Invincible – Capítulo 228 – Pistas de la Localización del Divino Monte Xumi

“¿Qué? ¡Una habilidad de batalla auto-creada!” Los otros siete ancianos se asombraron de la idea.

“Esto, no es posible… ¿verdad?” Uno de ellos preguntó con incertidumbre.

Por lo que ellos sabían, cada habilidad de batalla fue transmitida desde tiempos antiguos, cada habilidad de batalla que ellos conocían ahora fue creada por la raza humana de los tiempos antiguos, mientras que las legendarias habilidades de batalla de rango cielo fueron creadas por las antiguas Tribus de Dios.

Sin embargo, las habilidades de batalla legendarias eran tesoros perdidos a medida que pasaba el tiempo, dejando sólo las habilidades de combate de alto grado de rango cielo como el grado más alto disponible, pese a su escasez.

“Así es, Anciano Law. ¡No parece que este chico sepa crear una habilidad de batalla, es una hazaña aún más difícil que irrumpir en el Reino de Dios! Incluso se rumorea que ni siquiera algunos guerreros que lograron penetrar y atravesar otros mundos de grado superior nunca lograron crear sus propias habilidades de batalla.” Otro de los ancianos discutía con sorpresa en su voz.

Anciano Law contestó con una voz solemne: “No lo creí al principio, pero observen con atención y se darán cuenta de que cuando comenzó a practicar esta habilidad, sus movimientos eran toscos y simples. Acercándose al final, sin embargo, se volvieron más suaves y completos, los cambios al atacar se volvieron más impredecibles y la potencia ha aumentado con el tiempo. Miren, cada vez que practica, continúa mejorando y perfeccionando las transformaciones.”

Cuando los demás oyeron esta explicación, cada uno comenzó a observar las acciones de Huang Xiaolong más de cerca y notaron que era como el Anciano Law había descrito.

A pesar de eso, a la mayoría de ellos todavía les costaba creer lo que veían.

Creando una habilidad de batalla, si esto se filtrara, definitivamente causaría un terremoto devastador en todo el Mundo Espíritu Marcial.

Al mismo tiempo, dentro de la Caverna de Buda, Huang Xiaolong saltó hacia arriba con la palma de su mano. Innumerables estatuas de Buda fueron vistas emergiendo del suelo, exudando una presión espiritual abrumadora.

La corriente del tiempo seguía fluyendo, y pronto había pasado un mes.

Huang Xiaolong había pasado un mes entero dentro de la Caverna de Buda.

¡En este día en particular, Huang Xiaolong estaba volando hacia adelante, cuando repentinamente la escena delante de él cambió! Una vasta región montañosa con enormes árboles centenarios y ríos serpenteantes con aguas cristalinas de color esmeralda.

¡No más estatuas de Buda!

En este mes, las estatuas de Buda fueron los únicos objetos que Huang Xiaolong había visto, tanto que dio lugar a la creencia de que aparte de las estatuas de Buda, no existía nada más dentro de la Caverna de Buda.

El corazón de Huang Xiaolong floreció al ver verdes montañas delante, acelerando su velocidad de vuelo, abandonó rápidamente la región de las estatuas de Buda y aterrizó en las laderas de una montaña. Fuera de la región de las estatuas de Buda, una profunda sensación de alivio lo invadió en el momento en que sus pies tocaron tierra firme.

En la región de las estatuas de Buda, el alma y la fuerza espiritual de Huang Xiaolong sentían que estaban siendo aplastadas por una gran roca que fue levantada instantáneamente ahora.

Huang Xiaolong se volteó para mirar la vasta región de interminables estatuas de Buda, tembló, levemente traumatizado. Este mes fue peor que estar varado en el abismo del infierno.

Respirando hondo, Huang Xiaolong se dio la vuelta y comenzó a caminar hacia el bosque, alcanzando pronto la cima. Entrando a su vista se divisaban largas cadenas montañosas, serpenteando en el horizonte, haciendo que las cejas de Huang Xiaolong se fruncieran. “¡No me digas que necesito pasar otro mes para cruzar esta región montañosa!”

La falta de reacción de los tres Tesoros Celestiales en su cuerpo había frustrado a Huang Xiaolong.

‘Olvídalo, como ya estoy aquí, es mejor que siga buscándolo.’ Huang Xiaolong se consoló, nunca estaría dispuesto a dejar las cosas a medias de esta manera.

Por lo tanto, Huang Xiaolong voló profundamente en dirección a la región montañosa. Y pronto, otro mes pasó.

En este momento, Huang Xiaolong ya no abrigaba ninguna esperanza de encontrar aquí el Divino Monte Xumi, especialmente cuando los tres Tesoros Celestiales no habían mostrado ni siquiera la más mínima reacción. En la opinión de Huang Xiaolong, si el Divino Monte Xumi estuviera realmente en algún lugar de la Caverna de Buda, seguramente habría alguna reacción de la Pagoda del Tesoro Linglong, el Anillo de la Vinculación Divina y la Perla del Alma Absoluta.

