RTW – Capítulo 275 – Lucia y Nightingale

Lucía fue cautelosa y solemne mientras colocaba tres trozos de hierro en el suelo de su habitación antes de cerrar los ojos. Ella respiró hondo, y repasó las experiencias de su práctica anterior una vez más, luego extendió su mano y liberó su habilidad para rodear al objetivo.

Este era el método de práctica que Anna la había ayudado a idear. Usando tres lingotes de hierro forjado que habían sido fundidos especialmente por Anna, los cuales estaban hechos de componentes que no tenían nada en común entre sí, y todos contenían respectivamente plata, cobre, plomo y algunas otras impurezas. Su tarea consistía en reconstruirlas como sustancias puras y al mismo tiempo dejar atrás las impurezas y encontrar el lingote que contenía la mayor cantidad de plata.

Esto significaba que tenía que controlar su producción de magia, y siempre tenía que trabajar primero en un objetivo.

De lo contrario, podría suceder que rompiera las impurezas aún más en sus elementos, que era lo que había hecho anteriormente en su casa en Valencia, y también era la razón por la que sentía que su capacidad era tan difícil de controlar. Incluso si dos papeles parecieran iguales, si se restauraran a sus elementos originales podrían verse muy diferentes. El hecho de que existiera una relación entre la cantidad de poder mágico que usaba y el efecto de sus habilidades era algo que nunca sería capaz de comprender por sí misma. Lo que condujo al resultado de que los componentes de algunos de los papeles se habían dividido varias veces, y finalmente convirtieron la mayoría de las materias primas en agua y gas.

Después de llegar al Pueblo Fronterizo, la primera lección que las otras brujas le enseñaron fue que tenía que practicar el control de su magia.

Originalmente Lucia no estaba convencida de que esas cosas invisibles e incomprensibles también pudieran controlarse con precisión. Solo cuando Anna demostró cómo era capaz de controlar la longitud de su llama negra, finalmente pudo descubrir cuán equivocada estaba. Anna no solo podía ajustar el rendimiento de su magia y cambiar el tamaño y el grosor de la llama negra, sino que podía alcanzar un nivel de perfección en ella cada vez.

Hermana Mayor, ¿vas a practicar de nuevo?” Bell curiosamente sacó su cabeza de la cama. “Es justo después del almuerzo.”

La mano de Lucia tembló, y el lingote de hierro en su mano inmediatamente se convirtió en una pila de polvo fino.

“Te dije que no me molestaras cuando usaba mi poder.” Dijo, dándose la vuelta para golpear suavemente la parte superior de la cabeza de su hermana. “¡Concéntrate en leer tus cartas!”

“No puedo entender lo que estoy viendo.” Dijo Bell irritada. “No puedo entender el significado de la mitad de las palabras; No soy como la Hermana Mayor, tú puedes escribir y leer.”

“Es por eso que es importante leer más; muchas palabras tienen una estructura similar, por lo que incluso si no las has visto antes, aún deberías poder adivinar lo que significa. La alfabetización es un proceso de familiarización.”

“Está bien.” Bell retractó su cabeza.

Lucia enfocó su atención el segundo lingote de hierro, luego ejerció su control para liberar lentamente su magia. Trató de imaginar una fina capa de gasa cubriendo el lingote y envolviéndolo uniformemente.

“Oye, he venido.” La puerta de repente chirrió, y la mujer rubia entró corriendo a la habitación. “Oye, ¿estás practicando tu habilidad?”

“¡Hermana Nightingale!” Gritó Bell despreocupadamente.

La segunda pieza de hierro una vez más se convirtió en una pila de polvo fino.

Lucia suspiró y puso todos los restos de metal en el suelo en una bolsa de cuero, sintiendo que podría ser imposible entrenar hoy.

“Aquí, esto es tuyo.”

Repentinamente, un helado con un rico aroma de leche fue entregado a ella.

“Gracias.” Dijo Lucia, tomando el helado. “¿Pero no debería haber sido solo entregado durante el té de la tarde?”

Nightingale con orgullo se dio unas palmaditas en el pecho y dijo: “Oh, eso es cierto. Pero esta es una recompensa especial que pedí a Su Alteza… aquí, tú también obtienes uno.” Con estas palabras, le dio otro a Bell, lo que hizo que la niña se echara a reír de inmediato.

“¡La Hermana Nightingale es la mejor!”

Esta chica, tan pronto como ve algo delicioso, todo lo demás queda en el fondo de su mente, pensó Lucia impotente. Pero en el momento en que el helado entró en su boca, y el dulce y rico sabor de la miel y la leche se extendió por su boca, junto con la sensación fría y refrescante del hielo, mejorando aún más su dulzura; también sintió que si hubiera estado en el lugar de su hermana, probablemente también habría reaccionado de la misma manera. Incluso después de tragarlo por completo, aún dejaba un ligero escalofrío en sus dientes y labios.

Nadie puede resistir su exquisitez, especialmente durante el caluroso verano. No es de extrañar que Su Alteza solo ofrezca helado durante el té de la tarde del fin de semana. Temía que este estilo único de comida valiera realmente mucho dinero, al menos nunca había oído hablar de este postre durante su vida en Valencia.

