WMW – Capítulo 429 – Cuerpo Espiritual

Ante el Ojo de Petrificación, el hombre de la gabardina se congeló repentinamente y una capa de piedra gris ceniza se formó sobre la superficie de su cuerpo.

* ¡Ka-cha! ¡Ka-cha! * Todo su ser se convirtió en una estatua gigante y partículas de polvo cayeron interminablemente de él.

“¡Cuchillas Heladas!” Bajo la manipulación del Bárbaro de Piel Verde, numerosas cuchillas formaron un tornado, envolviendo la estatua en su interior mientras extraños ruidos sonaban constantemente.

Momentos después, las cuchillas se dispersaron y la estatua que una vez estuvo allí se había desvanecido, dejando atrás un lecho de rocas fragmentadas.

“Finalmente ha terminado…” El Bárbaro de Piel Verde dio un suspiro de alivio.

“¡No, todavía no!” Kesha se rió amargamente.

Poco después, para su terror, el Bárbaro de Piel Verde vio explotar las rocas fragmentadas, dejando al descubierto pedazos de carne en su interior.

Muchos de ellos desarrollaron tentáculos y comenzaron a mezclarse para reformar al hombre de la gabardina negra de antes. Incluso ninguna sola rasgadura se podía ver en su ropa.

“¡Maldición!” El Bárbaro de Piel Verde maldijo: “¿En qué parte del mundo enfureciste a esta maldita cosa? ¡No solo es inmune a los hechizos, incluso los ataques físicos son inútiles!”

“¡No tengo ni idea!” La cara de Kesha deletreaba desesperación.

Después de entrar en el Castillo de Arena Movediza, ella solo había cargado a través de unos niveles antes de que el hombre de la gabardina negra pusiera su mirada en ella. Con sus subordinados perdiéndose uno por uno, la situación actual parecía estar mal.

Bajo la inmensa amenaza de muerte, el último Bárbaro de Piel Verde en su persecución se vio obligado a unir fuerzas con Kesha para derrotar a esta criatura juntos. Pero por lo que parece, estaban en el final de su ingenio.

……

* ¡Chirp! ¡Chirp! * Un sonido penetrante rebanó a través del aire. Violentos remolinos de viento se produjeron cuando la tierra se vio envuelta en la oscuridad y las sombras.

Con un ala lo suficientemente ancha como para envolver la tierra en la oscuridad, un Buitre de Sangre descendió en el corazón de una enorme cadena montañosa que tenía la apariencia de un panal de miel, aterrizando en la cueva más alta y grande.

En algún lugar de las montañas, los ojos de Leylin brillaban con un destello azul.

“Salió a las 4:47 pm y volvió luego de un intervalo de 23 minutos y 45 segundos.”

En este momento estaba registrando las estadísticas de viaje del Buitre de Sangre Rey con gran detalle. En los últimos días de observación, había logrado obtener algunas devoluciones.

Este Buitre de Sangre Rey tenía al menos la fuerza de la Fase de Cristal. El voluminoso físico de la criatura y la aterradora fuerza espiritual sobre él era suficiente para destruir por completo los planes de Leylin de apoderarse de cualquier cosa.

Además, el Buitre de Sangre Rey no tenía necesidad de abandonar su nido para cazar. Recibía los sacrificios de todo el grupo de Buitres de Sangre. Todos los días, numerosos Buitres de Sangre regresaban con comida y los llevaban a la cueva.

Por lo tanto, rara vez salía de la cueva durante todo el día, a diferencia de los buitres comunes que Leylin había visto antes, que normalmente pasaban la mitad del día volando afuera.

Sin embargo, todas las tardes, en este momento particular del día, el Buitre de Sangre Rey saldría de la cueva por un período de tiempo, probablemente para patrullar su territorio.

Esta era la única posibilidad que Leylin había estado esperando.

“El Buitre de Sangre es en verdad una criatura de la antigüedad dotada con la extraña habilidad de detectar cualquier tesoro de línea de sangre…” Exclamó Leylin.

Aparte de la cueva del Buitre de Sangre Rey, en la que no se había atrevido a entrometerse, había explorado las guaridas de los otros Buitres de Sangre y había descubierto muchos tesoros de líneas de sangre que serían útiles para los Brujos.

El valor acumulado de estos artículos era suficiente para que incluso el Duque Gilbert perdiera la cabeza.

“¡Todo dependerá de mañana!”

Leylin observó la cueva en el punto más alto con precaución, y se deslizó en la oscuridad.

