ATG – Capítulo 949 – Reino de la Tormenta de Nieve

(7/10)

“¡Ese gran tonto, es un gran idiota que piensa que es todo eso, pero solo está buscando problemas! ¡Esto me molesta, me molesta!” Sin poder ver a Yun Che siendo agregado al equipo de examinación, Mu Xiaolan pisoteó furiosamente su pie.

Xiaolan, ¿la Maestra del Palacio Bingyun realmente lo trajo de vuelta de un reino inferior?” Mu Sushan se acercó y preguntó frunciendo el ceño.

“Sí, pero…” Mu Xiaolan estuvo a punto de decir que no era por el talento de Yun Che, sino por otra razón. Afortunadamente, ella se detuvo a tiempo.

“La Maestra del Palacio Bingyun rara vez trae gente de los reinos inferiores, sin embargo, ella ha cometido un error esta vez.” La decepción se extendió por la cara de Mu Sushan mientras él suspiraba, negando con la cabeza.

El nombre del Yun Che fue agregado a la lista de nombres del primer grupo. La mirada de Mu Fengshu se movió mientras empujaba suavemente a Li Mingcheng. “Vuelve y prepárate para el examen. Aunque no debería haber nadie que pueda superarte en este grupo, no debes relajarte. Hanfeng, prepárate para empezar.”

“Sí, Maestra de Salón.” Respondió respetuosamente Ji Hanfeng.

Después de que ella terminó, Mu Fengshu ya no se quedó y se fue con grandes zancadas, sin siquiera molestarse en darle otra mirada a Yun Che. Era como si se hubiera olvidado por completo del humilde y esnob de Yun Che en el instante en que se volteaba.

Cuando Li Mingcheng regresó al equipo, se desconocía si lo hizo a propósito o no, pero simplemente se paró junto a Yun Che. En el instante en que se quedó quieto, se volteó hacia Yun Che y dijo con una gran sonrisa. “Chico, probablemente ya lo habías escuchado antes, pero la Maestro Principal del Salón de la Nieve Helada es mi tía. Debo decir que tu esperanza de agarrarte a la pierna de mi tía es una decisión sabia. Después de todo, a pesar de que Mu Bingyun es una Maestra del Palacio Fénix de Hielo, nadie sabe cuándo podría caer muerta. Pero es una pena… que algo como tú, que ni siquiera puede considerarse basura, no califique para halagar a mi tía. ¿Qué tal esto, quieres agarrarte a mi pierna?”

Mientras decía eso, el pie derecho de Li Mingcheng golpeó el suelo, sus ojos, que miraban a Yun Che, no ocultaban la menor insinuación de que él estuviera evaluando a un payaso. “Puedes dejar de soñar con entrar en este Salón de la Nieve Helada. El Palacio Nevado, sin embargo, es posible que puedas ingresar después de ocho o diez años. Si me escuchas a partir de ahora y te conviertes en mi perro fiel, podría darte algunos huesos si obtengo algo bueno del Salón de la Nieve Helada. ¿Crees que te estoy insultando? No, no, no, en serio estoy compadeciéndote, porque estás a punto de convertirte en una gran broma justo después de haber llegado al Reino de la Canción de Nieve. Si nadie te protege, serás una broma para siempre… ¿qué tal?”

“…” Yun Che se cruzó de brazos, con los ojos entreabiertos, sin responderle en absoluto.

“¿Qué? ¿Estás sordo?” Li Mingcheng se burló.

Yun Che suspiró y murmuró: “Idiota.”

“¡¿Q-qué dijiste?!” La expresión de Li Mingcheng cambió y sus cinco rasgos faciales se juntaron. La fuerza profunda de Yun Che solo había alcanzado la etapa intermedia del Reino Profundo Soberano. Yun Che había estado esperando ansiosamente aferrarse a la enorme pierna de Mu Fengshu también. Li Mingcheng, naturalmente, se sentía como un monarca imponente capaz de mirarlo con desprecio y decidir su destino. Si quería que Yun Che muriera, todo lo que necesitaría era un movimiento de su dedo. Incluso consideraba que hablar activamente con Yun Che era una especie de favor.

