ATG – Capítulo 1020 – Emperador del Viento Helado

“… ¿¡Lanlan!?” Al igual que cuando Mu Xiaolan gritó, la gente en el arca profunda miró en su dirección. La pareja de en frente se sorprendieron alegremente mientras salían volando del arca profunda y llegaban ante Mu Xiaolan. La barca de hielo se detuvo poco después.

Estos dos no eran más que los padres de Mu Xiaolan, los señores de la región de un dominio independiente en el área oriental del Imperio del Viento Helado, y los actuales jefes de la famosa Familia Situ del Reino de la Canción de Nieve: Situ Xiongying y su esposa, la Señora Situ.

“¿Lanlan, realmente eres tú?” La pareja Situ les saludó entusiasmadamente mientras llegaban a la barca y rápidamente agarraban las manos de Mu Xiaolan, con incredulidad en sus ojos.

Lanlan, ¿por qué estás aquí?” La cara de Situ Xiongyang estaba en calma, pero no podía ocultar su propia emoción.

“Vine con el Hermano Mayor Hanyi. La Maestra específicamente me permitió venir y reunirme con mi madre y mi padre.” Mientras Mu Xiaolan hablaba, sus ojos se pusieron rojos. Desde su juventud, ella había crecido bajo el inmenso amor de sus padres. Sin embargo, debido a que ella había entrado en la Secta del Divino Fénix de Hielo, habían pasado varios años desde la última vez que los había visto.

“¿Hermano Mayor Hanyi?” Este nombre causó que la mirada de Situ Xiongying se volviera repentinamente mientras su expresión originalmente calmada cambiaba bruscamente. “Quizás, podrías ser…”

“¡Ah! Permítanme presentarles a todos a madre y padre. Él es el Hermano Mayor Mu Hanyi. Madre y padre probablemente ya hayan oído hablar de él antes.”

“¿Mu Hanyi?” Efectivamente, en el momento en que las palabras de Mu Xiaolan se desvanecieron, Situ Xiongyang y su esposa se voltearon inmediatamente y miraron a Mu Hanyi. Sus ojos estaban llenos de aprobación, e incluso un poco de emoción y sorpresa. Situ Xiongyang rápidamente tomó la iniciativa de caminar varios pasos hacia adelante mientras elogiosamente decía. “Así que es el estimado príncipe Mu Hanyi de los rumores. Se dice que su alteza no tiene igual, no solo en apariencia y gracia, sino también en talento. Después de conocerlo hoy, parece que los rumores no se pueden comparar. Es casi imposible creer que su fuerza profunda haya alcanzado la etapa intermedia del Reino de la Tribulación Divina a tal edad.”

“Ser capaz de conocer personalmente a su alteza hoy es mi buena fortuna.”

Como un cultivador más viejo, todas y cada una de las palabras de Situ Xiongyang llevaban una profunda admiración y conmoción. Su esposa estaba a su lado asintiendo con la cabeza, sus ojos se iluminaron cuando observó a Mu Hanyi. Esto se debía a que la persona que estaba frente a ellos era el príncipe del Imperio del Viento Helado que muchos afirmaban que era el héroe más guapo dentro del Reino de la Canción de Nieve.

“El Hermano Mayor Hanyi me ha cuidado mucho dentro de la secta, y me ha ayudado mucho en varias ocasiones. Solo pude regresar al Imperio del Viento Helado y reencontrarme con mi madre y mi padre esta vez gracias al Hermano Mayor Hanyi.” Dijo Mu Xiaolan.

Cuando la pareja Situ escucharon estas palabras, se emocionaron aún más… y se sorprendieron. Situ Xiongyang ahuecó sus manos y dijo: “Su Alteza Hanyi, este Situ Xiongyang está inmensamente agradecido por el cuidado que le ha demostrado a mi hija. Que mi hija pueda acercarse tanto a su alteza real es su mayor fortuna.”

“Efectivamente.” La Señora Situ se rió levemente mientras asentía con la cabeza y decía: “Para poder recibir la atención de su alteza, mi hija tiene suerte. El poder reunirnos como familia también se debe a la bondad de Su Alteza. Realmente no sabemos cómo podemos demostrar nuestro agradecimiento hacia Su Alteza.”

Mu Hanyi respondió humildemente: “Tía y tío, ¿cómo pueden decir esas cosas? Como Hermano Mayor, naturalmente debo cuidar a los hermanos y hermanas menores… y esta vez apenas hice nada.”

Situ Xiongyang negó con la cabeza y una vez más elogió: “El nacimiento, la apariencia y el talento de Su Alteza, así como los increíbles logros de Su Alteza son inigualables, sin embargo, Su Alteza es tan modesta y cortés, sin una pizca de arrogancia. No es de extrañar que todos lo elogien así. Éste tiene miedo de que nunca podrá volver a ver a nadie como Su Alteza.”

