ATG – Capítulo 1006 – Nunca Antes Visto

“¿Qué… qué pasó?”

La totalidad de la Secta del Divino Fénix de Hielo estaba aturdida. Incluso Mu Huanzhi, quien se había estado preparando para moverse y rescatar a Yun Che, fue sorprendido en su lugar, con los ojos en blanco.

Todos podían decir que Huo Poyun solo había usado una pequeña fracción de su fuerza, sin embargo, incluso entonces, claramente no era algo que alguien en el Reino del Origen Divino pudiera soportar. Sin embargo, de alguna manera, Yun Che había causado directamente que las Llamas del Cuervo Dorado se dispersaran.

Sin duda, esto era aún más difícil de lograr que resistir las llamas sin lesionarse.

Además, a pesar de que Huo Poyun había reprimido su fuerza, de los gestos de Yun Che, no era algo que hubiera hecho por accidente.

“Este mocoso… ¿qué demonios?” Huo Rulie ya no pudo reír. Yun Che, con una fuerza profunda en la primera etapa del Reino del Origen Divino, fue capaz de usar la energía profunda del atributo hielo para dispersar casualmente las Llamas del Cuervo Dorado de Huo Poyun… ¿podrían los logros de Yun Che en el atributo hielo alcanzar tales alturas?

¡Fueron las Llamas del Cuervo Dorado de Huo Poyun las que Yun Che había dispersado!

Como la persona que había liberado las Llamas del Cuervo Dorado y con su comprensión de ellas, Huo Poyun sabía más claramente que nadie lo que había sucedido.

“No me extraña que Mu Hanyi haya perdido. Para alguien que se sumergió miles de metros en el lago celestial, sus logros con el atributo hielo… ¡han alcanzado tales alturas!” Dijo en voz baja Mu Huanzhi.

“¿Que estas esperando? ¡Date prisa y haz tu próximo movimiento!” Dijo repentinamente Mu Xuanyin, su voz sonaba extremadamente impaciente.

La figura aturdida de Huo Poyun se estremeció mientras recuperaba rápidamente sus sentidos. La forma en que miraba a Yun Che repentinamente había cambiado de forma drástica.

“¡Poyun, viendo como la mismísima Rey del Reino de la Canción Nieve ha dicho tales palabras, ya no hay necesidad de que seas cortés!” Dijo Huo Rulie. Entonces reprimió su voz mientras continuaba. “¡Usa la Aniquilación Dorada!”

Huo Poyun no respondió mientras levantaba el brazo derecho, enviando las Llamas del Cuervo Dorado hacia el cielo y encendiéndolo, antes de que las llamas rápidamente se encogieran y se convirtieran en una deslumbrante espada de fuego dorado.

“¡Es… es la espada de fuego de antes!” Gritaban los discípulos del Fénix de Hielo.

Fue exactamente esta espada de fuego la que causó que la defensa de hielo y escarcha de Mu Hanyi se desmoronara por completo momentos antes, poniendo a Mu Hanyi en un estado tan indefenso. Y ahora, había aparecido nuevamente, contra Yun Che. Huo Poyun una vez más había encendido esta extremadamente llamativa espada de fuego.

¡Además, el aura y el resplandor ardiente que emanaba de ella no eran más débiles que antes!

Claramente, no planeaba darle más oportunidades a Yun Che después de que su primer golpe había sido tan fácil de defender.

“Será mejor que uses todo tu poder.” Huo Poyun frunció el ceño ligeramente. “Sin embargo, puedes relajarte. Incluso si no puedes recibir este golpe, no te lastimará.”

La capacidad de Huo Poyun para manipular las Llamas del Cuervo Dorado ya había llegado a un nivel extremo. Antes, incluso después de romper todas las defensas de Mu Hanyi y atravesar la energía profunda que defendía el cuerpo de Mu Hanyi, se las arregló para no herir a Mu Hanyi… Esta vez, naturalmente, tampoco permitiría que Yun Che recibiera alguna lesión, si Yun Che no pudiera resistir.

