ATG – Capítulo 996 – Encontrando a la Hermana Mayor de Grandes ~ Otra Vez

En el Reino de la Canción de Nieve, nadie podía vivir si el Rey del Reino los quería muertos y nadie se atrevía a no morir tampoco.

Esta inesperada calamidad que cayó de los cielos hizo que el cuerpo de Mu Sushan se volviera helado, ya que era consciente de que era imposible para él vivir más allá de hoy. Todo su cuerpo se inclinó mientras suplicaba: “Maestra de Secta, en nombre de los seis mil años de lealtad de Sushan, por favor trate bien a mi familia.”

“No te preocupes, este rey naturalmente hará una búsqueda del alma después de que hayas muerto. Mientras no le hayas dicho a ninguno de ellos lo que no debiste decir, este rey no se molestará en enviarlos para hacerte compañía.”

Mu Sushan se inclinó fuertemente: “¡Le agradezco a la Maestra de Secta… por el gran favor!”

Con esa reverencia, el cuerpo de Mu Sushan permaneció inmóvil. Niebla blanca explotó de su cuerpo, junto con su aura de vida…

Él había cortado su propia vena de vida y sus venas profundas.

“No… no… Maestra de Secta, perdóneme… Maestra de Secta, perdóneme…”

Con las piernas ya flácidas, Mu Fengshu retrocedió, y después de un grito, voló como una mosca doméstica sin cabeza, intentando escapar.

“¡Haah!” La mano detrás de la niebla helada apuntó suavemente.

¡Ding!

Un suave sonido resonó, causando que la voz y la figura de Mu Fengshu se detuvieran instantáneamente. Ella había sido congelada en un bloque de hielo y su cara congelada y asustada era aterradora.

“Originalmente planeé dejar tu cadáver intacto, pero ya que no sabes cómo apreciar la bondad…”

“¡Desaparece!”

¡Ping!

Junto al bloque de hielo, el cuerpo de Mu Fengshu se convirtió instantáneamente en polvo de hielo que llenó el cielo…

Entre los miembros del Salón de la Nieve Helada, Mu Fengshu y Mu Sushan habían participado en la Convención del Dios Profundo, lo que significaba que antes habían visto la Sombra Rota del Dios de la Estrella. ¡Por eso tenían que morir!

—————-

Yun Che, naturalmente, no estaba al tanto de lo que había sucedido en el Lago Celestial del Frío Abisal. Se quedó parado fuera de la barrera del Lago Celestial del Frío Abisal con una mirada atónita en su rostro, inmóvil.

¿Cómo… cómo voy a regresar?

Cuando llegó, montó en la barca de hielo controlada por Mu Bingyun. Pero ahora, si regresara solo… quizás no sabría en qué dirección ir.

Fue justo en este momento que una ráfaga de energía fría vino desde arriba. Una pequeña figura azul, que controlaba una barca de hielo, llegó ante él.

De pie sobre la barca de hielo estaba Mu Xiaolan. Miró a Yun Che, pero no se acercó, con claro nerviosismo en su rostro. “H-hermano Mayor Yun Che… la Maestra me dijo que esperara aquí por ti… para que podamos regresar juntos al Palacio Fénix de Hielo.”

“…” Yun Che abrió los ojos. Entonces, repentinamente se acercó y le dio un golpecito a Mu Xiaolan en la frente.

“¡WAHH!” Gritó Mu Xiaolan con sorpresa y dolor mientras se cubría la frente. “¿Q-q-q-qué estás haciendo?”

“¡Eso es lo que quiero preguntarte!” Dijo Yun Che con una mueca insatisfecha. “Solías actuar como si estuvieras frente a mí antes, entonces ¿por qué te ves como una rata viendo un gato hoy? ¿Comiste la medicina equivocada?”

“T-tú eres quien comió la medicina equivocada. Fui lo suficientemente buena como para quedarme en el frío esperándote, pero me diste un golpe en la frente.”

Inmediatamente consciente de que no estaba usando el tono correcto, bajó el tono de su voz. “Eres… el discípulo directo de la Maestra de la Secta ahora. Así que ahora eres… Hermano Mayor… Cada discípulo tiene que llamarte Hermano Mayor. Yo…”

“…” Yun Che se frotó la punta de la nariz, murmurando para sí mismo. “Así que un discípulo directo es así de grandioso, eh.”