Además, con su espectáculo anterior de escalada social, adulación e inteligencia al tratar de participar a la fuerza en el examen del Salón de la Nieve Helada, tomarlo como un perro que podía ordenar a voluntad debería haber sido una tarea fácil – Él estaba a punto de convertirse en un discípulo del Salón de la Nieve Helada, después de todo, él era incluso el sobrino de la Maestro Principal del Salón. Por lo menos, Yun Che debería haber estado de acuerdo con cualquiera de sus demandas y estar aterrorizado hasta el punto en que solo pudiera decir que sí.

¡Nunca en sus sueños esperaba que la respuesta de Yun Che fuera un insulto lleno de desdén!

Todo el cuerpo de Li Mingcheng tembló, pero esto era el Salón de la Nieve Helada. Él no fue capaz de explotar de ira. Muy pronto, su rostro recuperó su calma natural. Sin embargo, una frialdad siniestra apareció en sus ojos mientras se reía en voz baja. “Bien… muy bien, ¡tienes agallas! Después de hoy… solo mira…”

“…” Yun Che cerró los ojos, sin prestarle atención mientras se decía en silencio: Bajo perfil, bajo perfil, no te metas en problemas, no busques problemas, no causes problemas, phew…

Cuando Mu Fengshu se fue, la cara de Ji Hanfeng, quien estaba a cargo de los exámenes del primer grupo, cambió de la de respeto a la de arrogancia. Dirigió una mirada a todo el grupo y luego dijo gravemente: “Los preparativos para la formación profunda de la segunda ronda de exámenes están completos. Pueden comenzar en cualquier momento. Sin embargo, antes de eso, tengo algo que debo recordarles a todos ustedes. ¡Actualmente, su grupo tiene un total de diez mil trescientas veintitrés personas, pero solo mil pasarán la segunda ronda! Los restantes no tienen más remedio que volver en cinco años.”

Solo una de cada diez personas podría pasar… y esta era solo la segunda ronda.

“Y solo pasarán cien de los mil que ingresan a la tercera ronda.” Ji Hanfeng extendió un dedo y dijo con indiferencia: “En otras palabras, de todos ustedes, solo uno de cada cien podrá entrar en el Salón de la Nieve Helada. ¡El Salón de la Nieve Helada no es un lugar al que cualquiera puede unirse! Todos ustedes pueden haber sido llamados genios dentro del Reino de la Canción de Nieve u otros lugares o incluso fueron potencias en los reinos inferiores, pero cuando están aquí, todos deben pensarlo. ¡Si no quieren fallar demasiado miserablemente, dejen de lado su antigua arrogancia… porque aquí, todo eso es una mera broma!”

“Además, permítanme también darles algunas buenas noticias.” Ji Hanfeng sacó casualmente una botella de cristal. “Siempre hay alguien que logra el mejor récord y, por supuesto, será recompensado. Después de todo, la basura debe desecharse mientras que los talentos califican para recibir un trato preferencial. Y la recompensa de este año, tsk tsk, podría contarse como la mejor en diez mil años. Incluso es algo por lo que yo babearía.”

Ji Hanfeng agarró lentamente la botella de jade en su mano, sus movimientos bastante cuidadosos. Dijo lentamente: “¡Píldoradel AlmaHeladadel Jade Caído!”

WHOOOA–

Cuando las palabras Píldora del Alma Helada del Jade Caído salieron, los practicantes profundos que habían estado conteniendo la respiración involuntariamente se quedaron sin aliento. Yun Che levantó la cabeza y descubrió sorprendentemente que cada persona en su entorno tenía ojos que sobresalían, bocas que se abrían y gargantas que tragaban de vez en cuando. Incluso Li Mingcheng a su lado tenía los ojos anchos mientras ardían con luz. Sus manos estaban apretadas en puños mientras temblaban de excitación.