……

Al día siguiente, en la tarde.

Tras un grito, el gigantesco Buitre de Sangre Rey salió de su cueva una vez más, arrojando una sombra sobre la tierra. Aterradoras vibraciones barrieron la zona, intimidando a las otras criaturas formidables que vigilaban la región.

“¡Ahora es el momento!” La mirada de Leylin se congeló.

“¡Sombra Furtiva!” “¡Técnica de Oscuridad!” En una fracción de segundo, su ser físico desapareció y se escondió entre las sombras, rodeado por espesa niebla.

Con la ayuda de los efectos de ocultamiento del hechizo, Leylin se abrió paso a tientas hasta la cueva, dentro de la caverna central.

‘¡La guarida del Buitre de Sangre Rey está custodiada por dos Buitres de Sangre que ya están en la Fase Líquida! Cada vez que el Buitre de Sangre Rey está de patrullaje, son responsables de proteger su guarida.’

Leylin se arrastró sobre la parte superior de una roca negra y observó de cerca las dos enormes siluetas rojas de sangre que había en la cueva. Frunció sus cejas.

“¡De acuerdo con mis habilidades actuales, apenas podría manejar un solo Buitre de Sangre en la Fase Líquida, pero definitivamente causaría un alboroto! ¡Hay una gran posibilidad de que todo el grupo pueda rodearme y aniquilarme, o que el Buitre de Sangre Rey pueda incluso regresar inesperadamente!”

Leylin echó un vistazo a las siluetas de los dos guardias, apretó los dientes, y pasó al otro lado mientras estaba escondido.

Dos Buitres de Sangre en la Fase Líquida serían demasiado para él manejarlos con sus habilidades actuales, pero las habilidades de detección de las poderosas criaturas podrían no ser tan agudas como las de un Mago humano. Esta era su oportunidad.

Después de haber perdido demasiado tiempo aquí, Leylin no se atrevió a seguir esperando.

Incluso si era arriesgado, ¡quería intentarlo!

En las sombras, todo afuera estaba nublado. Era como si el mundo se hubiera empapado en espeso pegamento y en cada paso que daba, Leylin tenía que gastar una gran cantidad de energía y poder mágico, mientras que al mismo tiempo tomaba nota de cómo reaccionaban los dos guardias Buitres de Sangre, convirtiéndolo en un trabajo terriblemente agotador para él.

Justo cuando Leylin llegó cuidadosamente a la entrada, y estaba a punto de pasar junto a uno de los guardias Buitres de Sangre

“¡Chirp! ¡Chirp!” El guardia parecía haber descubierto algo y se puso alerta, mirando a su alrededor con vigilancia.

‘¡Incluso para una criatura poderosa, una vez que ha pasado al nivel 3, por muy tonta que fuera originalmente, evolucionaría para tener la inteligencia de un humano!’ Exclamó Leylin.

Inmediatamente ordenó en su cabeza: ‘¡Chip de IA! ¡Comienza el plan B!’

[¡Bip! Comando recibido. Iniciando plan B.] El Chip de IA respondió fielmente.

A la mitad del camino de la montaña, un modelo en miniatura de una formación de hechizos explotó repentinamente, revelando a un sirviente de sombras en su interior.

El sirviente de sombras se acercó a una cueva que estaba custodiada por un Buitre de Sangre adolescente y agarró unos trozos de cristales de línea de sangre antes de escapar rápidamente.

“¡¡¡Chirp chirp!!!” Los Buitres de Sangre se enfurecieron, y numerosas figuras rojo sangre volaron también, dando vueltas en el cielo.

Antes de que el sirviente de sombras pudiera salir corriendo del perímetro de la enorme montaña, fue despedazado por la explosiva fuerza de los Buitres de Sangre.

Aunque los dos guardias Buitres de Sangre no tomaron acción, su atención fue obviamente arrebatada por la escena allí. Aprovechando la oportunidad, Leylin sacó inmediatamente una corona negra.

Esta corona era muy pequeña y exquisita, y el diseño no era demasiado extravagante, como si estuviera especialmente hecha para las mujeres.

“¡Corona de los Elfos Oscuros!”

Este era el trofeo de guerra de Leylin. Después de derrotar por completo a los elfos oscuros, los que se sometieron a él le ofrecieron la corona junto con sus poderosas técnicas de meditación.

Esta corona también fue el primer equipo mágico que Leylin había obtenido, y tenía un rango más alto que su Espada Meteoro.

