Invincible – Capítulo 217 – El Emperador Duanren se Acerca a Toda Prisa

(3/6)

La gigantesca impresión de palma eclipsó el brillante cielo, alcanzando instantáneamente a Guo Chen. Presa del pánico, Guo Chen golpeó su palma para contrarrestar el repentino ataque.

“¡Mano de la Tiranía del Cielo Ilimitado!”

Una impresión de palma atravesó el espacio, arrastrando un diagrama de oscuridad y luz mientras una atmósfera tiránica gobernaba el espacio de la plaza.

Dos gigantescas impresiones de palma chocaron, y terroríficas ondas de choque rebotaron, barriéndose como un huracán. Pero en no más de un segundo, la Mano de la Tiranía del Cielo Ilimitado fue destrozada por la impresión de palma de Zhao Shu y continuó estrellándose contra Guo Chen, golpeando contra su pecho.

Guo Chen gritó mientras era enviado a volar de regreso a una esquina de la plaza. La multitud se dispersó como una bandada de pájaros asustados.

El silencio ahogó toda la plaza del Salón Descorazonado. Era como si el ruido más fuerte que la gente pudiera escuchar fuera el latido de sus propios corazones.

La onda de choque se dispersó en todas las direcciones dentro del Salón Descorazonado, moliendo las estructuras a una velocidad increíble. Al ver el Salón Descorazonado convertido en ruinas y Guo Chen, que estaba desplomado en una esquina, la gente presente inhaló bruscamente.

¡Guo Chen, el Antepasado de la Familia Guo, quien acababa de salir de su práctica a puertas cerradas después de entrar con éxito en el Reino Santo, en realidad no pudo tomar ni una palma de Zhao Shu! ¡Ni siquiera una palma!

Rostros sorprendidos se volvieron hacia Zhao Shu.

¿Cuál era la fuerza de este Zhao Shu? ¿Cuál era su verdadera fuerza?

Incluso Yao Fei se sorprendió al mirar a Zhao Shu.

Mientras que Guo Zhi, que pedía a gritos que Huang Xiaolong se arrodillara y pidiera disculpas a su abuelo antes de que fuera demasiado tarde, se puso de pie en el mismo lugar, su cara temblando de forma anormal. Gradualmente, los espasmos viajaron por todo su cuerpo.

Viendo a Huang Xiaolong y a Zhao Shu, solo el miedo y el terror aparecieron en la cara de Guo Zhi.

Ignorando todo, Huang Xiaolong se acercó lentamente a Guo Shiwen y se detuvo frente a él, cuestionándole con una voz fría: “¿Fuiste tú quien le dijo a Guo Shiyuan que anunciara la ruptura del compromiso entre mi hermana menor y Guo Tai?”

La cara de Guo Shiwen se contrajo, sus pies se movieron hacia atrás mientras agitaba sus manos en negación, forzada con una sonrisa fea. “¡No, no hay tal cosa! ¡Absolutamente no hay tal cosa!”

“¿No hay tal cosa?” Huang Xiaolong se burló. “Entonces el rumor que se extendía afuera era infundado?”

“Sí, sí, ¡así es! ¡No tenía fundamento y era un error!” Guo Shiwen sonrió. “Deben haber sido algunas de las otras familias que crearon tales rumores a propósito, porque están celosas de que nuestra Familia Guo y la Familia Huang se unieran a través del matrimonio. ¡Así que deliberadamente lanzaron un rumor falso!”

En este momento, Guo Chen, quien había sido golpeado por Zhao Shu, trató de levantarse del pavimento. Al darse cuenta de los movimientos de Guo Chen, Guo Shiwen, Guo Zhi y el resto de los miembros de la Familia Guo finalmente reaccionaron y corrieron hacia el lado de Guo Chen.

“¡¿Padre, estás bien?!” Guo Shiwen espetó ansiosamente.

Justo cuando salió la pregunta de Guo Shiwen, Guo Chen salpicó sangre de su boca con un ‘waw’, tiñendo el área de la plaza a su alrededor de un rojo brillante.

Los miembros de la Familia Guo palidecieron.

Guo Chen era el pilar de la Familia Guo. Si algo le sucediera a Guo Chen, entonces las consecuencias para la Familia Guo serían severas. ‘Exaltado’ por sus emociones, Guo Fei insistió en voz alta sin pensar: “¡Abuelo, no debes morir ~!”

Las palabras de Guo Fei hicieron que Guo Chen arrojara otra bocanada de sangre.

Guo Shiwen miró enfadado a su hijo y una palma golpeó la cara de Guo Fei sin decir una palabra, lo que provocó que Guo Fei saliera rodando de la zona inmediata de la plaza. Ninguno de los discípulos de la Familia Guo se atrevió a ayudarlo a levantarse.

“Estoy bien.” Sonó la débil voz de Guo Chen.

En verdad, si él estaba bien o no, solo él lo sabía.

Ese ataque de Zhao Shu había dañado su fundación del Reino Santo. Solo un poco más de daño y su cultivación habría retrocedido al pico de la etapa tardía del Décimo Orden Xiantian.

Guo Chen acababa de irrumpir en el Reino Santo, por lo que su base aún no era estable.

