ATG – Capítulo 956 – Piedra Recolectora de Estrellas

(4/7)

Mayor Sushan, usted…” Mu Xiaolan se quedó aturdida de repente.

Mu Sushan dio un paso al frente y dijo respetuosamente. “¡Yun Che, nadie ha pasado el examen del Salón de la Nieve Helada sin tener una fuerza profunda dentro del camino divino en la historia de nuestra Secta Divino Fénix de Hielo, y tu rango está incluso más allá de todos los demás! Aunque no hay posibilidad de hacer trampas en el Reino Profundo Hielo, sin mencionar a la gente de aquí, incluso si el Gran Rey del Reino llegara aquí personalmente, cuestionaría los resultados. Estoy seguro de que lo sabes claramente en tu corazón.”

Yun Che. “…”

“Por lo tanto, como Asistente General del Salón de la Nieve Helada, te ordeno que demuestres que no hiciste trampa en el examen del Reino Profundo Hielo. ¡No puedes rechazar esto!” Las cejas de Mu Sushan bajaron levemente. “Porque esto ya no es solo por el resultado del examen. Si no puede proporcionar una prueba, no solo perderás tu calificación de entrar en el Salón de la Nieve Helada, sino que también serás castigado severamente.”

Mayor Sushan, usted, usted… ¿cómo pudo?… Ahhh.” Mu Xiaolan pisoteó su pie en pánico.

Li Mingcheng comenzó a reír triunfantemente y sus ojos se llenaron de pena al mirar a Yun Che. La mayoría de los otros practicantes profundos también revelaron expresiones de regodeo. Porque esta vez, fue el Asistente General quien habló personalmente.

“El Mayor Sushan es el Asistente General de nuestro Salón de la Nieve Helada. Su posición en el Salón de la Nieve Helada es casi la misma que la de la Maestra Principal del Salón. Cada una de las palabras del Mayor Sushan pesa una tonelada. Nuestra Secta Divino Fénix de Hielo es un terreno sagrado divino, ¿cómo podemos permitir que un pequeño alevín como tú lo empañe? Yun Che, ¿qué tienes que decir esta vez?” Ji Hanfeng dijo en un tono áspero.

Yun Che miró a Mu Sushan cuidadosamente. No sentía ningún rastro de hostilidad hacia él, en cambio, era más como una profunda curiosidad y exploración.

“Bien, ¿cómo puedo probarme a mí mismo?” Yun Che miró a Mu Sushan y preguntó impotentemente.

“Naturalmente lo probarás con tu fuerza.” Dijo Mu Sushan con una leve sonrisa. “La sugerencia de Li Mingcheng es muy buena. Si utilizaste tu propia fuerza para permanecer en el Reino Profundo Hielo durante un largo período de tiempo, no hay ninguna razón para que no puedas enfrentarte cara a cara contra Li Mingcheng. Lucharás contra Li Mingcheng, y después de cinco movimientos, los resultados serán claros. Li Mingcheng, fuiste el primero en acusar a Yun Che por hacer trampa, así que te molestaré para que te ocupes de este asunto.”

Al escuchar la ‘aprobación’ de Mu Sushan, Li Mingcheng se sintió un poco halagado de repente y dijo inmediatamente: “Este discípulo definitivamente hará un gran esfuerzo. El Mayor Sushan puede estar seguro de esto.”

Su expresión se puso seria cuando se enfrentó a Yun Che y dijo con un tono burlón: “¡Aquí, Yun Che, usa todo tu poder y déjame ser testigo de la fuerza del primer lugar del examen del Reino Profundo Hielo! No retiraré lo que dije justo ahora, solo cinco movimientos. Si no caes dentro de cinco movimientos, ganas. Si no hiciste trampa, debería ser la cosa más fácil del mundo, considerando tu fuerza que ganó contra mí en el examen.”

Sin embargo, Yun Che lo ignoró y dijo mientras miraba a Mu Sushan. “Mayor Sushan, su identidad es inusual. En este lugar, naturalmente no tengo el poder para resistir sus órdenes y de hecho no soy capaz de refutar lo que el Mayor Sushan acaba de decir. Pero hay algo que deseo abordar.”

