WMW – Capítulo 394 – Compromiso

“¡Este es el emblema de la Familia Rolithe!” Kubler echó un rápido vistazo y concluyó.

Sabía que su Maestro no era del Continente Central y no sabía nada sobre este asunto. Continuó explicando: “La Familia Rolithe es una famosa Familia de Magos en la Región del Rio Negro. ¡Se dice que hay un Mago de rango 3 a cargo allí!”

“¿Un Mago de rango 3? ¿En qué etapa está?” Preguntó Leylin.

El rango 3 era un período en el que uno se preparaba para convertirse en un Mago de la Estrella de la Mañana de rango 4. Tomaba mucho tiempo y era extremadamente difícil de cruzar. Dentro de él, había algunas etapas más pequeñas, y cada etapa significaba una gran diferencia en la fuerza para los Magos.

Por ejemplo, un Mago de rango 3 en la Fase de Vapor era definitivamente capaz de reprimir a unos pocos Magos que aún no habían alcanzado esa etapa.

“Toda la información sobre los Magos más fuertes es confidencial. Los subordinados sabemos muy poco al respecto…” Una expresión de vergüenza apareció en la cara de Kubler.

“Pero ese Mago Rolithe una vez ganó contra un rival de rango 3 de la Fase de Vapor, por lo que no se puede subestimar su poder.”

“¿Es eso así? Lo entiendo.” Leylin parecía distraído. Siempre y cuando su oponente no estuviera en la Fase Líquida o superior, tenía confianza en sus habilidades.

“Todo depende de ti ahora. Espero que no sigas provocándome, o de lo contrario…” Leylin bajó la cabeza, un brillo oscuro destelló a través de sus ojos.

La cabina de primera clase no solo tenía habitaciones individuales, sino que también tenía el lujo de un comedor con buen vino, todo incluido en el precio del boleto.

Después de todo, dado el valor de los cristales mágicos, la comida y bebida normales eran muy baratas.

Solo los ingredientes preciosos y los seres de alta energía se podrían usar para hacer exquisiteces que fueran efectivas para los Magos. Por eso se vendían a un precio tan alto.

“Siéntate, Kubler.” Leylin se sentó en una mesa redonda con un mantel blanco sin preguntarle a nadie y luego llamó a Kubler.

Kubler se inclinó respetuosamente y se sentó en el borde del asiento, sin atreverse a ponerse cómodo.

Ahora era un sirviente de Leylin y era similar a un sirviente de alto rango. Era natural que actuara respetuosamente, para que no fuera castigado por su dueño.

Leylin notó esto y suspiró por dentro.

El comportamiento de Kubler mostraba cuán rígido era el sistema jerárquico en el Clan Ouroboros.

Afortunadamente, no solo era un Brujo de la Serpiente Gigante Kemoyin con una línea de sangre pura, sino también un Mago de rango 3. En el momento en que llegara allí, sería considerado uno de los superiores y no tendría que sufrir.

“¡El cuarto nivel de la Pupila Kemoyin, así como información sobre los grilletes de la línea de sangre! Tengo que obtenerlos del Clan Ouroboros.” Leylin planificó.

Aunque había simulado con éxito el nivel de la Pupila Kemoyin a través del Chip de IA e información sobre múltiples técnicas de meditación en la Zona Crepuscular, no tenía tanta confianza. Por lo tanto, todavía tenía un intenso deseo por el original.

Las técnicas de meditación de alto grado por lo general no eran para entrenar el cuerpo. También se relacionaban con una modificación del espíritu, y esto era algo que el Chip de IA no podría calcular.

Al igual que la Llama Sagrada antes, el Chip de IA había hecho cambios, pero hubo algunos problemas durante la etapa de experimentación con los conejillos de Indias. ¡Leylin no quería que se repitiera ese desastre, especialmente porque esto no iba a ser con ningún conejillo de Indias sino con él mismo!

Señor, ¿necesita algo?” En este momento, una camarera que llevaba un vestido de ‘maid’ escotado y de color negro llegó a la mesa de Leylin, preguntando respetuosamente.

Leylin abrió el menú y echó un vistazo. Había todo tipo de platillos, y podrían considerarse bastante suntuosos. “Dame un filete de ternera y sidra. En cuanto a Kubler, pregúntale tú misma.”

El ambiente en el comedor tampoco estaba tan mal, con la luz cálida de una lámpara de cristal y una agradable fragancia de las flores frescas sobre la mesa.

En una esquina del comedor, incluso habían colocado a un bardo que estaba actuando actualmente.

¡Incluso Leylin sentía que había tomado una buena decisión al gastar esos cristales mágicos!

“¡Señor Leylin!” Después de que el filete de ternero fresco fue sacado, Leylin arregló la servilleta y, con un cuchillo y un tenedor en cada mano, rebanó el filete que estaba emanando vapor. El filete de ternera aquí era de buena calidad, y el chef también había invertido un gran esfuerzo en él. En el momento en que el tenedor y el cuchillo entraron en contacto con el filete, brotó la salsa hirviendo.

Justo cuando Leylin levantó su copa de vino y estaba a punto de comer con gusto, escuchó una voz como la de una alondra.

Miró a un lado y encontró a Jessia, quien había visto antes, agitando los brazos con todas sus fuerzas, mientras que la cara de Rolithe era tan agria como un limón.

“¡Oh!” Saludó Leylin casualmente, y luego dirigió su atención a su propia comida.

Sin embargo, era evidente que la otra parte no tenía intenciones de dejarlo ir. Levantando su falda, Jessia corrió en pequeños pasos, sentándose justo al lado de Leylin.

