Watchmen – Capítulo 04

Año 2016; Principios de octubre. En un apartamento, al sur de la ciudad había una sola persona.

Wu Ma era ingeniero de una fábrica química en particular en la ciudad. Durante los últimos días, no había dormido bien debido a un sinfín de pesadillas.

Esta noche, estaba acostado en su cama, incapaz de dormir. Después de un período de tiempo desconocido, por fin logró caer dormido, pero fue un sueño ligero.

La habitación estaba húmeda y oscura.

En la esquina negra como la brea entre dos paredes, una oruga lentamente se arrastró fuera de la oscuridad.

Era muy brillante y colorida; todo su cuerpo parecía cubierto de espinas de terciopelo.

Su cuerpo se retorció, lentamente arrastrándose hacia la cabecera de la cama. Usando la sábana que había caído al suelo, se arrastró hasta la cama y llegó a la oreja de Wu Ma.

¡Después, se arrastró dentro!

Wu Ma parecía haber sentido algo mientras soñaba. Sus cejas se fruncieron y su cara se retorció como si estuviera experimentando un dolor extremo.

Gradualmente, espinas de terciopelo comenzaron a crecer en su piel, su cuerpo comenzó a crecer y su cabeza se hinchó. ¡El hombre se convirtió en una oruga gigante!

¡AH!

Wu Ma se levantó repentinamente, la cabeza llena de sudor frío, jadeando fuertemente.

Una pesadilla, fue otra pesadilla. En estos días, Wu Ma había sido torturado hasta el agotamiento por estos sueños.

Se sentó aturdido sobre la cama dentro de un dormitorio tenuemente iluminado.

Despertando en medio de la noche, y enfrentándose al mundo negro que lo rodeaba, siempre tendría la sensación de decepción de ser abandonado por el mundo.

Wu Ma cogió su teléfono y revisó la hora. Recién eran las cinco de la mañana. El amanecer llegaría más tarde al norte, por lo que, en ese momento, el cielo estaba todavía muy oscuro fuera de la ventana.

Todos los días se iba al trabajo temprano por la mañana, pero al mismo tiempo no podía dormir bien. Él también podría simplemente no dormir.

Fue al baño y encendió la luz. En el espejo, su reflejo era pálido y demacrado. Bolsas negras y profundas colgaban de sus ojos.

Vivir solo en un país extranjero, sin familiares ni amigos, y pasar la mayor parte de su tiempo en el trabajo o viajando desde y hacia su lugar de trabajo, en lo que resultaba era sólo en tristeza y soledad.

Wu Ma miró desoladamente al espejo mientras se cepillaba los dientes con expresión abatida. Su mente estaba aturdida, una mezcla como si estuviera pensando en algo, pero también como si su mente estuviera vacía.

Justo en este momento, captó la silueta vaga de una persona que pasaba por el espejo.

Esta repentina e inesperada ocurrencia lo sorprendió hasta que se le puso la piel de gallina por todo el cuerpo.

Rápidamente giró la cabeza. El espejo estaba frente a la oscura sala de estar afuera de la puerta. Aparte de la tenue luz, no había nada.

“Estos últimos días mi sueño no ha sido reponedor. Tal vez sólo estaba alucinando.”

Después de calmarse y pensar en ello, Wu Ma se consoló con estas palabras.

Miró hacia el fregadero y escupió la pasta de dientes. Sin embargo, sólo vio rojo – completamente rojo.

¿Le sangraban las encías?

 

Wu Ma abrió la boca, miró al espejo y se dio cuenta de que un diente estaba suelto.

Sostuvo el diente caído en la palma de su mano y lo miró fijamente, sin entender por qué este diente perfectamente bien se caería sin previo aviso.

La sangre fluía de la herida; su palpitante boca ahora estaba llena de un sabor sangriento.

Levantó una taza de agua y se echó un poco a la boca, sosteniéndola allí. Hizo gárgaras y escupió.

Sólo cuando miró al fregadero, se dio cuenta de que el agua que escupía estaba llena de dientes.

Wu Ma palideció de miedo y rápidamente se miró al espejo. ¡Todos sus dientes se le habían caído!

En ese momento, sintió repentinamente que su pecho y abdomen se movían hasta que alcanzó su garganta. “¡Wah!” Vomitó, pero dentro del vómito, había una oruga todavía dando vueltas.

“¡Ah! ¡Ah!”

Wu Ma gritó y se despertó bruscamente; estaba en el tren para ir a trabajar.

Su mente se nubló inmediatamente. Su cerebro se había estrellado como una computadora; era como un vasto espacio vacío.

¿Fue otra pesadilla?

Wu Ma decidió concentrarse. Respiró profundamente y miró a su alrededor.

El compartimento del tren estaba lleno hasta el borde. Pero en comparación con la multitud durante la hora pico de la mañana, ya se consideraba espacioso.