“¡Mi gratitud al Mayor por mostrar misericordia!” Le dijo Guo Chen a Zhao Shu, su rostro estaba lleno de respeto y reverencia. Él era muy consciente de que si no fuera porque Zhao Shu había sido indulgente, ese golpe de palma habría sido suficiente para devolverlo al Reino Xiantian.

La expresión de Zhao Shu permaneció distante. “Por el amor de la Joven Señorita Huang, me contuve un poco ahora, de lo contrario, ¡hmph!”

“¿Señorita Huang?” Guo Chen miró a Guo Shiwen con duda y confusión.

Aunque escuchó el diálogo de Guo Shiwen y Huang Xiaolong, algo sobre romper un compromiso, no estaba al tanto de todos los detalles.

Guo Shiwen se apresuró a explicar: “Mientras mi padre estaba en reclusión, Guo Tai se comprometió con la hermana menor del Joven Noble Huang, Huang Min.”

Guo Chen estaba furioso al escuchar esto. “¿Por qué no me lo mencionaste antes?”

Guo Shiwen bajó la cabeza, sin atreverse a mirar a su padre ni pronunciar una sola palabra.

Guo Chen se volvió hacia Huang Xiaolong diciendo: “Joven Noble Huang, puede estar seguro, le daré una explicación sobre este asunto. ¡En el futuro, seremos parientes políticos después de todo, es la fortuna de nuestra Familia Guo casarse por encima de nuestro estatus!”

Huang Xiaolong lanzó una fría mirada a Guo Chen y su atención volvió a centrarse en Yao Fei. “Habla, ¿dónde están mis padres y todos los demás?”

Todas las miradas se movieron hacia Yao Fei.

Yao Fei también miró fríamente a Huang Xiaolong con una sonrisa complaciente. “Huang Xiaolong, admito que te subestimé. Nunca pensé que tendrías un experto así a tu lado.” Sus ojos se arriesgaron a echar un rápido vistazo a Zhao Shu. “Sin embargo, trajiste a un extraño al Instituto Duanren, hiriendo a estudiantes del Instituto. El Emperador Duanren llegará con los otros Maestros Santos muy pronto. ¡Fuerte como es, Zhao Shu aún morirá!”

En el momento exacto en que Yao Fei habló, los sonidos del silbido del viento surgieron en la distancia. Una poderosa ráfaga de presión tras otra emanó en su dirección.

Liderando en el frente había una figura majestuosa que vestía una túnica de dragón dorado con un patrón rúnico de una espada rota en medio de sus cejas. Este era, por supuesto, el Emperador Duanren. Cinco Ancianos con uniforme de batalla dorado lo seguían, los cinco Maestros Santos del Instituto Duanren.

En la fila de atrás estaba Duan Wuhen y los muchos expertos del Instituto Duanren.

Al ver al Emperador Duanren, los cinco Maestros Santos y todos los principales expertos del Instituto Duanren, la alegría recorrió la cara de Yao Fei. Luego, su rostro se retorció de venganza. “¡Huang Xiaolong, tu fin está aquí! ¡Jaja, déjame ver cómo vas a escapar de esto!”

La Familia Guo, Yao Fei, junto con los maestros y estudiantes de los alrededores, esperaron a que el Emperador Duanren, los cinco Maestros Santos y los muchos expertos del Instituto llegaran a la plaza del Salón Descorazonado.

“¡Saludos al Emperador Duanren y a los muchos Santos Maestros!” Todos los maestros y estudiantes, incluido Yao Fei, se arrodillaron para saludar.

En la plaza, solo Guo Chen, Huang Xiaolong, Zhao Shu y Yu Ming permanecieron de pie.

El Emperador Duanren asintió mientras observaba a la multitud y hablaba: “Levántense.”

“¡Muy agradecido Emperador!” Solo entonces todos se pusieron de pie.

Visto por todos, el Emperador Duanren caminó hacia Zhao Shu y Huang Xiaolong.

La sonrisa anticipada en el rostro de Yao Fei gradualmente se ensanchó cuando vio que el Emperador Duanren se dirigía directamente a Zhao Shu y Huang Xiaolong. Un brillo brutal destelló resplandecientemente en sus ojos; ¡Huang Xiaolong, estás tan muerto!

Deteniéndose frente a Zhao Shu y Huang Xiaolong, el Emperador Duanren mostró gran respeto cuando dijo: “¡Señor Zhao, Duan Ren llega tarde!”

Las caras de todos se pusieron rígidas, se quedaron estupefactos donde estaban.

Yao Fei, Guo Chen, Guo Shiwen y el resto tenían los ojos del tamaño de un puño.

“¡¿Señor, Señor Zhao?!” Yao Fei repitió con asombro. ¿El Emperador Duanren realmente había saludado a Zhao Shu como el Señor Zhao? Además, ¿esa actitud respetuosa?

Entonces, el Emperador Duanren se volvió hacia Huang Xiaolong: “Joven Noble Huang.”

¡Joven Noble Huang!

¡Todos los ojos sobresalían de sus cuencas!

Duan Wuhen y Cheng Jian se acercaron, siguiendo al Emperador Duanren: “¡Señor Zhao, Joven Noble Huang!”

Las mentes de la multitud reunida se convirtieron en papilla, nadie fue capaz de reaccionar ante el shock.

Repentinamente, alguien pensó en un punto vital; la Ficha Dorada en la mano de Huang Xiaolong… ¡probablemente no pertenecía a Duan Wuhen, sino al Emperador Duanren!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s