Invincible – Capítulo 220 – Aniquilación de la Mansión Yao

(6/6)

Dentro de la cámara secreta, los varios guardias de la Mansión Yao se volvieron pálidos.

“¡¿Qué está pasando?!” El primer guardia cuyos ojos miraron a Su Yan y Huang Min se puso de pie, presa del pánico.

Otro resonante ruido sonó como respondiendo a su pregunta. Violentos temblores recorrieron el suelo bajo sus pies. Los guardias de la Mansión Yao se sorprendieron al ver la cámara secreta que estaba hecha de uno de los más firmes aceros, astillándose pulgada a pulgada a medida que las grietas se extendían como una tela de araña.

Después de eso, los gritos de muchos sirvientes y guardias de la Mansión Yao pidiendo misericordia sonaron nítidos y claros en sus tímpanos.

Los guardias dentro de la cámara secreta intercambiaron una mirada entre ellos y vieron miedo reflejado en los ojos del otro.

¡Aunque no podían ver lo que estaba sucediendo afuera, incluso un tonto podría adivinar que la Mansión Yao estaba bajo ataque!

¡La familia hegemónica del Imperio Duanren, que tenía una herencia de más de dos mil años, en realidad estaba siendo atacada!

Hubo negación en sus corazones, negándose a creer lo que estaba sucediendo. Sin embargo, otra fuerte explosión martilleó en sus corazones.

Afuera, Huang Xiaolong observó a los sirvientes y guardias que huían de la Mansión Yao desde el aire con una expresión tranquila. Le preguntó a Zhao Shu. “¿Cómo es? ¿Puedes sentirlos?”

Zhao Shu, que estaba utilizando la manipulación del espacio para detectar a Huang Peng, Su Yan, y la presencia del resto abrió sus ojos con una expresión de alegría. Respondiendo a la pregunta de Huang Xiaolong, dijo: ” Joven Señor, justo ahora cuando éste Subordinado casteó el poder del espacio, percibí la presencia del Maestro de la Mansión Huang. ¡Están recluidos en una cámara secreta en la esquina norte de la Mansión Yao!”

La cara de Huang Xiaolong se iluminó ante esta noticia. “¿Es cierto? ¡Genial, vayamos ahora!”

¡Sus padres y hermanos estaban realmente siendo encerrados en la Mansión Yao por Yao Fei!

El corazón colgante de Huang Xiaolong finalmente se relajó un poco. Si le pasaba algo malo a Huang Peng, a Su Yan o a sus hermanos menores, tendría una gran culpa por el resto de su vida.

A continuación, Zhao Shu voló, guiando a Huang Xiaolong y al resto hacia la cámara secreta que se encontraba en la esquina norte de la Mansión Yao.

Dentro de la cámara, los guardias se miraron. Debido a que Zhang Fu y Zhao Shu detuvieron sus ataques, los ruidos afuera se apagaron tan abruptamente como comenzaron.

“¿Qué hacemos ahora?” Preguntó el guardia flaco y ligeramente más alto en un tono grave.

El primer guardia dijo: “Deberían ser algunos personajes pequeños pensando que pueden sacudir nuestra Mansión Yao. ¡Nuestros expertos deben haber tratado con ellos, no hay nada de lo que preocuparse!”

“Así es, con el poder y la fuerza de nuestra Mansión Yao, ni siquiera Duan Ren se atreve a actuar con descaro. ¡¿Por qué nos estamos asustando?!”

Sin embargo, en este punto, la atada Huang Min rió disimuladamente. “Mi Hermano Mayor está aquí, no hay dudas al respecto. ¡Su final está cerca!”

El guardia libertino estaba enojado por las palabras de Huang Min, pisó justo en frente de ella y el dorso de su mano voló sobre su rostro. “Hija de puta, ¿crees que no me atrevo a tocarte? ¡Lo creas o no, voy a despojar cada hilo de tu cuerpo y jugar contigo hasta que pidas misericordia! ¿Tu Hermano Mayor vino a rescatarte? Hmph, deja de soñar despierta. ¡Es más probable que nuestro Joven Noble haya aplastado a tu Hermano Mayor hasta la muerte!”

Justo cuando su voz terminó, una voz helada sonó desde algún lugar en la vecindad. “¿En serio?”

Fue tan abrupto que todos se sobresaltaron.

“¡¿Quién?!” Los varios guardias de la Mansión Yao gritaron casi instantáneamente.

La robusta puerta de la habitación fue abierta por alguien con su mano desnuda, revelando varias figuras a la luz.

“¡Long’er!”

“¡Hermano Mayor!”

Huang Peng, Su Yan, Huang Min y Huang Xiaohai gritaron de alegría al ver las caras de estas personas.

Los ‘invitados’ no eran otros que Huang Xiaolong, Zhao Shu y el resto.

Huang Xiaolong entró en la cámara secreta, sus ojos recorrieron la habitación y se detuvieron en la cara de Huang Min, o precisamente, la huella en su rostro. Su mirada helada cayó sobre los varios guardias de la Mansión Yao. “¿Cómo quieren morir?”

Zhao Shu, Yu Ming y Fei Hou corrieron hacia Huang Peng y el resto, rompiendo la gruesa cuerda dorada que los ataba. Mientras lo hacían, uno de los guardias de la Mansión Yao se abalanzó, apuntando un ataque al pecho de Huang Xiaolong. Sin embargo, con un movimiento rápido de la manga de Zhao Shu, ese guardia se asemejaba a una tabla rota en el tormentoso mar después de saltar a centímetros del suelo, estrellándose contra una pared de la cámara. Cuando el guardia cayó al suelo, todos sus huesos y órganos internos habían sido aplastados.

