Invincible – Capítulo 218 – El Templo de las Deidades Aparece Otra Vez

(4/6)

¡En el mismo momento en que otras personas consideraron esta posibilidad sobre la Ficha Dorada en la mano de Huang Xiaolong, el mismo pensamiento golpeó a Yao Fei! Su corazón se aceleró con inquietud.

Si la Ficha Dorada en la mano de Huang Xiaolong fue realmente otorgada por el Emperador Duanren, ¡¿entonces…?!

Huang Xiaolong asintió con la cabeza hacia el Emperador Duanren y Duan Wuhen. “No hay necesidad de ser demasiado corteses.”

El Emperador Duanren respiró aliviado ante esas palabras.

Pero solo hizo que los demás sudaran aún más. En sus ojos, ¿parecía que el Emperador Duanren temía que Huang Xiaolong y Zhao Shu lo culparan?

La atención de Huang Xiaolong volvió a Yao Fei.

Sin embargo, esta vez la reacción de Yao Fei fue más tranquila que antes, riéndose dijo. “Huang Xiaolong, no esperaba que el Emperador Duanren te diera la Ficha Dorada en tus manos.”

No había odio, ninguna intención asesina, y ninguna sorpresa en la cara de Yao Fei. Parecía como si Huang Xiaolong y Zhao Shu todavía no fueran nada en sus ojos.

Huang Xiaolong se sintió un poco extraño sobre el repentino cambio de actitud de Yao Fei, pero no le preocupaba. Él se burló fríamente. “Esta es tu última oportunidad, habla, ¿dónde están mis padres?”

Yao Fei se burló fríamente en respuesta. “¡También estoy diciendo por última vez, mátame y tus padres me acompañarán al infierno! Además, Huang Xiaolong, ¿crees que has ganado ahora?”

La intención asesina alcanzó su punto máximo en los ojos de Huang Xiaolong. Con un giro, los Sables de Asura emergieron en sus manos.

“Ya que es así, entonces, ¡muere!”

Los sables se balancearon. Los afiladas y fríos haces de espada destellaron, apuntando al cuello de Yao Fei.

Al ver que el corte estaba a punto de derramar sangre en el cuello de Yao Fei, repentinamente se produjo un cambio. A cierta distancia, una luz verde atravesó el aire a una velocidad aterradora mientras el viento aullaba, causando ondas en el espacio.

La cara de Zhao Shu se tensó mientras se movía para bloquear frente a Huang Xiaolong. Al mismo tiempo, una mano golpeó para contrarrestar la luz verde brillante entrante y advirtió: “¡Joven Señor, cuidado!”

El golpe de palma de Zhao Shu se estrelló contra la brillante luz verde, el impacto sacudió el espacio, levantando aire turbulento.

Huang Xiaolong rápidamente se retiró.

En un abrir y cerrar de ojos, aparecieron siete siluetas desconocidas en la plaza.

Los ojos de Huang Xiaolong se estrecharon cuando los vio. De pie en el frente del grupo de siete personas estaba ㅡ ¡Li Molin!

¡Había seis personas detrás de Li Molin, y uno de ellos era el mismo Ao Baixue que se había encontrado anteriormente! Otro de los seis vestía la túnica de la Familia Yao, pero había algo diferente en comparación con el resto de los discípulos de la Familia Yao. En el área del pecho de la túnica de esta persona había una Bestia Mítica de la Llama Escarlata de dos cabezas. A juzgar por su atuendo, esta persona debería ser el Antepasado de la Familia Yao, Yao Shan.

En el momento en que Li Molin y su grupo pisaron la plaza, una presión abrumadora envolvió toda la Plaza Descorazonada. Era tan poderoso que los estudiantes y maestros más débiles no pudieron evitar alejarse con miedo.

Yao Shan inspeccionó los alrededores y frunció el ceño cuando vio la cara de Yao Fei en varios tonos de heces verde oscuro. Una chispa de intención asesina voló sobre sus ojos; levantó sus manos y quiso dispersar la manipulación espacial de Zhao Shu alrededor de Yao Fei.

Pero, cuando su poder santo entró en contacto con el cuerpo de Yao Fei, una deslumbrante espiral de luz brilló desde el cuerpo de Yao Fei, repeliendo instantáneamente el poder de Yao Shan.

Yao Fei quedó estupefacto ante el resultado.

Li Molin actuó, agitando sus manos y rompiendo con éxito la restricción de la ley espacial sobre el cuerpo de Yao Fei.

Capaz de moverse de nuevo, Yao Fei se adelantó para saludar a Li Molin. “¡Saludo al Anciano Li y a los otros Mayores!”

“Levántate.” Dijo Li Molin inexpresivamente.

Yao Fei se levantó y caminó hacia Yao Shan: “¡Antepasado!”

Yao Shan asintió con la cabeza, sus ojos miraron a Huang Xiaolong. “¿Este mocoso lo hizo?” Preguntó, con un dedo indicando la colorida barba de heces en la cara de Yao Fei.

“¡Sí, Antepasado!” Yao Fei miró ferozmente a Huang Xiaolong. “¡Fue este mocoso!”

Huang Xiaolong siguió mirando. ¡No esperaba que la Familia Yao estuviera conectada con el Templo de las Deidades, y por lo que se veía, la conexión no era superficial!

