Invincible – Capítulo 199 – Una Insignificante y Miserable Familia Huang

(3/4)

¡Boom! Una fuerte explosión resonó.

El cuerpo de Zhao Shu vaciló y retrocedió un paso. Atrapado desprevenido, levantó la vista hacia la fuente y vio a una hermosa mujer salir del vacío.

“¡Maestra!” Al ver a la mujer, Li Lu se sorprendió.

En este momento, Ao Baixue también corrió hacia la bella mujer, y la saludó con respeto: “Saludo a la Tía Marcial.”

Esta hermosa mujer era la misma persona que llevó a Li Lu hace tres años, Li Molin, que compartía el mismo apellido que Li Lu.

Li Molin asintió y luego caminó hacia Zhao Shu. Se detuvo frente a él y dijo: “¡Tu fuerza no es mala, pero aún estás muy lejos de mí!”

Zhao Shu resopló. “¿Por qué no lo intentas?”

Zhao Shu aparentemente cayó en desventaja antes, pero mostró ese ataque a toda prisa. En realidad, tanto su fuerza como la de la mujer eran similares.

Li Molin no refutó al haber oído esto. En cambio, se dio la vuelta y miró a Huang Xiaolong. “Te llamas Huang Xiaolong, ¿verdad? Sé que a mi discípula Li Lu le gustas, pero ella ahora es discípula del Templo de las Deidades. No tengo objeción si ustedes dos quieren estar juntos… con la condición de que también puedas convertirte en un discípulo del Templo de las Deidades.”

Li Molin echó un vistazo rápido a Zhao Shu mientras decía esto y luego miró a Huang Xiaolong. “Me doy cuenta de que tu identidad no es común, pero cualquier identidad o trasfondo es insignificante ante el Templo de las Deidades. ¡A menos, por supuesto, si fueras un maestro del Reino Divino!”

Cuando terminaron sus palabras, miró a Ao Baixue y a Li Lu: “¡Vamos!” Luego voló hacia arriba, dejando el vacío destrozado.

Ao Baixue la siguió de cerca, saltando hacia arriba.

Lágrimas rodaron por los ojos de Huang Xiaolong. Echándole una última mirada a su cara, la voz de Li Lu sollozó: “¡Xiaolong, siempre te esperaré en el Templo de las Deidades!” Ella también se giró y parpadeó.

Al ver a Li Molin irse, Zhao Shu quiso detenerla, pero Huang Xiaolong negó con la cabeza. “No es necesario.” Incluso si fuera Zhao Shu, podría no ser capaz de detener a los tres. ¡Li Molin acababa de decir que cualquier identidad no era nada ante el Templo de las Deidades a menos que fuera un Maestro del Reino Divino!

¡Maestro del Reino Divino!

Huang Xiaolong miró la silueta que se alejaba de Li Lu y Ao Baixue junto a ella, apretando los puños con fuerza. Al ver como ella se alejaba más y más, una punzada de dolor recorrió su corazón.

¡Tan incómodo!

Mientras tanto, Huang Xiaolong pensó que era alguien que tenía la fuerza suficiente para proteger a su familia y las personas cercanas a él. Poco sabía él de cuán ignorantes y risibles eran estas nociones hasta ahora.

¡Él era impotente para proteger a la persona que amaba!

Al final, solo podía ver a Li Lu ser llevada justo en frente de él. Un frígido aura de matanza salió del cuerpo de Huang Xiaolong, congelando el flujo de aire circundante.

La visión de Huang Xiaolong cambió a un escalofriante rojo escarlata.

Zhao Shu estaba parado junto a él queriendo ofrecer algunas palabras de consuelo, pero sin saber qué decir, permaneció en silencio. Empatizó con los sentimientos de su Soberano, al igual que el débil, impotente en ese momento. Ese año, débil e indefenso sólo pudo ver como la mujer que amaba era asesinada ante sus propios ojos. Ese tipo de dolor era muchas veces peor que tener su propio corazón desenterrado.

No fue hasta que la noche se apoderó del cielo que Huang Xiaolong se movió. Dando media vuelta, regresó a la Finca de la Colina Meridional sin pronunciar una sola palabra hasta que llegó a su pequeño patio. Volteó a mirar a Zhao Shu. “Puedes ir a descansar, estoy bien.” Sonó una voz ronca.

“¡Sí, Soberano!” Zhao Shu saludó respetuosamente antes de retirarse, sabiendo que lo que Huang Xiaolong más quería en ese momento era la tranquilidad de la soledad.

Después de que Zhao Shu se fue, Huang Xiaolong estaba de pie en el patio. Se sentó, justo en el piso. No hubo palabras adicionales para él, pero el frígido e intenso qi de matanza que brotaba de su cuerpo solo se amplificaba a medida que pasaba el tiempo.

Una noche pasó.

Huang Xiaolong se sentó en el patio toda la noche como una escultura, sin moverse ni una pulgada.

La luz del sol de la mañana brilló desde arriba sobre el cuerpo de Huang Xiaolong. A pesar de eso, Huang Xiaolong no vio señales de movimiento. La densa intención asesina arremolinándose alrededor de Huang Xiaolong dio a luz a una sensación de desolación durante la noche.

Cuando Zhao Shu y Fei Hou entraron al patio de Huang Xiaolong y lo vieron sentado en el suelo, sus pies dejaron de avanzar.