Se apoyó contra la pared y respiró. Así que se había quedado dormido de camino al trabajo. Estos últimos días él no había dormido lo suficiente. Era agotador.

Miró hacia la luz que indicaba las estaciones. Por suerte no se había quedado durante mucho tiempo y había perdido su parada.

El tren estaba muy tranquilo. Casi todo el mundo en él estaba al teléfono, con las caras de los pasajeros creando un mar de indiferencia.

Con respecto a estas personas en el tren, Wu Ma había dejado de preocuparse hace mucho tiempo. La Ciudad T era una ciudad grande, y la gente en las grandes ciudades era por lo general fría. Era como si solo se preocuparan por ellos mismos y no por el resto del mundo, no estaban dispuestos a interactuar con los demás.

Cuando estaban a punto de llegar a su parada, la joven dama que estaba de pie junto a Wu Ma se cayó repentinamente sin previo aviso. “¡Pu Tong!”

La señora había caído sobre la pierna de Wu Ma.

Wu Ma estaba sorprendido y rápidamente fue a ver cómo estaba. Vio que el rostro de la joven estaba pálido, sus ojos cerrados; y parecía estar inconsciente.

Wu Ma miró a la gente cercana en busca de ayuda, pero todos le ignoraron. La gente de los alrededores, como antes, se preocupaban de sus propios asuntos y jugaban con sus teléfonos. Sus rostros eran indiferentes, como si no hubieran visto nada.

“Olvídalo, no confies con esta gente apática. Puedo lidiar con esto yo solo.” Pensó con resentimiento Wu Ma.

Él meticulosamente ayudó a la joven a levantarse, preparándose para bajar del tren en la próxima parada.

Sin embargo, cuando el tren estaba cerca de la estación, no se detuvo. En su lugar, pasó sin pausa.

Wu Ma quedó estupefacto durante un momento antes de golpear las puertas del tren, gritando: “¡Pare el tren! ¡Paren el tren! ¿Por qué el tren no se detiene?”

Pero no importaba cómo gritara, no pasaba nada. El tren siguió acelerando a través de un túnel.

La gente en el tren mantenía la cabeza baja y se concentraba en sus teléfonos, ignorando su entorno.

Wu Ma miraba a esas personas indiferentes y no podía soportarlo más. Estaba enojado cuando dijo: “¿Ninguno de ustedes vio que el tren no se detuvo? ¡Dejen de jugar con sus teléfonos!”

Después de su arrebato, los cuerpos de todas las personas del tren comenzaron a temblar. Sus teléfonos se cayeron de sus dedos entumecidos.

El sonido ‘Pi Pa’ caía incesantemente sobre sus oídos.

La apática multitud, uno tras otro, lentamente volvió sus cabezas. Sus ojos sin vida se concentraban en el cuerpo de Wu Ma.

En este momento, incluso si Wu Ma fuera un poco lento en la asimilación, todavía podría decir que la situación no era correcta.

En cambio, lo hizo sentirse sorprendido de que este no fuera el final.

Se dio cuenta de que los rostros de los que le rodeaban empezaban a volverse borrosos, y sus rasgos se volvían cada vez más opacos. Al final, sus rasgos faciales habían desaparecido, dejando sólo la piel desnuda. ¡Todo había desaparecido!

El imprevisto suceso asustó por completo a Wu Ma.

Sus dos manos levantaron a la inconsciente dama, y sus dos piernas empezaron a temblar incontrolablemente.

En este momento, las personas sin rostro en el tren empezaron a acercarse a Wu Ma. Sus movimientos rígidos eran como los de un grupo de aterradores zombis.

“¡Qué quieren! ¡No vengan aquí!”

Wu Ma gritó asustado, pero su voz no pudo evitar que la gente sin rostro se acercara.

Dado que el tren inicialmente estaba muy lleno, la multitud había atrapado a Wu Ma en el centro sin escapatoria.

Una inesperada sensación de miedo e impotencia se elevó repentinamente, aferrándose fuertemente al corazón de Wu Ma. En este mismo momento, toda su persona se había hundido en la desesperación.

Fue justo cuando Wu Ma estaba a punto de darse por vencido cuando repentinamente, un joven apareció de entre la multitud. Una mano, agarrando su mano mientras el joven decía: “Corre rápido, ¿por qué sigues ahí parado tontamente?”

Wu Ma levantó frenéticamente la cabeza y evaluó al joven. Se dio cuenta de que el joven tenía veintitantos años, era rubio, pero lo más importante, era diferente de las personas sin rostro; tenía rasgos faciales brillantes y distintivos.

Como si estuviera agarrando una boya salvavidas, Wu Ma no escatimó esfuerzos para levantar a la dama inconsciente y siguió al joven para cargar hacia delante.

