WMW – Capítulo 393 – Red de Dirigibles

“¡Hmm!” Leylin asintió con la cabeza distraídamente.

“¡Veo muchos Magos aquí!” Señaló hacia el exterior.

Un Mago que estaba vestido como un poeta ambulante estaba tocando un órgano de tubos. Un grupo de residentes lo miraba y lo animaba.

“¡Sí! Aquí, los Magos Oficiales a menudo se mezclan entre los plebeyos, y los residentes también los conocen muy bien…” Kubler le explicó a Leylin. “En el Continente Central, los Magos y la nobleza se comunican en el idioma Byron. Por lo tanto, Mi Señor, no necesita preocuparse por una barrera del idioma. De hecho, aquí hay algunos materiales sobre el Continente Central y algunas variantes de mapas, así como información sobre la comunicación.”

Kubler le entregó respetuosamente una bola de cristal llena de información a Leylin.

Para un Mago aprender el idioma Byron era obligatorio. Por lo tanto, Leylin y Kubler pudieron comunicarse en el momento en que se encontraron. Pudieron entenderse de inmediato.

Leylin se sirvió una cucharada de postre.

Un sabor rico, fragante y dulce excitó sus papilas gustativas. “Buena comida, parece que el estilo de vida de los plebeyos en el Continente Central es mejor que en la Zona Crepuscular…”

“Naturalmente. ¡Este es el Continente Central, el núcleo del Mundo Mago!” Exclamó Kubler con un toque de orgullo. Leylin sonrió y agitó la cabeza.

Aunque las siete capas del mundo subterráneo no estaban de acuerdo con tal afirmación, durante el pasado antiguo del Continente Central, había al menos un Mago de rango 7 que lo supervisaba.

¿Pero ahora? Solo un leve indicio de su gloria pasada había sido restaurado.

En cuanto a este problema, Leylin no quería hacer nada al respecto. Después de todo, la situación actual en el Continente Central podría ser mejor para él.

Después de una noche de buen descanso, Leylin y Kubler se dirigieron a un lugar fuera de la ciudad.

La transitada carretera estaba llena de carruajes y otros medios de transporte. Se transportaban cargas de equipaje y bienes, y el lugar parecía próspero.

Además, cada transeúnte en la calle tenía un cierto nivel de ondulaciones de energía en ellos. Había muy pocos plebeyos presentes.

Leylin y Kubler cruzaron la amplia y robusta carretera y vieron lo que parecía ser un aeropuerto futurista. Había muchos dirigibles blancos de forma ovalada en el enorme campo plano, algunos despegaban y otros aterrizaban. Una multitud de personas entraba y salía de ellos como un ejército de hormigas.

Algunos de los dirigibles remolcaban camiones cargados de mercancías, y los trabajadores llamaban a sus socios para descargar la carga y el equipaje. La escena era enérgica, ocupada y desordenada.

El Continente Central era enorme, sus tierras eran vastas e ilimitadas. El transporte terrestre no solo era lento, sino que también mucho más peligroso. Por lo tanto, los dirigibles se habían convertido en su modo de transporte común.

Incluso dentro de la pequeña sección de una ciudad, había un punto de atraque de dirigibles con algunos Magos y acólitos de turno.

Sus responsabilidades incluían mantener la ley y el orden en la ciudad y el mantenimiento y reparación de los dirigibles.

Además de eso, había un grupo de ingenieros especialmente capacitados para el trabajo. Con cuerpos tan delgados como una cerilla, ojos saltones y cabezas calvas, Leylin los vio trabajando entre las bases de los dirigibles y los túneles con llaves y otras herramientas en sus manos.

Los costos de construcción y mantenimiento para tales aeronaves fueron muy altos. Aun así, siempre que la ruta aérea fuera segura, se obtendrían ganancias. Era un caso de grandes inversiones que producían grandes ganancias. Y esas inversiones solo las podían hacer los Magos que poseían grandes riquezas.