Los guardias la Mansión Yao tenían sombras de muerte nublando sus rostros, estaban petrificados de miedo.

“¡Huang Xiaolong, realmente te atreviste a atacar nuestra Mansión Yao! ¡Espera a que lleguen nuestro Joven Noble y el Antepasado, veré cómo puedes escapar!” Uno de los guardias trató de reforzar su coraje tratando de intimidar a Huang Xiaolong.

Cuando los guardias gritaron sus palabras con tanta confianza, Yu Ming, Fei Hou y los demás no pudieron evitar soltar una carcajada. Zhao Shu y Zhang Fu también negaron con la cabeza con una sonrisa tímida.

Yu Ming miró al guardia de la Mansión Yao. “¿Tu Joven Noble y Antepasado? Si no fuera porque las piernas de tu Joven Noble y de tu Antepasado eran más largas que la mayoría, lo que les permitió correr mucho más rápido, los habríamos degollado hace mucho tiempo. Tsk, todavía sueña con confiar en tus pedos de perro de Joven Noble y Antepasado…”

Ese guardia estaba estupefacto. ¡¿Su Joven Noble y Antepasado huyeron?!

“¡No, imposible!” Refutaron sus compañeros.

Huang Xiaolong no se molestó en debatir sobre tonterías con estas personas, señalando a Yu Ming con una mirada. Yu Ming lo entendió y asintió. Acercándose a los varios guardias, él terminó sus vidas con un golpe de palma directo a sus corazones.

Cuando cayeron al suelo, ninguno respiraba, y sus cuerpos se volvieron de color verde soja en la superficie.

Padre, Madre…” Huang Xiaolong se acercó a Huang Peng y Su Yan, abriendo la boca, queriendo decir algo. Su Yan lo interrumpió: “Xiaolong, estamos bien.”

Al escuchar esto, Huang Xiaolong asintió en silencio. Ocultando el leve enrojecimiento en sus ojos, se dio la vuelta. Con sus feroces ojos rojos sedientos de sangre, ordenó: “¡Maten a todos!”

“¡Sí, Joven Señor!”

Unas horas más tarde, la Mansión Yao, que había estado en la Ciudad Imperial Duanren durante más de mil años, repentinamente se derrumbó en el suelo, arruinada. Todos los guardias de la Mansión Yao fueron asesinados, incluidas las familias de la rama principal y lateral que quedaron atrás.

La Familia Yao tenía una fundación que data de hace dos mil años. En el Imperio Duanren, su existencia como una de las familias hegemónicas era más verdadera que el oro. ¡Sin embargo, en este momento, el símbolo principal de la Familia Yao, la Mansión Yao, fue arrancado del monumento de la Ciudad Imperial del Imperio Duanren para siempre!

El Emperador Duanren, Duan Wuhen, expertos del imperio y los estudiantes y maestros del Instituto Duanren que llegaron a la Mansión Yao siguiendo a Huang Xiaolong suspiraron mientras veían la ruina de la Mansión Yao.

En cuanto a Guo Shiwen, Guo Chen y todos los miembros de la Familia Guo, estaban sufriendo profusamente de sudor frío.

Si no fuera por el compromiso de Guo Tai con la hermana menor de Huang Xiaolong, quizás el final de Mansión Guo sería el mismo que el de la Mansión Yao, ruinas desoladas.

Muy rápidamente, las noticias sobre la huida de Yao Fei y el Antepasado Yao, junto con la destrucción de la Mansión Yao, se extendieron como un enorme huracán a lo largo de todo el Imperio Duanren. Cuando los más de mil reinos de lealtad se dieron cuenta, las noticias sorprendieron a innumerables familias y fuerzas.

Y la batalla de expertos en el Reino Santo dentro del Instituto Duanren se convirtió en un tema candente para los plebeyos durante mucho tiempo.

Con la desaparición de la Mansión Yao, el nombre de Huang Xiaolong viajó por todos los rincones del Imperio Duanren. Cada reino dentro del Imperio Duanren, cada familia grande y pequeña, y cada secta grande y pequeña sabían de este nombre.

¡Huang Xiaolong, una existencia que incluso el Emperador Duanren necesitaba mostrar respeto y cortesía!

En lo profundo de la noche.

Huang Xiaolong estaba de pie en su patio, sus cejas fruncidas fuertemente.

Aunque logró rescatar a su familia y destruyó la Mansión Yao, Yao Fei y Yao Shan escaparon. La persona que apareció al final y se llevó a Yao Fei debería ser el Maestro de Ao Baixue, quien también era el Hermano Mayor Aprendiz de Lin Molin. Si incluso el Maestro de Ao Baixue había venido a rescatar a Yao Fei, se podía ver fácilmente cuán profunda era la conexión entre la Familia Yao y el Templo de las Deidades.

Li Lu.” Huang Xiaolong inevitablemente pensó en Li Lu.

2 respuestas a “Invincible – Capítulo 220 – Aniquilación de la Mansión Yao

  1. gracias.
    PD: cuando pensaba que no podía ser mas épica, aparecía otro experto con mas poder aún.
    PD2: no es lo que esperaba, pero estoy satisfecho.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s