ATG – Capítulo 999 – No Invitado

Las tres personas de enfrente se pararon hombro con hombro mientras avanzaban. Sus pasos fueron silenciosos, pero cada paso hacía que los demás sintieran como si sus corazones estuvieran siendo pisoteados y sus órganos estuvieran temblando. Sus auras eran tan pesadas que aquellos Ancianos y Maestros de Palacio, cuyos cultivos estaban por debajo del Rey del Reino, sintieron que sus corazones se apretaban inconscientemente y dejaban de latir.

Su llegada había provocado que la atmósfera del patio real del palacio experimentara de repente un gran cambio. No solo estaba claro que habían venido con malas intenciones, sino que su grupo también incluían al odiado Reino del Dios de la Llama. Las tres figuras que estaban en frente eran los Tres Maestros de las Grandes Sectas que no tenían paralelo en el Reino del Dios de la Llama, figuras de las que todos los que estaban dentro del Reino de la Canción de Nieve habían oído hablar antes.

Justo cuando el grupo había llegado, la mirada de Yun Che inmediatamente se había fijado en esas tres figuras… porque él estaba extremadamente familiarizado con el aura que emanaban de dos de ellas.

En cuanto al hombre en medio de los tres, tenía un rostro extremadamente bello y parecía ser muy joven, a pesar de que era el más alto de los tres. La sensación que les daba a los demás era extremadamente suave y calmada. Mientras estaba parado en medio del grupo de tres, estaba claro que su estado era algo mayor que los otros dos.

No era otro que el Maestro de la Secta del Pájaro Bermellón del Reino del Dios de la Llama – ¡Yan Wancang!

La cara del hombre a la derecha de Yan Wancang era inexpresiva, ordinaria y bastante fácil de olvidable. Sin embargo, su figura irradiaba un aura ardiente con la que Yun Che estaba bastante familiarizado.

¡El aura de las Llamas del Fénix!

Maestro de la Secta del Fénix del Reino del Dios de la Llama – ¡Yan Juehai!

En cuanto a la persona a la izquierda de Yan Wancang… aunque su rostro también era inexpresivo, era completamente diferente de Yan Wancang y Yan Juehai. Su largo cabello era como las llamas mientras colgaban libremente y envolvían su cuerpo en un mar de rojo fuego. Dondequiera que fuera, el aire y el espacio a su alrededor se distorsionarían como si fuera un volcán en movimiento a punto de estallar. Sus ojos parecían estar llenos de soles en miniatura y cada vez que su mirada recorría a alguien, la persona repentinamente sentiría una sensación de ardor aterrador emerger en su mente.

En cuanto al aura abrasadora que emanaba de su cuerpo, también era una con la que Yun Che estaba muy familiarizado.

Maestra de la Secta del Cuervo Dorado del Reino del Dios de la Llama – ¡Huo Rulie!

El del Reino del Dios de la Llama no tenía ningún Gran Rey del Reino. Sin embargo, estas tres personas eran actualmente los practicantes más fuertes dentro del Reino del Dios de la Llama y también eran los líderes de las tres sectas más poderosas en el Reino del Dios de la Llama.

¡Esto se debía a que sus estados dentro del Reino del Dios de la Llama eran completamente equivalentes a los de un Gran Rey del Reino!

Sin embargo, en la actualidad, todos ellos habían llegado personalmente al Reino de la Canción de Nieve a pesar de que no habían sido invitados. ¡Además, todos se habían reunido! Por lo tanto, incluso los discípulos más débiles encima del patio podían oler que algo estaba pasando.

Un joven seguía por detrás de cada uno de los tres grandes Maestros de Secta. Con base en las auras provenientes de sus respectivos cuerpos, cada uno pertenecía a la facción del maestro al que seguían. Mientras los tres hombres caminaban detrás de los tres Maestros de Secta, sus miradas eran serias, pero sus expresiones indiferentes contenían rastros de arrogancia.

Sin embargo, a medida que se acercaban cada vez más a Mu Xuanyin, la arrogancia en sus rostros desaparecía lentamente a medida que se veían presionados. Aunque todavía mantenían sus posturas como los principales discípulos del Reino del Dios de la Llama, sus cuerpos se habían vuelto extremadamente tensos bajo la increíble presión liberada por Mu Xuanyin.

El grupo caminó hasta donde estaba Mu Xuanyin sentada, luego se detuvo. Entonces, Yan Wancang dio un paso más, ahuecando sus manos con respeto y declarando en voz alta: “Yan Wancang, Yan Yunhai y Huo Rulie del Reino del Dios de la Llama saludan al Rey del Reino de la Canción de Nieve. Somos afortunados de poder volver a presenciar el esplendor y la elegancia del Reino de la Canción de Nieve. Nuestra visita esta vez es extremadamente impertinente, le pedimos al Rey del Reino que nos perdone.”