Los dirigibles de la costa sur eran más pequeños que los de aquí. Sus rutas aéreas eran limitadas y sus horarios de vuelo estaban regulados. Simplemente no podían compararse con los del Continente Central.

“¿Quién está detrás de estas diversas rutas aéreas?” Preguntó Leylin a Kubler en un tono suave.

Un boleto de dirigible en una cabina normal costaba cien cristales mágicos. Para Leylin y Kubler, quienes naturalmente eligieron viajar en la cabina superior, su viaje les había costado seiscientos cristales mágicos.

Afortunadamente, Leylin era rico e imponente ya que tenía el control de los recursos de una región entera. El dinero estaba fácilmente a su disposición. Tenía una gran cantidad de cristales mágicos, por lo que, naturalmente, no sería tacaño.

A pesar de que Leylin tenía el gran apoyo de los recursos de la Zona Crepuscular, cuando lo comparaba con el enorme negocio de dirigibles, sintió que todavía le faltaba.

“¡Todas las rutas aéreas de dirigibles del Continente Central son manejadas por la Familia Fallor, es propiedad privada!”

“¿Propiedad privada?” Leylin se sorprendió, e inmediatamente preguntó: “¿Quién es el Mago de su lado?”

Estos enormes beneficios, que incluían una participación crucial en el transporte aéreo, si sus antecedentes no estuvieran a la altura, no habrían sido capaces de manejar tal cosa.

Y para que la Familia Fallor dominara todo el continente hasta ahora, seguramente su apoyo era formidable.

“La propia Familia Fallor tiene dos Magos de la Estrella de la Mañana. Por supuesto, no cuenta mucho. ¡Su más importante respaldo es el Monarca de los Cielos!”

“¿Monarca de los Cielos? ¿Mago del Amanecer?” Leylin asintió con la cabeza.

Con un Mago que estaba en el pináculo del Continente Central devorando esos tratos, la Familia Fallor fue básicamente relegada a ama de llaves. Quien verdaderamente tenía el control sobre los asuntos de los dirigibles era el Monarca de los Cielos después de todo.

“Sí, bajo el gobierno del prestigioso e intimidante Monarca de los Cielos, la seguridad de las aeronaves está garantizada.” Remarcó Kubler, con un rayo de anhelo en sus ojos.

¡Mago de rango 6! ¡Este era el nivel más alto en el Continente Central! ¡Cada acción suya afectaría la vida de innumerables Magos! ……

……

* Woosh * Con el zumbido del viento, el dirigible se retrajo de sus anclas, y comenzó a flotar en el cielo.

Leylin estaba en la terraza disfrutando del viento, una mirada complacida en sus ojos y una sonrisa en su rostro.

Con una mezcla de sol y el aroma de la hierba fresca, el viento fresco soplaba y permanecía a su alrededor.

“¡Ha pasado mucho tiempo! ¡Demasiado tiempo! No he estado bajo el sol por tanto tiempo…”

Leylin miró el cielo azul y blanco y los dorados rayos del sol. Momentáneamente, se sintió emocionado.

Aunque habían piedras solares y hechizos de luz eterna en la Zona Crepuscular, eran artificiales después de todo. Nunca podrían compararse con la luz y la calidez que el sol natural proporcionaba.

Aquellos que vivieron en la Zona Crepuscular durante mucho tiempo constantemente se enfrentaban a un suelo y a un cielo hechos de espesa roca negra. Los dejó deprimidos, y en ocasiones también podrían generar serios problemas.

Aunque Leylin no tuvo tanta desgracia, no quería arriesgarse más. Él nunca habría querido salir del lujoso lugar y experimentar el resplandor del sol real traía consigo.

¡Aquellos que constantemente estaban bajo el sol nunca entenderían a los otros que habían estado en la oscuridad y que ansiaban su resplandor natural!

