RTW – Capítulo 266 – Tomando su Decisión

(4/6)

Su Majestad, ¿sabe por qué no hay noticias de mi hermano mayor?”

La pregunta de Ed sorprendió a Timothy por un momento, de hecho, ya habían pasado dos meses desde que envió a Lehman Hawes a saquear el Territorio Occidental. Sin importar si había viajado más lejos o si había decidido regresar, ya debería haber informado sobre la situación o regresar a la Ciudad Rey.

Aunque una de las misiones asignadas a Lehman fue ‘tomar el mayor control posible del Territorio Occidental’, Timothy entendía perfectamente que, después de que 1500 personas tomaran las píldoras, se volverían casi inútiles. Querer depender solo de ellos para ocupar el Territorio Occidental era una situación muy improbable, entonces la misión principal era apoderarse de la Fortaleza Longsong, saquear las píldoras en la iglesia, verificar los detalles sobre la batalla del Duque y luego atacar al Pueblo Fronterizo, consumiendo algo de la fuerza de Roland.

Ya había usado este truco para tratar con García, por lo que podría describirse como una táctica bien probada de él. Incluso en el caso de que no hubiera podido capturar el Puerto de Aguas Claras, y su milicia hubiese sido aniquilada durante el intento de eliminar al enemigo, la mayoría de sus Caballeros todavía podrían regresar sanos y salvos. Así que mientras reuniera a un grupo de personas inútiles después, podrían emprender un ataque una vez más.

Pero ¿por qué no hay absolutamente ninguna noticia sobre Lehman Hawes y su grupo de Caballeros?

Timothy abrió la boca y dijo lentamente: “Tal vez su regreso se retrasó debido al ataque al Pueblo Fronterizo, o puede que ya esté de regreso.” Sabía que su razonamiento era claramente bastante débil, pero todavía no quería decirle al hermano de Lehman la respuesta más probable.

“Quizás cuando regrese a la Ciudad Rey, habrá un mensaje de él esperándome.”

“Entonces Su Majestad, en ese momento, es posible que pueda pedirle que…”

“¿Te cuente las noticias?” Timothy asintió. “Por supuesto, enviaré un mensajero para entregártelas.”

“¡Gracias, Su Majestad!”

El nuevo Rey se apoyó en la barandilla, observando ocasionalmente los rayos de luz que aparecían dentro de las nubes negras. El sonido de los truenos provenía de un lugar lejano, no era ruidoso, sino más bien profundo y resonante, como si golpeara directamente en el corazón.

La pregunta de Ed había causado que la alegría en el corazón de Timothy se desvaneciera en gran parte. Si se decía que la rebelión de García Wimbledon era como debía ser, y que la partida de Tilly Wimbledon lo había decepcionado mucho, entonces la acción de Roland Wimbledon era algo completamente inimaginable para él. Siempre había pensado que sería absolutamente innecesario gastar parte de su energía en su incompetente hermano menor. Mientras esperara por algún tiempo, Roland se cansaría del estilo de vida empobrecido del Pueblo Fronterizo y volvería a la Ciudad Rey por sí solo, por lo que la situación real de hoy era completamente inimaginable.

Quedarse atrás para cuidar al Pueblo Fronterizo, sobrevivir a los Meses de los Demonios, derrotar al Duque Ryan para apoderarse de la Fortaleza Longsong, y ahora incluso he perdido contacto con Lehman y su milicia de mil quinientas personas. Al final, ¿cómo es esto posible?

Timothy no tenía una comprensión profunda con respecto a su hermano menor. En nuestra infancia, sin importar si era García o Gerald, no les gustaba jugar con él. Incluso después de convertirse en adultos, solo se reunían de vez en cuando durante los banquetes del palacio. Sin embargo, las noticias relacionadas con sus actos pícaros y traviesos nunca se detuvieron, incluso padre no le tenía cariño. ¿Es posible que haya ocultado su verdadera naturaleza desde el principio?

Tan pronto como surgió la idea, Timothy también la rechazó. Incluso si él es tan inteligente como la quinta hermana, solo afectaría su capacidad de aprendizaje y su pensamiento reactivo. Durante la infancia de Tilly, no hubo ninguna diferencia entre ella y una niña normal: ¿cómo puede alguien nacer con el conocimiento de cómo enmascararse y engañar a los demás? Es inevitable que algo haya sucedido después de que se fue al Pueblo Fronterizo, lo que causó estos cambios.

Timothy negó con la cabeza y arrojó esos pensamientos distraídos al fondo de su mente.

“¿Qué pasa, Su Majestad?”

“No, no es nada.” El nuevo Rey tomó un respiro. “Se avecina una tormenta.”

No importa lo que le haya pasado. La situación sigue siendo la misma. Con la población del Pueblo Fronterizo y su posición, él ya está condenado sin un lugar donde refugiarse – no tiene puerto ni flota. Y con solo el inhóspito y bárbaro terreno baldío detrás de él, solo puede defender su pequeño rincón hasta la muerte, esperando hasta que sea completamente arrastrado por mis ataques.

“¿Insiste en irse mañana?” Preguntó el Caballero con miedo.

