WMW – Capítulo 432 – Subyugación

Los Magos de rango 3 se clasificaban en varias etapas. Leylin, en la Fase de Vapor, podría comprimir su fuerza espiritual en una niebla física y observable.

Por otro lado, Magos en la Fase de Cristal podrían solidificar su fuerza espiritual, incluso preservarla para venderla.

La fuerza espiritual en la Fase de Cristal tenía una ventaja inimaginable contra la fuerza espiritual de la Fase de Vapor.

En otras palabras, incluso si Leylin, Robin y Kesha se hubieran unido contra Lucian, no serían su rival.

Sin embargo, la fuerza espiritual de Tanasha se había agotado hace mucho tiempo, incluso sus cristales de fuerza espiritual de la Fase de Cristal.

No sería Leylin si dejara escapar una oportunidad tan buena.

Los Magos de la Fase de Cristal no solo eran poderosos, sino que se los consideraba nobles en el Continente Central debido a su estatus como las fuerzas de reserva de un Mago de la Estrella de la Mañana.

En circunstancias normales, era imposible para Leylin derrotar a un Mago de este rango. Tal vez sólo el Duque Gilbert, su mentor, sería capaz de hacerlo.

Pero con Tanasha en su estado actual, sería fácil.

“Tu…” La tez pálida de Tanasha se sonrojó de ira, sus dedos temblaban. “¿Cómo se atreve un insignificante Mago de la Fase de Vapor a hablarme así?”

“¡Parece que tendré que ayudarte a volver a la realidad!” Leylin suspiró decepcionado al ver su comportamiento. Su figura se transformó en un rayo de luz y destelló frente a ella.

* ¡Thud! * Estampó un puño en la mejilla de Tanasha.

* ¡Buzz! * Se creó una barrera de luz alrededor de Tanasha mientras un radiante anillo rubí brillaba. Sin embargo, era demasiado débil para disuadir a Leylin, ya que fácilmente lo atravesó.

En un abrir y cerrar de ojos, Tanasha fue enviada a volar, un gran parche rojo en su mejilla.

La Espada Meteoro ya ha llegado a su cuello antes de que pudiera reaccionar.

“Ahora elige… ¡Ríndete, o muere!” Hubo un cambio en el tono de Leylin. Ahora exigía con absoluto desdén, cada palabra perforando con una energía penetrante. Había decidido matarla si ella lo elegía.

Ciertamente no deseaba dejar atrás a un oponente de la Fase de Cristal.

Tanasha sabiamente eligió callarse frente al frío Leylin.

Esta sensación de muerte inminente le era familiar. Se sentía como si hubiera regresado a tiempos de fragilidad y debilidad, mientras aparecían viejos recuerdos y momentáneamente se angustiaba.

“¡¿Qué pasa con el estado mental de esta mujer?!” Leylin negó con la cabeza, la reacción de Tanasha no era nada fuera de lo común, ya que era consciente de la inestabilidad psicológica común de los Magos. También tenía que considerar sus heridas. Además, todos los que ingresaron a la Tierra Olvidada ciertamente tendrían un oscuro pasado propio.

“¡Solo te estoy dando tres minutos! ¡Sé rápida!” Leylin apretó con más fuerza la espada y la acercó al cuello de Tanasha.

Otros Magos de la Fase de Cristal probablemente tendrían un sentido de dignidad y orgullo, pero las cosas eran diferentes en la Tierra Olvidada. Esos Magos humanos que entraron aquí fueron en su mayoría los que habían llegado a un callejón sin salida, dispuestos a renunciar a todo por un medio de sustento. Era fácil para ellos rendirse.

La fría voz de Leylin captó la atención de Tanasha. El rubor enojado en su cara ya se había disipado para entonces, dejando atrás un lienzo de marfil.

“¡Yo… me rindo!” Ella respondió tan suavemente que Leylin apenas podía oír algo.

Como si fuera una señal, Tanasha cayó inerte al suelo, su columna vertebral perdiendo apoyo en el momento en que ella estuvo de acuerdo. Sus lágrimas eran incontrolables.

La Espada Meteoro permaneció en su cuello a pesar de todo.

“¡Haz un juramento! ¡Además, renuncia a tu fuente espiritual!” Su voz era fría como el hielo.

“Yo… Tanasha…” La vacilación cruzó los ojos de Tanasha mientras luchaba en una batalla interna. Sin embargo, ella terminó por rendirse.

Un destello brillante de fuente espiritual fue liberado de su frente y aterrizó en la palma de la mano de Leylin.

Esa era la línea de vida de un Mago. Si no fuera voluntario, sería completamente imposible ofrecerlo a otra persona. Las reglas eran aún más estrictas en el Continente Central, para evitar el dominio de una sobre otra. Por supuesto, esto no impedía que personas con influencia y poder lo cometieran, pero de manera similar, tenía que hacerse en secreto o serían boicoteados por todos los Magos.

Esto no era un problema para Leylin, ya que no planeaba que Tanasha fuera vista por otros.

Maestro…” Tanasha gritó con voz profunda y se puso de pie. Parecía una marioneta rota, alguien que había perdido su alma.

“Ser forzada a entrar a la Tierra Olvidada, debes tener tu propio pasado oscuro. Pero puedes estar segura, no voy a obligarte a hacer cosas que son vergonzosas para los Magos. En cambio, puedo darte esperanza. Una esperanza de venganza.”

Hubo un tono hechizante en la oferta de Leylin y los ojos de Tanasha se iluminaron un poco cuando la palabra ‘venganza’ sonó en sus oídos y un asomo de ira la atravesó.

