ATG – Capítulo 1022 – Colmillos en la Noche

La condición de Situ Xiongying fue un gran susto para la Señora Situ y Mu Xiaolan. Mu Xiaolan preguntó apresuradamente en voz baja. “Padre, ¿qué pasa? ¿Te sientes mal?”

“…” Los labios de Situ Xiongying se abrieron y se cerraron varias veces, pero no pudo pronunciar ni una palabra. Fue solo después de que su garganta se abriera violentamente por un momento con un sonido ‘gulp’, que recuperó un poco de su aliento. Sin embargo, su rostro permaneció mortalmente pálido. “No… no es nada, él… él… es realmente…”

En toda su vida, esta fue la primera vez que vio una reacción tan exagerada de parte de su padre. Mu Xiaolan estalló en carcajadas. “Jeje, así que incluso Padre tiene tanto miedo de su identidad. De hecho, está bien, a pesar de que Yun Che es el discípulo directo de la Maestra de la Secta, es tal como lo describió el Hermano Mayor Hanyi. Nunca dependerá en su identidad para intimidar a otros. De la misma forma… en que todavía me llama Hermana Mayor, incluso después de convertirse en el discípulo directo de la Maestra de la Secta y no tiene los gestos arrogantes de alguien que se coloca por encima de todos los demás. Solía ​​sentir que había tantos puntos repugnantes sobre él, pero ahora, siento que tiene muchas cualidades favorables.”

“Oh, es cierto Padre, antes en el arca profunda, ¿qué le dijiste cuando lo detuviste? No debería… ser grosero, ¿verdad?” Preguntó Mu Xiaolan.

Hubiera sido mejor si Mu Xiaolan no hubiera mencionado esto. Una vez que recordó cómo había amenazado fríamente y mostrado su desprecio por Yun Che anteriormente, el cuerpo de Situ Xiongying tembló mientras caía al suelo sobre su trasero, haciendo que la silla se rompiera en el proceso.

Nadie dudaba de la identidad de Yun Che. En el Reino de la Canción de Nieve, además de los que estaban cansados ​​de vivir, nadie se atrevería a disfrazarse como el discípulo directo del Rey del Reino. Además, el que había revelado su identidad era Mu Hanyi.

Bajo la conmoción y la tremenda intimidación traída por el ‘discípulo directo del Rey del Reino’, el salón estaba tan silencioso que incluso la caída de un alfiler podría ser escuchada. Nadie se atrevía siquiera a respirar demasiado alto. Feng Huita y Feng Hange estaban de pie a ambos lados con sus cuerpos inclinados. No se atrevieron a moverse antes de que Yun Che estuviera sentado.

Yun Che no se adelantó, sino que sacó un impecable estuche de jade blanco como la nieve. Lo abrió frente a todos y apareció una hierba de nueve hojas, rodeado por un brumoso resplandor azul helado. En un instante, un frío extremadamente puro llenó todo el salón, haciendo que las mentes de todos se despejaran mientras sus miradas se sentían firmemente atraídas hacia ésta, incapaces de separarse.

Emperador del Viento Helado, esta hierba es conocida como ‘Glaseado de Escarcha de las Nueve Hojas’ y es una de las hierbas únicas que se encuentran en el Lago Celestial del Frío Abisal. Puede templar el cuerpo y despejar el corazón. Espero que acepte este humilde regalo por su milésimo cumpleaños.”

Aunque su objetivo era el Cuerno de Qilin, ya que había venido a dar sus felicitaciones de cumpleaños, era natural que no llegara con las manos vacías. Este Glaseado de Escarcha de las Nueve Hojas fue un regalo de felicitación que se le ocurrió en el último momento mientras estaba en camino. De hecho, era una de las hierbas únicas que crecían en el Lago Celestial del Frío Abisal y debería ser un buen regalo para el gobernante de un país.

Mu Xuanyin lo había confinado en el Lago Celestial del Frío Abisal bajo este período de tiempo. Por lo tanto, ciertamente había recogido tantas flores y hierbas únicas como le fue posible. Sin embargo, todavía había subestimado el peso que tenían las palabras, ‘Lago Celestial del Frio Abisal’, en el Reino de la Canción de Nieve. Al enterarse de que había crecido en el Lago Celestial del Frío Abisal, todos en el salón… incluidos Mu Hanyi y Mu Xiaolan, tenían la boca bien abierta y los ojos casi saliendo de sus órbitas.

