Invincible – Capítulo 214 – ¡Todos Ustedes Deben Morir Aquí!

Huang Xiaolong, Zhao Shu, Yu Ming y Fei Hou marcharon hacia el Instituto Duanren con una visible aura asesina. ¡Cualquiera que se cruzara en su camino huía asustado!

En poco tiempo, los cuatro llegaron al Instituto Duanren, ingresaron a los terrenos y conmocionaron a los estudiantes con su intención asesina.

“¿No es Huang Xiaolong? ¿Por qué trajo tantos guardias y forasteros al Instituto Duanren?”

“¿No sabe él que a los estudiantes no se les permite traer forasteros al Instituto?”

“¿Este Huang Xiaolong realmente piensa que puede hacer lo que quiera simplemente porque Duan Wuhen lo respalda? Trayendo a sus guardias y forasteros aquí… en mi opinión, será expulsado del Instituto por el Emperador Duanren a primera hora de la mañana. ¡Independientemente del talento que tenga, no puede romper las reglas!” Los maestros y los estudiantes se separaron a los lados, con los dedos apuntando hacia él desde lejos, mientras decían con rectitud entre sus amigos.

Huang Xiaolong, para que te atrevas a traer a tus guardias y a forasteros al Instituto… ¿qué piensas hacer?” Poco después de que el grupo de Huang Xiaolong entrara, aparecieron los guardias de patrullaje del Instituto Duanren, bloqueando el camino de Huang Xiaolong. El Capitán de la Guardia de Patrullaje le gritó a Huang Xiaolong con un dedo apuntando a su rostro.

La mirada gélida de Huang Xiaolong cayó sobre el Capitán de la Guardia de Patrullaje. La intención asesina proveniente de Huang Xiaolong y su grupo hizo que el corazón del Capitán casi explotara en su pecho. Huang Xiaolong sacó la Ficha Dorada de Duan Ren y ordenó en un tono helado: “¡Lárgate!”

El Capitán tenía una expresión agria en su rostro por la actitud de Huang Xiaolong, pero con la Ficha Dorada frente a él, no tuvo otra opción y se retiró a un lado.

Huang Xiaolong caminó hasta la división interna con Zhao Shu, Yu Ming y Fei Hou.

Al mismo tiempo, dentro del Salón Descorazonado, Xiao Teng se enfrentó a Yao Fei con una radiante sonrisa. “Joven Noble, todos los miembros de la Familia Huang están ahora en nuestras manos. ¡Sin embargo, si el Joven Noble desea jugar con Huang Xiaolong depende únicamente del interés del Joven Noble!”

“¡Dejen que ese pequeño mocoso lama los dedos del Joven Noble en público!” Otro guardia apoyó con una sugerencia.

“¿Hum, permitirle lamer los dedos de los pies de nuestro Joven Noble? Nuestro Joven Noble despreciaría que su maloliente saliva lo ensuciara. ¡Que se arrodille y nos lama los dedos de los pies en su lugar!”

Los guardias que rodeaban a Yao Fei se echaron a reír sin control.

Yao Fei resopló. “Permitirle que les limpie los dedos de los pies es ser demasiado amable con él. Sabiendo que sus padres y hermanos están en mi casa, Huang Xiaolong seguramente vendrá pronto con su guardia Zhao Shu. ¡Quiero que coman mierda delante de todos! ¡Xiao Teng, ve y prepárate, no se necesita mucho, un solo barril es suficiente!”

“¡Sí, Joven Noble!” Respondió respetuosamente Xiao Teng.

Entonces, Yao Fei habló nuevamente. “Además, te dije que llamaras a Gu Ziming y Du Lan, ¿han venido?”

Gu Ziming, Du Lan y Xiao Teng fueron tres de las personas más fuertes con Yao Fei. Al igual que Yao Fei, los tres también eran estudiantes en la Lista del Cielo en el Instituto Duanren. Cada uno era un experto en el Décimo Orden Xiantian, existencias cercanas a los guerreros del Reino Santo.

Yao Fei confiaba en que los tres juntos eran más que suficientes para matar a Zhao Shu.

Justo cuando Xiao Teng abrió la boca queriendo responder, una voz sonó desde afuera del salón. “¡Joven Noble, estamos aquí!” Se vieron llegar dos figuras, el viento silbaba por su velocidad. Estas dos figuras fueron precisamente Gu Ziming y Du Lan, de quienes Yao Fei acababa de hablar.

Al verlos llegar, Yao Fei finalmente se sintió seguro. ¡Lo único que quedaba ahora era esperar la llegada de ese perrito Huang!

“Reportándole al Joven Noble, Huang Xiaolong trajo a Zhao Shu y a otros dos. ¡Han entrado en la división interna, dirigiéndose directamente a nuestro Salón Descorazonado!” En este momento, un estudiante entró corriendo al salón principal, informando a Yao Fei sobre el paradero de Huang Xiaolong.

Cruel efervescencia revoloteó en los ojos de Yao Fei al escuchar esto. Él se burló. “No esperaba que ese perrito Huang fuera tan eficiente. ¡Aun así, esto es bueno, me salva de esperar demasiado!”

“¡Vamos, todos ustedes salgan conmigo, vamos a ‘darle la bienvenida’ a ese perrito Huang!”

“¡Sí, Joven Noble!”

Con Yao Fei a la cabeza, Gu Ziming, Du Lan y el resto lo siguieron desde el salón principal del Salón Descorazonado hasta la pequeña plaza en las afueras del Salón Descorazonado.