Incluso Ji Hanfeng, que sostenía la Píldora del Alma Helada del Jade Caído, intentaba ocultar una mirada distinta y febril.

Aunque esta era la primera vez que Yun Che había oído hablar de la Píldora del Alma Helada del Jade Caído, a juzgar por las reacciones de la multitud que lo rodeaba… no había duda de que incluso en la Secta del Divino Fénix de Hielo, era una gran píldora. Para estos practicantes profundos que deseaban entrar al Salón de la Nieve Helada, tenía un atractivo y un impacto aún mayores.

“¿Ah? ¿¡Píldora del Alma Helada del Jade Caído!?” Mu Xiaolan también dejó escapar un grito sorprendido. “¿Por qué es tan excesiva la recompensa por el examen del Salón de la Nieve Helada de este año?”

“La Convención del Dios Profundo se llevará a cabo en unos treinta meses.” Mu Sushan, que estaba junto a Mu Xiaolan parecía estar al tanto de la situación interna. Respondió más profundamente: “Cualquiera puede decir que esta Convención del Dios Profundo surgió de una manera bastante inusual. Cada Rey del Reino también está actuando de manera extraña. Algo enorme podría estar viniendo al Reino Divino. Como tal, el Gran Rey del Reino personalmente emitió una orden para no ser más tacaños con los recursos de la secta y usar todo nuestro poder para nutrir a nuestros discípulos de primer nivel de gran talento. La razón por la cual la Píldora del Alma Helada del Jade Caído es la recompensa del examen del Salón de la Nieve Helada debe tener algo que ver con eso.”

“Sin embargo.” Ji Hanfeng guardó la botella de jade, dirigió su mirada hacia Li Mingcheng y su expresión se alivió inmediatamente. “En este grupo, a menos que haya algún tipo de gran accidente, esta Píldora del Alma Helada del Jade Caído será para el Hermano Menor Mingcheng.”

Incontables miradas de admiración y envidia se movieron hacia Li Mingcheng. Al mismo tiempo, la luz anhelante en sus ojos también se atenuó rápidamente… porque eran muy conscientes de que Li Mingcheng destacaba demasiado en este grupo de examen. Nadie podría competir con él. Aunque Ji Hanfeng fue franco al respecto, todos sabían que no era una exageración en absoluto.

Li Mingcheng se quedó aturdido al instante. Luego, utilizó todo su esfuerzo para reprimir la alegría y la satisfacción en su rostro y rápidamente respondió: “El Hermano Mayor Hanfeng me está halagando. Las fortalezas de todos los que pueden pararse aquí, además del payaso saltarín, son todos extraordinarios. El siguiente examen será una lucha amarga. En cuanto al lugar número uno… aunque nunca me subestimo, todavía no me atrevo a ser complaciente.”

“Jaja, como se esperaba del sobrino de la Maestra Principal del Salón. No solo es extraordinario tu talento innato, también eres tan modesto.” Elogió, asintiendo con aprobación. “A partir de hoy, seguro que le darás al Salón de la Nieve Helada un brillo adicional, Hermano Menor Mingcheng.”

El hecho de que su fuerza fuera la más alta entre los examinados era solo la razón secundaria por la cual Ji Hanfeng hablaría tan bien de Ji Mingcheng. ¡La razón principal era, por supuesto, porque él era el sobrino de la Maestra Principal del Salón!

La expresión de Ji Hanfeng se tornó inmediatamente solemne. Entonces, él agitó su mano. “¡Bien! La segunda ronda de exámenes comenzará ahora. ¡Aquellos que deseen entrar en el Salón de la Nieve Helada, levanten sus espíritus!”

¡¡Clank!!

Siguiendo la última voz de Ji Hanfeng, se activó una gran formación profunda. Una luz profunda blanca brilló desde abajo, cuando una formación profunda de unos tres kilómetros de ancho, apareció bajo los pies de los examinados.