“Por supuesto que es grandioso.” Dijo Mu Xiaolan en voz baja. “Poder estar al lado de la Maestra de la Secta obviamente hará… que nadie se atreva a provocarte y puedes hacer lo que quieras…”

“¿Puedo hacer lo que yo quiera? ¿Eso es genial?” Yun Che abrió los ojos. Entonces, de repente miró a Mu Xiaolan y se dijo a sí mismo con una voz increíblemente seria. “Entonces, ¿esto significa que si le pido a la Maestra de la Secta que tú seas mi sirvienta que caliente mi cama, eso no sería un problema?”

“~! @ # ¥% …”

La cara de Mu Xiaolan se sonrojó al instante. Después de apretar sus dientes blancos, su cólera finalmente explotó cuando pateó el trasero de Yun Che. “¡Eres un mero hombre despreciable! ¡No has cambiado para nada incluso después de convertirte en el discípulo directo de la Maestra de la Secta! ¡Intimidar a las chicas es lo único que sabes hacer! ¿Quién va a ser tu sirvienta que calienta la cama…? sueña, sueña, sueña.”

Yun Che se frotó el trasero después de ser arrojado de la barca de hielo y murmuró melancólicamente: “Estaba diciéndolo casualmente, ¿por qué tienes que estar tan enojada? Sigh, supongo que ser el discípulo directo de la Maestra de Secta no es muy bueno. Todavía me molestas.”

“…” Mu Xiaolan lo miró aturdida por un rato antes de que ella estallara en risas.

“Realmente no podrías haber comido la medicina equivocada, ¿verdad?” Los ojos de Yun Che estaban llenos de preocupación.

La barca de hielo se activó, irrumpiendo en el cielo. Mu Xiaolan dijo con voz suave. “De repente me doy cuenta de que todavía tienes algunos méritos.”

Ahhh… esta pequeña niña. Si quieres elogiarme, solo alábame, ¿qué significa ‘todavía tienes’?

“Originalmente pensé que definitivamente actuarías como si fueras todo eso después de convertirte en el discípulo directo de la Maestra de la Secta, así que tuve un poco de miedo de ti. No esperaba que serías el mismo que antes. Te grité e incluso te pegué, pero no te enojaste ni tomaste represalias… Mn, sigues siendo el mismo Hermano Menor Yun Che.”

“Eso depende de la persona, ¿sabes? Si alguien más se atreviera a patearme, les rompería las piernas. Pero tu… eres mi Hermana Mayor después de todo, solo puedo soportarlo.” Dijo Yun Che con una expresión de impotencia.

Mu Xiaolan puso los ojos en blanco, pero luego comenzó a sentirse feliz. “¡Correcto! Como todavía no has asistido a la ceremonia de discipulado, sigues siendo un discípulo del Palacio Fénix de Hielo y todavía soy tu Hermana Mayor. ¡Durante estos siete días, todavía tienes que escucharme obedientemente a mí, tu Hermana Mayor!”

“Entiendo.” Dijo Yun Che impotentemente… ¿Esta pequeña niña ha perdido sus recuerdos? ¿Alguna vez la he escuchado antes?

“Nunca esperé que serías tan poderoso… incluso más poderoso que el Hermano Mayor Hanyi. Hoy parecía un sueño.”

Murmuró Mu Xiaolan, cada vez más distraída sobre la barca de hielo.

Cuanto más alejados estaban del Lago Celestial del Frío Abisal, más suave se volvía la energía fría. Cuando estaban a punto de alcanzar el dominio de la Ciudad Fénix de Hielo, otra barca de hielo apareció frente a ellos. Flotando en su lugar, como si estuviera esperando algo.

La barca de hielo estacionada repentinamente se acercó después de haber visto a Yun Che, llegando rápidamente ante ellos. Dos caras que Yun Che había visto hace varios días estaban en la barca de hielo.

¡Mu Yizhou y Mu Luoqiu!

Hermano Mayor Yizhou, hermana Mayor Luoq…”

Antes de que Mu Xiaolan hubiera terminado su saludo, Mu Yizhou inmediatamente cayó ante Yun Che… ¡e incluso se arrodilló!