“¿Oh?” Mu Sushan miró su expresión con cierto interés.

“Muy simple.” Dijo Yun Che con indiferencia. “Si voy contra Li Mingcheng y pierdo en cinco movimientos, no solo perderé mi calificación para entrar en el Salón de la Nieve Helada, sino que también seré ‘castigado severamente’ como dijo antes. Las consecuencias son tan severas que es aterrador pensar en ellas. Pero, si gano, eso demuestra que de hecho no hice trampa. ¡Entonces, la acusación en mi contra no tendría motivo y, de hecho, sería un trato injusto! Si la Secta Divino Fénix de Hielo es tan estricta en buscar justicia, entonces ¿no debería recibir una compensación?”

“…” Mu Xiaolan se sorprendió, sus ojos se abrieron cuando ella abrió la boca.

“Jajajaja.” Ji Hanfeng se rió despreocupadamente. “Yun Che, si lo admites voluntariamente, el Mayor Sushan podría incluso darte un margen de maniobra y disminuir la severidad de tu castigo. Pero ahora, incluso cuando todo está perdido, todavía pretendes dispararle a la luna. Esto es simplemente ridículo. De repente me siento extremadamente curioso de lo insignificante que debe ser tu lugar de nacimiento para cultivar una broma gigantesca como tú.”

(N/T: dispararle a la luna significa ir a por todas)

“…” Yun Che barrió indiferentemente su mirada hacia Ji Hanfeng por segunda vez. “Hermano Mayor Hanfeng, obviamente se está volviendo loco y está luchando a pesar de que ya lo han atrapado.” Dijo Li Mingcheng con desprecio.

“Hohoho.” Se rió Mu Sushan débilmente, sin dejar de asentir. “He estado en el Salón de la Nieve Helada durante varios milenios, pero aún no he visto a un discípulo que se haya atrevido a pedir ‘compensación’, y mucho menos a alguien que aún no se ha unido oficialmente al salón. Sin embargo, tus palabras tienen algo de razón en ellas. Bien entonces…”

Mu Sushan extendió su mano y una luz azul brilló ante él. Inmediatamente después, una piedra de un metro cuadrado y que irradiaba el esplendor de las estrellas flotó casualmente en el aire sobre él.

Una vez que apareció esta extraña piedra, Mu Xiaolan gritó casi al instante. “¡¡P-Piedra Recolectora de Estrellas!!”

“¡¡P-p-p-p-p… Piedra Recolectora de Estrellas!!” La reacción de Ji Hanfeng fue aún más extrema que la de Mu Xiaolan. Levantó la cabeza para mirar la ilusoria luz de las estrellas y estaba tan sorprendido que su barbilla casi se estrelló contra el suelo.

Al escuchar el nombre ‘Piedra Recolectora de Estrellas’, todo el cuerpo de Li Mingcheng tembló. Su boca se abrió y sus ojos casi salieron de sus órbitas. La mitad de los otros practicantes profundos tenían expresiones en blanco, pero la otra mitad, que sabía de la Piedra Recolectora de Estrellas estaba estupefacta y no podía respirar.

¿Piedra Recolectora de Estrellas? ¿Qué diablos era eso?

Esta fue la primera vez que Yun Che oyó y vio este tipo de piedra. Sin embargo, el extraño resplandor que emitía era una prueba de que definitivamente no era un objeto ordinario. A juzgar por las reacciones de todos, esta piedra era evidentemente más preciosa que la Píldora del Alma Helada del Jade Caído.