La fuerza del joven que había aparecido repentinamente era considerable. Abrió un camino mientras sus manos daban puñetazos y patadas. Parecía un acorazado cortando y decapitando su camino a través de las olas, forzando un camino a través de la multitud de gente.

Wu Ma no se atrevió a reducir la velocidad y lo siguió de cerca mientras gritaba: “El tren no se detiene, y estas criaturas están en todas partes. ¿A dónde podemos escapar?”

El joven no se detuvo ni volvió la cabeza cuando respondió: “Nos dirigiremos a la habitación del operador del tren y nos lo quitaremos de encima. Luego hablaremos.”

Por suerte, ya estaban cerca de la parte delantera del tren. Wu Ma y el joven cargaron directamente hacia delante y consiguieron llegar a la habitación del operador del tren después de mucha dificultad.

El joven frente a él rápidamente giró la manilla de la puerta, logrando abrir la puerta que separaba la habitación del operador del tren y el resto de los vagones. Entró corriendo y le gritó a Wu Ma: “¡Apúrate y entra!”

Wu Ma se apresuró a entrar frenéticamente con la mujer inconsciente. Al mismo tiempo, el joven cerró la puerta con un movimiento rápido.

Wu Ma estaba tan cansado que el sudor le había cubierto toda la cabeza. No era fácil tener un respiro en esta situación, así que puso a la dama en el suelo y se sentó en el suelo, respirando pesadamente.

A través de la ventana acristalada de la puerta, podían ver a las personas sin rostro congregándose fuera de la puerta, sus movimientos rígidos y mecánicos mientras golpeaban contra ella.

Wu Ma todavía tenía un poco de miedo persistente. Se limpió el sudor de la frente y le dijo al joven: “Gracias por salvarme.”

El joven sonrió calmadamente. “No necesitas agradecerme, en realidad no te salvé deliberadamente. Es solo que estabas en el camino de mi ruta de escape, así que te traje conmigo.”

Después de encontrarse con una desgracia tan imprevista, Wu Ma quedó atónito. “¿Qué está pasando exactamente?”

El joven se encogió de hombros, aparentemente relajado mientras Wu Ma estaba obviamente frenético. Señaló la sala de control y dijo: “Tampoco sé lo que está sucediendo. Primero deberíamos echar un vistazo y descubrir por qué el tren no se detiene.”

Wu Ma asintió con la cabeza y se puso de pie, siguiendo al joven mientras éste caminaba lentamente por el estrecho pasillo. Se inclinó hacia delante y entró en la cabeza del tren – la sala de control.

Cuando Wu Ma vio precisamente a la persona que estaba sentada en el panel de control, inmediatamente se asustó y gritó: “Madre mía.” Y se tiró al suelo con el rostro lleno de terror.

¡Resultó que el capitán del tren era una gigantesca oruga que vestía el uniforme de un ferroviario!

Wu Ma sintió que estaba a punto de colapsar. Estaba tan asustado que casi se orinaba en los pantalones.

Sin embargo, el joven a su lado no se inmutó. Él, perezosamente se apoyó contra la puerta, riendo mientras preguntaba: “¿Qué? ¿Tienes miedo a las orugas? ¿O simplemente las odias?”

Wu Ma quedó paralizada en el suelo y gritó involuntariamente: “¡Por supuesto! ¡¿Quién no les tiene miedo a las orugas?! Si no las odias, ¿puede ser que te gusten? Pero este no es el punto. Lo importante es que el conductor es un monstruo, ¿no lo ves? ¡Date prisa y piensa en una solución!”

El joven tendió una mano y se rió. “Con respecto a este asunto, no tengo poder. Además, tú mismo deberías ser capaz de resolver esto. ¿Por qué necesitas pedir ayuda?”

Cuando Wu Ma escuchó esto, miró fijamente y preguntó tontamente: “¿Yo? ¿Puedo resolverlo yo mismo?”

El joven sonrió. “Por supuesto, este es tu sueño.”

Wu Ma se quedó mudo.

¿Mi sueño?

¿No puede ser, estoy soñando? ¿Mi pesadilla todavía está en curso?

El joven le dijo al ahora estupefacto Wu Ma: “Piénsalo. ¿Cómo te subiste a este tren? ¿Puedes recordarlo?”

Wu Ma siguió las palabras del joven y pensó cuidadosamente en ello. Se dio cuenta de que realmente no podía recordar cómo había subido al tren.

“Los sueños son siempre así.” Dijo el joven. “Ellos siempre te teletransportarán repentinamente a un lugar sin ningún comienzo o continuación. Si no puedes recordar cómo llegaste aquí, entonces estas claramente en un sueño.”

Wu Ma asintió. Sintió que lo que dijo el joven tenía mucho sentido y creyó completamente en él.