Pensando hasta aquí, Lucia no pudo evitar preguntar. “¿Cómo pudiste obtenerlo de Su Alteza?”

“Je, je.” Nightingale sonrió ampliamente. “Ocupé el tercer lugar durante el examen, solo fui superada por Wendy y Leaves, sin embargo, Su Alteza pensó que no podría aprobar el examen en absoluto. Como la situación real estuvo muy alejada de su imaginación, era natural que le pidiera una recompensa especial.”

“En realidad… fue así.” Titubeó por un momento y luego preguntó: “¿Entonces, mi…?”

“Sesenta y ocho, pero no sé tu rango actual.”

“Uh, tan bajo.” Lucia estaba deprimida. En total, habían 120 puntos, pero solo pude obtener un poco más de la mitad de ellos, a pesar de que ya había aprendido a leer y a escribir hace mucho tiempo.

“Eso es bastante bueno.” Dijo Nightingale mientras le daba palmaditas en la cabeza. “Después de todo, ¿cuánto tiempo has estado siguiendo las conferencias? Es natural que te quedes un poco corta en lo que respecta a las matemáticas y la naturaleza. Pero si alguna vez encuentras algún problema, puedes venir y preguntarme si quieres.”

“¿Yo? ¿¡También puedo preguntar!?” Bell levantó su mano.

“Por supuesto.” Respondió Nightingale riendo. “Eres bienvenida en cualquier momento.”

“Si apruebo el examen elemental, ¿es posible para mí elegir mi propio trabajo?”

“Todavía eres muy joven, Su Alteza dijo que la edad mínima para comenzar a trabajar es catorce años, pero en este momento solo tienes diez años, así que no estés tan ansiosa.” Lucia la miró.

Sin embargo, la niña no estaba dispuesta a rendirse tan fácilmente: “También quiero ayudarte a compartir la presión. En caso de que quieras casarte y tener un bebé, necesitará gastar mucho dinero. ¡Si el dinero no es suficiente, tus días serán muy dolorosos!”

“¿Dónde oíste esto?” Lucia se llevó las manos a la cara.

Papi lo dijo; Siempre estaba molesto porque casi no podía criarnos.”

“Pfff, Jajaja.” Nightingale no pudo reprimir su risa. “Si pudieras tomar un trabajo, ¿a dónde irías?”

“¡Al laboratorio químico!” Bell levantó la mano y dijo: “¡Quiero convertirme en alquimista, obtener el título de Sabio y recibir la admiración y el elogio de todos!”

“Esto… mejor no.” Negó con la cabeza. “El laboratorio es peligroso.”

“¿Peligroso?” Preguntaron las hermanas al mismo tiempo.

“Sí.” Dijo Nightingale mientras extendía sus manos. “No solo a menudo tienen que lidiar con los ácidos, sino que también hay explosiones a veces. Incluso el alquimista jefe Kyle Sichi no puede evitar los accidentes. Cuatro de sus dedos fueron volados la última vez. Me temo que si no fuera por la magia de Nana, el Sr. Sichi no hubiera podido recoger frascos o botellas por el resto de su vida.” Hizo una pausa: “Además, parece que Su Alteza ha estado recientemente tratando de desarrollar un nuevo tipo de pólvora. E incluso él piensa que es extremadamente peligroso, por lo que ordenó que se hiciera en un laboratorio separado.”

“Uh, en ese caso, ¿tienes alguna buena sugerencia?” Lucia se acercó y envolvió a Bell en sus brazos, decidida a no dejar nunca que su hermana fuera a un lugar tan peligroso.

“Sin duda, debe ingresar al Ayuntamiento y convertirse en funcionaria pública.”

“¿Funcionaria… pública?” Repitió.

Nightingale tosió dos veces. “Cough, cough, así es como los llama Su Alteza cuando piensa en voz alta. Comúnmente hablando, se llaman Oficiales del Ayuntamiento. Su trabajo es estable y seguro, mientras que su salario está en el nivel superior. Además, sus posibilidades también son buenas, si te conviertes en jefe de departamento, tus recompensas no serán menos que las de una bruja.”

“Entonces, es así.” Dijo Lucia pensativamente.

Hermana Nightingale, ¿te gusta Su Alteza Real?” Bell preguntó con curiosidad. “En muchas de tus oraciones dices: ‘Su Alteza dijo’, mi madre dijo que uno hablaría mucho sobre alguien solo si le gustaba.”

Cuando escuchó la pregunta de su hermana, el rostro de Lucia se puso rígido. ¡Al diablo con eso! ¿Cómo se puede hacer directamente una pregunta así? Esto es simplemente demasiado grosero. A lo sumo podemos ser consideradas como amigas, por lo que no se puede hacer esa pregunta a alguien; aún más, ya que esa persona es mi muy estimada mayor. Se sintió abrumada por el pánico y rápidamente cubrió la boca de Bell, pero antes de que pudiera siquiera comenzar a disculparse, Nightingale ya le había dado una respuesta franca.

“Sí, me gusta.”

One response to “RTW – Capítulo 275 – Lucia y Nightingale

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s