ATG – Capítulo 974 – Hanyi en Medio de la Nieve Revoloteante

(15/20)

La energía profunda que brotó del cuerpo de Yun Che fue tiránica y superó por completo los límites del Reino Profundo Soberano, impactando tanto a Mu Yizhou como a Mu Luoqiu. Sin embargo, para ellos, que estaban en la última etapa del Reino del Alma Divina, este tipo de fortaleza no valía la pena mencionar.

“¡Estás buscando la muerte!”

Frente a Yun Che, que buscaba la muerte, Mu Yizhou ni siquiera se molestó en moverse. Puso su mano derecha detrás de él y casualmente hizo un movimiento de garra con la mano izquierda. Una corriente de energía fría luego envolvió instantáneamente a Yun Che.

A pesar de que esta era solo una agitación de la mano de Mu Yizhou, todavía era energía fría en el Reino del Alma Divina. Incluso si alguien en el décimo nivel del Reino del Origen Divino hiciera contacto con ella, aun resultaría congelado instantáneamente.

Debajo de la energía helada, el flujo de aire del espacio circundante se detuvo por completo. Sin embargo, Yun Che, que estaba adelante, se precipitó directamente a través de la energía fría. Olvídate de ser sellado por la energía fría, ni siquiera hubo un instante de pausa en su carrera.

¿Q-qué?

Ya sea Mu Yizhou, Mu Luoqiu o Mu Xiaolan, esta escena los sorprendió enormemente. ¿Cómo era posible que Mu Yizhou y Mu Luoqiu se molestaran en concentrarse cuando trataban con Yun Che, un debilucho que era inferior a ellos en varios niveles? Cuando Yun Che repentinamente se acercó, Mu Yizhou actuó abruptamente después de su instantáneo estado de shock y agarró directamente hacia Yun Che. Mu Luoqiu también empujó con su palma inconscientemente, liberando una explosión frontal de energía helada.

Yun Che, que ya era rápido en primer lugar, se hizo aún más rápido por varios pliegues cuando estaba a quince metros de la pareja. Las visiones de los dos hermanos se volvieron borrosas cuando Yun Che instantáneamente se dividió en cinco copias exactas.

¡Boom! ¡boom!

Dos fuertes explosiones sonaron cuando la nieve se elevó a una altura de trescientos metros. La asombrosa corriente de aire empujó a los distantes Mu Xiaolan y Feng Mo aún más lejos. En medio de la onda de aire, cinco Yun Che se desintegraron, desapareciendo sin dejar rastro.

Mu Yizhou se quedó aturdido en el mismo lugar durante media respiración antes de darse la vuelta ferozmente. Yun Che no estaba dañado, ni siquiera a sesenta metros detrás de él con una mueca burlona, agarrándose a la cabeza de cierta persona.

¡Y la persona que sostenía era sorprendentemente Liu Hang, la persona detrás de ellos que habían estado protegiendo!

Mu Luoqiu también se dio la vuelta rápidamente en este momento. Los dos se quedaron atónitos en su sitio al mismo tiempo que sus rostros se volvían incomparablemente antiestéticos.

Mu Xiaolan y Feng Mo también estaban completamente estupefactos.

¡Yun Che había arrebatado a Liu Hang de dos discípulos del Palacio Fénix de Hielo del más alto nivel, que eran expertos absolutos en las últimas etapas del Reino del Alma Divina, justo ante sus propios ojos… y lo había hecho libremente en eso!

“Ah… ah… ah…” Liu Hang, cuya cabeza estaba siendo agarrada por Yun Che, abrió los ojos, simplemente incapaz de recuperar sus sentidos.

“Ambos dijeron que yo era la broma y la desgracia de Palacio Fénix de Hielo. Si ese es el caso, ¿qué son ustedes, que tienen a una persona robada instantáneamente delante de sus ojos por esta broma y desgracia?” La esquina de la boca de Yun Che se curvó mientras hacía un comentario mordaz. “¿Una mierda de perro insoportablemente apestosa?”

“¡Yun Che, estás destruyendo el último vestigio de misericordia que tengo para ti!” Fuera de su conmoción, Mu Yizhou también estaba completamente enojado debido a la humillación. Dio un paso adelante, sus ojos se fijaron firmemente en Yun Che mientras decía ferozmente: “¿Y qué si lo tomaste? Si lo tocas una vez más…”

¡¡Crack!!

“¡AHHHHHHH!”

El sonido del crujido de los huesos fue seguido por el grito extremadamente espantoso de Liu Hang. El sonido crujiente de su cráneo rompiéndose debajo de los dedos de Yun Che se podía escuchar mientras varios chorros de sangre brotaban de su cabeza.