Lanlan, todavía hay una persona que aún no has presentado. ¿Quién es?” Preguntó la Señora Situ mientras volvía su atención hacia Yun Che.

Mu Xiaolan se paró junto a Yun Che mientras ella decía emocionada: “Esta persona es el Hermano Menor Yun Che…”

“¿Yun?” Mu Xiaolan acababa de decir el nombre de Yun Che cuando las cejas de Situ Xiongyang se arrugaron y preguntó: “Este apellido es bastante raro. Si mal no recuerdo, solo existe en la Gran Región de la Nieve Azul. ¿Quizás?”

Yun Che dio un paso al frente mientras educadamente decía con cortesía: “Tía y tío, este menor Yun Che, no es del Reino de la Canción de Nieve, sino de un reino inferior.”

“¿Un reino inferior?” Situ Xiongyang asintió levemente, su expresión indiferente. “Entonces es así.”

“Aunque el Hermano Menor Yun Che nació en un reino inferior y solo ha ingresado a la secta durante menos de cuatro meses, todavía es increíblemente fuerte. Él es…”

Mu Xiaolan no había terminado de hablar cuando Situ Xiongyang la interrumpió: “Hace demasiado frío encima de esta barca de hielo. No deseo que mi Lanlan se congele aquí. ¿Qué tal si nos subimos en el arca profunda antes de continuar…? Su Alteza Hanyi, si no le importa que nuestra arca profunda sea demasiado simple, ¿por qué no viene también y viaja con nosotros?”

Mu Hanyi aceptó tranquila y educadamente: “Hanyi acepta amablemente esta oferta.”

Situ Xiongyang invitó sinceramente a Mu Hanyi, pero ni siquiera mostró la más mínima intención de preguntarle a Yun Che. De hecho, después de que Mu Xiaolan había presentado a Yun Che, Situ Xiongyang no había vuelto a mirar a Yun Che.

Con su aura de energía profunda en el primer nivel del Reino del Origen Divino y la falta de un apellido ‘Mu’, así como la introducción de Mu Xiaolan como Hermano Menor… En los ojos de Situ Xiongyang, esto solo significaba que el estado de Yun Che era mucho, mucho más bajo que el de Mu Xiaolan en la Secta del Divino Fénix de Hielo. Además, había nacido en un reino inferior, rebajándolo a otro nivel.

“¡Bien, bien! He extrañado el arca profunda de nuestra familia desde hace mucho tiempo.” Llena de alegría por la reunión con su familia, Mu Xiaolan era completamente ignorante de lo que estaba sucediendo mientras se abría camino con exuberancia al arca profunda. Yun Che arrugó la nariz mientras silenciosamente la seguía.

Aunque pequeñas, las decoraciones dentro del arca profunda eran bastante lujosas. Por otra parte, las auras de los sirvientes y guardias de pie a los lados eran bastante densas, lo que demostraba la fuerza considerablemente grande de la Familia Situ. Por supuesto, si la Familia Situ no fuera tan fuerte, probablemente no habrían sido invitados a la Celebración del Milésimo Cumpleaños del Emperador del Viento Helado.

Después de haber abordado el arca profunda de su propia familia, Mu Xiaolan sintió que había regresado a casa mientras se volvía eufórica y enérgica. Ella naturalmente tiró de la manga de Yun Che, sonriendo mientras decía. “A pesar de que la barca de hielo de la secta es bastante poderosa, no es tan cómoda como el arca profunda de mi familia. Cuando era joven, mi madre y mi padre usaban esta arca profunda para llevarme a lugares frescos. Yun Che, ¿alguna vez pudiste abordar un arca profunda como esta en tu reino inferior?”

“A pesar de que las arcas profundas en mi reino eran más lentas, de todos modos, eran prácticamente iguales.” Respondió Yun Che casualmente.

Cuando Situ Xiongyang, que estaba conversando con Mu Hanyi, miró hacia atrás y vio cómo Mu Xiaolan estaba tirando de las mangas de Yun Che con una alegre sonrisa en su rostro, su expresión se oscureció inmediatamente mientras se apresuraba a acercarse. Puso su mano en el hombro de Yun Che mientras decía. “Menor, recuerdo que te llaman… Yun Che, ¿verdad? Ven, déjanos caminar y hablar.”

“¿Ai? Padre, ¿de qué vas a hablar con él?” La sorpresa surgió en la cara de Mu Xiaolan.

“… Voy a preguntarle sobre algunos asuntos menores. No necesitas preocuparte por ello.”

Mientras decía esas palabras, Situ Xiongyang ya había arrastrado enérgicamente y a medias a Yun Che hacia un lado.