Feng Huita lentamente extendió ambas manos, pero no se atrevió a avanzar durante mucho tiempo. Su voz temblaba mientras hablaba: “Un objeto tan sagrado, cómo puede este pequeño rey… posiblemente aceptar tal cosa…”

“Dado que es un buen gesto del Hermano Mayor Yun Che, el Padre Real debería aceptarlo.” Dijo Mu Hanyi con una sonrisa.

Solo entonces Feng Huita extendió su mano y recibió el Glaseado de Escarcha de las Nueve Hojas. Sus movimientos fueron extremadamente cuidadosos mientras se lo colocaba en el pecho, su voz todavía temblaba cuando dijo: “Este pequeño rey nunca imaginó que en realidad obtendría un objeto sagrado del Lago Celestial del Frío Abisal en esta vida. Con respecto a la gran bondad del Gran Rey del Reino y su honrado discípulo, este pequeño rey realmente… realmente no sabe cómo devolver este gesto.”

Cualquier cosa originada en el Lago Celestial del Frío Abisal, incluso un grano de arena, podría decirse que era un elemento sagrado a los ojos de la gente.

Joven Yun.” Incluso en su estado emocional, Feng Huita habló de una manera solemne: “Ya que has visitado el Viento Helado esta vez, debes quedarte por unos días más y darle a este pequeño rey la oportunidad de expresar su gratitud… oh, si el Joven Noble tiene alguna solicitud o instrucción a partir de ahora, siéntase libre de expresársela a este pequeño rey. Este pequeño rey hará todo lo que esté a su alcance y ni siquiera diez mil muertes podrán detenerme.”

Esto era adulación y adulación del emperador de un país. Sin embargo, la respuesta de Yun Che superó las expectativas de todos. Con una calma que no pertenecía a nadie de su edad, agitó casualmente su mano: “Emperador del Viento Helado, sus palabras pesan demasiado. Este menor ha venido a presentar sus respetos en nombre de la Maestra y es sólo un invitado ordinario.”

En el salón, se recibieron adulaciones desde lejos. “El Joven Yun no solo posee un estatus venerable y un talento incomparable desde el principio de los tiempos, sino que también es muy modesto y cortés. ¡Verdaderamente admirable!”

Después de esta primera pieza de adulación, la gente en el salón recuperó inmediatamente sus sentidos como si hubieran despertado de un sueño. Como tal, incluso más halagos comenzaron a enviarse en oleadas.

“¡Esta es la primera vez que veo a una persona tan destacada!”

“El Joven Yun es, después de todo, el discípulo elegido de nuestro Gran Rey del Reino, ¿cómo es posible que no sea un hombre entre los hombres?”

“Elegir a un sucesor así no solo es la buena fortuna de nuestro Gran Rey del Reino, sino también la buena fortuna de nuestro Reino de la Canción de Nieve.”

La expresión del Príncipe Heredero de la Amatista Sagrada permaneció rígida por un largo tiempo antes de que finalmente se suavizara un poco. Dio unos pasos hacia adelante mientras se inclinaba y decía: “Para haber sido bendecido al presenciar personalmente la elegancia del Hermano Yun, el viaje de este pequeño príncipe al Viento Helado no ha sido en vano… ¡no! No en este viaje, sino en toda la vida de este príncipe… este príncipe también quiere felicitar al Emperador del Viento Helado por recibir tanta generosidad del Gran Rey del Reino y del Hermano Yun.”

Al enfrentar a Feng Huita una vez más, la actitud del Príncipe Heredero de la Amatista Sagrada fue completamente diferente a la anterior. Él ya no estaba ni un poco emocionado o arrogante. Cada palabra que dijo contenía una profunda ansiedad.