Yan Juehai y Huo Rulie también ahuecaron sus manos con respeto… Mientras se movían, la mirada de Yun Che se posó en la figura de Huo Rulie. Yan Wancang y Yan Juehai tenían expresiones serias y no revelaban ninguna hostilidad. En cambio, parecían haber venido para suplicar. En cuanto a Huo Rulie, aunque también estaba ahuecando sus manos, uno podía percibir claramente el intento asesino que se irradiaba desde el interior de sus dos ojos.

¡Huo Rulie no era otro que la persona que había conspirado contra Mu Bingyun hace mil años!

Incluso con la llegada personal de los tres Maestros de Secta del Reino del Dios de la Llama, Mu Xuanyin permaneció inmóvil donde estaba sentada. Su belleza estaba cubierta con un semblante glacial que los hacía sentir como si hubieran caído en una prisión helada. “¿Impertinente? Hmph, ¿saben lo que es la impertinencia? ¡No solo vinieron sin invitación, sino que se atrevieron a entrar directamente al Salón Sagrado! Parece que tu espionaje se ha vuelto mucho más ingenioso que antes… Ustedes, la gente del Reino del Dios de la Llama, se vuelven cada vez más audaces.”

Los tres jóvenes detrás de los tres Maestros de Secta estaban todos congelados como si hubieran sido sellados en hielo. Esta fue la primera vez que venían al Reino de la Canción de Nieve para todos ellos, y la primera vez que se encontraban con el legendario Rey del Reino de la Canción de Nieve. Para ellos, poder acompañar a los tres Maestros de Secta naturalmente significaba que no eran personas ordinarias, pero nunca en sus sueños más salvajes hubiesen imaginado que la presión ejercida por el Rey del Reino de la Canción de Nieve sería tan aterradora.

No sentían como si estuvieran allí de pie… en cambio, sentían como si sus cuerpos y almas hubieran sido fijadas en su lugar por un aterrador e incomprensible escalofrío. No se atrevieron a moverse en absoluto.

Incluso la presión ejercida por los tres grandes Maestros de Secta juntos no podía compararse en absoluto con esta presión.

En este punto, los tres jóvenes se dieron cuenta de por qué los tres grandes Maestros de Secta temían tanto al Rey del Reino de la Canción de Nieve, aunque el Reino de la Canción de Nieve era mucho más débil que el Reino del Dios de la Llama.

Para los tres dignos Maestros de Secta, que eran todas las figuras que podían eclipsar los cielos en el Reino del Dios de la Llama, el ser considerados ‘visitantes’, se burlaba en gran medida de ellos. En el Reino del Dios de la Llama, esto indudablemente habría ofendido a los tres. Sin embargo, Yan Wancang no se enojó y se echó a reír mientras ahuecaba las manos y decía: “Nosotros tres sabemos que nuestra llegada esta vez es realmente impertinente, pero es porque no podemos evitarlo. Hace varios meses, después de que este Yan fuera rechazado por el Rey del Reino de la Canción de Nieve, este Yan no estuvo dispuesto a darse por vencido y así comenzó a tratar de encontrar métodos para reunirse nuevamente con el Rey del Reino de la Canción de Nieve. Finalmente, hace varios días, este Yan se enteró de la Gran Asamblea de la Secta y así recurrió a esta medida.”

“La razón de nuestras apariciones personales aquí el día de hoy junto a nuestros tres menores es simplemente expresar nuestra sinceridad al Rey del Reino de la Canción de Nieve y pedirle también al Rey del Reino que escuche una vez más las palabras sinceras y concienzudas de este Yan.”

Zhuo’er, Mingxuan, Poyun, ¿por qué todavía no han subido y han saludado al Rey del Reino de la Canción de Nieve?” Preguntó el Maestro de la Secta del Fénix Juehai.

Cuando las palabras de Yun Wancang terminaron, Yun Che inmediatamente entendió por qué habían venido.

El primer día que Yun Che llegó al Reino de la Canción de Nieve, justo cuando salía del Salón Principal de la Nieve Helada, había escuchado un sonido que hizo temblar a todo el Reino del Fénix de Hielo. En ese momento, Mu Bingyun explicó que este sonido se había originado del Maestro de la Secta del Pájaro Bermellón, Yan Wancang, cuyo objetivo era reunirse personalmente con el Rey del Reino de la Canción de Nieve y solicitarle su ayuda para cazar al antiguo dragón astado dentro de la Cárcel de Inferno de la Sepultura de Dios.