Yun Che no respondió mientras miraba la espada de fuego color amarillo dorado. Sin embargo, él no era como Mu Hanyi, quien rápidamente había condensado un escudo de hielo. En cambio, una vez más extendió su mano derecha mientras una luz azul se condensaba nuevamente sobre su palma y rápidamente se volvía más concentrada. Este fue el único movimiento que hizo.

Los ojos de Huo Poyun vacilaron levemente cuando la ardiente luz sobre su cuerpo parpadeaba y la espada de fuego se balanceaba bruscamente bajo incontables miradas aterrorizadas.

Un rayo de luz amarillo dorado cortó a través del cielo, aparentemente destrozando al mundo entero. Frente a la espada, Yun Che permaneció completamente quieto, sin hacer ningún movimiento. Incluso la energía profunda que cubría su cuerpo permaneció tranquila. La única diferencia era que la luz azul en su mano derecha se hacía cada vez más oscura y misteriosa.

“Después de ver la Aniquilación Dorada de Poyun, este mocoso ni siquiera se molesta en tratar de resistirse a ella.” Se rió Huo Rulie.

Aunque todos sabían que Huo Poyun no dañaría a Yun Che, no podían evitarlo, ya que sus corazones se estrechaban mientras la espada de fuego descendía. Sin embargo, incluso cuando la espada de fuego se cerró rápidamente sobre Yun Che, él no se movió.

Los ojos ardientes de Huo Poyun miraron a Yun Che mientras su espada descendía. Él también creía que Yun Che estaba asustado y se había vuelto incapaz de responder. En este punto, la espada de fuego dorado estaba a solo unos metros de la cabeza de Yun Che. Las cejas de Huo Poyun se tensaron mientras se preparaba para detener abruptamente la espada de fuego en el momento en que tocara a Yun Che.

Pero justo en este mismo momento exacto, Yun Che de repente extendió su mano derecha para agarrar la espada de fuego dorado.

La acción repentina de Yun Che hizo que las mandíbulas de todos en la Secta del Divino Fénix de Hielo y el Reino del Dios de la Llama cayeran… Incluso las defensas de poder total de Mu Hanyi habían sido completamente demolidas por esta terrorífica espada de fuego, demostrando completamente la asombrosa cantidad de poder contenida en ella, pero Yun Che se atrevió a usar su mano para tratar de agarrarla… simplemente sería incinerado a la nada en un instante.

“¡Yun Che, detente!” Gritó Mu Huanzhi tan fuerte que estuvo a punto de rasgarle la garganta.

“¡Ah!” Gritó Mu Xiaolan.

“¡Este mocoso se ha vuelto loco!” Gritó Huo Rulie.

Huo Poyun también sufrió una gran conmoción, pero ya era demasiado tarde para intentar dispersar la espada de fuego dorado. Sus pupilas se dilataron, pero él solo podía mirar y observar cómo la brillante palma azul de Yun Che agarraba la espada de fuego dorado como un rayo.

¡Szzz!

Una neblina blanca y pálida cubrió los cielos mientras el sonido de la energía profunda del atributo hielo siendo extinguida resonó en todas partes. Pero en medio de la neblina blanca, en el punto donde Yun Che tocó la intensa y brillante espada de fuego dorado, esta… repentinamente se quebró.

¡Bang!

“¡¿Q-qué?!” Frente a esta escena, el asombrado Huo Rulie de repente se tambaleó hacia atrás.

Cuando la espada de fuego se fragmentó, la energía de las Llamas del Cuervo Dorado instantáneamente se descontroló y las llamas se dispersaron salvajemente. En un abrir y cerrar de ojos, la espada de fuego de cientos de metros de largo se había convertido en varias piezas fragmentadas de luz ardiente que fueron rápidamente extinguidas por el aire helado.