Tomando una decisión resuelta, Huang Xiaolong decidió darle diez días más. Si todavía no había reacción alguna de los tres tesoros dentro de estos diez días, él abandonaría la Caverna de Buda.

Pensaría en otra forma que no requiriese el Divino Monte Xumi.

Quizás podría buscar el segundo o el tercer Tesoro Celestial en la lista. Además, su Maestro Ren Wokuang le había dejado un precioso tesoro en la sede de la Puerta de Asura, algo que ayudaría en su cultivo de las Tácticas de Asura. Con eso, y los beneficios de la Pagoda del Tesoro Linglong, el Anillo de la Vinculación Divina y la Perla del Alma Absoluta, él todavía podría aumentar su fuerza rápidamente para alcanzar el Décimo Orden Xiantian.

Tres días pasaron rápidamente como granos de arena que se filtraban entre los dedos.

En este día, Huang Xiaolong se detuvo junto a la orilla de un río. Justo cuando quería lavarse, una luz dorada parpadeó en el lecho del río. Aunque sólo fue por una fracción de segundo, Huang Xiaolong la vislumbró.

Sus acciones se detuvieron y liberó su sentido espiritual, dirigiéndolo hacia el fondo del río, pero su sentido espiritual encontró resistencia en la orilla del río. Curioso, Huang Xiaolong se levantó. Después de una breve vacilación, saltó hacia arriba, abrió un camino que llevaba hacia abajo y se dirigió al lecho del río.

En el río, Huang Xiaolong se sumergió más profundo.

Desde la superficie, el río no parecía ancho. Sólo después de que Huang Xiaolong se zambulló en el río, se dio cuenta de que era mucho más grande de lo que había pensado. Se sumergió más de cien zhang de profundidad antes de llegar al lecho del río.

En el instante en que Huang Xiaolong saltó al río, el Anciano Law y los otros siete ancianos que estaban mirando a Huang Xiaolong se dieron cuenta repentinamente de que su aura había desaparecido.

“¿Podría este río ser otra dimensión espacial?” Uno de ellos murmuró.

Dentro de la Caverna de Buda existían vínculos a muchas dimensiones espaciales diferentes. Aunque los ocho de ellos eran guardianes de la Caverna de Buda, ninguno sabía cuántas de estas otras dimensiones había dentro de la Caverna de Buda.

“El aura de ese chico se ha desvanecido totalmente, sin duda este río es una dimensión espacial diferente.” Otro anciano expresó su opinión.

Anciano Law, ¿entonces nosotros…?”

“Ve con la corriente, nuestra misión es proteger la Caverna de Buda.”

“¡Sí, Anciano Law!”

Al otro lado, en el lecho del río, otra luz brillante parpadeó y apareció un agujero negro. Antes de que Huang Xiaolong pudiese reaccionar, una gran fuerza de succión del agujero negro lo envolvió, tragándolo.

Su visión era borrosa. La escena cambió y Huang Xiaolong estaba parado sobre una playa de arena dorada.

“¿Esto es…?” Frente a Huang Xiaolong había un mar de color dorado, con suaves olas que se filtraban sobre la playa de arena dorada. Había un pequeño bote flotando en el mar, con un anciano de unos setenta años sosteniendo una caña de pescar.

En lo que parecía ser el centro de este mar dorado se encontraba una montaña dorada.

Los alrededores eran muy tranquilos. Mirando esta escena, Huang Xiaolong quedó estupefacto.

“Joven, bienvenido al Mar del Sufrimiento.” Mientras Huang Xiaolong estaba estupefacto ante el cambio repentino en su entorno, el anciano del bote habló.

“¡El Mar del Sufrimiento!” Huang Xiaolong miró hacia la gran extensión del mar dorado.

El anciano levantó la cabeza, mostrando una larga barba blanca que revoloteaba en la brisa inexistente mientras le sonreía a Huang Xiaolong. “Han pasado sesenta mil años… Finalmente, alguien entró en este Mar del Sufrimiento después de un largo período de sesenta mil años.”

“¡Sesenta mil años!” Huang Xiaolong estaba conmocionado. ¿Este anciano quiso decir que permaneció en este espacio del Mar del Sufrimiento por más de sesenta mil años? ¡Eso no significaría que este anciano había vivido por más de sesenta mil años!

¿¡Qué concepto era ese!?

¡Ni siquiera un experto del Reino Santo podría vivir tanto tiempo!

Podría ser este anciano… Huang Xiaolong aspiró un soplo de aire frío.

“Joven, entraste en la Caverna de Buda por el Divino Monte Xumi, ¿verdad?” El anciano continuó a su propio ritmo.

Huang Xiaolong se mostró sorprendido y desconfiado al mismo tiempo. ¿Cómo lo supo este viejo?

“Sí.” Segundos más tarde, Huang Xiaolong se compuso y admitió su propósito.

El anciano se rió entre dientes: “No está mal, al menos eres honesto. Entonces, te lo diré. Sí, el Divino Monte Xumi está realmente dentro de la Caverna de Buda.”

¡El Divino Monte Xumi estaba dentro de la Caverna de Buda!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s