Basado en las palabras de Yan Wancang hace un momento… Mu Xuanyin lo había ignorado por completo esa vez.

Después de todo, el antiguo dragón astada solo arrojaba sus escamas una vez cada mil años. Si perdieran esta oportunidad, tendrían que esperar otros mil años. Por lo tanto, a medida que el período de muda del antiguo dragón se acercaba cada vez más, los tres grandes Maestros de Secta del Reino del Dios de la Llama también se estaban volviendo cada vez más ansiosos… porque sin la fuerza de Mu Xuanyin, no podrían lidiar con el antiguo dragón astado.

Por lo tanto, al enterarse de la Gran Asamblea de la Secta del Divino Fénix de Hielo, decidieron convertirse en ‘invitados sorpresas’ y hacer una aparición, porque sabían que Mu Xuanyin definitivamente aparecería.

Solo los seis habían venido a expresar su sinceridad, esperando equilibrar el enojo del Rey del Reino de la Canción de Nieve por su llegada sorpresa.

La ira de Mu Xuanyin era bastante aterradora y todos lo habían experimentado antes.

“El discípulo de la Secta del Pájaro Bermellón, Yan Zhuo, le rinde homenaje al Rey del Reino de la Canción de Nieve.”

“El discípulo de la Secta del Fénix, Yan Mingxuan, rinde homenaje al Rey del Reino de la Canción de Nieve.”

“El discípulo de la Secta del Cuervo Dorado, Huo Poyun, rinde homenaje al Rey del Reino de la Canción de Nieve.”

Los tres discípulos se arrodillaron con una sola rodilla mientras los Ancianos y Maestros de Palacio de ambos lados volcaron su atención a los tres jóvenes, y sus expresiones no cambiaron en lo más mínimo.

Para que estos jóvenes acompañasen a los tres Maestros de Secta, naturalmente no eran normales. Nadie como estos tres se podría encontrar dentro de toda la Secta del Divino Fénix de Hielo, ya que sus cultivos y las auras ardientes que emanaban de sus cuerpos eran demasiado fuertes e impactantes para su juventud, que no parecía ser mayor que treinta.

Especialmente el joven llamado Yan Zhuo, la persona cuyo cuerpo emanaba el aura del Pájaro Bermellón. ¡Desde su aura de vida, él absolutamente no había alcanzado los treinta años de edad todavía, pero su cultivación en realidad había alcanzado la última etapa del Reino de la Tribulación Divina!

El Reino del Dios de la Llama era en verdad el Reino del Dios de la Llama… este era el pensamiento que corría por las mentes de todos los Ancianos y Maestros de Palacio.

Aunque el Reino del Dios de la Llama y el Reino de la Canción de Nieve eran dos reinos estelares intermedios, la fuerza general del Reino de la Canción de Nieve era de hecho mucho peor.

Si uno ignoraba al Rey del Reino de la Canción de Nieve, la Maestra de la Secta del Divino Fénix de Hielo Mu Xuanyin, entonces la Secta del Divino Fénix de Hielo era mucho peor que cualquiera de las tres grandes sectas en términos de discípulos, fuerzas del nivel medio y de los niveles superiores.

Además, el Reino de la Canción de Nieve solo tenía a la Secta del Divino Fénix de Hielo que se destacaba, mientras que las sectas parecían estar en todas partes en el Reino del Dios de la Llama. Fuera de las tres grandes sectas, también estaba la Secta Cristal de Fuego, la Isla del Demonio Solar, el Clan del Zorro de Nueve Colas, etc. Había aproximadamente diez sectas cuyas fortalezas generales no eran menores que las de la Secta del Divino Fénix de Hielo.

En la historia, el Reino del Dios de la Llama siempre había sido considerado uno de los reinos estelares intermedios más poderosos, mientras que el Reino de la Canción de Nieve siempre había sido considerado uno de los más débiles. Sin embargo, esto había cambiado debido al Rey del Reino de la Canción de Nieve, Mu Xuanyin.

Con la aparición de una potencia al nivel del Reino Maestro Divino, el estado del Reino de la Canción de Nieve inmediatamente despegó, saltando abruptamente a un reino estelar intermedio de nivel superior e incluso superando ligeramente el Reino del Dios de la Llama. En el pasado, cuando los practicantes del Reino de la Canción de Nieve iban a otros reinos estelares intermedios, se les trataba como gente común. Pero ahora, tan pronto como otros escucharan el Reino de la Canción de Nieve uno sería tratado con respeto.