A medida que el dirigible ganaba velocidad, el flujo de aire en la cubierta aumentaba enormemente, lo suficiente como para volar a un adulto.

Por supuesto, en tal situación, Leylin no se inmutó y no pudo escuchar el anuncio hecho para que todos se retiraran a sus habitaciones. Permitió que los fuertes vientos lo envolvieran por todas partes.

“Muy bonito, ¿no?”

Una dulce voz femenina fue escuchada. Leylin se volteó a la derecha y vio a una jovencita sujetada fuertemente a la barandilla. Ella estaba de puntillas e intentando mirar el paisaje debajo.

Debajo de ellos, más allá del mar de nubes, se podían ver parcelas de tierras de cultivo y plantaciones. Los molinos de viento parecían ser del tamaño de un juguete y el contorno de la ciudad estaba muy lejos. Pequeños puntos negros se movían por las carreteras.

“Mi nombre es Jessia, ¿y el tuyo?”

La joven amplificó su voz cuando Leylin no le prestó la atención que ansiaba.

“¡Leylin!” Respondió inexpresivamente. Leylin sintió las ondas de energía que emitía la dama, ella era una Maga de rango 1.

Ella podría ser considerada una genio considerando su estatus de rango 1 a una edad tan joven, pero lastimosamente, Leylin la consideró insignificante.

“¿Entonces, Leylin de dónde eres?”

La joven Maga no estaba frustrada porque Leylin la ignorara, sino que comenzó a hacer más preguntas.

“¿Qué tipo de poder tienes? ¿A dónde quieres ir? ¿Te gustan las capas de flores del jazmín? Me gustan los bastones hechos de nogal, creo que mejoran mi poder mágico, y también huelen bien…” Recitó como un gorrión, haciendo una cadena de preguntas.

“Tú…” Leylin rodó los ojos y estaba a punto de hablar cuando otra voz habló detrás de él.

Jessia, ¿qué estás haciendo?”

Leylin se dio la vuelta. Un joven Mago que llevaba una túnica blanca dorada con el emblema de un rubí rojo caminó hacia ellos, con ira oculta en sus ojos.

“No… nada… solo estoy mirando por aquí…” Jessia echó la cabeza hacia atrás, con un aspecto lamentable.

“¡Ya que terminaste de buscar, regresa ahora! ¡Es peligroso aquí!” El joven reprimió la sonrisa en su rostro.

“¡Señor Leylin, lo buscaré la próxima vez!” Jessia se despidió mientras se alejaba, y el joven estaba claramente disgustado.

Miró a Leylin, sus labios se separaron para hablar, pero no lo hizo. Dirigió una mirada furtiva llena de advertencia hacia Leylin y se volvió para caminar hacia la cabina.

“¡Ridículo!” Leylin sacudió la cabeza con incredulidad.

Sabía que la joven Maga lo había utilizado como una razón para esquivar la ira del joven Mago y eso hizo que Leylin formara impresiones negativas hacia los dos.

Era claramente evidente que no habían descubierto las ondas de energía oculta de Leylin, por lo que uno lo veía como un salvador, pero otro sin saberlo no se atrevía a desafiarlo.

“¡Kubler, ven aquí!” Leylin miró la impresión secreta en su mano.

“¡Maestro! ¿Cuáles son sus instrucciones?” Kubler subió a cubierta rápidamente y respondió respetuosamente con una reverencia.

“¿Conoces este símbolo?” Leylin proyectó una imagen del emblema de rubí rojo que el joven Mago llevaba puesto.

A juzgar por la orgullosa personalidad del joven Mago que llevaba el emblema del rubí rojo en el pecho, Leylin sospechaba que podría ser el símbolo de un poderoso Mago. Desafortunadamente, no tenía idea y tuvo que soportar la mirada crítica de él.

Afortunadamente, siguiendo a Leylin a lo largo de este viaje había un Mago del Continente Central, que estaba bien informado y fue capaz de responder a muchas de sus preguntas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s