Señor Leylin, ¿te gusta la sidra? En la Familia Jessia, hay una botella que no está mal en nuestra bodega…”

‘Incluso si estás buscando un escudo, ¿tengo que ser yo?’ Leylin levantó la cabeza tristemente, mirando a su alrededor.

Luego descubrió que realmente era la única opción que tenía. Después de alcanzar el rango 1, los Magos podrían usar la radiación de partículas de energía para alterar sus apariencias, conservando su aspecto joven y brillante.

Había muy pocos genios que, como Leylin y Jessia, se habían convertido en Magos Oficiales antes de los 20 años.

Muchos ascendían al rango 1 después de los cincuenta años, y las mujeres obviamente querían conservar su apariencia más juvenil y hermosa. Por otro lado, muchos Magos hombres decidían conservar su imagen en el momento en que avanzaron.

Por lo tanto, en el mundo de los Magos, había Magos viejos y jóvenes, pero la mayoría de las mujeres tenían entre 20 y 30 años por su apariencia. Habían pocas que se presentaban como mujeres mayores.

En el comedor donde se encontraba Leylin, no era que no hubiera Magos Oficiales, sino que la mayoría eran hombres de mediana edad o ancianos. Los pocos jóvenes acólitos y demás no se atrevían a coquetear con los Magos Oficiales ni a rivalizar con nadie por el afecto de la gente de los alrededores.

Pensando en ello, parecía que la mejor opción de Jessia era Leylin.

En primer lugar, aunque no podía distinguir la fuerza de Leylin, definitivamente era un Mago Oficial. ¡Eso fue lo más importante! Luego, Leylin era joven y bastante guapo, lo cual era suficiente para que otros hombres se enojaran.

Sin embargo, hacia esta inesperada suerte con las mujeres y la calamidad que podría causar, Leylin rodó sus ojos.

“¿Puedo sentarme aquí?” En este momento, el joven cuya expresión era oscura también llegó.

Leylin asintió y lo observó mientras él se sentaba al lado de Jessia, para su visible disgusto.

“Déjame presentarme. ¡Mi nombre es Nolan, Nolan Rolithe! ¡Esta es mi prometida, la Señorita Jessia!”

Nolan se rió levemente, poniendo énfasis en las palabras ‘Rolithe’ y ‘prometida’.

“¡En! ¡Honestamente, esta pareja comprometida es bastante compatible! ¡Ambos son igual de jóvenes y llenos de talento!” Leylin asintió.

A través de su conversación, el aura y las ondas que fueron emitidas involuntariamente, e incluso sus ojos lo ayudaron a deducir su edad general.

Habitualmente hablando, esta sería una pareja perfecta, pero era una pena que la mujer no pareciera satisfecha con esta boda.

Aunque había dos miembros más aquí para interrumpir las cosas, Leylin pudo disfrutar de su comida, ignorando por completo a Jessia, quien le prestó mucha atención, y a Nolan, que estaba a punto de explotar.

Antes de irse, el tipo llamado Nolan secretamente le envió a Leylin una transmisión. “¡Aléjate de mí prometida, o te arrepentirás!”

“¿Maestro?” Kubler miró al inexpresivo Leylin y le preguntó.

Con el comando de Leylin, mataría inmediatamente al idiota de Nolan, quien se atrevió a ofender a su Maestro. Aunque todos eran Magos de rango 1, estos dos eran obviamente novatos que acababan de avanzar. Era imposible para ellos sobrevivir bajo las manos de Kubler, un Brujo.

“No hay prisa.” Leylin agitó sus manos, aunque tenía algunas preguntas. Los Magos eran personas racionales, y aunque las acciones de Jessia provocaron el disgusto de Nolan, definitivamente recordaría todo y no comenzaría una disputa con otro Mago por asuntos tan triviales. Además, Leylin y Jessia solo habían intercambiado algunas palabras.

Además, Leylin no los mataría a los dos por algo tan insignificante. No era beneficioso para él.

“¡Parece que la Maga llamada Jessia podría continuar con algunos trucos!” Leylin tocó su barbilla, sintiéndose como si estuviera viendo un espectáculo.

“¡Sí, Maestro!” Después de escuchar las instrucciones de Leylin, Kubler no estaba dispuesto, pero no volvió a mencionarlo.

Dos días pasaron rápidamente, el dirigible se detuvo frente a una estación en una ciudad de escala intermedia en la Región del Rio Negro.

Leylin sostuvo un bastón y se puso un sombrero, vistiendo algo así como un traje. Parecía incluso más elegante que los Jóvenes Maestros de las familias nobles, con el aura digna que solo tendría un gobernante mientras bajaba las escaleras.

Mientras tanto, Kubler era como un leal mayordomo, siguiéndolo de cerca y sosteniendo algo en sus manos.

“¡Señor Leylin!” Sonó la voz de Jessia. Esta también era su parada.

Leylin se rió y se acercó a ella.

Nolan se hizo a un lado, aunque estaba lleno de sonrisas como si hubiera entendido algo.

“¡Señor Leylin, mis disculpas por mi comportamiento!”

Nolan reanudó su buen comportamiento, lavando su impaciencia y pareciendo sereno.

Se había dado cuenta de sus errores y ahora se adelantaba para disculparse.

“¡Está bien! ¡Si tuviera una prometida tan bonita, sería demasiado desconfiado de todos los demás!” Bromeó Leylin.

Jessia puso los ojos en blanco a Leylin y preguntó: “Señor Leylin, ¿a dónde vas?”

No era la primera vez que estaba preguntando esto, y Leylin se había negado a responder.

“¿Yo?” Leylin vio un atisbo de nerviosismo en los ojos de Nolan, y no pudo evitar negar con la cabeza y soltar una carcajada.

No importaba lo tranquilo y calmado que mirara, sus ojos lo delatarían al final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s