Mu Xuanyin era temida por todos en el Reino de la Canción de Nieve, pero la cantidad de reverencia que su gente tenía por ella era igualmente sorprendente. Esto se debía a que ella había cambiado completamente el estado del Reino de la Canción de Nieve dentro del Reino Divino por sí misma. Por lo tanto, en el Reino de la Canción de Nieve, ella realmente era considerada una existencia suprema, parecida a un dios.

Si no fuera por la existencia de Mu Xuanyin, ¿por qué estos tres dignos Maestros de Secta del Reino del Dios de la Llama habrían venido personalmente y actuado tan cortésmente frente a semejante frialdad? ¿Cómo podrían haberse abstenido de moverse?

La mirada de Mu Xuanyin recorrió a los tres discípulos del Reino del Dios de la Llama mientras decía con indiferencia: “Hmph, Yan Wancang, Yan Juehai, si no me equivoco, los dos jóvenes a su lado deberían ser sus hijos.”

Al escuchar la ira en la voz de Mu Xuanyin volverse un poco más contenida, los latidos de Yan Wancang se estabilizaron ligeramente mientras sonreía levemente y decía: “De hecho. Zhuo’er es el niño que este Yan tuvo hace veintitrés años. En cuanto a Mingxuan, él es el nieto del Maestro de la Secta Yan, mientras que Poyun es un discípulo directo que el Maestro de la Secta Huo acaba de aceptar. Los trajimos aquí con nosotros esta vez para que puedan visitar el Reino de la Canción de Nieve y experimentar más cosas.”

Veintitrés años atrás… Todos los ancianos Fénix de Hielo tomaron una profunda bocanada de aire frío.

Esto significaba… que este joven llamado Yan Zhou, que había cultivado hasta el nivel ocho del Reino de la Tribulación Divina

¡Tenía solo veintitrés años!

La mirada de Yun Che también repentinamente se movió hacia la figura del llamado Yan Zhuo, su corazón se llenó de conmoción… además de admiración. Pero por alguna razón, casi inmediatamente se volteó para mirar a Huo Rulie después.

En ese momento, Mu Xuanyin solo había preguntado por Yan Zhuo y Yan Mingxuan y no por Huo Poyun, quien había sido llevado por Huo Rulie, como si estuviera segura de que Huo Poyun definitivamente no estaba relacionado con Huo Rulie… y así fue. Yan Zhuo y Yan Mingxuan eran en verdad los hijos de Yun Wancang y Yun Juehai, pero Huo Poyun era solo un discípulo directo.

En este momento, las dos manos de Huo Rulie no solo se apretujaron mortalmente juntas, también claramente comenzaron a temblar.

Yun Che frunció el ceño y parecía perdido en sus pensamientos al pensar en las palabras que Mu Bingyun había dicho una vez.

“Hmph, de hecho, es digno de ser tu hijo, Yan Wancang. Me temo que este nivel de talento no tiene parangón incluso dentro del Reino del Dios de la Llama. Parece que el Joven Maestro de tu Secta del Pájaro Bermellón no es una persona sencilla.” Dijo inexpresivamente Mu Xuanyin.

“Jajaja, agradezco el elogio del Rey del Reino de la Canción de Nieve.” Yan Wancang se rió enérgicamente cuando dijo: “Zhuo’er, date prisa y ve a presentar nuestro regalo.”

“Sí, padre.” Respondió Yan Zhuo y luego caminó hacia adelante mientras sacaba una caja que liberaba una débil aura ardiente. Dentro de la caja había una copa aparentemente de madera, completamente roja carmesí.

Yan Wancang dijo: “Aunque nosotros tres estamos visitando esta vez por la frustración de ser rechazados una y otra vez, ya que estamos entrometiéndonos y escuchamos la noticia de la aceptación de un discípulo directo por el Rey del Reino de la Canción de Nieve hace varios días…” Yan Wancang echó un vistazo a Yun Che. “Este pequeño regalo no es solo para mostrar nuestras disculpas, sino también para felicitar al Rey del Reino de la Canción de Nieve por ganar un discípulo directo. Por favor acepte nuestro humilde regalo.”

“¿Oh?” Las intensas cejas en medialuna se enderezaron ligeramente cuando Mu Xuanyin dijo con indiferencia: “Che’er, acéptalo.”

“…Sí.”

Yun Che se adelantó, aceptando la caja roja en las manos de Yan Zhuo y llevándola a Mu Xuanyin.

Mu Xuanyin no se movió para recibirlo. De hecho, ni siquiera miró para ver qué contenía cuando dijo fríamente: “Te lo concedo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s