ATG – Capítulo 959 – Explosión de Rabia

(7/7)

Ji Hanfeng usó su palma para mandar a volar a Che Yun y luego se apresuró rápidamente para atrapar a Li Mingcheng. Se estremeció severamente en el momento en que sus palmas tocaron el cuerpo de Li Mingcheng.

El ritmo respiratorio de Li Mingcheng era increíblemente caótico y se estaba debilitando a una velocidad increíblemente rápida. Su cuerpo estaba flácido y blando como si todos los huesos de su cuerpo estuvieran rotos. No había enfoque en sus pupilas y la sangre salía de su boca frenéticamente, acompañada de un gemido insoportable, débil y desesperado. Todo su cuerpo se movía como si estuviera a punto de morir.

En su pecho, cerca de su corazón, había una marca espantosa del tamaño de un cuenco.

Li Mingcheng salió de al lado de Ji Hanfeng. Ji Hanfeng estaba cerca de los dos. A pesar de que no tuvo tiempo para impedir que Li Mingcheng atacara al Yun Che, tuvo tiempo suficiente para impedir que el Yun Che atacara a Li Mingcheng. Sin embargo, no lo hizo. En su lugar, aprovechó esta oportunidad para atacar a Yun Che, cuando éste golpeó fuertemente a Li Mingcheng. Debido a que esta fue una acción ‘justificada’, incluso si paralizaba a Yun Che, nadie podía culparlo.

Pero él no esperaba en absoluto que Li Mingcheng resultara tan gravemente herido por el ataque de Yun Che.

El cerebro de Ji Hanfeng se quedó en blanco repentinamente y sintió escalofríos en la columna vertebral. No se atrevió a olvidar, ni por un segundo, que Li Mingcheng era el sobrino de la Maestra Principal del Salón, por lo que había estado obviamente y en secreto tratando de ganarse el favor de ella. Justo ahora, cuando aprovechó la oportunidad para atacar a Yun Che, fue para vengarlo, pero no esperaba ni siquiera en sus sueños que Li Mingcheng se lesionara hasta el punto de casi morir.

Con la protección de la Maestra Principal del Salón hacia Li Mingcheng, si la culpa recaía sobre él… Pensándolo bien, Ji Hanfeng ya temblaba de miedo. Pero era demasiado tarde para que se arrepintiera en este momento. Se volteó bruscamente y desató toda su ira hacia Yun Che. “¡Yun Che! ¡Cómo te atreves a atacar con tanta malicia!”

“¿Qué pasó? ¿Qué están haciendo todos ustedes aquí en un círculo?

En este momento, alguien con infinita frialdad y dignidad repentinamente descendió del cielo. Seguidamente, una sombra azul salió del cielo vacío. Tenía una cara como la primera nevada envuelta en frio y hermosas cejas con forma de espadas. Fue precisamente Mu Fengshu, la Maestra Principal del Salón de la Nieve Helada.

Su llegada instantáneamente congeló la escena caótica.

Mu Fengshu miró a su alrededor y vio a Li Mingcheng en los brazos de Ji Hanfeng, cubierto de sangre y con su vida colgando de un hilo. Su expresión cambió instantáneamente al moverse en una sombra azul hacia el frente de Li Mingcheng. Cuando su palma aterrizó en Li Mingcheng, su aura, que originalmente estaba helada y tranquila, se volvió instantáneamente caótica al liberar una increíble furia.

Esta era la furia de la Maestra Principal del Salón de la Nieve Helada. Era como si todo el Salón de la Nieve Helada hubiera caído en un purgatorio helado. Todos los elementos dejaron de fluir por completo y las caras de todos en el Salón de la Nieve Helada se tornaron pálidas, sus cuerpos encogidos por el frío. Podían sentir su propia sangre e incluso su alma congelada, sellada por el hielo.

“¿Quién… quién hizo esto?”

Mu Fengshu se dio la vuelta, su voz extremadamente calmada, pero incluso la persona con la fuerza profunda más débil podría sentir claramente una intención asesina extremadamente helada.

En su territorio, su propio sobrino fue herido de tal manera, ¿cómo podría ella perdonar esto?