Yao Fei estaba de pie en la plaza con los ojos cerrados, como si tomara una siesta, esperando tranquilamente la llegada de Huang Xiaolong.

Momentos después, Yao Fei de repente abrió los ojos. Una luz aguda y sedienta de sangre brilló desde el interior de sus pupilas mientras se enfocaban en un grupo de personas que avanzaban audazmente hacia su Salón Descorazonado. La persona en el frente no era otra que Huang Xiaolong. Detrás de Huang Xiaolong estaban Zhao Shu, Yu Ming, Fei Hou y los guardias de la Familia Huang.

Además de ellos, había una gran multitud de estudiantes que venían de lejos y venían a ver un espectáculo.

Al ver a Yao Fei esperando tranquilamente su llegada en la plaza frente al Salón Descorazonado, una fuerte intención asesina se reflejó en los ojos de Huang Xiaolong. Sus miradas se encontraron a medio camino y una presión invisible colisionó entre ellos.

A una docena de metros de Yao Fei, Huang Xiaolong se detuvo y se quedó quieto.

Yao Fei lanzó una fría mirada a Zhao Shu, Yu Ming y Fei Hou que estaban detrás de Huang Xiaolong. Él se burló con desprecio. “Huang Xiaolong, ¿te atreviste a venir a mi Salón Descorazonado con solo estos varios ayudantes? Déjame presentarte.” Señaló a Gu Ziming, Du Lan y Xiao Teng a su espalda: “Estos tres son Gu Ziming, Du Lan y Xiao Teng. ¡Todos ellos son expertos en la Lista del Cielo de la división interna y los tres son también Guerreros Xiantian de la etapa tardía del Décimo Orden!” Entonces, señaló al gran grupo de unas cuarenta personas a su lado. “Y ellos están en el Séptimo Orden Xiantian y superior!”

Yao Fei se volvió hacia Huang Xiaolong, su voz era fría: “Sé que hoy entraste al Salón Descorazonado para rescatar a tus padres y a tus hermanos menores, pero ¿crees que puedes rescatarlos con tu poder actual? ¡Como dije antes frente al Salón que Enfrenta al Viento, mantendré tu vida de perro para reducir mi aburrimiento!” Terminando su frase, Yao Fei le hizo una seña a Xiao Teng.

Xiao Teng lo entendió, respondiendo: “Sí, Joven Noble.” Él envió a alguien a sacar un gran barril de madera.

En el momento en que se sacó el gran barril de madera, un olor nauseabundo impregnó el aire. La multitud reunida se asomó al interior y vio que el gran barril estaba lleno de heces de una variedad de colores y formas.

Los estudiantes que observaron sintieron que sus gargantas se contraen ligeramente, casi causando que vomitasen en el acto.

Señalando el gran barril de madera, Yao Fei anunció en voz alta. “¡Mientras te comas toda la mierda dentro de este barril de madera, puedo considerar perdonar a tu familia, y también ahorrar tu vida de perro por el momento! Sin embargo, aunque puedes salvar tu vida de perro, Zhao Shu y el resto deben morir aquí.”

Huang Xiaolong permaneció en silencio todo el tiempo. En este punto, preguntó con una fría voz mientras miraba a Yao Fei. “¿Cuáles son tus últimas palabras?”

La multitud estaba estupefacta.

¡¿Últimas palabras?!

La orgullosa expresión en la cara de Yao Fei se hundió. “¿Qué dijiste ?!”

Huang Xiaolong respondió fríamente: “¡Estoy diciendo que todos ustedes deben morir hoy aquí!”

Yao Fei estalló en carcajadas después de escuchar eso. Señaló a Huang Xiaolong y a Zhao Shu, burlándose: “¿Confiando en ti y Zhao Shu?”

Detrás de Yao Fei, Gu Ziming, Du Lan, Xiao Teng, y el grupo de expertos del Séptimo Orden Xiantian y superiores rieron con una carcajada estridente, como si acabaran de escuchar el mayor chiste. Los estudiantes que estaban esperando un buen espectáculo trataron de sofocar la risa, sacudiendo la cabeza.

En el momento siguiente, un estallido de poder majestuoso provino del cuerpo de Zhao Shu. Yao Fei, Gu Ziming, Du Lan, Xiao Teng… todos en el lado de Yao Fei se ahogaron en su risa. Su jactancia fue reemplazada por el miedo y se les dio un terrible susto mientras miraban estupefactos a Zhao Shu.

Yao Fei se dio cuenta espantosamente que con su nivel de fuerza, en realidad no podía respirar o moverse bajo la presión de Zhao Shu. Estaba demasiado débil como para siquiera plantear una idea de resistencia.

“¡Reino, Reino Santo!”

“¡Él, es un experto en el Reino Santo!”

Gritos sonaron detrás de Yao Fei. Gu Ziming, Xiao Teng y los otros tartamudearon con sus temblorosas voces.

¡Experto del Reino Santo!

Zhao Shu, quien pensaban que era una existencia infinitamente cercana a alguien en el Reino Santo, era en realidad un guerrero del Reino Santo.

Los maestros y estudiantes espectadores miraron a Zhao Shu con aparente temor.

En este momento, Zhao Shu levantó sus manos.

2 respuestas a “Invincible – Capítulo 214 – ¡Todos Ustedes Deben Morir Aquí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s