“Jajajaja.” Feng Huita se rió efusivamente. Después del susto inicial, lo siguiente en llegar al punto más alto fue naturalmente su espíritu. El discípulo directo del Rey del Reino había asistido personalmente a su celebración de cumpleaños… y estaba incluso bajo las órdenes personales del Rey del Reino. Esto era algo que nunca había sucedido en absoluto en todos los países del Reino de la Canción de Nieve, y mucho menos el hecho de que había recibido un valioso regalo que provenía del Lago Celestial del Frío Abisal.

La gloria que sentía en este momento era cien veces mayor que cuando ascendió al trono por primera vez.

“¡Joven Yun, ven y siéntate rápidamente! Mis estimados invitados, hoy ha sido la mejor sorpresa que nos han dado. No nos arrepentiremos, incluso si nuestra vida termina hoy. Todos, vengan a beber con nosotros bajo el honor y la gloria personalmente dotados del Joven Yun y el Rey del Reino. ¡Nadie se irá hasta que estén borrachos! Jajajaja…”

En su espíritu, Feng Huita no olvidó un ‘asunto importante’. Estaba prácticamente gritando mientras enviaba una transmisión de sonido concentrada: ¡Rápido! Preparen rápidamente el Palacio de la Doncella de Hielo de nuevo. ¡Saquen las lámparas de hielo, las alfombras de espíritus de hielo… mi escondite de licor espiritual de diez mil años y esas frutas raras! Consigan que el Maestro de Palacio Feng Xue vaya a la ciudad y seleccione a diez… ¡No! Seleccione a veinte vírgenes de primera clase… ¡Dense prisa! Si todo esto no está preparado en seis horas, los decapitaremos personalmente, ¡esperen! ¡Asegúrate de que Hanjin esté arreglada y lista para servir en el Palacio de la Doncella de Hielo!”

Feng Huita había perdido claramente la majestad de un emperador mientras gritaba en voz alta y todos respondían rápidamente. Así comenzó el cumpleaños del Emperador del Viento Helado de una manera que nadie hubiera esperado…

Solo después de que el cielo se oscureció, finalmente terminó.

El actor principal del cumpleaños del emperador había cambiado indudablemente de Feng Huita a Yun Che. Cuando vieron lo poco pretencioso que era Yun Che, los del Reino de la Canción de Nieve con posiciones y estatus extremadamente altos, rápidamente avanzaron sucesivamente. La alabanza, los halagos, los lame botas y los gritos de admiración nunca se detuvieron.

El tratamiento que Yun Che recibió después de conocer su identidad había cambiado por completo, revelando a fondo lo que se conocía como la naturaleza humana. Este hecho no estaba relacionado con si uno estaba en el Continente Profundo Cielo o en el Reino Divino… permanecía sin cambios, sin importar adónde fuera uno.

La noche descendió.

Mu Hanyi estaba solo bajo un árbol de hielo. Su expresión era serena mientras jugaba en silencio con la flor de hielo en su mano. Su mirada tranquilamente observaba al frente mientras la luz en sus ojos permanecía enfocada, como si estuviera pensando extremadamente duro sobre algo.

“Decimotercer hermano, ¿por qué estás aquí?”

Una figura lujosamente vestida rápidamente llegó a su lado. Era el Príncipe Heredero del Viento Helado, Feng Hange. Él habló con un tono de culpa. “¿No te pidió el Padre Real que acompañases a Yun Che? Cuando vi que no estabas por aquí, tuve la impresión de que el Padre Real y tú habían ido a despedir a los invitados. ¿Por qué estás soñando despierto aquí solo? Será un desastre si no entretenemos adecuadamente a Yun Che.”

¡Ding!

La flor de hielo en la mano de Mu Hanyi fue aplastada, convirtiéndose en polvo de hielo mientras apretaba su mano. Él sonrió suavemente y dijo: “No te preocupes, Hermano Real, él no necesita mi compañía. Del mismo modo, hay algo que me deja muy perplejo. Ya que estás aquí, tal vez puedas disipar mis dudas.”

“¿Qué es?” Feng Hange frunció el ceño.

Mu Hanyi se dio media vuelta. Bajo el cielo oscuro, sus ojos tenían una sensación sombría que hacía palpitar el corazón de uno. “¿Por qué crees que la Maestra de la Secta permitió que Yun Che participara en el cumpleaños del Padre Real?”

