ATG – Capítulo 1002 – Afirmación Arrogante

Huo Rulie evidentemente estaba tratando de encontrar un equilibrio psicológico después de sufrir tal humillación, por contundente que haya sido. Aunque todas las personas de la Secta del Divino Fénix de Hielo estaban furiosas, al mismo tiempo, ninguno de ellos no estaba avergonzado o desesperanzado.

Porque las palabras de Huo Rulie habían golpeado con firmeza el punto delicado del Reino de la Canción de Nieve.

Durante estos diez mil años, Mu Xuanyin había sido la razón por la cual el Reino de la Canción de Nieve se había mantenido tan poderoso entre los reinos estelares intermedios.

Sin Mu Xuanyin, su estado descendería desde los niveles superiores a los niveles inferiores de los reinos estelares intermedios y perderían completamente el poder de igualar al Reino del Dios de la Llama.

Si este idiota no detenía su boca ahora… Incluso con los diez mil años de cultivación de Yan Wancang, él deseaba poder dar un paso al frente y patear a Huo Rulie directamente en la cabeza. Mu Xuanyin ya estaba llena de intenciones asesinas en primer lugar. Gritó que fue su derrota y que él fue su propia ruina justo antes, sin embargo, en el siguiente momento, repentinamente comenzó a burlarse de ella directamente en su rostro. Además, incluso incluyó a todo el Reino de la Canción de Nieve.

Sin embargo, lo que sorprendió a Yan Wancang, fue que frente a las burlas de Huo Rulie, Mu Xuanyin no se puso furiosa. Esa cara soñadoramente hermosa, pero escalofriante, estalló en una sonrisa fría y desdeñosa. “Huo Rulie, este Rey de repente se dio cuenta de lo lamentable que eres en este momento, lamentable hasta el punto en que incluso este Rey de repente considera desagradable matarte.”

La mirada de Mu Xuanyin lentamente se dirigió hacia Huo Poyun, quien estaba al lado de Huo Rulie. Ese breve momento de luz escalofriante instantáneamente tensó el cuerpo de Huo Poyun, e incluso después de un largo tiempo, no se atrevió siquiera a estremecerse en lo más mínimo. “Es comprensible que el Maestro de Secta Yan Wancang y el Maestro de Secta Yan Juehai trajeran a sus propios nietos para su primera visita al Reino de la Canción de Nieve, pero Huo Rulie, trajiste a un discípulo contigo. Este Rey pensó que podrías haberlo hecho para compensar los números, pero en realidad es por esa lastimosa sensación de equilibrio en tu corazón. Después de escuchar que este Rey ha aceptado a un nuevo discípulo directo, trajiste especialmente a tu propio discípulo directo para hacer ostentación de él.”

“Que el poderoso Maestro de la Secta del Cuervo Dorado realmente tenga que confiar en su discípulo para hacer una lucha desesperada por captar ese patético trozo de orgullo, es algo que hace que este Rey se compadezca de ti.”

Mirando la espalda de Mu Xuanyin, Yun Che una vez más quedó sorprendido… ¡Incluso sus palabras eran tan venenosas!

Cuando su nueva Maestra se enfrentaba a los tres grandes Maestros de Secta del Reino del Dios de la Llama… Era simplemente como si se estuviera burlando de tres pequeños ratones.

Yun Che estaba comenzando a sentir una inmensa presión… ¿Su decisión de hacer de Mu Xuanyin su Maestra sería una gran bendición o un gran desastre? En aquel entonces, cuando tenía a Jazmín como su Maestra, aunque había una enorme diferencia en fuerza, Jazmín tenía que depender de su vida y de la Perla del Veneno Celestial. Sus dos figuras nunca se separaron y podría decirse que eran un solo cuerpo. Nunca había habido algo así como la ‘sensación de distancia’ entre ellos, ni nunca había habido la necesidad de preocuparse de que ella lo matara o lo dañara.

En cuanto a Mu Xuanyin, sin embargo… con su temperamento y su aterradora fuerza, la idea de matarlo podría ocurrir simplemente debido a un estado de ánimo repentinamente irritable. Además, ni siquiera necesitaría levantar el dedo para hacerlo, ya que podría ser exterminado varias veces con un simple soplo de aire.

