ATG – Capítulo 967 – Arriesgando la Vida, Píldora del Alma Helada del Jade Caído (1)

(8/20)

La mirada de Mu Bingyun se volteó. La apariencia actual de Yun Che definitivamente no se parecía a los desvaríos impulsivos de una persona imprudente. Pero sin importar quién haya dicho esas palabras, todas serían demasiado ridículas. El hecho de que provenían de alguien que aún no había entrado en el camino divino, alguien que todavía no había cultivado hasta el punto más alto del Reino Profundo Soberano… eso lo convertía en una broma gigantesca aún mayor.

Yun Che, eso no es posible.” Dijo Mu Bingyun débilmente. “En este momento todavía estás en la etapa intermedia del Reino Profundo Soberano de los Nueve Reinos Mortales. Aunque la fuerza que exhibes apenas puede derrotar a Ji Hanfeng, que estaba en la etapa intermedia del Reino del Origen Divino, todavía tienes que tocar verdaderamente el camino divino.”

“Los avances en los Siete Reinos Divino Profundo superan con creces a los de los Nueve Reinos Mortales. Después del Reino del Origen Divino, cada nivel siguiente es mucho más difícil que el del Reino Profundo Soberano. Incluso si tu talento innato fuera más alto, tu comprensión más fuerte y tu suerte aun mayor, sería imposible para ti cultivarte hasta el Reino de la Tribulación Divina en dos años y medio.”

“Hmph, olvídate del Reino Profundo Soberano al Reino de la Tribulación Divina, en todos los cientos de miles de años de historia del Reino de la Canción de Nieve, nadie ha usado treinta meses para pasar del primer nivel del Reino del Origen Divino a el primer nivel del Reino del Alma Divina.” Mu Xiaolan murmuró en voz baja: “Tan estúpido.”

Yun Che. “…”

A pesar de que Yun Che había intercambiado golpes con el poder del camino divino, su nivel de fuerza profunda todavía estaba en el Reino Profundo Soberano. No sabía ni una sola cosa sobre cultivar en los Reinos Profundo Divino. Las respuestas de Mu Bingyun y Mu Xiaolan fueron como un balde de agua fría después de que ya había sido golpeado, haciendo que sus manos se tensaran una vez más.

“Parece que la persona que deseas ver es increíblemente importante para ti.” Viendo el silencio de Yun Che y su aura algo caótica, Mu Bingyun continuó suavemente después de ver que todavía no tenía intención de abandonar sus planes. “No necesitas estar así de desanimado. Todavía hay treinta meses. Discutiré este asunto con el Gran Rey del Reino tan pronto como sea posible y tal vez…”

Mu Bingyun no continuó, porque si ella le daba esperanza ahora, cuando llegara el momento, recibiría una mayor desilusión. Ella tenía muy claro en su corazón que esta no era solo la restricción impuesta por los cuatro grandes Reinos Rey, sino una restricción que provenía del poder divino de la Perla del Cielo Eterno… era imposible que hubiera alguna forma de evitarlo.

Lo que estaba considerando ahora mismo es lo que debería darle a Yun Che como compensación.

Yun Che, cálmate primero. Si tiene alguna otra decisión, puedes decirme en otro momento.”

Mu Bingyun suspiró suavemente, luego se fue con Mu Xiaolan. Todo el cuerpo de Yun Che estaba fijado en su lugar. Luego, después de un largo rato de temblor, finalmente cayó al suelo.

Alguien que estaba solo en la etapa intermedia del Reino Profundo Soberano, que aún no había tocado el umbral del camino divino, que era completamente ignorante de la cultivación divina, en realidad había gritado que iba a alcanzar el Reino de la Tribulación Divina de genios absolutos en unos cortos treinta meses… Cuando lo pensó, incluso a él le pareció divertido.

Sin embargo, aparte de esto, ¿qué otra opción tenía él?

Ir al Reino del Cielo Eterno era la única oportunidad que tenía de ver a Jazmín.

El Alma del Cuervo Dorado había dicho antes que si no veía a Jazmín en cinco años, nunca la volvería a ver. Si él no cumplía con los requisitos para ingresar al Reino del Cielo Eterno en ese momento, entonces también significaba que… nunca sería capaz de ver a Jazmín en toda su vida.