“…” El brazo de Huo Poyun, con el que empuñaba la espada, continuó moviéndose como si su espada todavía estuviera allí, pero el resto de su cuerpo parecía haberse congelado mientras permanecía inmóvil durante un largo tiempo, su rostro estaba cubierto en una expresión de shock extremo por haber visto algo que nunca antes había presenciado en su vida.

“¿Qué… qué acaba de pasar?” Incluso el digno Maestro de la Secta del Fénix, Yan Juehai, se sorprendió por los acontecimientos.

Yan Wancang solo pudo asentir lentamente mientras la expresión de sorpresa en su rostro coincidía con las de Yan Juehai y Huo Rulie.

Incluso todos en la Secta del Divino Fénix de Hielo se habían perdido en su aturdimiento.

Después de todo, acababan de ver a Mu Hanyi siendo derrotado fácilmente por esa espada de fuego. Su poder era claramente extremadamente aterrador.

Sin embargo, Yun Che… ¿fue capaz de hacer que esta espada de fuego se dispersara?

En cuanto a Mu Hanyi, que acababa de perder ante la Aniquilación Dorada y que personalmente había presenciado su terrorífico poder, parecía haberse quedado petrificado en el acto. Incluso las pupilas de sus ojos se habían congelado por completo mientras contemplaba inexpresivamente la zona durante mucho tiempo.

Yun Che bajó su brazo mientras miraba tranquilamente a Huo Poyun y decía: “Todavía tienes un último movimiento.”

Aunque la Aniquilación Dorada era aterradora, al final, no era más que pura energía de las Llamas del Cuervo Dorado.

Mientras solo fueran llamas, sin importar cuán aterradoras fueran, no podrían dañarlo.

“¡HAHAHAHA!” En este momento, Mu Huanzhi, que había estado atónito por un largo tiempo, de repente comenzó a reírse. “De hecho, es digno de ser alguien que descendió miles de metros en el lago celestial. Con su talento para el atributo hielo, incluso con su fuerza profunda en el Reino del Origen Divino, pudo dispersar las Llamas del Cuervo Dorado de un cultivador del Reino de la Tribulación Divina. Esto es algo que casi nunca se ve…”

Inmediatamente después, sin embargo, Mu Huanzhi se dio cuenta de que había perdido el control debido a su emoción y había dicho algunas palabras precipitadas. Por lo tanto, rápidamente se calló.

“¿Qué? ¿Miles de metros en el lago celestial?” Cuando Mu Huanzhi reveló este hecho, Yan Wancang, Yan Juehai y Huo Rulie exhibieron simultáneamente su sorpresa.

Naturalmente, los tres sabían sobre el Lago Celestial del Frío Abisal y pudieron establecer la conexión. Además, para que alguien en el Reino del Origen Divino descendiera miles de metros… ¡Esto requería de un talento innato incomparablemente aterrador para el atributo hielo!

Las miradas de todos los Maestros de Secta del Reino del Dios de la Llama se encontraron mientras sus expresiones cambiaban. ¡Este tipo de talento era extremadamente raro!

¡No es de extrañar que Mu Xuanyin haya abandonado un talento tan raro como Mu Hanyi por Yun Che, quien era de un reino inferior y cuya cultivación estaba solo al comienzo del Reino del Origen Divino!

Los tres también se dieron cuenta instantáneamente de por qué la Secta del Divino Fénix de Hielo había propuesto tal competencia.

Si se tratara de una batalla real, no había forma de que un practicante en el primer nivel del Reino del Origen Divino compitiera contra uno en el Reino de la Tribulación Divina.

Sin embargo, si solo estuvieran compitiendo con artes profundas y utilizando artes profundas para liberar las energías puras de los elementos, entonces, siempre y cuando sus logros en el atributo hielo fueran lo suficientemente altos, Yun Che podría liberar energía profunda de hielo de alto nivel incluso con su bajo cultivo, lo que le permitiría defenderse contra de la energía profunda de fuego de su oponente con una cultivación más alta.