La cara de Huo Rulie era de un rojo carmesí, ya fuese por la oleada de sangre de sus heridas o por la ira que sostenía enérgicamente. Sin embargo, todavía se rió arrogantemente: “¡Así es! ¡Yo, Huo Rulie, quizás no pueda derrotarte, Mu Xuanyin, por el resto de mi vida! ¡Desde que lisiaste a mi hijo en aquel entonces y no pude vengarme, ya no tengo la más mínima dignidad frente a ti! Sin embargo… cada vez que pienso que tus sucesores nunca podrán vencer a mis sucesores, después de esta generación, tus sucesores en las próximas generaciones tendrán que arrodillarse siempre ante los míos… Me siento increíblemente refrescado. ¡Absolutamente refrescado, digo! Jajajaja…”

El rostro de cada persona en la Secta del Divino Fénix de Hielo se volvió verde, mezclado con vergüenza y enojo. Sin embargo, cuando miraban a Huo Poyun, quien fue traído por Huo Rulie, y luego se volteaban a mirar a Yun Che, quien estaba absolutamente quieto, cada uno de ellos suspiró en secreto y agitó la cabeza.

Mu Xuanyin tuvo ocho discípulos directos en estos últimos diez mil años. Aunque todos poseían talentos increíbles, habían logrado hazañas impresionantes y una gran parte de ellos incluso se habían convertido en Maestros de Secta de las diversas sectas ramas de la Secta del Divino Fénix de Hielo, en comparación con los discípulos directos de los Maestros de Secta del Reino del Dios de la Llama, todavía les faltaba un gran margen.

Después de todo, aunque Mu Xuanyin era increíblemente poderosa, ella había sido la mayor anomalía en los varios cientos de miles de años de la historia del Reino de la Canción de Nieve. Además, debido a las restricciones en términos de la herencia de sangre divina y el medio ambiente, los recursos de los practicantes profundos en los niveles superiores, intermedios e incluso inferiores del Reino de la Canción de Nieve estaban muy lejos de los profundos practicantes del Reino del Dios de la Llama. Esta era una verdad que todas las personas sabían.

El nuevo discípulo directo que Mu Xuanyin había tomado en este momento… era incluso de los reinos inferiores y simplemente acababa de entrar en el Reino del Origen Divino también. No era de extrañar que Huo Rulie trajera a su propio discípulo directo después de escuchar esta noticia.

Yun Che suspiró secretamente… ¡Este Huo Rulie está volviéndose loco! ¿¡Cuándo tu padre aquí te ofendió alguna vez!?

Mu Xuanyin todavía no estaba enojada, su voz se había vuelto aletargada. “Como dije, realmente eres lamentable y patético. Huo Rulie, ¿de dónde sacaste la confianza para sugerir que tu sucesor puede vencer al sucesor de este rey? ¡¿No temes que al final, ese lamentable y pequeño fragmento de cara que te queda sea arrojado bajo los pies de este rey?!”

Yan Wancang y Yan Juehai se quedaron sin palabras al escucharla, sus ojos se movieron hacia Yun Che al mismo tiempo.

De estas dos miradas, Yun Che instantáneamente sintió como si dos soles hubieran brillado más allá de su cuerpo.

Tales auras aterradoras… Yun Che estaba aturdido en su corazón.

Sin embargo, esas personas aterradoras seguían siendo vulnerables bajo las manos de Mu XuanyinYun Che miró la espalda de Mu Xuanyin, poniéndose aún más nervioso.

El tembloroso Huo Rulie se levantó del suelo y Huo Poyun rápidamente se adelantó para apoyarlo. Sin embargo, Huo Rulie lo empujó y se quedó parado allí firmemente, riendo fríamente. “¿Qué? ¿Podría ser que intentas decir que el discípulo de este rey no puede compararse contra tu discípulo?”

“Hmph…” Mu Xuanyin dejó escapar un bufido extremadamente desdeñoso y dijo con desprecio. “Dejemos a un lado a mi discípulo por ahora. ¡Solo basado en el nuevo discípulo que tomaste, ni siquiera es digno de llegarle a la suela de los zapatos al nuevo discípulo de este rey!”