“¿Qué consejo tiene el Tío para mí?” Habiendo observado la expresión de Situ Xiongyang, Yun Che casi había adivinado lo que iba a decir.

En el momento en que solo estaba frente a Yun Che, la expresión de Situ Xiongyang se había oscurecido abruptamente cuando dijo. “Antes, se mencionó que solo habías estado en la Secta del Divino Fénix de Hielo durante cuatro meses ¿verdad? Sin embargo, al ver lo familiar que eres con mi Lanlan, ¿debe haberse preocupado un poco por ti?”

“…Sí. La Hermana Mayor Xiaolan, se ha preocupado mucho por mí.” Respondió Yun Che educadamente mientras asentía cortésmente en respuesta.

“¡Hmph!” Situ Xiongyang se burló bruscamente mientras fruncía el ceño. “El carácter de Lanlan es puro y amable, pero ella es, sin embargo, mi única hija, y la única discípula de la Hada Bingyun. Su estado es algo con lo que no te puedes comparar, y sus logros futuros son cosas que nunca podrás lograr. ¡Es mejor que no tengas ideas irrisorias y sin sentido!”

“…” Yun Che lentamente exhaló mientras respondía. “Tío, ¿has malentendido algo?”

“¿Malentendido?” Situ Xiongyang se burló. “Hmph. Chico, soy más de diez veces mayor que tú. ¿De verdad crees que tus pensamientos pueden ocultarse ante mis ojos? Eres alguien que acaba de ingresar a la secta. Con tu bajo nivel de fuerza profunda y tu estatus como alguien nacido en un reino inferior, para que hayas venido aquí con Lanlan, ¿qué razón podrías tener fuera de tratar de seguirla?”

“Deberías dejar de soñar cosas que no debes soñar. Lanlan es alguien de quien nunca serás capaz de ser digno. ¡De lo contrario… cuando llegue el momento, no me culpes por no advertirte!”

Situ Xiongyang miró severamente a Yun Che antes de darse la vuelta y marcharse.

Yun Che se quedó dónde estaba, completamente sin palabras.

Situ Xiongyang había advertido con impaciencia a Yun Che no por sus palabras y hechos, sino porque Mu Xiaolan había tirado tan naturalmente la manga de Yun Che… este acto subconsciente de intimidad claramente había sido un presagio de peligro para Situ Xiongyang.

Como había pasado mucho tiempo desde que habían estado juntos, Mu Xiaolan y su madre tenían mucho que decirse. Mientras tanto, Situ Xiongyang, después de sacar a Yun Che a un lado y reprenderlo, pasó el resto de su tiempo adulando y conversando con Mu Hanyi mientras el arca profunda avanzaba rápidamente hacia el territorio del Imperio del Viento Helado y el palacio en el centro.

Yun Che, ¿qué te dijo mi padre ahora? Parecía realmente misterioso.” Dijo Mu Xiaolan secretamente a Yun Che a través de una transmisión de sonido.

“Ah, tu padre dijo que deseaba desposarte conmigo.” Dijo Yun Che débilmente.

“Tú… incluso después de convertirte en el discípulo directo de la Maestra de la Secta, todavía dices esas tonterías. ¡Tengo demasiada perezosa para molestarme contigo, hmph!”

Un poco después, Mu Xiaolan le envió otra transmisión de sonido. “¿Eh? Me acabo de dar cuenta de que olvidé presentar tu estado a mi madre y padre. Un asunto tan importante…”

“Sería lo mejor si no lo hicieras.” Respondió Yun Che débilmente. “Temo por el corazón de tu padre.”

Mu Xiaolan. “???”

Mientras el viento aullaba afuera, el arca profunda llegó por encima del palacio. Mirando afuera, se podía ver a cientos de personas de pie frente a la entrada principal, rodeando a una figura con ropas plateadas con una corona de oro sobre su cabeza… era claramente el actual Emperador del Viento Helado, ¡Feng Huita!

Situ Xiongyang quedó atónito por un momento, pero luego sonrió rápidamente hacia Mu Hanyi cuando dijo: “El emperador debe estar increíblemente ansioso de verlo para que personalmente le dé la bienvenida después de enterarse del regreso de Su Alteza.”

Mu Hanyi sonrió, pero no respondió. En su corazón, sabía que la razón por la que su Padre Real había venido personalmente a darles la bienvenida era porque le había contado a su padre acerca de los dos invitados de la Secta del Divino Fénix de Hielo con los que iba a venir.

Cuando el arca profunda descendió, la Pareja Situ salió del arca profunda y luego saludó simultáneamente. “Situ Xiongyang saluda a su majestad, el Emperador del Viento Helado. Deseamos la prolongada longevidad de Su Majestad y oramos por la prosperidad creciente del imperio de Su Majestad.”

Aunque Situ Xiongyang era un gobernante independiente de un territorio, ya que su territorio bordeaba ligeramente el Imperio del Viento Helado, todavía tenía que presentar algunos respetos.