“¡Ahhh… ahhh… AHHHH!” Saber claramente que el propio cráneo de uno estaba siendo aplastado era un terror similar a caer instantáneamente en el infierno. Como si le hubiera asustado un demonio, Liu Hang aulló desesperadamente. Su cuerpo se sacudió bajo el terror extremo, como si no tuviera huesos.

“¡Pequeño Hang!” Mu Luoqiu palideció en estado de shock e incluso los pasos de Mu Yizhou habían vacilado. Nunca en sus sueños se imaginaba que Yun Che realmente haría un movimiento… y fue un movimiento vicioso de aplastamiento del cráneo. La otra parte todavía era un discípulo oficial del Salón de la Nieve Helada, y lo había hecho frente a ellos.

“Lo toqué, ¿qué vas a hacer?” La sangre fluía de las grietas entre las yemas de los dedos de Yun Che. Como el cráneo ya se había fracturado, mientras ejerciera algo de fuerza, era suficiente para destrozar todo el cerebro de Liu Hang.

Yun Che sonreía mientras hacía algo tan vicioso. Esa siniestra sonrisa hizo que sus corazones se enfriaran.

Yun Che… Tú… ¡Te atreves!” La voz de Mu Yizhou temblaba e incluso su cuerpo temblaba levemente. Nunca se había encontrado con tal crueldad y falta de vacilación durante todos los años que había estado en el Palacio Fénix de Hielo o incluso en toda su vida.

“¿Por qué no me atrevería?” Yun Che todavía sonreía: “Además, ya te he ofendido completamente y hasta dijiste que no me dejarías ir. Como ese es el caso, debería matarlo para obtener algo de él.”

“Primo… no… no… no vengas…” El alma de Liu Hang ya había salido volando de su cuerpo. “Él… lo hará… es un loco… no vengas… no vengas… no vengas…”

Yun Che… no, no. Hermano Mayor Yun… déjame ir… déjame ir… no me atreveré a hacerlo nunca más… te lo prometo… te prometo que mis primos no irán tras de ti… ¡¡te lo prometo!! Primos, sálvenme… sálvenme…”

Hermano Mayor, ¿qué hacemos? Él… él…”Mu Luoqiu también estaba completamente perdida.

Mu Yizhou apretó los dientes, pero aun así no avanzó ni retrocedió. Podían sentir la expresión aterradora de Yun Che y los métodos no negociables. Si hicieran las más mínimas acciones sin pensar, realmente podría matar a Liu Hang.

Mu Yizhou.” Yun Che caminó hacia los hermanos con su mano aún en la cabeza de Liu Hang. “Cuando discipliné a esta basura que estaba intimidando a los miembros de la misma secta en tu lugar, deberías haberme agradecido y luego te habría llamado hermano mayor. ¿No sería maravilloso? Sin embargo, insistes en actuar como si fueras todo eso. ¿Dices que estoy buscando la muerte? Ja, Mu Yizhou, definitivamente tengo las agallas para matar a Liu Hang, pero ¿tienes las agallas para matarme?”

“Tu…” Mu Yizhou casi rompió sus dientes de apretarlos demasiado fuerte. Se había quedado sin palabras por una ‘basura de un reino inferior’ que ni siquiera se molestó en poner en sus ojos.

Esto fue porque realmente no tenía las agallas para matar a Yun Che, incluso si Yun Che realmente mataba a Liu Hang.

Aunque la fuerza profunda de Yun Che era baja y provenía de los reinos inferiores, la secta entera sabía que había sido traído personalmente desde los reinos inferiores por Mu Bingyun. Esta también fue la primera vez que Mu Bingyun había traído a alguien de los reinos inferiores. Ella había llegado personalmente al Salón de la Nieve Helada hace tres meses para proteger a Yun Che y no dudó en denunciar a Mu Fengshu. Estaba claro que ella lo consideraba importante.

¿Y qué tipo de persona era Mu Bingyun? Ella era la hermana biológica del Gran Rey del Reino. Hace mil años, ella era una experta incomparable en la etapa intermedia del Reino del Soberano Divino y la más fuerte entre los treinta y seis Maestros de Palacio. Ya fuese por su prestigio, estatus o fuerza, no tenía igual. Podría decirse que en todo el Reino de la Canción de Nieve, ella era la número dos, justo debajo del Gran Rey del Reino.

Desde la depresión de hace mil años, Mu Bingyun rara vez aparecía en público, ya que podría haber muerto en cualquier momento debido a la toxina. Sin embargo, todos en la secta ahora sabían que ella de alguna manera se había recuperado milagrosamente. No pasaría mucho tiempo hasta que se recuperara de nuevo en la Maestra del Palacio Bingyun de hace mil años, cuyo poder se alzaba sobre todo el Reino de la Canción de Nieve. Los discípulos debajo de ella eran solo Mu Xiaolan y Yun Che… Hacia Yun Che, quien fue tomado bajo su ala, aunque Mu Yizhou se atrevía a sermonearlo, incluso si tuviera diez veces más valor, no se atrevería a darle un golpe asesino.