Cuando estas palabras cayeron, no solo las seis personas del Reino del Dios de la Llama, sino que cada persona en la Secta del Divino Fénix de Hielo quedó estupefacta.

MaestraMaestra de Secta…” Mu Huanzhi, que era el más cercano a Mu Xuanyin, extendió su mano y gritó suavemente, avanzando lentamente. Aunque Huo Poyun tenía la fuerza profunda más débil de los tres jóvenes traídos por el Reino del Dios de la Llama, todavía estaba en el quinto nivel del Reino de la Tribulación Divina. Además, su aura de vida era especialmente juvenil, lo que indicaba que definitivamente era menor de veinticinco años.

Además, para que Huo Rulie lo haya tomado como su discípulo directo y lo haya traído para fanfarronear, definitivamente tenía increíbles logros en las leyes del elemento fuego. Sin mencionar que definitivamente poseía una herencia directa o lateral de la línea de sangre del Cuervo Dorado… No importaba cómo, él no era alguien con quien Yun Che, que acababa de ingresar al Reino del Origen Divino, pudiese ir mano a mano.

Los ojos de Huo Rulie estaban muy abiertos, los músculos de su rostro comenzaron a temblar. Siguiendo después, dejó escapar una risa estruendosa y arrogante.

“Ja… Jajajaja… Jajajajajaja…”

“¿Él? Ni siquiera merece la pena llegarle a la suela de sus zapatos…” Huo Rulie extendió su mano y señaló con el dedo directamente a Yun Che, como si acabara de escuchar el chiste más ridículo de toda su vida. “¿Basado en él? ¿Solo basado en él? Jajajajaja…”

Las cejas de Mu Bingyun se arrugaron con fuerza, mientras enviaba apresuradamente una transmisión de sonido a Mu Xuanyin. “Hermana Mayor, ¿qué estás haciendo? Si dices tal cosa, ¿no le estás dando a Huo Rulie el control de la situación?”

Justo cuando envió la transmisión de voz, la voz de Mu Xuanyin resonó en su alma, haciendo que ella permaneciera en silencio.

“Así es, solo basado en el nuevo discípulo directo que tomé, que está de pie detrás de este rey.” Mu Xuanyin no solo no se retractó de sus palabras, sino que una vez más las repitió con una voz solemne: “¡Ese discípulo tuyo ni siquiera es digno de llegarle a la suela de sus zapatos!”

Yun Che. “…”

Las palabras de Mu Bingyun se hicieron realidad de inmediato. ¿Cómo podría Huo Rulie, que llevaba un estómago lleno de furia y odio, no agarrar las riendas de la conversación que Mu Xuanyin acababa de soltar? Él dejó escapar un rugido estremecedor. “¡Bueno! ¡Bueno! ¡¡Bien dicho!! Como afirmas que mi discípulo ni siquiera es digno de llegarle a la suela de sus zapatos… ¿¡Entonces te atreves a que compita contra mi discípulo!?”

“¡Huo Rulie!” Mu Huanzhi ya no pudo mantener la calma y rugió fuertemente. “¡No lleves las cosas demasiado lejos!”

Maestro de Secta Huo, esto es realmente inapropiado.” Dijo Yan Wancang solemnemente también.

Sin embargo, Huo Rulie dio un paso adelante, su voz retumbó en las cuatro direcciones. “¿Llevar las cosas demasiado lejos? ¿Quién lleva las cosas demasiado lejos? Mu Xuanyin, ¿te atreves? ¿¡Te atreves!? Jajajaja!”

Sabía que Mu Xuanyin definitivamente no se atrevería a hacerlo, y por eso se reía tan alegremente. Esta fue la primera vez en su vida, donde tuvo la ventaja mientras se enfrentaba a Mu Xuanyin y fue incluso Mu Xuanyin quien la ofreció.

Maestro de Secta Huo, suficiente.” Yan Wancang agarró el brazo de Huo Rulie y luego le dijo a Mu Xuanyin. “Rey del Reino de la Canción de Nieve, no la molestaremos más y nos iremos ahora. El asunto relacionado con el antiguo dragón astado beneficia a ambas sectas, por lo que esperamos que el Rey del Reino de la Canción de Nieve lo considere detenidamente. Nos despedimos… ”

“¡¡Espera un minuto!!”

