AOLL – Capítulo 15 – Prejuicio

Autor: R. B. García
(1/2)

El viejo me hablaba, pero yo escuchaba ecos, y solo ecos, y tomó mi brazo y me sacudió levemente para despertarme.
— Levántate, Helios ha salido.
El viejo me hablaba de un tipo que se llamaba Helios, pero yo solo le decía:
— No sé quién es Helios pero déjame dormir.
— Hablo del sol, pero en este lugar Helios es su nombre, ven levántate.
De nuevo escuché como revoloteaba, pero algo extraño pasaba por que se escuchaba voces de otras personas, de inmediato me sentía mareada por alguna razón, le quería decir al viejo que no me sentía bien, pero cuando bajaba las escaleras, vi unas personas extrañas, mi vista se tornó borrosa, y de lo poco que pude ver, fue al viejo señalarme para que esas personas me tomaran, y es lo único que recuerdo.
* * *
De vez en cuando abría mis ojos, y sentía el correr de las ruedas de una carreta, y me percaté que era llevada en una jaula, y hombres seguían detrás de la carreta hablando algún dialecto extraño, un hombre al ver que me estaba despertando me dio a beber un agua, pero de nuevo perdí el conocimiento.
* * *
Estaba débil, me sentía sin ánimos, entré en una paradoja de dormir y no dormir, mis ojos veían personas, y se cerraban, y se abrían nuevamente como luchando contra algún poder de sueño, y solo podía ver como un hombre del mismo aspecto al de Lvca manoteaba y discutía con los hombres que me trajeron.
El hombre se acercó a mí y abrió mi parpado, y me veía fijamente entre mi debilidad y mi somnolencia, y me dio a beber un agua que de inmediato me hizo recobrar la conciencia.
Y le arrebaté la bota con el agua, y me bebí el agua, entonces entendía lo que ese hombre me dijo:
— ¡Por los cielos de Calipso, la tormenta de media noche se ha cumplido!, ¡tú debes ser la diosa que se nos manifestó en los mensajes de las tormenta!, ¡rápido traigan a la susurrante, y alisten un banquete, envíen el ave a la ciudad de Oru y avisen que ha llegado, hoy es un día para celebrar!
No entendí nada, pero lo cierto es que el viejo si traía algo entre manos, porque me entregó a estas personas extrañas que no sé quiénes eran.
— Suéltenme, déjenme, ¿Quiénes son ustedes? ¿Qué quieren de mí?— yo me sacudía y pateaba a quien se me acercaba, maldito traidor, sabía que ese viejo me vendería, ¡maldición porque tuve que confiar en él!
— ¿Quiénes son ustedes, que quieren de mí, que me van hacer?
El viejo se acerca y me dice:
— Esos ojos, ese cabello, son como el color de su madre Calipso.
— ¿De qué habla?
— Discúlpeme usted su divinidad, mi nombre es Yvco sirvo como Kabter prior a tus principios a y los de tu madre Calipso, siento mucho que mis hombre a mi cargo te maltrataran, estás en la torre de los cielos en el continente de Adroa, pero eso tú ya lo sabias mi diosa, ven conmigo te tenemos un baño preparado con las mejores escancias, y cuando termines de lavarte te tendremos un banquete a honor de tu llegada, hemos traído a la susurrante que pregonó tu llegada para que te sirva como virtuosa y acompañante para tus necesidades.
Me está llamando diosa, me trae a una mujer para mis necesidades, se arrodilla y desvía su mirada como si fuera yo una ser todo poderoso, me prepara un banquete, un baño, y los hombres en este lugar se arrodillan ante mi cuando se cruzan ante mi presencia, ¿creen que soy una diosa?
La mujer de cabello corto de colores diferentes se arrodilla también y no muestra sus ojos porque lo lleva tapados, yo le retiré esa banda, ella oculta su rostro con vergüenza y el Kabter prior me dice:
—Su divinidad, no se preocupe por ella, ella puede ver a un con sus ojos vendados, deja que ella te atienda.
Ella se tapa sus ojos con sus manos, y levanta la mano en señal de que le entregué la venda. Y yo se la entrego.
La mujer se levanta y me toma de la mano y me lleva a mis aposentos, un cuarto enorme de terciopelo, con una cama grande y suave cubierto con las almohadas más blandas y las cobijas de seda más fina que he sentido, en el cuarto existía otra habitación que tenía una enorme piscina, con sustancias aromáticas que no podía identificar como en mi mundo, ella me dijo:
— Su divinidad puede desnudarse y entrar, el agua está en un punto exacto de calor, tenemos más lágrimas celestiales para aromatizar el cuarto, y dulce de Astacia, traídas desde las montañas de Aldors en el norte de Adroa para que pueda saborear.
La Mujer pone una vasija dorada con los dulces y yo los pruebo: su aspecto deleitable se asemejaban a ciruelas bañadas con miel, y al morderlas, el jugo se suelta por mi garganta, era como si comiera directamente del seno del paraíso de los dulces, su carne se deshacía como gelatina y se derretía en el paladar como un jugo dulce fresco y agradable que te originaba un orgasmo desesperante de probar más y más, pero sabiendo que nunca sería suficiente de esa fruta.
La chica miraba mi expresión, y apartaba su mirada de vergüenza, yo desperté de mi fantasía y comía de esa fruta, pero sentía una desesperación de que no se acabara, así que para distraerme del sabor imprégnate en mi boca, le pregunté a la chica de ojos vendados.