Solo que la diferencia entre los dos era un total de dos reinos y los propios logros de Huo Poyun con la energía profunda de fuego ya eran extremadamente altos. Para que Yun Che fuera capaz de hacer esto… solo podría ser posible si sus logros con el atributo hielo hubieran alcanzado un nivel que desafiara a los cielos.

Pero que él haya podido descender miles de metros dentro del lago celestial con solo su cultivo en el Reino del Origen Divino… ¡Ya desafiaba el cielo!

De hecho, Yun Che se había defendido ante la espada de fuego dorado de Huo Poyun. ¡Esto demostraba claramente que, en términos de leyes elementales, era muy superior a Huo Poyun!

Yun Che es realmente… ¿tan fuerte?” Todos los discípulos del Fénix de Hielo quedaron atónitos.

“Él solo está en el Reino del Origen Divino… sin embargo… ¿es más fuerte que el Hermano Mayor Hanyi? Esto…”

“No es de extrañar que la Maestra de Secta realmente lo eligiera…” La gran mayoría de los discípulos del Fénix de Hielo solo habían escuchado más o menos lo sucedido dentro del Lago Celestial del Frío Abisal, y así, cuando Mu Xuanyin decidió elegir a Yun Che y abandonar a Mu Hanyi y a Mu Feixue, casi todos ellos se sorprendieron y fueron incapaces de comprender, mientras que algunos incluso se enojaron.

Pero ahora, después de ver a Mu Hanyi y a Yun Che enfrentarse a la misma espada de fuego dorado de Huo Poyun con diferentes resultados, todos habían cambiado completamente de opinión.

“¡Felicitaciones, Rey del Reino de la Canción de Nieve… por aceptar a un buen discípulo!” Dijo Huo Rulie, apretando los dientes.

Ahora que había llegado a este punto, finalmente sabía por dentro que había sido engañado.

Sin embargo, mientras repetidamente reproducía la escena de Yun Che rompiendo la Aniquilación Dorada en su mente, él fue completamente incapaz de calmarse.

“Sin embargo, en comparación con mi discípulo… ¡todavía es mucho peor!”

“¡Poyun!” Huo Rulie dijo con voz extremadamente agitada. “¡Para el último movimiento, no tienes que contenerte más… deja que el Rey del Reino de la Canción de Nieve vea claramente por sí misma el talento que aparece una vez cada diez mil año en nuestro Reino del Dios de la Llama!”

Huo Poyun estaba bastante sorprendido cuando se dio la vuelta y dijo: “Maestro, podría ser…”

“¡Sí!” Huo Rulie asintió lentamente mientras sus ojos se volvían cada vez más maliciosos, explicando claramente todo.

Mientras pensaba en la apuesta de antes y luego en la destrucción de su Aniquilación Dorada por la única mano de Yun Che, Huo Poyun apretó los puños y luego asintió con la cabeza en señal de afirmación.

Yan Wancang aparentemente quería decir algo, pero tan pronto como estaba a punto de dar un paso adelante, se detuvo momentáneamente y luego decidió quedarse donde estaba, mientras suspiraba levemente… Aunque esto revelaría algunos secretos, Huo Rulie no podía perder. Con la apuesta hecha en esta competencia, Huo Rulie no podía darse el lujo de perder.

“¿Un talento que aparece una vez en diez mil años?” Mu Xuanyin se burló fríamente: “Tal fanfarronería. ¡Bueno! ¡Entonces este rey verá cuidadosamente de dónde viene tu valor!”

“¡Espero que no estés demasiado asustada!” Enfrentándose a un Maestro Divino, el Rey del Reino de la Canción Divina, Huo Rulie dijo algunas palabras extremadamente exageradas. “¡Poyun!”