Timothy se dio la vuelta: “Si te detienes después de encontrar algo de lluvia, ¿qué harías cuando te topes con una verdadera tormenta?”

Tarde o temprano, Roland Wimbledon se arrodillará bajo mis pies y suplicará mi perdón. Inevitablemente pondré la corona de Graycastle en mi cabeza. Sin embargo, todo esto no es más que un acto secundario de una obra recién iniciada. Los movimientos e intenciones de la Iglesia son cada vez más obvios. La Iglesia y Graycastle algún día están destinados a chocar, ese será mi verdadero desafío.

“Ve y atiende tus propios asuntos. Mientras más pronto seas capaz de terminar la tarea que te he dado, más pronto podrás regresar a la Ciudad Rey.”

“Como diga, Su Majestad.”

Ed caminó dos pasos, pero luego se volteó para preguntar. “Casi lo olvido, puedo preguntarle a Su Majestad, ¿cómo desea lidiar con aquellos que se tragaron las píldoras y que no murieron en el campo de batalla? Ya han tomado las píldoras por tercera vez.”

“Haz que se quemen junto con Puerto de Aguas Claras.” Respondió Timothy inexpresivamente.

Después de que el Caballero reconoció sus órdenes y se fue, Timothy repentinamente sintió algo frío en la punta de su nariz. Levantando la cabeza, vio que las gotas de lluvia caían de las nubes, primero solo había algunas gotas, pero se volvió más y más densa, y luego se formaron ondas sobre la superficie del mar.

*

La Nueva Ciudad Santa en Hermes estaba en la cima de la Torre de Babel.

“¡Maldita sea, de verdad, maldita sea!” Gritó Tayfun mientras golpeaba vigorosamente su puño contra la mesa. “¡Esto es una mierda! ¡Eso es una blasfemia! ¡Se atreve a apuntar su punta de lanza a la Iglesia!”

Esta era la primera vez que Mayne había visto al viejo obispo perder el control de sí mismo, las venas de su frente habían aumentado en su furia, y su barba temblaba. En general, su apariencia siniestra parecía querer tragarse a su contraparte.

Era bastante difícil imaginar que él era el mismo hombre que el hombre que constantemente planteaba quejas sobre Heather, que no podía intercambiar ni una palabra con ella sin discutir durante toda la tarde. Sin embargo, en el momento en que vio el contenido dentro del pequeño joyero enviado por la Reina de Aguas Claras, el anciano se había puesto furioso.

No habían perlas en el pequeño joyero, solo contenía un único anillo de hierro fundido, el emblema del obispo que personalmente había sido otorgado por Su Santidad, y todavía estaba unido a un dedo ensangrentado.

Mayne suspiró y luego se acercó al joyero. “Por supuesto que ella se atreve, eso es porque tampoco hemos recibido la bendición de Dios, Dios… solo favorece a los victoriosos.”

Al escuchar esta frase, Tayfun se calmó repentinamente, luego silenciosamente fue a sentarse en su silla, jadeando pesadamente por aire, antes de ser capaz de preguntar con rigidez: “Entonces, ¿qué piensas hacer?”

Esta fue de hecho una situación que la Iglesia no había encontrado en los últimos cien años. Nadie había pensado que García llegaría desde Graycastle hasta el Reino de Invierno Eterno, e incluso enviaría a la Flota de la Vela Negra hacia Hermes después de haberse apoderado de la capital. Aunque el Reino del Corazón de Lobo había estado en su último aliento antes de ser conquistado, Mayne todavía no había dudado en ordenar al Ejército de la Retribución de Dios que regresara a la Antigua Ciudad Santa.

Esta ciudad, incluso sin paredes, era la barrera que defendía la base bajo Hermes y no podían permitirse perderla sin importar el precio.

Después de que repelieron su ofensiva, la Flota de la Vela Negra no intentó continuar y en su lugar regresó a lo largo del río hasta la Ciudad Rey del Reino del Invierno Eterno. La intención del otro era bastante obvia, mientras la Iglesia enviara tropas para atacar el Reino Corazón de Lobo, García atacaría la Ciudad Santa desde el río. Además, los nobles que previamente habían sido reprimidos por la pérdida repentina del poder real del Invierno Eterno ahora comenzarían a moverse. Mayne creía que mientras García prometiera que podrían conservar sus territorios y posesiones, todos esos nobles codiciosos no dudarían en apoyar a García para convertirse en la nueva Reina del Invierno Eterno.

Ahora tenían un dilema que no podía resolverse fácilmente.

Pero la Iglesia no se inclinaba sólo porque se enfrentaban a una situación difícil. Antes de convertirse en arzobispo, Mayne ya sabía que el camino que tenía por delante sería largo y espinoso.

“Primero, la Ciudad Santa necesita anunciar un nuevo Arzobispo, así que primero haremos una lista de posibles candidatos, el candidato final será decidido por Su Santidad.” Declaró lentamente Mayne.

“¿Y el enemigo?” Tayfun resopló por su nariz.

“Explicaré todo a Su Santidad, no se preocupe.” Cerró los ojos: “Su Excelencia ejecutará un santo juicio sobre ellos.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s