“Uf…” Yun Che sostuvo su mano sobre su pecho y tomó cientos de respiraciones profundas antes de poder calmarse finalmente.

Jazmín…” Cerró los ojos y murmuró: “Nunca creíste que no dudaría en hacer nada por ti, así que fui a buscar esa mitad de la Flor Udumbara del Inframundo por ti…”

“Y será lo mismo esta vez.”

“Si esta es una prueba que los cielos me han dado, entonces… ¡Dejaré que los cielos y tú veas claramente lo decidido que estoy en querer encontrarte!”

¡Boom!

Dentro del estallido de energía profunda y el clamoroso viento de espada, Yun Che levantó con fuerza la Espada Heaven Smiting Devil Slayer. Sin embargo, no la movió y simplemente la sostuvo en su lugar. No importa cuán indiferente estuviera con esto, estaba absolutamente seguro de que incluso si cultivaba amargamente así sin descanso durante más de veinte horas diarias, le sería imposible alcanzar el Reino de la Tribulación Divina en treinta meses.

Este era un abismo natural, incluso el Reino Divino lo veía como imposible, por lo que no había forma de que un método ordinario funcionara.

Yun Che cerró los ojos y luego recordó su ruta de cultivación en medio del silencio.

Su punto de partida había sido de las venas profundas del Dios Maligno que obtuvo de Jazmín.

Su cultivo también había avanzado bajo la guía de Jazmín. Sin embargo, su fuerza profunda no provenía del progreso estable de hacer lo mejor para cultivar. En cambio, había venido en grandes olas todo el tiempo.

En aquel entonces, también poseía una sed insaciable de fuerza profunda gracias a Xiao Lie y Xiao Lingxi. Con esa sed en la mano, fue a la Ciudad de la Luna Nueva y no dudó en provocar allí a varias grandes sectas. Cuando llegó al Palacio Profundo del Viento Azul, inmediatamente desafió a los discípulos del palacio interior en la lista de rango celestial… luego de eso, para hacer otro gran avance, se dirigió al Páramo de la Muerte.

Bajo la supresión de la Villa de la Espada Celestial, se vio obligado a comer la carne de un dragón de llamas, beber la sangre de un dragón de llamas…

En el Arca Profunda Primordial, estaba esa tormenta espacial que era aún más aterradora que las pesadillas.

En el Valle de las Llamas Relámpago del Cuervo Dorado, saltó al Mar de la Muerte mientras cargaba a la Pequeña Emperatriz Demonio

Antes de llegar al Reino Divino, aumentó drásticamente de cultivación dos veces más. La primera vez provino del yin vital del Fénix de Feng Xue’er y el otro momento fue cuando la oscuridad despertó dentro de él en el Acantilado del Final de la Nube.

En su camino de cultivación, parecía como si nunca hubiera habido tranquilidad o progreso constante.

Su suerte fue increíble y Jazmín se lo había dicho repetidamente muchas veces. Sin embargo, lo que le hizo progresar tan rápido fue más bien debido a varias circunstancias que fueron críticas, adversas, peligrosas, desesperadas, mortales… Incluso él mismo fue incapaz de contar cuántas veces había visto de cerca la muerte.

Quizás podría decirse que todo lo que poseía se obtuvo con obsesión y arriesgando su vida.

“Treinta meses… Reino de la Tribulación Divina… ¡Tengo que pensar en una forma… incluso si tengo que usar formas inescrupulosas de hacerlo!”

Una energía salvaje y malvada surgió en los ojos y el alma de Yun Che. No estaba dirigido a ningún enemigo sino a sí mismo.

“¿Eeeeeh? Maestro, ¿qué estás haciendo? ¿Por qué parece que estás realmente enojado de repente?”

Era raro que Hong’er no estuviera dormida dentro de la perla de la empuñadura de la espada. Ella lo miraba con curiosidad, con ojos grandes y bermellones. Fue porque la apariencia actual de Yun Che de hecho parecía un tanto aterradora. Estaba enseñando los dientes como una fiera bestia devoradora de hombres.

“No importa lo difícil que sea, definitivamente… tengo que volver a ver a Jazmín.” Yun Che apretó los dientes con fuerza. “Hong’er, probablemente también extrañas a tu Hermana Mayor Jazmín.”