La expresión de Huo Poyun ya se había vuelto extremadamente solemne cuando se encendieron las Llamas del Cuervo Dorado en su cuerpo. Sin embargo, esta vez, las llamas fueron especialmente escasas y perezosas.

“¡Ja!” Gruñó Huo Poyun. Casi inmediatamente después, él gritó violentamente de una manera extremadamente dolorosa.

“¡Haaaaaaaaaah!”

La sombra del Alma del Cuervo Dorado emergió sobre su cuerpo… pero era diferente de antes. Esta vez, la sombra del Alma del Cuervo Dorado no contenía la más mínima sensación de ilusión. En cambio, se sentía extremadamente real, como si el verdadero Espíritu Divino del Cuervo Dorado hubiera descendido repentinamente.

La nieve revoloteando se detuvo cuando el hielo profundo cercano, que había estado congelado durante decenas de miles de años, comenzó a retroceder silenciosamente a un ritmo aterrador. Un calor ardiente se tragaba por completo el aire frio cercano y se irradiaba continuamente a los alrededores.

A medida que el calor se hizo cada vez más intenso, la luz también experimentó un cambio enorme… el mundo frente a ellos se había cubierto repentinamente con una capa de rojo escarlata. Con el paso del tiempo, el rojo escarlata se hizo cada vez más intenso antes de convertirse lentamente en un color dorado.

“Esto… ¿esto es?” La temperatura ya se había calentado a un grado extremadamente impactante, sin embargo, todavía estaba aumentando a un ritmo aterrador. Fue en este momento que Mu Huanzhi inconscientemente levantó la cabeza, después de lo cual se quedó aturdido.

El cielo, que originalmente había sido de un color blanco pálido, se había vuelto completamente rojo.

¡Y arriba en el cielo rojo había un deslumbrante sol dorado! ¡Uno que nadie notó aparecer!

Observando este sol de color dorado, Mu Huanzhi primero sintió conmoción y luego algo de confusión, antes de finalmente pensar en algo que causó que sus dos pupilas se contrajeran repentinamente… Sin embargo, no importaba cuánto quisiera, no podía pronunciar el nombre, simplemente no podía ser.

“¡Furia – Celestial – de los Nueve – Soles!”1

Cuando Mu Xuanyin levantó la vista, sus labios blancos como la nieve se movieron mientras decía con frialdad cuatro palabras.

Ninguno de los discípulos del Fénix de Hielo pudo comprender estas cuatro cortas palabras, pero todos los Ancianos y Maestros de Palacio actuaron como si hubieran sido alcanzados por la iluminación cuando una expresión de extrema incredulidad emergió en cada una de sus caras como si hubieran visto un fantasma.

Las miradas de sorpresa e incredulidad en sus caras fueron varias veces mayores que cuando vieron personalmente a Yun Che bloquear la espada de fuego dorado de Huo Poyun.

La Furia Celestial de los Nueve Soles… ¡Era el poder divino de la décima etapa del Registro del Mundo Ardiendo del Cuervo Dorado!

¡Era la llama divina suprema que hasta Huo Rulie no había cultivado hasta ahora!

Nota:

1Hay un mito en China, llamado ‘El mito de Yi y los diez soles’, según la tradición china, Yi era un hombre muy conocido en su tiempo por su destreza en el manejo del arco. En la época de Yi, sucedió que, por un capricho de los astros, los diez soles que se turnaban para iluminar el mundo, decidieron aparecer al mismo tiempo, ello provocó un calor insoportable, tanto que la vida en la Tierra sería imposible. Di Jun, el padre de los diez soles, envió a un arquero con un arco y flechas mágicas para asustar a los soles y que volviesen a la normalidad. A pesar de la voluntad de Di Jun, Yi disparó nueve flechas, dejando en el cielo solamente a un sol, que es el que nosotros vemos actualmente. Al ver como sus hijos habían muerto, Di Jun se enfadó tanto con Yi que lo expulsó de los cielos y Yi desde entonces vivió en la tierra como un mortal más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s