“Entonces es el Señor de la Región Situ. Vamos, vamos.” Feng Huita se adelantó personalmente mientras hacía señas para que la pareja se levantara.

Emperador del Viento Helado.” Situ Xiongyang sonrió mientras se ponía de pie. “Mire quién ha llegado.”

Mientras hablaba, movió ligeramente su cuerpo, revelando a Mu Hanyi, Mu Xiaolan y Yun Che, quienes en ese momento estaban saliendo del arca profunda.

“¡Yi’er!” Al ver a Mu Hanyi, la voz de Feng Huita inmediatamente se sorprendió alegremente.

“¡Hermano Real!” Detrás de Feng Huita, un joven igualmente vestido con ropas plateadas con un aura real también gritó. No era otro que el príncipe heredero del Imperio del Viento Helado, el Hermano Mayor de Mu Hanyi, Feng Hange.

Mu Hanyi rápidamente dio un paso adelante mientras se arrodillaba pesadamente en el suelo y decía: “¡Este hijo saluda a Padre Real y al Hermano Real! Ha pasado mucho tiempo desde que les he hecho el respeto a ambos, Hanyi está avergonzado y lo siente.”

“Es suficiente que hayas regresado. Es suficiente que hayas regresado.” Feng Huita le tendió la mano mientras levantaba lentamente a Mu Hanyi del suelo. Mientras miraba a Mu Hanyi, los ojos del emperador se humedecieron un poco.

La cabeza de Mu Hanyi aún estaba baja, dijo con vergüenza: “Este hijo estaba completamente enfocado en cultivar para tratar de convertirse en el discípulo directo del Rey del Reino para traer gloria a su patria y al Padre Real, y por lo tanto, no regresó a casa por un largo tiempo. Sin embargo… soy demasiado inútil. He fallado, y he avergonzado al Padre Real.”

“Ah, ¿cómo puedes decir esas cosas?” Feng Huita negó con la cabeza. “Incluso si nuestro hijo no tiene el talento suficiente para convertirse en el discípulo directo del Rey del Reino, todavía eres mucho mejor que cientos de miles de hombres en el Reino de la Canción de Nieve.” Feng Huita miró detrás de Mu Hanyi hacia Mu Xiaolan y Yun Che, quienes estaban vestidos de manera similar con el atuendo de la Secta del Divino Fénix de Hielo cuando preguntó: “Estos dos… ¿son tus preciosos invitados de la Secta del Divino Fénix de Hielo que vinieron contigo?”

Mu Hanyi rápidamente se retractó de sus emociones cuando respondió: “De hecho. Son ellos dos.”

Antes de que Mu Hanyi pudiera presentarlos más, Yun Che ya había tomado la iniciativa de dar un paso adelante cuando dijo: “El discípulo del Fénix de Hielo, Yun Che, saluda al Emperador del Viento Helado.”

“Ah…” Mu Xiaolan vaciló por un momento antes de seguirlo rápidamente. “La discípula del Fénix de Hielo, Mu Xiaolan, saluda al Emperador del Viento Helado.”

Mientras sentía las auras de los dos, Feng Huita estaba increíblemente consternado en su mente. Los dos eran de hecho de la Secta del Divino Fénix de Hielo, pero ¿cómo podrían considerarse invitados estimados? Estaba claro que sus estatus eran mucho más bajos que Mu Hanyi. Si lo hubiera sabido antes, ¿cómo podría él haber venido personalmente a darles la bienvenida de tal manera de expectativa y miedo?

Sin embargo, no mostró nada de su consternación cuando sonrió levemente y dijo: “Como vienen de la Secta del Divino Fénix de Hielo, son naturalmente invitados estimados de mi Imperio del Viento Helado. Señor de la Región Situ, si no lo he adivinado mal, ¿esta Mu Xiaolan debe ser su hija?”

Situ Xiongyang se rió mientras respondía: “Tiene razón. No es de extrañar que sea el Emperador del Viento Helado, sus ojos son capaces de ver a través de todo.”

“Tan, tan joven, sin embargo, ella ha podido obtener el apellido Mu. Su futuro es verdaderamente ilimitado.” Feng Huita sonrió cuando dijo: “Señor de la Región Situ, tiene la bendición de tener una hija así. Entren, entren.”

Con la bienvenida personal de Feng Huita y Feng Hange, el grupo de personas entró al palacio.

Debido a que Mu Hanyi se había ido un día tarde, para cuando llegaron, la celebración del cumpleaños ya había durado dos horas. Por lo tanto, el salón principal ya estaba lleno de invitados. Además, como todos ellos habían sido invitados, eran, naturalmente, todas las grandes figuras dentro del Reino de la Canción de Nieve.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s