RTW – Capítulo 256 – El Prólogo de una Nueva Vida

Después de que la canasta aterrizó en el suelo, una mujer que parecía tener alrededor de treinta años y que tenía el cabello rojo que le llegaba a la cintura salió de la canasta y las saludó. “Hola a todas. Bienvenidas al Pueblo Fronterizo. Mi nombre es Wendy.” Luego miró a Ashes y mostró una sonrisa encantadora. “Tú también viniste.”

¿Es ella la bruja que Ashes mencionó antes? Mirando más de cerca a las dos, Sylvie llegó a la conclusión de que ya estaban familiarizadas la una con la otra.

“Bienvenidas, pueden llamarme Anna.” Una bruja con ojos brillantes apareció frente a Sylvie. Sus dos ojos azules eran tan puros como el agua y también muy llamativos. Sin embargo, lo que era aún más alucinante era su poder mágico – era tremendo, emitía un sentimiento profundo y resonante y parecía contener muy pocos defectos. Parecía un cubo que giraba lentamente compuesto de tres colores, negro, blanco y gris, que reunía toda la magia circundante y la retorcía en su órbita.

¿Qué tan sorprendente es su poder? Era la primera vez que Sylvie veía el poder mágico que podía liberar tal sentido de opresión.

“¡Hola, mi nombre es Relámpago!” Dijo la niña que había estado volando al lado de la canasta. Maggie estaba sentada en su hombro.

“¡Googoo!”

Cuando todas las brujas de la Isla Durmiente fueron presentadas por Ashes, Wendy sonrió y las invitó a subir a la canasta.

“Este enorme saco de aire sobre nuestra cabeza se llama globo aerostático, siempre que esté provisto de aire caliente, podrá llevarnos a través de las montañas, y hacia nuestro destino.” Hizo una pausa, se volteó hacia Ashes antes de que ella preguntara. “¿De verdad no quieres venir y echar un vistazo al Pueblo Fronterizo? Creo que Su Alteza también querría verte de nuevo.”

“Él no le daría la bienvenida a una persona que intentó atraer a sus brujas.” Se rió. “Te molestaré para que cuides de estas niñas.”

“Está bien…” Wendy frunció los labios, como si se sintiera arrepentida. “Ten la seguridad de que las trataré con cuidado.”

“En ese caso, todas presten atención.” Recordó Anna. “El Mirador de Nubes está a punto de elevarse hacia el cielo.”

Sylvie solo sintió un leve temblor en sus pies antes de que la canasta ya hubiera dejado el suelo. Al asomar la cabeza por el borde, vio a Ashes y a Molly saludando con la mano. Cuando el globo aerostático se elevó, la escena en el suelo se hizo cada vez más pequeña, convirtiendo a las dos en puntos del tamaño de una uña, sin importar nada, su nueva vida comenzaría pronto.

Parecía que Wendy tenía la habilidad de controlar el viento y así el globo aerostático que estaba bajo su control voló hacia Graycastle y el continente.

Era la primera vez que Sylvie miraba la tierra desde el cielo. A pesar de que la tierra y las rocas no podían detener su exploración, tener un campo de visión tan grande disponible para ella era una experiencia nueva y extraña. Así que cuando ella trató de evocar su ojo mágico, nunca se imaginó el caótico torrente de escenas que le vino a la mente – los acantilados y montañas escondidas en las profundidades del océano, los ríos subterráneos conectados con el mar, los huesos de los animales enterrados en la tierra, así como los estratos de roca subterránea en constante cambio… Tratando de organizar este torrente de imágenes, Sylvie sintió la aparición de un dolor de cabeza al mismo tiempo que su poder mágico disminuía rápidamente. Interrumpiendo rápidamente su ojo mágico, Sylvie se sentó en el suelo y se apoyó contra la pared de la cesta, tratando de recuperar el aliento lentamente.

“¿Estás bien?” Alguien preguntó. Al abrir los ojos, descubrió que era Wendy quien preguntaba.

“Bueno, estoy simplemente un poco… mareada.”

“Después de tomar algunas respiraciones profundas, pronto te sentirás un poco mejor.” Wendy sonrió. “Muchas personas se sienten incómodas cuando abandonan el suelo por primera vez.”

“Gracias, ya estoy mejor.” Asintió Sylvie.

En el camino, la atmósfera fue mucho más armoniosa de lo que inicialmente había esperado, y fue exactamente como Ashes había dicho, Wendy estaba llena de preocupación por todas y no las trataba de manera diferente debido a que fueran recién llegadas. Anna, aunque no hablaba mucho por su propia cuenta, seguiría respondiendo con toda seriedad cada vez que alguien le hiciera una pregunta. Relámpago, que aparentemente era una muy buena amiga de Maggie, tenía una personalidad vivaz y, junto con la paloma gorda, entraba en la canasta de vez en cuando para charlar con todas, sin tratarlas como extrañas.