Feng Hange estaba un poco desconcertado. Poco después, él respondió: “Este… este favor es de hecho un poco demasiado grande y el Padre Real fue completamente tomado por sorpresa. Sin embargo, mi conjetura es que debido a que el Decimotercer Hermano siempre fue visto como la persona con mayor probabilidad de convertirse en el discípulo directo del Rey del Reino durante los últimos años, pero el Rey del Reino aún eligió a alguien más incluso a pesar de esto, ella quizás sintió que esto seguramente afectaría el prestigio del Viento Helado y que había decepcionado a nuestro Imperio del Viento Helado. Por lo tanto, ordenó a Yun Che que viniera como una forma de compensación y para restaurar de algún modo el prestigio de nuestro Imperio del Viento Helado.”

“Jajajaja.” Mu Hanyi se rió en voz alta. “Hermano Real, ¿realmente crees las palabras que acabas de decir?”

Mu Hange. “…”

“Si se tratara de otra secta u otro país, para tal situación, se usaría un método similar para consolar los corazones de las personas. Pero, ¿quién crees que es la Maestra de Secta? En su opinión, nuestro enorme Imperio del Viento Helado no es más que un país de hormigas. Ni siquiera sentiría la menor culpa si borrara casualmente a todo nuestro país.”

“¡Nadie tiene derecho a hacer que ella compense nada!”

“En los diez mil años que la Maestra de Secta ha permanecido en su posición, incontables países antiguos han caído, los imperios han cambiado y los nuevos emperadores han ascendido al trono. Sin embargo, nunca se ha preocupado por nada de esto y tampoco son dignos de su atención. Sin embargo, envió a su discípulo directo recién reclutado a la simple Celebración del Milésimo Cumpleaños del Padre Real. No importa cómo lo pienso, esto no es para nada normal. Por lo menos, es imposible que Yun Che haya venido únicamente para ofrecer felicitaciones de cumpleaños.”

“…” Las palabras de Mu Hanyi causaron que Feng Hange quedara aturdido por un tiempo. Poco después, sacudió la cabeza y dijo: “Aunque tus palabras tienen sentido, estas son meras conjeturas. ¿Quién crees que es el Gran Rey del Reino? Sus pensamientos no son para nosotros los adivinemos. Además, dijiste antes, que nuestro Imperio del Viento Helado no es más que una tierra de hormigas en los ojos del Rey del Reino. ¿Qué puede haber en una tierra de hormigas que pueda atrapar los ojos del Rey del Reino? No dejes que tu imaginación se vuelva loca, entretiene adecuadamente a nuestro valioso invitado. No importa qué intenciones tenga, la llegada de Yun Che solo puede traer beneficios infinitos a nuestro Imperio del Viento Helado y no podemos tener ni la más mínima negligencia en recibirlo.”

“¿Algo que pueda llamar su atención?” Estas palabras hicieron que Mu Hanyi frunciera el ceño mientras sus ojos se estrechaban lentamente, volviéndose incomparablemente profundos.

“¿Qué dijiste?” Mu Hange no pudo captar claramente su murmullo.

“Nada.” Mu Hanyi levantó la cabeza. “Convertirse en el discípulo directo de la Maestra de la Secta es verdaderamente maravilloso. Todos deben inclinar obedientemente la cabeza, ya sean realeza o un señor supremo. Incluso Padre Real no puede evitar adularlo.”

“Naturalmente.” Feng Hange continuó: “¿Quién se atrevería a provocar al discípulo directo del Rey del Reino? ¿Quién se atrevería a ser irrespetuoso con él? Decimotercer Hermano, ¿por qué de repente tienes tales penas?”

“Estoy solo un poco inconforme.” Mu Hanyi suspiró suavemente. “El Hermano Real podría no saber esto, pero la victoria ya estaba a mi alcance en la anterior competencia del discípulo directo. ¡Sin embargo, al final… fueron esos breves segundos… o bien, todo esto… hubiera sido mío!”

El Mu Hanyi que había ‘aceptado con calma’ a Yun Che, rechinó los dientes en este momento mientras los dedos de sus apretados puños se volvían blancos.