Usó la pared para levantarse. Él ya no tenía miedo.

¡Si este es mi sueño, realmente estoy dentro de mi propia pesadilla, entonces por qué debería tener miedo de un bicho!

Wu Ma quitó el martillo de seguridad colgado en la pared y murmuró para sí mismo: “Sí, esto es definitivamente un sueño. Todo lo que tengo frente a mí no es real. Todo es un sueño.”

Agarró el martillo con fuerza, reunió su coraje y gritó: “¡Monstruo, muere!”

Después de decir esto, cargó abruptamente hacia adelante, levantó el martillo y lo estrelló contra la oruga en el panel de control.

Wu Ma no se contuvo y golpeó nuevamente. Sin ninguna habilidad en artes marciales, el monstruo parecido a una oruga ya había caído al suelo. Líquido pegajoso y verde oscuro había salpicado todo su cuerpo.

Contempló aturdido la escena extremadamente repugnante frente a él, reprimió activamente el retorcer de su estómago, y se volvió para preguntarle al joven: “Desde que lo maté, debería despertar ¿no?”

El joven negó con la cabeza y levantó un dedo para señalar algo. “No, esto no es suficiente, compruébalo tú mismo.”

Wu Ma dio dos pasos hacia la dirección en que el joven señaló y miró a su alrededor. Fuera de la puerta, el grupo de personas sin rostro se había convertido en una gran oruga. Todos ellos apiñados juntos, lo que era desagradable y horrible.

Los ojos de Wu Ma se pusieron rojos, su rostro se volvió feroz y dijo: “Después de matar a todos estos monstruos, ¿podré despertar?”

El joven se encogió de hombros, y dijo. “¿Quién sabe? Este es tu sueño. Todo es como quieras.”

Wu Ma era inexpresivo y forzó férreamente unas pocas palabras entre sus dientes apretados. “¡Estos monstruos deberían morir, cada uno de ellos debería morir!”

Al decir esto, cruzó el pasillo, abrió la puerta y, como si se hubiera vuelto loco, salió a la carga.

El joven miró a Wu Ma, quien se había vuelto como Asura, y suspiró. Luego, bajó la cabeza para mirar a la dama inconsciente en el suelo y pensó profundamente.

Un espeso líquido verde oscuro flotaba por todas partes; e incluso el propio Wu Ma no podía recordar cuántas orugas había matado. Solo podía concentrarse en girar y estrellarse. Su cerebro era un mar de blanco, su cuerpo se movía como una máquina, girando.

Pasó una cantidad desconocida de tiempo, y todas las orugas en el tren habían sido asesinadas por él. El tren también se detuvo en el medio de la nada, pero las puertas permanecieron cerradas.

Wu Ma se tambaleó sobre el extremadamente desagradable vagón del tren y se dirigió al frente del tren.

Se quedó parado frente a la puerta de la habitación del capitán, preguntando al hombre joven y tranquilo detrás de la puerta: “He matado a todos los monstruos, ¿por qué no he despertado?”

El joven todavía perezosamente se apoyó en la puerta y señaló a la dama inconsciente, diciendo: “No, todavía queda una.”

La mirada de Wu Ma se deslizó hacia abajo. Justo ahora, esa dama que había sido cuidadosamente salvada por él, ahora tenía espinas densamente aterciopeladas que crecían en su piel. Su cuerpo se estaba volviendo cada vez más hinchado. A una velocidad donde el ojo humano podía ver, se estaba convirtiendo en una oruga gigante.

“¡Kuang Da!” Sonó. El martillo en la mano de Wu Ma cayó al suelo, todo su cuerpo se había vuelto blando y él cayó al suelo.

El joven preguntó sonriente: “Todavía queda uno, ¿quieres matarlo?”

Wu Ma negó con la cabeza y las lágrimas empezaron a fluir por su cara.

En este momento, esa señora que se había convertido en una oruga en realidad escupió un hilo de seda. Fielmente enrolló la seda alrededor de sí misma, convirtiéndose rápidamente en un masivo capullo.

El joven enarcó las cejas, mientras involuntariamente emitía un sonido de sorpresa.

 

 

 

 

Después de eso, el capullo gigante repentinamente tuvo una pequeña grieta. Desde dentro salió una colorida y hermosa mariposa.

Esa mariposa alzó sus alas, y se lanzó a la cara de Wu Ma, cayendo de forma hermosa y extraña.

“Así que eso es todo. Así que fue así.” El joven murmuró.

Después de eso, utilizó fuerza para golpear las paredes del tren, mirando hacia arriba y gritando en el vacío: “¡Tío Luo! He terminado, puedes dejarme volver.”

El grito del joven no había hecho más que terminar cuando sonó un ‘sou’, y el hombre se desvaneció abruptamente en el aire.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s