Mucha gente lentamente volteó su mirada hacia Yun Che. El elogio y la alabanza de Mu Sushan los hizo sentir increíblemente celosos antes, pero en este momento, solo sintieron una profunda lástima por él.

Creyeron con todos sus corazones que esta vez, Yun Che iba a morir absolutamente, incluso si Li Mingcheng fue quien emboscó a Yun Che primero.

“En … En respuesta a la Maestra Principal del Salón.” Los dientes de Ji Hanfeng estaban temblando. Después de haber pronunciado la primera oración, su corazón se agitó cuando se levantó y señaló directamente a Yun Che. “¡Fue Yun Che! Deliberadamente hirió gravemente al Hermano Menor Mingcheng en esta medida. Este discípulo… este discípulo no pudo detenerlo a tiempo y no pensó que Yun Che sería tan brutal. Este discípulo no pudo proteger al Hermano Menor Mingcheng, es culpa de este discípulo, la… la Maestra Principal del Salón puede castigarme fuertemente.”

“¡¿Tú ?!” El foco de Mu Fengshu recayó en Yun Che. Sólo el treinta por ciento fue sorpresa, más de eso fue una furia helada y una intención asesina.

“¡Tú… estás mintiendo!” Mu Xiaolan inconscientemente se paró frente a Yun Che y trató de explicar: “Li Mingcheng fue quien emboscó y trató de apuñalar a Yun Che, Yun Che solo…”

“¡¡Silencio!!”

Mu Fengshu gritó bruscamente y asustó a Mu Xiaolan en silencio. Mu Fengshu estaba claramente muy enojada, su pecho se agitaba enormemente. “¿Tomas a esta Maestra Principal del Salón por idiota al decir algo así de ridículo? Yun Che es simplemente un monarca, en comparación con el cultivo de Mingcheng, ¿por qué tendría que apuñalar a Yun Che?”

Maestra Principal del Salón.” Mu Sushan se adelantó y dijo: “Aunque Yun Mingcheng resultó herido por Yun Che, no fue tan simple…”

“¡Basta!” La cara de Mu Fengshu se oscureció como agua. Nadie se atrevió a respirar bajo la violenta ira que ondulaba de su cuerpo. “No importa quién sea, no importa cuál sea el motivo o la explicación, si alguien se atreve a herir gravemente al sobrino de Mu Fengshu a propósito, definitivamente haré que pague diez mil veces más.”

“…” Mu Sushan abrió la boca, pero solo pudo suspirar suavemente. A pesar de que Li Mingcheng fue el primero en emboscar, el contraataque de Yun Che fue demasiado pesado y fue un hecho que Li Mingcheng fue herido hasta casi morir. Enfrentado con Mu Fengshu, que estaba completamente furiosa, no podía ayudar, aunque quisiera. Solo podía enviar una transmisión de sonido en secreto a Mu Xiaolan.Xiaolan, envía una transmisión de sonido a tu Maestra inmediatamente. En este momento, tu Maestra es probablemente la única que puede salvar a Yun Che… Ah, y tal vez ni siquiera llegue a tiempo.”

“¡Ji Hanfeng! ¡Derriba inmediatamente a Yun Che!” Aunque Mu Fengshu estaba extremadamente furiosa, con su posición, no perdería el tiempo atacando a una estudiante de primer año. Ella miró a Mu Xiaolan. “Veamos quién se atreve a detener esto.”

“¡Sí!” Ji Hanfeng también quería arremeter contra su enojo. Al escuchar la orden, él respondió de inmediato, colocando a Li Mingcheng en el suelo y cargando directamente para agarrar la garganta de Yun Che con sus manos.

Mu Xiaolan gritó y usó su cuerpo para protegerse frente a Yun Che, pero una mano repentinamente la agarró del hombro y la empujó lejos de allí.

Alrededor de él estaba la rabia y la intención asesina de la Maestra Principal del Salón de la Nieve Helada. Tanto su fuerza como su posición en toda la Secta Divino Fénix de Hielo estaban dentro de los niveles más altos. Si fuera otra persona, ya se habrían asustado tanto que habrían perdido el control de sus piernas. Sin embargo, no había rastro de miedo en los ojos de Yun Che; sólo había una atmósfera fuerte y aterradora.