H-hermano Mayor Yun Che.” La voz de Mu Yizhou temblaba con su cuerpo. Esa cara era en verdad la cara de Mu Yizhou, pero no tenía ni la mitad de la fuerza terrorífica que poseía siete días atrás. Lo único presente era terror e imploración. “Hace varios días, yo… tenía ojos pero no podía ver. Sobreestimé mis habilidades y en realidad… en realidad ofendí groseramente al Hermano Mayor Yun Che. Ruego al Hermano Mayor Yun Che, que sea magnánimo y se olvide de las ofensas cometidas por una pequeña persona como yo. Yo… nunca me atrevería a hacerlo nuevamente.”

“…” Yun Che estaba ligeramente aturdido. A su lado, Mu Xiaolan también estaba conmocionada… pero no estaba demasiado sorprendida.

Cuando el Rey del Reino de la Canción de Nieve nombró personalmente a Yun Che para ser su discípulo directo, las agallas de Mu Yizhou casi se desmoronaron.

Si se hubiera enfrentado con Mu Hanyi ese día y Mu Hanyi se convirtiera en el discípulo directo, no estaría tan aterrorizado, porque Mu Hanyi era un caballero. Sin embargo, Yun Che… El temperamento inquebrantable que mostró ese día, junto con sus métodos terroríficos, era definitivamente alguien que buscaba venganza.

La vesícula biliar de Mu Yizhou estaba en un estado constante de casi colapsar cada respiración que pasaba después de salir del Lago Celestial del Frío Abisal. No regresó a su Palacio Fénix de Hielo, y en vez de eso, esperó aquí, con Mu Luoqiu con ojos atentos.

Hermano Mayor Yun Che, Luoqiu… sabe que ella estuvo equivocada.” El hermoso rostro de Mu Luoqiu tenía una expresión triste. Mientras hablaba, sus ojos brillaban con lágrimas, sus pupilas se asemejaban a flores de melocotón…

Ella en realidad estaba insinuando que podía hacer lo que quisiera… ¡oh, no, indicando claramente eso!

El poder de la identidad del ‘discípulo directo del Rey del Reino’ realmente se mostraba ante los ojos de Yun Che. Se volteó para mirar a Mu Xiaolan y preguntó: “Hermana Mayor Xiaolan, ¿qué debería hacer?”

Sin esperar que Yun Che realmente le preguntara eso tan repentinamente e incluso llamándola su Hermana Mayor ante el dúo, Mu Xiaolan quedó atónita por un tiempo. Entonces, ella dijo débilmente. “¿No estaban los asuntos… de ese día ya resueltos…? solo… solo olvídalo…”

“Oh.” Yun Che asintió. “Desde que la Hermana Mayor Xiaolan ha hablado, entonces me olvidaré de eso. Ustedes dos pueden irse ahora. Ya he olvidado lo que sucedió anteriormente.”

Mu Xiaolan quedó ligeramente perpleja… Incluso si era más lenta, debería saber que era Yun Che diciendo deliberadamente que lo hacía por ella.

Era como si Mu Yizhou escuchara una voz celestial; todavía tenía que creer realmente que sería ‘olvidado’ así como así. Rápidamente sacó una caja de jade que había preparado por adelantado y se la ofreció a Yun Che. “Le agradezco al Hermano Mayor Yun Che por su magnanimidad, le agradezco a la Hermana Mayor Xiaolan… Aquí está Luoqiu y mis saludos, por favor acéptalo. De ahora en adelante, si el Hermano Mayor Yun Che tiene alguna orden, Yizhou está listo para arriesgar su vida y ayudar.”

“Mn, mn.” Mu Luoqiu inmediatamente asintió. Desde su aura hasta su voz, la ruda e imponente Mu Luoqiu de entonces se había vuelto suave y delicada. “De ahora en adelante, siempre que sea algo que desee el Hermano Mayor Yun Che, Luoqiu… aceptará cualquier cosa.”

Yun Che. “~! @ # ¥% …”

Mu Xiaolan. “~! @ # ¥% …” (¿¡Cómo pudo hacer eso!?)

Después de su reverencia y obsequios, todavía continuaron agradeciéndoles profusamente mientras se iban. Yun Che se frotó la barbilla y murmuró: “Así que este estado realmente es bastante bueno.”

