¿¡Quién está ahí!?”

Si su cadáver hubiese sido totalmente erradicado por el veneno tóxico del dragón astado, Yun Che podría de alguna manera aceptar el hecho. Sin embargo, acababa de usar la Perla del Veneno Celestial para purificar todo el veneno tóxico presente en su cadáver y así evitar dejar rastros del aliento del dragón astado… Entonces, ¿cómo era posible que el cadáver desapareciera en el aire?

Además, hasta ahora no había descubierto el aura de ninguna otra persona.

Nadie respondió a sus preguntas. Con el sonido de advertencia emitido por la tesorería, no podía oír ni siquiera el eco de su propia voz.

Los guardias de afuera podrían entrar en cualquier momento. Yun Che repentinamente apretó los dientes mientras iniciaba el Relámpago del Espejismo Extremo. Siguiendo la ruta en su memoria, corrió hacia la entrada con su velocidad más rápida.

La puerta al camino secreto todavía estaba abierta. Yun Che corrió por el camino secreto sin detenerse un poco, pero rechinó firmemente los dientes mientras corría por el camino.

¡Había alguien en la tesorería aparte de los dos! ¡Además, era una persona tan aterradora que simplemente no podía sentir su presencia!

Si estuvieron presentes aquí todo el tiempo, ¿no significaría eso… que vieron todo lo que hizo, incluida la purificación de la Perla del Veneno Celestial y la llama de hielo?

¿Por qué estaban dentro de la tesorería…? ¡¿Y por qué motivo se llevaron el cadáver de Mu Hanyi?!

¿¡Quién lo hizo!?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s