“Correcto, esta es precisamente una Piedra Recolectora de Estrellas.” Mu Sushan continuó con una sonrisa. “Esta Piedra Recolectora de Estrellas se encuentra muy por encima de los cielos, creada después de haber sido bañada por la luz estelar durante al menos tres mil años, algo que solo puede encontrarse, pero no ser buscado. Su fuerza y ​​nivel de rareza es mucho mayor que la de la Píldora del Alma Helada del Jade Caído. Olvídense del Salón de la Nieve Helada, incluso si se tratara de un discípulo del Palacio Fénix de Hielo, no muchos recibirían tal recompensa. Ahora, si eres capaz de salir victorioso con menos de cinco movimientos de Li Mingcheng y demostrar que no hiciste trampas de ninguna manera, obtendrás no solo la Píldora del Alma Helada del Jade Caído sino también esta Piedra Recolectora de Estrellas. ¿Esto te satisface?”

“¿Ah? Mayor Sushan, e-esto…” El cerebro de Ji Hanfeng estaba temporalmente en caos debido a su sorpresa, pero se recuperó de inmediato. La victoria de Yun Che era simplemente inexistente. Con una fuerza profunda en el quinto nivel del Reino Profundo Soberano, era completamente imposible para él superar solo uno de los intercambios de Li Mingcheng. En otras palabras, esta recompensa, por la que incluso los discípulos del Palacio Fénix de Hielo babearían, era básicamente una finta únicamente utilizada para silenciar a Yun Che.

Una vez que esta idea surgió en su cabeza, Ji Hanfeng rápidamente se corrigió a sí mismo: “El Mayor Sushan es realmente hábil en el manejo de recompensas y castigos. Yun Che, una piedra como la Piedra Recolectora de Estrellas es una que ni siquiera he tocado en todos mis años en el Salón de la Nieve Helada. El Mayor Sushan te ha dado una gran cara esta vez. ¿Tienes algo más que decir?”

La respiración de Li Mingcheng se había vuelto más rápida y solo después de un largo rato apartó su mirada de la Piedra Recolectora de Estrellas. Pensó para sí mismo en su mente: “No solo es fácil hablar con este Asistente General del Salón de la Nieve Helada, sus acciones también son muy generosas. Parece que debo pedirle un favor a éste después de entrar en el Salón de la Nieve Helada…”

“Está bien.” Yun Che asintió, luego se giró para mirar a Li Mingcheng. “Puedes comenzar.”

No tenía sentido detenerse ahora que había llegado a este punto.

Yun Che, tú …”

Xiaolan, ven aquí.” Mu Xiaolan todavía quería decirle algo a Yun Che, pero fue interrumpida por Mu Sushan. Ella obedientemente retrocedió y se paró al lado de Mu Sushan.

Ya lamentaba mucho haber traído a Yun Che del Continente Profundo Cielo.

“Sigh.”  Él también era ser el salvador de la Maestra.

Que debería hacer…

El examen del Salón de la Nieve Helada ya había llegado a su fin y los otros grupos de examinandos también habían terminado. Más y más personas fueron atraídas por la actividad y vinieron dando vueltas. Entre ellos se incluyeron recientemente practicantes profundos y los discípulos del Salón de la Nieve Helada que supervisaron y mantuvieron el orden entre los examinados.

“¡Hey! Diré esto primero, ustedes dos están intercambiando punteros. ¡Ustedes definitivamente… no pueden lastimarse el uno al otro!” Dijo Mu Xiaolan en voz alta. Como la situación ya no se podía evitar, lo único que podía hacer era intentar evitar que le pasara un accidente a Yun Che. Después de todo, frente a un poder en el camino divino, la etapa intermedia del Reino Profundo Soberano… era demasiado débil. Si Li Mingcheng pusiera un poco más de fuerza en sus movimientos, Yun Che definitivamente se lastimaría.

“Dado que están intercambiando golpes, tienen que ser a plena potencia, entonces, ¿cómo podrían no lesionarse?” Dijo solemnemente Ji Hanfeng. “Sin embargo, la Hermana Mayor Xiaolan me ha recordado algo. Li Mingcheng, Yun Che, este es el Salón de la Nieve Helada. Cuando intercambien golpes, incluso si obtienen la ventaja, no deben perder toda la propiedad y asestar un golpe mortal. ¡De lo contrario, las repercusiones son inexcusables! Lesionarse, sin embargo, es inevitable. No importa el resultado, no importa cuán grande sea la lesión que sufran, la otra parte no puede argumentar en contra. De lo contrario, me temo que todos les despreciarían.”