Huo Rulie se sacudió la mano de Yan Wancang, sus ojos ardientes miraron directamente a Mu Xuanyin. “¡Mu Xuanyin! Nunca esperé que el Rey del Reino de la Canción de Nieve hiciera una demanda tan escandalosa y risible por el simple hecho de un poco de cara y para deshonrar a otros. Heh… ¡Mu Xuanyin, incluso tú tienes un día en el que yo, Huo Rulie, puedo menospreciarte! ¡Bien podrías admitirlo abiertamente ahora, de esa forma, aun podría pensar altamente en ti un poco!”

No solo hoy, en estos diez mil años, Huo Rulie siempre había sido el que estaba siendo reprimido frente a Mu Xuanyin. En este día, donde tuvo una oportunidad tan extraordinaria para golpear a Mu Xuanyin en la cara, ¿cómo podría abandonarla?

Mu Xuanyin entrecerró levemente los ojos y dijo con frialdad. “¡No vas a derramar una lágrima hasta que veas el ataúd, ¿¡eh!? Bien, ya que insistes así, entonces este rey te concederá tu deseo.”

La figura nevada de Mu Xuanyin tembló cuando se dio la vuelta. “Che’ er, ve a practicar con este supuesto gran discípulo del Maestro Huo. ¡Aunque es un visitante… no hay necesidad de mostrar piedad!”

Cada persona en la Secta del Divino Fénix de Hielo estaba aturdida y varios Ancianos dieron un paso al frente al mismo tiempo. “Maestra de Secta…”

“¡Silencio!” Ordenó fríamente Mu Xuanyin. Los Ancianos que acababan de dar medio paso hacia adelante instantáneamente retrocedieron, sin atreverse a decir una palabra más.

“…Sí, Maestra.”

Yun Che salió caminando con una calma forzada, sin embargo, sus pies temblaban y su piel le hormigueaba.

Huo Poyun, quien fue traído por Huo Rulie, era comparable a él en edad, pero el aura de su fuerza profunda no era más débil que Mu Hanyi en lo más mínimo. En otras palabras, su fuerza profunda estaba al menos en la etapa intermedia del Reino de la Tribulación Divina también.

¡Este era el Reino de la Tribulación Divina del que estaban hablando! ¡¿Cómo demonios iba a luchar contra eso?!

Confiando en la Sombra Rota del Dios de la Estrella, probablemente podría resistir por poco tiempo… y sería apenas. Sin embargo, dado que ni siquiera podía usar la Sombra Rota del Dios de la Estrella, la única conclusión de intercambiar golpes con Huo Poyun sería la derrota instantánea.

El miedo de toda la Secta del Divino Fénix de Hielo y la inquietud en los ojos de Yun Che cayeron bajo los ojos de Huo Rulie. Él extendió ampliamente su mano. “¡Poyun, ve y consigue algo de experiencia de este gran discípulo a quien este Rey del Reino de la Canción de Nieve afirmó que ni siquiera eres digno de llegar a la suela de sus zapatos! Jajajaja…”

“Sí, Maestro.” Huo Poyun respetuosamente respondió y luego caminó hacia adelante.

Huo Poyun se mantuvo firme mientras enfrentaba a Yun Che desde lejos. Sin embargo, cuando sintió que la fuerza profunda de Yun Che estaba en el primer nivel del Reino del Origen Divino, alguien que claramente había ingresado al camino divino no hace mucho tiempo, su expresión se volvió un poco complicada.

Él entró en el camino divino a la edad de catorce años e irrumpió en el Reino del Alma Divina a la edad de diecisiete años… Tenía veinticuatro años ahora y habían pasado exactamente siete años desde la última vez que intercambió golpes con alguien en el Reino del Origen Divino, y mucho menos a alguien que acababa de ingresar al Reino del Origen Divino.

Frente a Yun Che, quien estaba en el primer nivel del Reino del Origen Divino, a pesar de que era el nuevo discípulo directo del Rey del Reino de la Canción de Nieve, realmente encontró un poco difícil hacer un movimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s