“¡La segunda ronda del examen se llama Tormenta de Nieve!” Ji Hanfeng dijo inexpresivamente. “Una vez que la formación profunda debajo de sus pies se active, todos aparecerán en un mundo de Tormentas de Nieve. Ese lugar es mucho más frío de lo que todos ustedes pueden imaginar. Las tormentas allí les harán perder todo sentido de la orientación, además del punto de destino.”

“El punto de destino estará solo a ciento cincuenta kilómetros por delante de ustedes.”

“Todo lo que tienen que hacer es resistir el frío y la tormenta y llegar al punto de destino. Mientras toquen el punto de destino, serán sacados por la formación profunda.”

“Las primeras mil personas que salgan de la formación profunda serán las que pasen esta ronda. En cuanto a los demás…” Ji Hanfeng se burló. “Todos podrán irse.”

Después de que Ji Hanfeng terminó su explicación, muchos de los participantes tomaron una bocanada de aire frío. En este momento, un joven practicante profundo que estaba de pie en el frente protestó débilmente. “Pero… pero esto no es justo… en ese tipo de ambiente, aquellos que cultivan artes profundas del atributo hielo tendrán una gran ventaja. Casi todos en el Reino de la Canción de Nieve cultivan artes profundas de hielo, pero somos muy pocos de los reinos inferiores que cultivan artes profundas de dicho elemento… ¿no es esto… no es esto demasiado injusto para nosotros?”

“¿Justo?” Ji Hanfeng se adelantó con la mirada fija en el practicante profundo que hablaba. Una vez que se acercó, de repente extendió la mano y lo agarró por el cuello. Después de un destello de luz azul de su cuerpo, una densa capa de hielo se extendió instantáneamente al cuerpo entero de ese practicante profundo.

Las sienes de Yun Che se crisparon instantáneamente… ¡El aura de fuerza profunda de esta persona claramente superaba a Mu Xiaolan!

“Ah …” Los ojos del joven practicante profundos se abrieron en medio de su grito asustado. Inconscientemente quería luchar, pero su fuerza profunda y ​​movilidad estaban completamente selladas. No era capaz de moverse ni un centímetro y también estaba perdiendo el conocimiento rápidamente.

“Solo los fuertes están calificados para hablar de justicia.” Ji Hanfeng entrecerró los ojos y se burló: “Si quieres justicia, puedes ir a buscarla de esas basuras que viven en esos planetas inferiores después de regresar a tu reino inferior. ¡No estás calificado para decir eso aquí!”

¡¡Bang!!

Ese joven practicante profundo fue arrojado despiadadamente por Ji Hanfeng. Los practicantes profundos de los alrededores rápidamente se abrieron paso mientras los cristales de hielo se rompían y se dispersaban por el aire. Ninguno de ellos prestó ayuda. Ji Hanfeng se dio la vuelta y dijo con frialdad: “Todas las artes profundas de nuestra Secta Divino Fénix de Hielo son del atributo hielo, por lo que es naturalmente mucho más adecuado para quienes tienen una base en las artes profundas del atributo hielo. Con respecto a esta ronda de exámenes, ya he terminado lo que tengo que decir. ¡Quien quiera decir más palabras inútiles puede salir!”

Todos los practicantes profundos se callaron por miedo, ni uno solo se atrevió a hablar. Como si estuviera asustado, aquel practicante profundo que había sido arrojado al piso no se levantó por un largo tiempo.

“Los enviaré al Reino de la Tormenta de Nieve ahora, ¡disfruten!”

Ji Hanfeng movió un dedo y la formación profunda debajo de ellos comenzó a girar rápidamente. Siguiendo un rayo de luz blanca que se disparó hacia el cielo, todas las figuras humanas allí fueron tragadas.

“Sigh… ¿cómo voy a explicar esto a la Maestra?” Dijo Mu Xiaolan con una cara llena de ansiedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s