Yun Che todavía era alguien que Mu Xiaolan había traído. A pesar de que definitivamente no creía que Yun Che fuera tan importante para Mu Bingyun, no era lo suficientemente valiente como para dejar que Yun Che muriera.

Y por el significado de sus palabras, siempre y cuando Yun Che no muriera, sufrir cualquier tipo de lesión no sería un problema en absoluto.

Li Mingcheng entendió al instante cuando la esquina de su boca se enganchó.

“¡Tú… Ji Hanfeng, lo estás haciendo a propósito!” Dijo enojada Mu Xiaolan.

“De acuerdo.” Mu Sushan en realidad extendió una mano para bloquear a Mu Xiaolan. “Lo que dijo Ji Hanfeng no está mal. Es difícil evitar que ocurran lesiones en un intercambio de golpes. Si no se pueden hacer lesiones, entonces el intercambio no tendría sentido. Pueden comenzar.”

Las palabras de Mu Sushan parecieron manifestar su desaprobación a Yun Che, causando que la sonrisa en el rostro de Li Mingcheng se volviera aún más obstinada. Casualmente se paró frente a Yun Che. “Yun Che, no te pongas nervioso. No te preocupes, seré lo suficientemente indulgente contigo. Saca tu arma. Oh, es mejor si revelas el artefacto profundo que usaste para engañar a través del Reino Profundo Hielo. Debe ser poderoso. Sácalo, déjame experimentarlo.”

El entorno se llenó de inmediato con los rugidos de la risa.

“No es necesario.” Yun Che se quedó quieto, sin un atisbo de nerviosismo en ninguna parte de su cuerpo.

“¿Ni siquiera quieres usar un arma? Ah, sí, el resultado será el mismo de todos modos.” Li Mingcheng se rió. Presionó su mano derecha detrás de él y extendió su mano izquierda hacia Yun Che. “Ven, tú comienza entonces. Te di el tiempo suficiente para almacenar energía, así que será mejor que no me decepciones.”

“Heh.” Yun Che se rió entre dientes y luego inmediatamente puso sus manos detrás de él. “Ya que eres el retador, deberías ser el primero.”

“Pfft…” Los rugidos de la risa en el entorno estallaron de inmediato.

“…” Mu Xiaolan usó sus manos para sostener su rostro.

Sin embargo, Mu Sushan, que estaba a su lado, fijó su profunda mirada en Yun Che sin moverla en lo más mínimo.

El aura de fuerza profunda de Yun Che estaba solo en el quinto nivel del Reino Profundo Soberano; lo había confirmado en repetidas ocasiones, así que definitivamente no podía estar equivocado. Yun Che definitivamente no era capaz de ocultar su fuerza profunda ante él, incluso con la ayuda de un artefacto profundo.

Sin embargo, ya fuese su expresión o su aura, ambos revelaban una experiencia que parecía haber sufrido cientos de vidas. Su confianza y serenidad también parecían haber pasado por una miríada de situaciones de vida o muerte. Todo esto no podría ser falso.

Este joven…

“Heh… heh, heh…” Li Mingcheng instantáneamente estalló en carcajadas. “Me temo que sería difícil encontrar a alguien como tú una vez cada diez mil años. Esto ha ampliado completamente mis ojos. De acuerdo, está bien, entonces aceptaré tu sugerencia.”

Mientras sonreía sombríamente, Li Mingcheng de repente saltó y su mano izquierda bajó despreocupadamente, como si apuntara al pecho de Yun Che. En el instante en que actuó, una energía helada instantáneamente se concentró en el espacio alrededor de Yun Che, congelando todo en un sello de hielo.

Cuando ofreció ‘cinco movimientos’, originalmente quería jugar con él por un tiempo, pero no pudo tolerar la actitud de “pretender ser fuerte” de Yun Che. Dado que cada vez más espectadores también se estaban reuniendo, esta era solo la oportunidad de mostrar su fuerza ante los nuevos discípulos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s