Ya sea en la Estrella del Polo Azul, en el Continente Profundo Cielo o en el Reino Demonio Ilusorio, él era un rey absoluto, una existencia que podía cubrir el cielo con su única mano y nadie se atrevía a provocarlo… ¡¿Cómo podría tolerar tal tratamiento?!

La ira y la intención asesina que había estado reprimiendo antes se liberaron por completo en este momento. Él sostuvo sus dos puños fuertemente y sus ojos se enfocaron en Ji Hanfeng, quien se estaba acercando a él como un águila hambrienta. Él rugió con una voz áspera. “Si quieres derrotarme… ¡¡tendremos que ver si tienes la habilidad de hacerlo primero!!”

“¿Todavía te atreves a resistir? ¡No conoces tu lugar!” Las palabras de Yun Che hicieron que Ji Hanfeng se burlara mientras volaba desde el aire hacia Yun Che para derribarlo. El aura circundante fue dirigida por su fuerza y se transformó en una tormenta extremadamente densa en fuerza, cubriendo todo el cuerpo de Yun Che.

A pesar de que la fuerza profunda de Li Mingcheng ya estaba en el nivel del camino divino, la presión que emitía no estaba ni cerca del aura de Xuanyuan Wentian, quien había sido asesinado por Yun Che. Es por eso que, incluso al enfrentar a Li Mingcheng, Yun Che no sintió presión en absoluto.

Sin embargo, el Ji Hanfeng que estaba frente a él era diferente. Su fuerza profunda estaba en el sexto nivel del Reino del Origen Divino. No solo era su aura más fuerte que la de Xuanyuan Wentian, obviamente era más fuerte que Mu Xiaolan. Definitivamente era el oponente más fuerte al que Yun Che se había enfrentado en su vida.

La fuerza que venía del cielo era increíblemente espantosa. Este era un poder del camino divino que superaba completamente el nivel de fuerza del que había sido capaz Li Mingcheng. Bajo esta fuerza, su cuerpo entero se endureció repentinamente, pero aún reaccionó de acuerdo con su voluntad y movilizó toda su fuerza para protegerse frente a su cuerpo.

¡¡Bang!!

Todo el cuerpo de Yun Che vibraba violentamente como si fuera golpeado por un meteorito del espacio exterior y fue arrojado por el choque. Ji Hanfeng se detuvo y la sonrisa burlona en su rostro se hizo más brutal. Repentinamente agarró hacia la dirección en la que Yun Che había sido golpeado y cuando el movimiento de su mano cambió rápidamente, una formación profunda hexagonal de color azul apareció abruptamente en el cuerpo de Yun Che, el cual volaba boca abajo. En el instante en que apareció, explotó despiadadamente con el cuerpo de Yun Che como medio.

“Sss…” Todos los rostros de los practicantes profundos allí perdieron el color por el impacto. La orden de Mu Fengshu era ‘derribar’, por lo que pensaron que Ji Hanfeng reprimiría a Yun Che y sellaría su energía profunda. No esperaban que atacara tan duramente.

De esta manera, Yun Chu podría morir en el acto. Incluso si él no moría, resultaría herido severamente.

“Esto…” Mu Sushan se adelantó repentinamente, pero el resultado ya estaba establecido, por lo que solo pudo suspirar profundamente una vez más.

“¡¡Yun Che!!” Mu Xiaolan palideció por el shock. Corrió presa del pánico, pero justo cuando se acercaba, vio que Yun Che se sostenía con una mano y se ponía de pie lentamente.

La mirada de todos fue atraída de nuevo a Yun Che en un instante. A pesar de que Yun Che simplemente estaba de pie, hizo que todas sus pupilas se dilataran, sin atreverse a creer en sus ojos.

Las ropas de Yun Che ya estaban desgarradas y había tres heridas de medio pie de largo tanto en el pecho como en la espalda, pero ya habían dejado de sangrar. Aparte de eso, su aura casi no se había debilitado en absoluto y no había perdido ningún enfoque de sus ojos en absoluto. En vez de eso, había una maldad que los hizo temblar de miedo.

“¡¿Qué?!” La mueca en el rostro de Ji Hanfeng desapareció y la expresión de sus ojos se oscureció. Estaba seguro de que el ataque acababa de paralizar por completo a Yun Che. Por lo menos, debería haber aplastado más de la mitad de los huesos en su cuerpo.