Con Maggie siendo la confidente de ambos lados, las otras cuatro brujas fueron gradualmente capaces de relajarse, una tras otra preguntándole a Relámpago sobre la situación en el Pueblo Fronterizo. Más tarde, la niña simplemente se colocó al lado de la canasta, y les contó historias sobre las luchas contra las bestias demoníacas y los invasores, así como sobre todas las invenciones inconcebible de Su Alteza el Príncipe, dándoles una sorpresa tras otra.

Después de un rato, el globo aerostático llegó al cielo sobre el castillo.

Con solo mirar su tamaño desde lo alto, el pueblo era realmente digno de su nombre. Era un lugar pequeño y remoto, con un tamaño que era menos de 1/3 de la Isla Durmiente. Sin embargo, contrariamente a lo que cabría esperar, tenía una gran cantidad de ciudadanos dentro. No importaba si era la plaza central, las murallas o la orilla del río, dondequiera que mirara podía ver a la gente reuniéndose en multitudes y grupos. Al viajar de aquí para allá, se convirtieron en una corriente creciente.

El globo aerostático aterrizó directamente en el patio del castillo, y en el momento en que saltaron de la canasta, una inesperada ronda de explosiones se extendió por el aire. Sintiéndose atrapada por sorpresa, Sylvie se sorprendió y se congeló en el acto. A las otras cuatro no les fue mejor, Honey incluso saltó a la canasta, y preguntó mientras sólo revelaba su cabeza a medias: “¿Qué pasó?”

Wendy no pudo evitar reírse: “No se preocupen, este es el saludo de armas de Su Alteza, es su manera de darles la bienvenida al Pueblo Fronterizo.”

Al pasar por el oscuro corredor, entraron en el salón del castillo. Y fue entonces cuando Sylvie finalmente se encontró con el hermano de Tilly. Estaba sentado al final del salón en el asiento del Señor, tenía una apariencia externa que era algo similar a la de Su Alteza la Quinta Princesa. Tenían el mismo cabello gris, no llevaban colgantes superfluos en el cuerpo y mostraban una expresión relajada y natural. Sus rasgos faciales aún se quedaban cortos en comparación con los de Tilly, cuya apariencia era algo que calentaba el corazón y encantaba los ojos. Pero compartían el mismo tipo de temperamento calmado que atraería la atención de todos incluso cuando simplemente estaban sentados allí.

“Bienvenidas al Pueblo Fronterizo. Yo soy el Señor del Territorio Occidental, Roland Wimbledon. Supongo que todas ya saben mi nombre.” Se levantó y sonrió. “Tilly Wimbledon es mi hermana menor. Por lo tanto, no necesitan sentirse incómodas cuando viven en el Pueblo Fronterizo, considérenlo su hogar al igual que con la Isla Durmiente.”

Incapaz de reprimir su curiosidad, Sylvie abrió su ojo mágico, sólo para mirar fijamente lo que vio.

La oscuridad esperada no apareció, lo que indicaba que el otro lado no estaba usando una Piedra de la Retribución de Dios. Además, tampoco había ningún rastro de magia en su cuerpo – cómo se veía ahora era igual a como lo veía en su visión normal. No había ningún tipo de camuflaje sobre él ni estaba siendo controlado, esto sólo podía significar que el hombre delante de ella era Roland mismo.

La contramedida de Tilly para la situación de ‘ninguna pista detectable’ era simplemente una frase: Enviar las noticias a la Isla Durmiente.

Las palabras que Roland dijo después, Sylvie no las escuchó para nada, su cabeza se había convertido en un completo desastre. Para cumplir la tarea encomendada por la Señorita Tilly, había pensado en las palabras y la expresión que debería usar al negociar, incluso había ideado planes en el caso de su encarcelamiento, sin esperar que se volviera completamente inútil. Sin mejor opción, esperemos hasta el final del mes para que Maggie pueda llevar esta información a la Isla Durmiente y completar la tarea.

Pero, ¿cómo es esto posible? ¿Hay un verdadero aristócrata decidido a proteger a las brujas? ¿Incluso yendo tan lejos como para convertirse en el líder de la Unión de Brujas?

La conmoción psicológica causó que Sylvie cayera en una especie de trance, pero cuando su Alteza comenzó a organizar sus habitaciones para la noche su alma finalmente regresó.

“La situación actual es más o menos así, por ahora, la casa de las brujas todavía no está completa, por lo que tendrán que vivir temporalmente dentro del castillo y compartir una habitación con las otras brujas. Por supuesto, esto también debería ayudarles a integrarse rápidamente en la vida aquí en el Pueblo Fronterizo.” Entonces Roland anunció: “Esta noche, habrá una cena lujosa esperándoles. Será la ceremonia de bienvenida oficial para celebrar su llegada al Pueblo Fronterizo, espero que todas la disfruten.”

Al ver el resultado de los arreglos de sus habitaciones, Sylvie suspiró aliviada. Al final, se acordó que viviría con Wendy. Mirando hacia atrás en su breve contacto, Wendy era una buena Mayor con la que sería fácil llevarse bien. Sin embargo, además de Wendy, parecía haber otra bruja que vivía en la habitación llamada Nightingale.

Sylvie no pudo evitar pensar, espero que la otra persona también sea fácil de llevarse bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s