La mano de Yun Che se agarró fuertemente al cráneo de Liu Hang como un gancho de hierro. Por la expresión burlona de su rostro, cualquiera era capaz de decir que se parecía a la sonrisa malvada de un demonio.

A los ojos de todos sus enemigos, Yun Che siempre había sido una persona despiadada. Ya sea Liu Hang o Mu Yizhou, guardaba rencor u odio por cualquiera de los dos, sin embargo, era irracionalmente tiránico y actuaba así de cruel y despiadado… Esto era porque ‘sabía que tenía respaldo’ y también quería desahogarse un poco.

Había seguido a Mu Bingyun al Reino de la Canción de Nieve para seguir al Rey del Reino al Reino del Cielo Eterno y poder ver a Jazmín una vez más. Sin embargo, la Voz del Cielo Eterno había hecho trizas sus esperanzas. Para él, las tres palabras ‘Reino de la Tribulación Divina’ era una broma incomparablemente cruel. Hace tres meses, había consumido a la fuerza la Píldora del Alma Helada del Jade Caído y había cultivado desesperadamente poco después. A lo largo de todo eso, había estado conteniendo un resentimiento extremadamente pesado.

Y Liu Hang resultó ser lo suficientemente desafortunado como para convertirse en el objetivo de su desahogo.

¡Y la persona que se vio obligada a volver a sus palabras fue el Rey del Reino de la Canción de Nieve!

Había salvado la vida de la hermana del Rey del Reino de la Canción de Nieve, pero ella no pudo cumplir la promesa de llevarlo al Reino del Cielo Eterno. Estaba increíblemente abatido y no había ninguna razón por la cual no debería aprovecharse de este respaldo.

“¿Por qué hay tanto ruido en este rincón que por lo general es tan silencioso y que incluso la nieve que cae tiene cuidado al descender? Pero, ¿cómo es posible que la posibilidad de encontrarnos aquí por casualidad no sea una sorpresa maravillosa?”

Justo cuando la situación se había descontrolado por completo, una voz inconcebiblemente cálida que se asemejaba al viento primaveral que derretía la nieve, ligeramente revoloteó. En este momento, incluso la nieve que caía no podía ayudar a frenar su descenso. La atmósfera originalmente tensa y sofocante también parecía haber sido barrida por una fuerza invisible que se asemejaba a una ligera brisa.

“Esta voz… ¡ah!” Mu Xiaolan murmuró en voz baja, luego gritó en estado de shock mientras se tapaba la boca con la mano.

Una figura alta lentamente caminó desde el cielo lleno de nieve revoloteando. Vestido con una túnica blanca que superaba a la nieve, tenía una cara de jade perfectamente hermosa. Su caminata era ligera y sin prisas, como si estuviera pisando nubes. Dondequiera que fuera, la nieve aleteaba en silencio, como si no quisiera molestarlo.

Parecía como si hubiera salido de una pintura. Su sonrisa era alegre, pero su belleza hizo que el cielo, lleno de nieve revoloteante, perdiera color. Incluso aquellos del mismo sexo se volverían distraídos.

Incluso la mirada de Yun Che se había estancado incontrolablemente sobre él durante un corto período de tiempo; era hermoso hasta el punto de poner celoso a un hombre (casi en segundo plano). Tenía la gracia de volar en la nieve y su aura natural sin forma excedía por completo el alcance de la gente común. Era como si hubiera nacido sobre las nubes para que todas las criaturas vivientes pudieran mirarlo.

“¡Ah! Hermano Mayor Hanyi… ¡realmente es el Hermano Mayor Hanyi! ¡¡Ahh!!”

Mu Luoqiu, que estaba tensa y llena de odio, dejó escapar un grito exagerado. Ambas manos se cubrieron la cara con emoción mientras sus ojos que se desbordaban de agradable sorpresa casi emitían luz… Era como si fuera una niña mortal viendo al príncipe de sus sueños. Incluso la situación que tenía delante, incluso la pequeña vida de Liu Hang, que todavía estaba en las manos de Yun Che, había desaparecido por completo de su mente.

¿Hermano Mayor Hanyi?

¿¡Mu Hanyi!?

¿¡Mu Hanyi, la persona a la que Mu Xiaolan prácticamente adoraba, la persona que ella declaró que era el discípulo más destacado del Salón del Divino Fénix de Hielo, la persona con más posibilidades de convertirse en uno de los discípulos directos del Rey del Reino!?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s