Jazmín es una diosa de los cielos, ella es incluso un personaje supremo dentro del Reino Divino. En su opinión, el Reino de la Tribulación Divina es como el polvo. Si ni siquiera puedo atravesar este umbral… ¿qué derecho tengo a volver a aparecer en su vida?

“Oooh… creo que quizás la extraño un poco.” Hong’er inclinó su cabeza con incertidumbre.

“~! @ # ¥% ……” La esquina de la boca de Yun Che se crispó. Luego, respiró hondo y pensó en voz alta: “Las condiciones para participar en la Convención del Dios Profundo es tener una fuerza profunda que no sea más débil que el Reino de la Tribulación Divina y tener menos de sesenta. Tengo absoluta confianza en que puedo alcanzar el Reino de la Tribulación Divina antes de los sesenta años. Sin embargo, en la actualidad… dos años y medio… ¿cómo puedo hacer esto exactamente?”

“… ¿Blandir? Maestro, ¿por qué quieres blandirte? ¿Es porque no te sientes bien?” Hong’er se quedó boquiabierto.

Yun Che se volvió loco. “¡Son sesenta años! ¡No blando! ¡Sesenta como en sesenta años!”

“¡Sesenta años, eso es tan viejo! Cuando el Maestro cumpla sesenta años, ¿también se convertirá en un viejo abuelo?” Hong’er parpadeó y se mordió el dedo algo ansiosamente.

“¡Por supuesto que no! Incluso cuando cumpla seis mil años, tendré el mismo aspecto.” Yun Che rodó sus ojos mientras pensaba: Esta niña que probablemente tiene más de un millón de años realmente piensa que sesenta años es realmente viejo…

Hablando de eso, con mi cultivo actual y línea de sangre especial, mi vida útil debería superar los seis mil, ¿verdad?

Mientras reflexionaba profundamente sobre esto con las cejas fruncidas, Yun Che bajó lentamente la Espada Heaven Smiting. Luego, lentamente tomó una perla brillante que parpadeaba con una extraña luz azul y parecía haber sido hecha de hielo congelado.

¡¡La Píldora del Alma Helada del Jade Caído!!

Esta fue la primera vez que tocó una píldora del Reino Divino. Su aura no se podía comparar con ninguna píldora que Yun Che haya visto antes. De lo que estaba aún más inseguro era de su fuerza medicinal. Lo único que supo después de enterarse por la descripción de los demás, es que podía atemperar el propio cuerpo y elevar en gran medida su fuerza profunda.

Cuando la revelaron, causó gran conmoción. Incluso Li Mingcheng y Ji Hanfeng exhibieron un gran anhelo por ella, era evidente que su utilidad no era insignificante, y esto también era para la cultivación en el camino divina.

Si la usaba en sí mismo…

Pero Mu Bingyun también le había advertido específicamente que no era capaz de soportar el poder medicinal de la Píldora del Alma Helada del Jade Caído con su cultivo actual, por lo que no debería consumirla. Incluso si él alcanzara el camino divino en el futuro, ella tenía que estar allí para ayudarlo antes de que se le permitiera consumirla.

Había guardado esas palabras en su mente ayer y no tenía pensamientos de consumir de inmediato la Píldora del Alma Helada del Jade Caído.

Pero ahora…

“Uff…” Yun Che respiró hondo y apretó aún más la Píldora del Alma Helada del Jade Caído.

Mi cuerpo fue capaz de resistir los ataques de Ji Hanfeng, un experto con el poder del camino divino… entonces ¿cómo no puede resistir contra una pequeña píldora?

Junto a una noción cercana a la locura y su confianza en el físico del Dios Dragón, Yun Che finalmente apretó los dientes y arrojó la Píldora del Alma Helada del Jade Caído a su boca e instantáneamente se la tragó justo después.

Hnnn–

En un instante, un instante en el que fue completamente incapaz de reaccionar, el cuerpo de Yun Che se volvió frío y el sonido de un zumbido extremadamente amortiguado resonó en su cerebro.

Era como si un glaciar que había estado sellado durante diez millones de años se hubiera abierto dentro de su cuerpo. Se acumuló una energía fría sin límites y luego se convirtió en innumerables corrientes heladas que estallaron hacia afuera. Incluso la corriente más pequeña tenía un poder espantoso que superaba las expectativas de Yun Che.

