RTW – Capítulo 265 – El Último Enemigo

(3/6)

Timothy entró en la habitación circular del Señor del Puerto de Aguas Claras ubicada en la parte superior de la torre.

A diferencia de los castillos más comúnmente vistos, esta torre era más alta y más estrecha. Además de tratar con el gobierno o de observar el exterior, temía que incluso reunir a todos los ministros de su gabinete aquí para celebrar una reunión del consejo ya fuera imposible.

Ninguno de los muebles en la habitación había sido movido, era como si el dueño acabara de irse y pronto regresaría. Delante de la entrada había una mesa cuadrada de color marrón rojizo, con libros ordenados limpia y pulcramente. Y en el medio había varios manuscritos sin terminar y una pluma insertada en una botella de tinta; como si estuviera esperando a que alguien viniese y completara los archivos.

Tomando un paso a la vez, Timothy caminó hacia la mesa y se sentó en la gran silla. El asiento estaba cubierto con una refrescante estera cosida de palos de bambú. Algo que era bastante adecuado para aliviar el calor abrasador del último mes de verano. Se había colocado un cubo de agua junto a la silla, evidentemente se usaba para mantener el hielo, y también servía para disipar el calor de la sala y bajar la temperatura. Sin embargo, el clima de hoy era un poco sombrío, había nubes oscuras sobre el mar, lo que redujo la temperatura e hizo que la habitación pareciera menos sofocante.

Timothy se inclinó hacia delante, colocó su rostro cerca de la superficie de la mesa y lo olió suavemente, llenando sus fosas nasales con un aroma débil y dulce – esta era la fragancia de girasol verde azulado más amada de García. Era producida en la Cordillera del Viento Congelante, y en comparación con la rosa rugosa y el romero, tenía una sensación más única y refrescante, como si contuviera parte del hielo del norte.

Solo después de usar algo durante mucho tiempo, se apoderaría del propio olor. No había duda de que a su hermana le gustaba sentarse en esta silla, con las manos en la mesa, escuchando un informe o escribiendo un decreto.

Pensando en esto, Timothy no pudo evitar reírse.

“Jaja… ja… jaja… jajajaja…” Al final, Timothy simplemente se apoyó en el respaldo de la silla, levantó la cabeza y comenzó a reírse a carcajadas.

¡Finalmente había ganado!

García había renunciado al Puerto de Aguas Claras, y abandonado el Territorio Sur, eso era equivalente a renunciar al trono de Graycastle.

Después de recibir noticias de que la Flota de la Vela Negra navegaba hacia el norte, inmediatamente convocó a las tropas bajo su mando y condujo a más de cinco mil esclavos, ratas y criminales a la frontera sur y atacó el nido de García en el Puerto de Aguas Claras. La única resistencia que encontró provino de los Moradores de las Arenas del extremo sur. Timothy no sabía qué clase de promesas habían acordado, pero lo atacaron uno tras otro, sin temer por sus propias vidas. Además, el punto problemático era que también estaban en posesión de la píldora Berserker.

La batalla duró casi medio mes, pero aprovechando sus números superiores e interrumpiendo repetidamente el contraataque de su enemigo, Timothy pudo erosionar lentamente la línea de defensa de los Moradores de las Arenas. Casi tres mil personas de su gente habían muerto en esta batalla de desgaste, y si sus hombres no habían recibido el apoyo de las píldoras, Timothy temía que su gente no se hubiera atrevido a poner siquiera un solo pie en este campo de batalla. Por no hablar de atreverse a luchar contra los feroces y bárbaros Moradores de las Arenas aquí presentes y que habían luchado hasta la muerte.

El resultado final de la batalla fue que tuvo que cruzar una capa de cadáveres para poder ingresar a la Torre del Señor del Puerto de Aguas Claras.

El título ‘Reina de Aguas Claras’ era historia, el sur de Graycastle finalmente había regresado bajo su control.

“¿Su Majestad?” Probablemente al escuchar su risa despreocupada, el Caballero que cuidaba afuera, empujó la puerta y entró a la habitación.

“No pasa nada.” Timothy respondió y se levantó. Señaló al caballero y luego se acercó a sí mismo, indicándole que lo siguiera, atravesando una puerta lateral para pisar el balcón.

Inmediatamente fue golpeado por la brisa marina ligeramente salada, lo que hizo que su traje revoloteara. Parecía que se avecinaba una tormenta al mirar las nubes oscuras que se alzaban sobre sus cabezas y que se volvían cada vez más gruesas.

Esto es realmente lamentable, pensó Timothy, estaba planeando ver el puerto de mi tercera hermana, los muelles y la Torre del Señor caer víctimas de las llamas, pero ahora parece que esto será imposible.

Durante el último medio año que había estado constantemente en el campo de batalla junto a sus soldados, apenas había pasado un mes en el que se había quedado en la Ciudad Rey. Le había confiado a su primer ministro imperial que se hiciera cargo de todos los asuntos del gobierno, aunque el Marqués Wyke parecía leal, la lealtad no significaba que el otro pudiera cerrar la puerta para siempre y resistir la tentación. Gerald Wimbledon era el mejor ejemplo de esto.