¿Pero en realidad se puso de pie y solo hubo unas pocas heridas que ni siquiera eran profundas?

¡No! Definitivamente solo se está forzando a sí mismo, es imposible que no haya sido herido gravemente.

Yun Che, ¿estás… estás bien?” Mu Xiaolan lo miró sorprendida y preguntó con preocupación.

“¡Quítate del camino!” La mirada de Yun Che se centró en Ji Hanfeng. Su apariencia era muy aterradora en este momento y atemorizó a Mu Xiaolan para que retrocediera, sin atreverse a dar un paso adelante en otro momento.

“¡Purgatorio!”

Era como si un volcán explotara desde el cuerpo de Yun Che. Su energía profunda aumentó instantáneamente y el color de la energía profunda también se volvió de un color escarlata claro. Levantó ambas manos y la Espada Heaven Smiting Devil Slayer cayó del aire. Se estrelló contra el suelo con un sonido explosivo que sacudió el cielo al apuñalar profundamente la piedra divina que estaba pavimentada en el suelo del salón principal.

“¿¡Oh!?” La expresión en los ojos de Mu Sushan cambió drásticamente. ¡El aura de supresión que Yun Che estaba liberando ahora estaba cerca de la fuerza del quinto nivel del Reino de Origen Divino!

El mismo Mu Sushan había mencionado antes que Yun Che no había usado toda su fuerza cuando venció a Li Mingcheng, pero no esperaba que el poder oculto de Yun Che fuera tan horrorosamente fuerte.

¡Estaba en el quinto nivel del Reino Profundo Soberano… pero lanzó un poder que era igual al quinto nivel del Reino Origen Divino!

Esta vez, incluso la expresión en los ojos de Mu Fengshu cambió levemente, su violenta furia fue lentamente reemplazada por una conmoción cada vez más profunda.

“Este mocoso, en realidad…” Frente a la fuerza de Yun Che, Ji Hanfeng ya estaba conmocionado de una manera indescriptible.

Yun Che no dijo ni una palabra. Agarró la Espada Heaven Smiting Devil Slayer con ambas manos, saltó alto en el cielo y el cuerpo bermellón de la espada creó una tormenta de destrucción increíblemente aterradora mientras cargaba contra Ji Hanfeng.

“¿Crees que eres digno de ser mi oponente así?” Ji Hanfeng apretó los dientes ligeramente, rugió profundamente y también saltó hacia Yun Che. De hecho, él agarró directamente hacia la espada de Yun Che.

Pero justo cuando se acercaba, su expresión cambió abruptamente y un rastro de miedo brilló profundamente en sus ojos. ¡Esto se debía a que la fuerza de la espada era mucho más fuerte de lo que esperaba, incluso había hecho que su alma sintiera miedo!

Ji Hanfeng reaccionó extremadamente rápido. Retractó sus palmas a la velocidad del rayo, todo su cuerpo se dio la vuelta y dio un salto mortal hacia atrás.

La Espada Heaven Smiting Devil Slayer se estrelló contra el suelo que fue pavimentado con piedras divinas, causando que se agrietara al instante. Estas grietas se extendieron rápidamente como una telaraña hasta a una distancia de unos noventa metros. Con el cuerpo de la espada como centro, una tormenta creada por la espada pesada barrió y empañó la visión de todos durante un largo período de tiempo.

Pero afortunadamente este era el Reino Divino. Si se tratara del Continente Profundo Cielo, los trescientos metros de espacio circundante se habrían derrumbado por completo.

4 respuestas a “ATG – Capítulo 959 – Explosión de Rabia

  1. Que buen regalo gracias,
    son los mejores traduciendo NOVELAS, bien grandes,
    me dejan la chucha bien húmeda,
    así como el mar, y con un olor a peces.
    y Yun Che, me deja con la piel erizada, es tan baddas, su forma de actuar me a cautiva de una forma que ningún hombre me a dejado antes con esta emocion. SDAFDSDFSGS SE MERECEN LO MEJOR, GRACIAS ME HACEN LLORAR DE LA FELICIDAD

    PD/ Este no es mi facebook

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s