“¡Está bien! ¡Venganza!” Leylin hizo contacto visual con Tanasha y bajó la voz. “Te lo prometo, cuando sea lo suficientemente fuerte como para vengarte y no te preocupes por las posibles repercusiones y represalias, te ayudaré a lograr tu sueño. Es decir, si trabajas para mí de todo corazón hasta entonces.”

“No intento ser condescendiente contigo. Verás, he llegado a la Fase de Vapor en menos de cien años de edad. ¡Además, no habrá problemas para avanzar al Reino de la Estrella de la Mañana debido a mi línea de sangre Kemoyin!”

En el fondo, Leylin era consciente de que con su método, Tanasha solo estaría dispuesta a convertirse en una marioneta para él. Para ordeñarla por todo lo que valía, Leylin necesitaba encender su espíritu de batalla alentándola con esperanza.

Y en lugar de promesas vacías, promovió sus habilidades hacia Tanasha, demostrando su capacidad para ayudarla en su venganza.

“¡Cien años! ¡Fase de Vapor!” Tanasha miró a Leylin con mayor intensidad.

Cien años de edad era definitivamente viejo para los humanos. Pero para un Mago, especialmente aquellos que estaban en el rango 3 y superior, ni siquiera sería considerado como la pubertad.

Para Leylin, que tiene tanto el talento como la línea de sangre de la Serpiente Gigante Kemoyin, su estatus en el Clan Ouroboros no podía pasarse por alto. Todo esto apuntaba a una cosa: había una gran posibilidad de que se convirtiera en un Mago de la Estrella de la Mañana.

Incluso alguien con la capacidad de escapar de un Mago de rango 3 de la Fase de Cristal se derrumbaría como un papel frente a un Mago de rango 4 de la Estrella de la Mañana.

“¡Estoy a tu entera disposición, Maestro! ¡Yo, Tanasha, seré tu sirviente más leal mientras mi venganza esté asegurada!” Tanasha se arrodilló y apretó los dientes, un poco más dispuesta esta vez.

A pesar de que era una mera promesa sin un pacto, ¿qué más podría hacer un cautivo como ella?

“Jaja…” Rió Leylin.

La adición de Tanasha fue definitivamente un refuerzo para Leylin, dada su fuerza que era mayor a la suya.

Además, estaría oculta al público, ya que esta asistencia se llevaría a cabo en secreto.

Ese era el plan de Leylin desde el principio, reunir tanta fuerza clandestina como pudiera en caso de que ocurriera algo inesperado.

“¡Toma estas pociones rápidamente y recupérate!” Leylin mostró generosidad a la recién contratada Tanasha y le regaló tres tubos de diferentes colores.

“¡Poción de sanación de alto grado! ¡Poción de recuperación de fuerza espiritual de alto grado! ¡Poción sagrada de regeneración!” La cara de Tanasha estaba pintada con sorpresa cuando reconoció estas tres pociones. Además de su precio celestial, estas pociones eran muy utilizadas por organizaciones de gran escala como sus reservas de guerra y ni siquiera se podían comprar con dinero.

Esto era especialmente cierto para la poción de regeneración sagrada, la cual podría estimular el rebrote de extremidades que eran tan buenas como la original, sin ningún tipo de efectos secundarios. No era familiar, incluso para un Mago de rango 3 como Tanasha.

“¡Gracias, Maestro!” Tanasha se inclinó y suspiró de alivio.

“¡No lo menciones, es solo algo que hice!” Agregó Leylin a su credibilidad.

Efectivamente, los ojos de Tanasha se ampliaron ante su frase. Estaba más que impresionada, avanzar a la Fase de Vapor antes de que la edad de cien años era lo suficientemente sorprendente, no esperaba en absoluto que Leylin también fuera Gran Maestro de Pociones. Este fue el genio en su mejor momento y se consideraría raro incluso en el Continente Central. Mientras no hubiese contratiempos en el camino, el éxito estaría prácticamente garantizado.

Toques de esperanza llenaron los ojos de Tanasha mientras veía a Leylin

Simultáneamente, en un área clandestina, Noah estaba mirando su plato, con la cara sin color.

Había una sustancia ensangrentada indistinta parecida a un hígado que yacía en la vajilla blanca, emitiendo una niebla calcárea.

“Eugh…” Noah se tapó la boca con la palma de la mano, resistiendo al impulso de vomitar.

En su visión, el estómago del Oso Bárbaro Chamán se abrió, y una gran cantidad de grasa amarilla fluyó de él. También había rastros visibles del esqueleto dentro.

“¡Tío, ya no puedo hacer esto!” Noah lloró por el espacio de sus dedos.

Robin tampoco se veía bien, su cuerpo no tenía grandes trozos de carne y estaba cubierto de terribles heridas.

“¡Se rumorea que este lugar está dominado por el pecado de la gula1, seremos atacados si dejamos de participar! Tenemos que seguir adelante, el éxito será nuestro si fallan primero.”

Robin persistió en sus mejores habilidades mientras la mano de Noé temblaba mientras recogía sus cubiertos. Al final, los bajó nuevamente. Toda la comida aquí fue creada del pecado de la glotonería y debido a ella, todos los hechizos se volverían inútiles; sólo su propia tenacidad podría ayudarles a soportar el ‘festín’. * ¡Ring! ¡Ring! ¡Ring! * La melodiosa campana sonaba desde lejos, pero para el trío parecía que venía de las profundidades del infierno…

Notas:

1Gula, que en latín significa tragar, hace referencia a la persona que tienen un apetito desmedido en el comer y beber, a la glotonería. En la religión cristiana, aquella persona que se deja llevar por las ansias de comer más de lo que el cuerpo necesita, está cometiendo un pecado capital. IMAGEN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s