Necesitaba regresar a la Ciudad Rey tan pronto como pudiera para estabilizar las corrientes subterráneas de la agitación política que estaba teniendo lugar allí. La lluvia en el sur probablemente duraría varios días, días que no podría desperdiciar esperando aquí.

“Regresaré a la Ciudad Rey temprano mañana en la mañana.” Timothy abrió la boca y declaró: “Excepto por mis guardias personales y los Caballeros de la Ciudad Rey, todos los demás Caballeros y mercenarios te serán entregados. Señor Ed Hawes, por favor tome mi lugar en la defensa de la frontera sur. No debes permitir que los Moradores de las Arenas ni siquiera pongan un pie dentro de las fronteras de Graycastle.”

“¿Usted… me dejará quedarme aquí?” El joven caballero de la Familia Hawes del norte preguntó sorprendido: “Pero me gustaría continuar luchando a su lado, Su Majestad. Yo-”

Caballero, al defender la tierra fronteriza también pelearás por mí.” Timothy interrumpió: “Escucha, todavía hay muchas cosas que debes hacer, así que tengo que dejar el Territorio Sur en manos de personas leales y competentes que sean capaces de lidiar con las secuelas.”

“Pero…” Ed todavía estaba un poco indeciso.

“Sé lo que te preocupa.” El nuevo Rey sonrió comprensivamente y le dio una palmadita en los hombros. “Ten la seguridad, no te quedarás aquí para siempre. Cuando termine el asunto relacionado con el Puerto de Aguas Claras, te llamaré inmediatamente de vuelta a la Ciudad Rey. Después de todo, Graycastle aún no está unificado, aún necesito recuperar el Territorio Occidental, y para eso, necesitaré aún más Caballeros que puedan atacar y atravesar las líneas enemigas. Entonces, ¿cómo podría olvidarte aquí?”

Al escuchar estas palabras tranquilizadoras, el joven levantó la mirada con ojos brillantes, se arrodilló y luego dijo: “¡Como diga, Su Majestad!”

“Levántate.” Dijo Timothy mientras asentía con satisfacción. “Hay tres cosas que debes hacer a continuación. Primero, tienes que tomar a todos los habitantes restantes del Puerto de Aguas Claras bajo custodia y acompañarlos de regreso a la Ciudad Rey.”

“¿No quiere colgar a estos traidores?” Preguntó sorprendido el Caballero.

“No, no pueden ser considerados traidores reales. Si realmente se hubieran unido a García, se habrían ido con la Flota de la Vela Negra. Si mato a esta gente, solo les convendría. Sin embargo, la influencia de mi tercera hermana está realmente más allá de mis expectativas, de los más de 10’000 habitantes del Puerto de Aguas Claras, más los esclavos cautivos de la Ciudad Águila, hubieron realmente solo 400 personas que no quisieron irse con ella. Si no fuera por la resistencia de los Moradores de las Arenas, el Puerto de Aguas Claras no habría sido diferente de una ciudad abandonada.”

“¡Su Majestad es benevolente!”

“Lo segundo que tienes que hacer es quemar todos los muelles, astilleros y la Torre de los Señores, quiero que todos en el Sur vean que García, la Reina de Aguas Claras, ha dejado de existir. Incluso si regresa huyendo, solo le quedarán ruinas para que regrese.”

“Sí.” Estuvo de acuerdo el Caballero.

“Lo último que pido es que reúnas a todos los refugiados para mí.” Timothy miró el horizonte sobre el mar, y luego dijo con calma: “Además, cualquier hombre sin hogar, rata, bandido e incluso los Moradores de las Arenas son aceptables. Desde la batalla de la Ciudad Águila City hasta hoy, la disputa en el Territorio Sur nunca se ha calmado, por lo que debería poder encontrar una gran cantidad de refugiados que viven en los pueblos y ciudades de los alrededores. No importan los tipos de métodos que utilices para reunirlos, solo que antes de que comience la guerra contra el Territorio Occidental necesitarás proporcionarme al menos 5’000 hombres.”

La fuga de García demostró la exactitud de su estrategia, como gobernante de más de la mitad de la población de Graycastle, debería usarlos para luchar contra los rebeldes, en circunstancias normales, con un equipo de 100 caballeros encabezando un ejército de varios miles de plebeyos, el caballero generalmente ni siquiera necesitaría participar en la batalla. Su única responsabilidad sería la distribución de las píldoras y comandar la batalla. Frente a un enemigo que tenía la ventaja numérica absoluta, mientras atacaran incesantemente, el enemigo no podría resistirlos. Si García hubiera mostrado una voluntad inquebrantable y hubiera decidido defender el Puerto de Aguas Claras hasta la muerte en lugar de retirarse, ella habría sido tragada por las masas de gente que se volvió loca por las píldoras.

Ahora solo le quedaba un enemigo, Roland Wimbledon en el Territorio Occidental.

2 respuestas a “RTW – Capítulo 265 – El Último Enemigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s