“Por supuesto.” Mu Xiaolan intervino. “No me parece raro que estén aquí para disculparse. Olvídate de ellos, incluso si todos esos emperadores te vieran, tendrían que ser corteses.”

“¿Es así de exagerado?” Comentó Yun Che casualmente.

“¡No es exagerado en absoluto!” Dijo Mu Xiaolan debidamente.

La barca de hielo entró rápidamente a la Ciudad Fénix de Hielo y rápidamente llegó al Trigésimo Sexto Palacio.

El trigésimo sexto Palacio Fénix de Hielo estaba tan silencioso como solía ser, sin embargo, Mu Xiaolan mostraba una expresión de duda mientras se decía a sí misma: “Qué extraño, por qué es tan tranquilo… De acuerdo con lo que sucedió, debería haber una gran cantidad de gente aquí.”

Después de todo, Yun Che se había convertido en el discípulo directo de la Maestra de la Secta, por lo que debería haber un montón de personas visitando el Trigésimo Sexto Palacio. Pero hasta donde alcanzaba la vista no había ni la menor señal de que alguien hubiera venido a visitarlo.

Yun Che, ve a buscar a la Maestra. La Maestra debería tener muchas cosas importantes que contarte. Iré a guardar la barca de hielo.”

Mu Xiaolan se fue para guardar la barca de hielo. Yun Che bajó de los cielos y entró en el Palacio Fénix de Hielo. Su estado de ánimo ahora, naturalmente, cambió inmensamente de lo que había exhibido antes.

Mientras caminaba lentamente hacia el salón principal, pensó en lo que había dicho el Rey del Reino de la Canción de Nieve. Muy pronto, una presencia y un olor peculiar le hicieron detenerse y levantar la cabeza…

Era también al mismo tiempo que la figura de una mujer ante él se volvía lentamente. Un rostro de otro mundo, brillante y hermoso, tan seductor que podía devorar corazones apareció ante los ojos de Yun Che.

A pesar de que esta no era la primera vez que Yun Che la había visto, su mente fue inmediatamente barrida mientras sus ojos y su mente se intoxicaban… Antes de que Yun Che la hubiera visto, nunca creyó que realmente perdería el control de su mente por tal grado solo por la apariencia de una mujer.

Fue así la primera vez e… igual la segunda vez.

La persona que estaba frente a él era sorprendentemente la chica que vino a entregar el Rocío de Escarcha Amorosa ese día, que se hacía llamar ‘Mu Xuanyin’.

Su cabello azul blanco se derramaba hacia abajo. La luz no brillaba sobre él, pero aún reflejaba el esplendor del agua y el jade. Todavía llevaba la ropa de nieve de ese día, pero parecía un poco nebulosa, como si hubiera estado empapada en un poco de humedad.

La mirada de Yun Che incontrolablemente cayó sobre su pecho… El patrón del Fénix de Hielo era el símbolo más divino del Palacio Fénix de Hielo. Sin embargo, el patrón del Fénix de Hielo que estaba siendo apretado por sus pechos, deformándose, en realidad lanzaba una atracción lo suficientemente grande como para hacer que el deseo de cualquier hombre se saliera de control.

Yun Che: “Hermana Mayorde Grandes Pechos…”

La esquina de la seductora boca de la mujer se curvó ligeramente. Con ojos como las aguas otoñales, dijo con una voz sedosa: “Hermano Menor, estás… haciéndolo a propósito esta vez, ¿no? Qué atrevido, realmente atreverse a tomar libertades conmigo.”

‘Hermana Mayor de Grandes Pechos’, Yun Che lo había dicho un par de veces en el pasado, de hecho, se había equivocado después de haber perdido la cabeza, porque a pesar de que eso era lo que pensaba, definitivamente no tenía las agallas para tomar libertades con un discípulo del Salón Divino. ¡Pero lo había hecho a propósito esta vez!

Porque ahora era el discípulo directo de la Maestra de Secta… ¿Con quién no se atrevería a tomar libertades?

¡Además, ella en realidad… en realidad admitió que era Mu Feixue en aquel entonces! Haciéndole perder seriamente la cara frente a Mu Xiaolan y Mu Bingyun.

¡¿No era eso ella tomándose libertades con él?!

Entonces, devolverle el favor era correcto y apropiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s