Feng Hange se adelantó y extendió su mano para palmear el hombro de Mu Hanyi. “Padre Real y yo también estábamos extremadamente frustrados y deprimidos cuando supimos que no lograste convertirte en el discípulo directo. Padre Real y yo comprendemos mejor tus esfuerzos y esperanzas a lo largo de los años y sabemos que no fue fácil para ti. Sin embargo, este es el destino y solo podemos aceptarlo. La selección de discípulos directos del Gran Rey del Reino siempre ha sido incomparablemente dura. Desde que ella eligió a Yun Che, debe haber algo en él que supere a todos los demás… así que no te detengas demasiado en esto.”

“No puedo negar que tiene sus puntos extraordinarios. Estuvo en el centro de atención en la Gran Asamblea de la Secta hace medio mes, mientras que yo fui reducido a una roca de tropiezo irrisoria.” Mu Hanyi respiró profundamente antes de mirar al cielo. Su voz de repente se relajó. “Hermano Real, si Yun Che repentinamente desapareciera de este mundo, ¿volverán las cosas que me pertenecen?”

Estas palabras incomparablemente lentas instantáneamente asustaron a Feng Hange hasta que su cara se puso pálida. “Tu… ¿qué estás diciendo?”

Miró a su alrededor con pánico y solo después de asegurarse de que no había nadie cerca, agarró con fuerza el brazo de Mu Hanyi y dijo con alarma: “¿Estás loco? ¿Realmente planeas…?”

“Jejeje.” Mu Hanyi se limitó a soltar una suave risita: “No hay necesidad de estar tan tenso, Hermano Real, solo hablaba sin pensar.”

“¡Hablaba sin pensar!” Los ojos de Feng Hange se abrieron de par en par mientras el sudor frío le cubría todo el cuerpo. Apretó los dientes y dijo: “¿Son estas palabras las que se pueden decir tan casualmente? Las habilidades del Gran Rey del Reino son excepcionales, tú… tú…”

“Por supuesto que lo sé.” Mu Hanyi sacó pausadamente los brazos de Feng Hange de su cuerpo mientras sonreía de una manera incomparablemente normal. “Incluso si tuviera un coraje tan grande como el cielo, posiblemente no me atrevería a pensar en la cosa vergonzosa que el Hermano Real está imaginando en su corazón. Además, Yun Che se encuentra actualmente en nuestro Imperio del Viento Helado. Si alguien se atreve a hacerle daño, incluso si tengo tales pensamientos, solo puedo protegerlo desesperadamente con mi vida. O bien, si sucede algo malo, bajo la ira de la Maestra de la Secta, no solo tú, yo y el Padre Real, incluso todo nuestro Viento Helado estará terminado.”

Feng Hange miró fijamente a Mu Hanyi. Pasó mucho tiempo antes de que su corazón palpitante y la respiración finalmente volvieran a la normalidad. Dijo con voz seria: “Sé que no tienes tanto coraje, pero debes haber tenido tales pensamientos… después de hoy, no puedes volver a tener tales pensamientos. ¡No importa cuán poco dispuesto estés, debes ser tan respetuoso y obediente como el Padre Real para Yun Che! ¡¿Está claro?!”

“Lo sé. Hermano Real es quien más me entiende en este mundo. Debes saber que no soy alguien que haría tales cosas. No te preocupes.” La expresión de Mu Hanyi fue tranquila mientras respondía.

“…” Feng Hange asintió con la cabeza. Solo entonces realmente dejó de lado su ansiedad.

“Solo da por hecho que nunca dije esas palabras. Voy a acompañar a Yun Che. Quédate aquí y primero aclara tu mente antes de unirte a nosotros más tarde.”

Feng Hange utilizó energía profunda para eliminar todo el sudor frío en su cuerpo. Con un suspiro de alivio, se fue rápidamente.

Sus pasos desaparecieron rápidamente en la distancia. Solo entonces Mu Hanyi se volteó y vio como la figura de Mu Hange desaparecía de su vista. Sus ojos se estrecharon un poco mientras la luz en sus ojos se volvía cada vez más oscura y siniestra, mientras que de su boca brotaba una burla helada y fría:

“Es por eso que siempre serás una basura que nunca logrará grandes cosas.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s