— Puedes quitarte esa venda enfrente de mí, no diré nada.
— No divinidad, a nosotras las mescladas se nos prohíben mostrar nuestros ojos, si lo hago es como maldecir a quien ve mis ojos. Solo entre las de nuestra clase podemos vernos.
—No te preocupes, no me pasara nada, déjame verlos… por favor.
Ella se quitó la venda y me mostró sus ojos, con una rara enfermedad de Heterocromía en ellos, uno era de color café claro y el otro purpura, ella me ve y se impresiona por mi color de ojos y cabello.
— Su cabello y sus ojos, son como dicen, azules como el color de la luna mayor, como las de su madre.
Yo sonrió y la miro y me causa curiosidad saber por qué me tratan como una diosa.
— Dime ¿tu profetizaste mi llegada a este mundo?
— Profeti… ¿qué?
— Es cuando anuncias eventos futuros.
La chica no me entendía.
— Es lo que hiciste, decir eventos que pasaran.
— Si, su divinidad.
— Di exactamente lo que profetizaste.
— esto fue lo que escuché, de la luna mayor la hija de calipso bajara, y cumplirá su reinado desde los reinos, traerá paz y alegría. Pero no solamente la hija de calipso si no el hijo de Eos también bajara, para traer guerra y muerte, su luz será roja como la sangre, y negra como la profunda noche, él viene a reclamar la hija de calipso para llevársela nuevamente en donde están los dioses, y la guerra entre castas y dioses se desatará, probando la ira del hijo de Eos, y una nueva era será puesta sobre esta tierra.
— Un momento, ¿dijiste que el hijo de Eos bajara también para buscar a la hija de calipso?, y yo soy la hija de calipso, eso quiere decir que ¿otra persona vendrá a buscarme?
—Si su divinidad.
— ¿Cómo es el hijo de Eos?— Pregunté.
— Es como la diosa Eos, sus cabellos son como la profunda obscuridad, y sus ojos negros azabaches cubre tu alma al verte, y te llena de incertidumbre y miedo, caminan con la muerte, y se rodea de miseria.
Suena mucho a alguien que conozco, de cabello y ojos negros azabache, después de mí, vendrá otro, eso quiere decir que…
— Cuéntame más sobre este mundo, ¿porque a Eos la tienen como una luna maldita, y a Calipso como la luna más venerada?
—No sé si ya lo sabe su divinidad, pero aquí rigen 4 castas, y una de ellas fue masacrada.
— ¿Una de ellas? ¿Cuál?
— Los Darker Assas eran una casta descendiente de Eos, su cabellera y ojos eran negros, y su poderío rivalizaba a los Goldemberg Berserker, en lucha eran maestros, no habían guerreros iguales a ellos, poderosos en todos los sentidos y sumamente temidos en los dos continentes.
Entonces entró la era de la guerra… los Redgroouk retaron a los Dark por haber maldecido sus tierras, pero los Dark se defendieron alegando que eran acusados falsamente. Los Berserker se aliaron en lucha con los Redgroouk, pero juntos no pudieron contra ellos ni con toda sus fuerzas militares, entonces tendrían que unir a un aliado más para obtener la victoria. Convencieron al rey de los Koumen para unírseles, una nación imparcial sobre la guerra pero que al final, dio un giro a la historia… lograron derrotarlos, invadieron la nación de los Dark: cada región, cada ciudad, cada pueblo y aldea fue quemada y destruida, matando a cada habitante que tuviera ojos y cabello negro, y hasta el día de hoy que su raza fue extinta es prohibido pronunciar su nombre en algunas ciudades rojas y doradas, es la mayor guerra registrada en la historia.
Eos es su diosa y protectora, Selene es diosa de los Koumen Brown, Cupido es diosa de los Redgroouk Scotld, y la mayor, Cupido es diosa de los Goldember Berserker, en todo lugar cuando Eos es la última en ocultarse, los seres de este mundo ocultan su rostro a la diosa, los habitantes de cada ciudad se encierran en sus casas antes de caiga la noche y no se ve a ninguna persona deambular en lacas calles en luna de Eos.
— Es espantoso, ¿aquí también hacen ese tipo de cosas? No creía que en este lugar las guerras fueran igual que mi mundo…
…entonces un Dark vendrá por mí.
Esta gente me confunde con la hija de la diosa Calipso por mis ojos y mi color de cabello, eso quiere decir que si ese chico de ojos negros y rostro melancólico viene por mí, será confundido por un Dark assas, pero… ¿será capaz de llegar hasta mí? Hasta ahora había dejado todo lo que me conectaba a mi mundo, mi madre, mi ciudad, la escuela, todo por lo que odie estar ahí, pero este chico de algún modo me halla, y se lanza al lago por donde yo he llegado, ¿qué hubiera pasado si ese lago no hubiera aparecido? ¿Sería él la única persona que atestiguaría mi muerte? ¿Lloraría mi perdida?
Debo pensar mejor, si él viene en mi búsqueda, que prueba no sería mejor que el que pase todo este mundo buscándome, si después de todo lo que le ocurra, y no halle descanso hasta encontrarme, ¿no sería ese la mayor demostración de amor? Si es así, y llega a mí de algún modo, yo le aceptaré sin ningún prejuicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s