Como si hubiera sido atravesado por miles de flechas, Yun Che instantáneamente se arrodilló en el suelo. No temía a ningún tipo de aura helada, pero esto todavía era medicina a nivel divino, una cuya fuerza medicinal podía permitir que aquellos en el Reino del Origen Divino aumentaran sustancialmente su fuerza.

Yun Che apretó los dientes mientras gemidos dolorosos escapaban de su boca. Su cuerpo, que casi había perdido el control, se había retorcido hasta el punto de que parecía estar sentado de pie. Su fuerte fuerza de voluntad hizo todo lo posible para cambiar las circunstancias, mientras la energía profunda de su cuerpo intentaba guiar el aterrador poder medicinal que vagaba en todas direcciones.

Tengo que… soportarlo…

Una capa de luz azul ahora flotaba sobre el cuerpo de Yun Che. Aunque esta capa de luz azul era fría, no era dócil. En cambio, se movía como una llama violenta.

No era solo la superficie de su cuerpo tampoco. Cada gota de sangre, cada meridiano y cada célula de su cuerpo estaban siendo inundadas, infiltradas y atadas por esa luz azul. Si no era capaz de soportar este poder medicinal excesivamente violento, no había duda de que todo su cuerpo podría quedar lisiado.

Sin embargo, Yun Che en realidad no intentó dirigir o forzar la salida de la fuerza medicinal de su cuerpo. En cambio, usó su energía profunda para hacer todo lo posible por recogerla toda, atrayéndola hacia sus venas profundas y meridianos. ¡Lo que quería no era solo soportarlo sino absorber tanto como fuese posible para refinarla!

La luz azul se hizo aún más fuerte y más irritable; era como un fuego azul que había sido perturbado por un vendaval. La atmósfera en la sala de cultivo cambió. Un vacío azul claro de casi treinta metros de ancho había aparecido involuntariamente en los alrededores de Yun Che.

Incluso en la Secta del Divino Fénix de Hielo, la Píldora del Alma Helada del Jade Caído se consideraba una píldora de alto nivel. Aunque era muy pequeña, todavía estaba hecha del núcleo profundo de una bestia de hielo de alto nivel usando agua del Lago Celestial del Frio Abisal. La fuerza medicinal se suponía que era violenta en primer lugar. Incluso un discípulo del Fénix de Hielo en el Reino del Alma Divina encontraría difícil refinarla por sí solo. Si uno estaba en el Reino del Origen Divino, tenían que tener al menos un experto en el Reino del Espíritu Divino para ayudarlos en el proceso de refinación. Refinarlo por sí solo no era diferente de buscar la muerte.

En cuanto al Reino Profundo Soberano… eso era precisamente buscar la muerte.

Además, la píldora que Yun Che obtuvo fue una que Mu Fengshu había reservado especialmente para Li Mingcheng. Tenía la fuerza medicinal más fuerte de todas las Píldoras del Alma Helada del Jade Caído que el Salón de la Nieve Helada daba como recompensa a los mejores clasificados. ¡El poder de origen contenido en este núcleo profundo vino de una bestia de hielo en la etapa intermedia del Reino del Alma Divina!

Si el que consumía esta Píldora del Alma Helada del Jade Caído no fuera Yun Che sino otro practicante profundo en su nivel, sus venas profundas habrían explotado en algunas respiraciones bajo la liberación de poder medicinal. Sus cuerpos serían destruidos tanto interna como externamente, y luego se convertirían en polvo de hielo.

Las Venas Profundas del Dios Maligno, el físico del Dios Dragón y la protección del poder del Dios de la Ira… ¡¡Todas estas fueron la razón por la que se atrevió a arriesgar su vida!!

El cuerpo de Yun Che de vez en cuando se hinchaba y contraía. El sudor se derramaba de su cuerpo como una lluvia torrencial antes de convertirse inmediatamente en hielo. Incluso su piel comenzó a cambiar gradualmente a un color azul profundo. Sólo sus dientes que castañeaban incesantemente demostraban que su fuerza de voluntad no había sido aplastada durante todo el proceso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s