La Corona de los Elfos Oscuros era un arma sagrada legendaria, que poseía la gran capacidad de enmascarar auras. La entonces reina de los Elfos Oscuros, Anya, la usó para ingresar al núcleo de la Zona Crepuscular Central en un solo movimiento. Si no fuera por la interferencia secreta de Leylin, ella podría haber salido victoriosa de los humanos y unificado la totalidad de la Zona Crepuscular.

Como una pieza de equipo mágico, la Corona de los Elfos Oscuros tenía indudablemente una función oculta, pero como se había utilizado recientemente, tomaría décadas para que estuviera disponible para su uso nuevamente.

Después de hacerse con este equipo mágico, Leylin lo había estado analizando constantemente con el Chip de IA, y había aprendido muchas técnicas y hechizos útiles.

¡Lo que le hizo estar especialmente interesado fue que el Chip de IA podría estimular enérgicamente una parte de las funciones de la Corona de los Elfos Oscuros siempre y cuando se cargara con una cierta cantidad de cristales mágicos!

¡Aunque solo poseía una porción de sus poderes completos, la Corona de los Elfos Oscuros todavía era una pieza de equipo mágico! Su efecto se limitaba solo a Leylin. Lo aterrador era que incluso podría escapar a la percepción de un Mago de la Estrella de la Mañana.

Esto fue evidente para los dos guardias Buitres de Sangre.

Con el sirviente de sombras fuera sosteniendo su atención, junto con la protección de la Corona de los Elfos Oscuros, Leylin se infiltró con éxito en la guarida del Buitre de Sangre Rey.

Aunque la iluminación en la cueva era pobre, no le suponía ningún problema a Leylin.

El piso estaba cubierto de manchas de sangre de color rojo oscuro y los restos de otras criaturas que tenían diversos grados de descomposición; probablemente la comida que el Buitre de Sangre Rey había consumido recientemente.

Toda la cueva se sentía misteriosa para Leylin, como si algo lo estuviera observando de cerca.

Leylin extendió su mano y sintió la pared que era negra y adornada con granos de metal.

Cuando su mano entró en contacto con la pared negra, incontables tentáculos se extendieron desde arriba, pero rápidamente fueron quemados por sus llamas negras.

“Por lo que parece, este grupo de Buitres de Sangre ha estado viviendo aquí durante mucho tiempo; ¡incluso las montañas se han visto afectadas por la radiación y han cobrado vida!” Exclamó Leylin.

Tales materiales que habían recibido vida eran muy valiosos. No solo podrían agregarse a los hechizos de autodefensa, sino que también podrían conferir la capacidad de curarse a uno mismo. La arquitectura que se construyese principalmente con estos materiales generalmente podría durar más de mil años sin colapsar.

Si tales materiales se pudieran agregar a la Torre de Mago de Leylin, su grado de estabilidad definitivamente subiría un escalón.

“¡Qué lástima que los planes para explotar esta área sin duda serían demasiado irreales!”

Leylin continuó caminando, más y más profundo, hasta que llegó al final de la cueva, donde se encontraba un gigantesco nido de Buitres de Sangre.

El pelaje de animal dorado y el propio metal se colocaron para formar una estera resistente, sobre la que había una depresión por años de uso. Sin embargo, no había ni una sola cosa en ella.

“¿Hmm?” Leylin quedó conmocionado, pero le siguió una amarga risa.

“Los artículos de línea de sangre solo son efectivos para los Buitres de Sangre jóvenes. Parece que el Buitre de Sangre Rey no ha puesto huevos, por lo que naturalmente no habría necesidad de recolectar estos objetos…”

‘¡Tengo que evacuar lo antes posible y saquear todas las otras guaridas de los Buitres de Sangre antes de eso!’ Leylin estaba decidido.

Él había tomado una pronta decisión en el acto; si no hubiera nuevos descubrimientos, elegiría irse inmediatamente, y prácticamente hizo un trabajo descuidado.

“¿Quién hubiera pensado que me encontraría con un camarada aquí?”

Una exclamación sonó desde la distancia, haciendo que Leylin se congelara en sus pasos.

Se volvió y miró fijamente una esquina.

Allí, una figura ilusoria lentamente apareció a la vista.

“¡¿Un alma?! ¡No! ¡Un ser aún más poderoso!”

Leylin observó la figura que había aparecido de repente, como si estuviera a punto de enfrentarse a un enemigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s