De lo contrario, no sería posible para el Antepasado de la Familia Yao ser capaz de solicitar ayuda de Li Molin.

Huang Xiaolong, no esperaba que volviéramos a reunirnos tan pronto.” Li Molin habló con el mismo tono de indiferencia.

Huang Xiaolong utilizó el mismo tono: “Tampoco lo esperaba.”

La mirada de Li Molin se movió hacia Zhao Shu, el Emperador Duanren, Guo Chen y los otros Expertos Santos, y dijo: “Quiero tomar a Yao Fei y salir de aquí ahora, sin objeciones, ¿verdad?”

Todos guardaron silencio, ni una sola persona habló.

El Emperador Duanren frunció el ceño, pero mantuvo su silencio.

Todos los expertos del Reino Santo presentes eran muy conscientes en sus corazones de lo que representaba el Templo de las Deidades. Incluso Duan Ren esperaba que Duan Wuhen fuera seleccionado como discípulo del Templo de las Deidades en su próxima selección.

“¡Yao Fei debe morir hoy, aquí, en este lugar!” En el pesado silencio, una aguda voz se abrió paso.

Todos estaban aturdidos. La persona que habló no era otra que Huang Xiaolong.

Li Molin quedó atónita por un segundo antes de reírse enérgicamente, pero su pecho carecía de volumen, por lo tanto, no había mucho temblor, sin importar lo fuerte que se riera tontamente.

Las risas de Li Molin se calmaron y sonrió débilmente a Huang Xiaolong. “Pequeño, ¿sabes con quién estás hablando? ¡Jovencito, a veces debes considerarlo detenidamente antes de hablar, o solo terminarás siendo visto como un idiota escupiendo tonterías! ¡O provocarás un desastre sobre ti mismo!”

Huang Xiaolong miró la sonrisa tímida en la cara de Li Molin, una fuerte sensación de disgusto dio lugar en su corazón. A pesar de que Li Molin apareció repentinamente y se llevó a Li Lu de la terrible situación en la que se encontraba, Huang Xiaolong no se sentía exactamente a gusto. Sin embargo, en este momento, estaba realmente disgustado.

¡No solo sentía disgusto hacia Li Molin, sino más bien hacia el Templo de las Deidades como un todo!

¡Esta sensación de disgusto aumentó rápidamente!

“¡Mátalo!” Huang Xiaolong dio una orden, su fría voz resonó en la silenciosa plaza.

En el momento en que habló Huang Xiaolong, Zhao Shu se movió. En un parpadeo, se desdibujó y desapareció sin la más mínima fluctuación. Cuando Zhao Shu desapareció, Li Molin también desapareció. En el siguiente segundo, resonantes impactos resonaron en el espacio de arriba, extendiéndose hacia la plaza.

Cada choque sonaba como un furioso rayo, causando un dolor agudo a todos los tímpanos.

La aprehensión llenó a la gente de abajo.

Aprovechando la oportunidad, Ao Baixue y el Antepasado de la Familia Yao saltaron, apuntando a Huang Xiaolong con un mortal ataque de palma. La fuerza de la palma se desbordó como los maremotos. Viendo que Huang Xiaolong estaba a punto de ser golpeado, una silueta destelló, bloqueando su camino. Levantando ambas manos, esa persona repelió los ataques de Yao Shan y Ao Baixue.

Tomados por sorpresa, ambos fueron expulsados ​​de la fuerza del impacto. Al no poder aterrizar firmemente sobre sus pies, ambos se tambalearon indecorosamente.

Duan Ren, realmente te atreves a interferir en los asuntos del Templo de las Deidades, ¡¿no tienes miedo de que el Imperio Duanren se enfrente a la destrucción?!” Ao Baixue gritó con furia.

La persona que se destacó para bloquearlos no era otra que el Emperador Duanren.

Al escuchar eso, Duan Ren se burló. “¡Sí, el Templo de las Deidades es muy fuerte, pero no es tan fácil aniquilar mi Imperio Duanren!”

Enojado, Ao Baixue voló atacando al Emperador Duanren mientras que Yao Shan y los otros cuatro expertos del Templo de las Deidades luchaba cada uno con uno de los expertos del Reino Santo del Instituto Duanren.

Todas las personas que peleaban eran expertos en el Reino Santo. Cada ataque trajo consigo una poderosa fuerza de destrucción que giró en todas direcciones y derrumbó las estructuras de los edificios, causando que Duan Wuhen y los otros estudiantes se retiraran a toda prisa. Una batalla entre expertos del Reino Santo no era algo en lo que estuvieran calificados. Esto incluía incluso a alguien como Yu Ming, a quien no le quedaba otra opción que retirarse mientras protegía a Huang Xiaolong, obligado a ver la pelea desde lejos.

Con las réplicas originadas por la pelea de Zhao Shu, el desintegrado Salón Descorazonado ya se había convertido en polvo y desapareció con el viento. Las piedras que cubrían la plaza se voltearon, se rompieron en arena y polvo, se pulverizaron en polvo. Grietas y fisuras comenzaron a alinearse en la superficie del terreno y el polvo se elevó desde debajo de la superficie.

Las grietas incluso aparecieron en la estructura del espacio.

Huang Xiaolong miró a Yao Fei y le dijo a Yu Ming. “¡No te preocupes de mí, ve a matar a Yao Fei!”

“¡Sí, Joven Señor!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s