“Si esto continúa, me preocupa que el Soberano…” Dijo Fei Hou con una expresión preocupada. Zhao Shu ya le había contado sobre lo que sucedió.

“Es mejor que dejemos que el Soberano se calme un poco.” Zhao Shu negó con la cabeza. “Basado en el carácter del Soberano, nada sucederá.”

Fei Hou asintió.

Ambos se retiraron del patio de Huang Xiaolong. El paso del tiempo continuó avanzando.

El sol se movió al punto más alto del cielo, el calor envolvió la tierra, y luego se movió hacia el oeste, señalando la hora del crepúsculo. Una vez más, el cielo se oscureció en el solitario y tranquilo crepúsculo.

Al tercer día, el sol volvió a calentar la tierra bajo la cálida luz del sol.

Así como así, Huang Xiaolong se sentó en el suelo del patio, inmóvil durante tres días y tres noches. Tres veces al día, Zhao Shu y Fei Hou hacían un viaje al patio de Huang Xiaolong.

Tres días y tres noches después, el Huang Xiaolong que carecía de señales de vida se movió repentinamente. La sofocante intención asesina y la atmósfera desolada a su alrededor durante los últimos días se hicieron añicos como bloques de hielo, disipándose con el viento.

Huang Xiaolong se puso de pie y salió de su patio como si todo hubiera vuelto a la normalidad.

Zhao Shu y Fei Hou se dirigían al patio de Huang Xiaolong, pero se sorprendieron cuando vieron salir a Huang Xiaolong. Los mechones de pelo gris se sacudieron en las sienes de Huang Xiaolong.

“¡Soberano, usted…!” Exclamaron ambos en voz alta.

“Estoy bien.” Tranquilizó Huang Xiaolong.

Tanto Zhao Shu como Fei Hou querían decir más, pero al ver la actitud de Huang Xiaolong, se tragaron las palabras que tenían en la punta de la lengua.

Zhao Shu, Fei Hou, salgan a caminar conmigo afuera.” Dijo Huang Xiaolong.

“¡Sí Soberano!” Respondieron los dos al unísono.

Por lo tanto, los tres salieron de la Finca de la Colina Meridional.

Huang Xiaolong vagaba sin rumbo mientras que Zhao Shu y Fei Hou lo seguían lealmente desde atrás, ninguno de los cuales se atrevía a pronunciar una sola palabra.

Cuando llegaron a una calle animada, un grupo de personas de repente abarrotó el camino frente a ellos. No era de extrañar que fueran los Hermanos Guo, Guo Fei y Guo Zhi, con un grupo de sirvientes de la Familia Guo y guardaespaldas detrás de ellos.

De vez en cuando, Guo Zhi y Guo Fei vagaban por la Ciudad Imperial con un grupo de sirvientes y guardias en busca de entretenimiento.

“¡Hermano Mayor, es ese pequeño mocoso Huang Xiaolong!” Dijo rápidamente Guo Fei cuando vio a Huang Xiaolong caminando en su dirección desde cierta distancia.

Guo Zhi levantó su cabeza y cuando vio que era realmente Huang Xiaolong, la esquina de sus labios se arqueó en una mueca fría. “Vamos, vamos a ir.” Con eso, dirigió al grupo de criados y guardias de la Familia Guo hacia el grupo de tres de Huang Xiaolong.

El grupo de la Familia Guo bloqueó el camino de Huang Xiaolong.

“¡Huang Xiaolong, no esperaba que pudieras sobrevivir esa noche!” Exclamó Guo Zhi sin miedo, con un matiz de complacencia y arrogancia.

Ese día, después de abandonar la Casa del Vino de la Sapidez, investigaron la identidad de Huang Xiaolong y posteriormente enviaron a alguien para asesinarlo. Sin embargo, la persona enviada a matar a Huang Xiaolong nunca regresó.

Aunque sorprendidos, no les importó el intento fallido ni pusieron a Huang Xiaolong en sus ojos. Habían investigado a fondo los antecedentes de Huang Xiaolong; no era más que un palurdo que provenía de una pequeña familia, la Mansión del Clan Huang. Aunque no podían entender por qué el Mariscal de un pequeño reino llamaría a Huang Xiaolong como Joven Señor, este punto no era importante en la opinión de Guo Zhi.

En cuanto al Mariscal Haotian del llamado Reino Luo Tong, podría hacerlo desaparecer simplemente abriendo la boca.

“¡Estoy de un humor horrible, sería sabio si eligen escapar ahora!” La mirada de Huang Xiaolong atravesó a Guo Zhi y Guo Fei.

¡La partida de Li Lu había desencadenado un fuerte deseo asesino en Huang Xiaolong!

“¡¿Qué dijiste?!” Escuchando a Huang Xiaolong decirle que se largara en cuanto abrió la boca hizo que la cara de Guo Zhi se pusiera fea: “Pequeño bastardo, ¿crees que porque tu hermana menor se comprometió con ese mocoso de Guo Tai, no me atrevería a matarte? Es simplemente un compromiso. ¡Incluso si Guo Tai se casara con tu Hermana Menor, puedo hacer que ese mocoso se divorcie de ella igual!”

“¡¿La miserable e insignificante Familia Huang de un reino aislado quiere entrar en la puerta de nuestra Familia Guo?!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s