ATG – Capítulo 946 – Ciudad de la Nieve Helada

(4/10)

El trío había volado involuntariamente a través de unos miles de kilómetros de la región nevada. El Reino de la Canción de Nieve no tenía un océano de agua, solo un océano ilimitado de hielo. Durante el viaje de unos pocos miles de kilómetros, el Reino de la Canción de Nieve sorprendió en gran medida a Yun Che. Aparte del aura del Reino Divino que era completamente diferente a la de la Estrella del Polo Azul, había un sofocante silencio.

La Región de la Canción de Nieve era mucho más extensa que la Estrella del Polo Azul, pero ya fuera la cantidad de personas o las bestias profundas, esas eran incomparablemente escasas aquí.

“Hemos llegado.” Dijo Mu Bingyun mientras abría los ojos que habían estado descansando todo el tiempo.

La dirección del vuelo cambió repentinamente hacia abajo. El mar de nubes se dispersó y un enorme mundo envuelto en una ilusoria niebla helada apareció instantáneamente ante Yun Che.

La temperatura había caído repentinamente y la energía extremadamente densa del cielo y de la tierra se hizo aún más rica. A pesar de que estaban en lo alto de los cielos, el enorme mundo no parecía tener un límite. Dentro de la neblina helada, los glaciares y las ciudades de hielo se encontraban dispersas por la zona. Estaban cubiertos con una capa de poder tan aguda que su supresión helada causó que Yun Che contuviera la respiración involuntariamente.

Scree ~

Un largo grito atravesó los altos cielos. Un enorme pájaro que tenía al menos unos pocos kilómetros de ancho, solo en su longitud corporal, voló desde la neblina helada. Su enfoque trajo consigo un sentimiento opresivo que hizo que todo el cuerpo de Yun Che se pusiera rígido… Para él, fue una supresión tremenda, totalmente incomprensible. No tenía dudas de que este enorme pájaro solo necesitaba un instante para borrarlo de este mundo.

Sin embargo, el enorme pájaro no tenía la más mínima hostilidad en su aura. De hecho, cambió la trayectoria de su vuelo y les dio paso activamente. Parecía como si ese largo grito fuera su saludo. En el siguiente instante, Yun Che se quedó atónito al ver incontables sombras dentro de la neblina helada que llenaba el aire. ¡Había enormes pájaros azules, bestias blancas de un solo cuerno y todo tipo de bestias de hielo con formas extrañas… había incluso dragones de hielo de varios kilómetros de largo!

Las bestias profundas que volaban por los cielos de este mundo eran todas, sin excepción, bestias profundas de atributo hielo, y cualquiera de ellas, incluso las más débiles, dejó temblando de miedo a Yun Che.

“Este es el Reino Fénix de Hielo, donde se encuentra la Secta del Divino Fénix de Hielo.” Narró Mi Bingyun con una voz suave. “Nuestra Secta del Divino Fénix de Hielo no debería ser igual que las sectas que conoces. El Reino del Fénix de Hielo tiene el mismo tamaño que el Continente Profundo Cielo, pero no hay más de doscientos millones de personas aquí.”

“¿Doscientos millones?” Yun Che se sorprendió. “¿Estos doscientos millones de personas pertenecen a la Secta del Divino Fénix de Hielo?”

“No.” Mu Bingyun negó con la cabeza. “Desde el discípulo del Palacio Nevado más bajo hasta el Maestro de Secta Principal más elevado, la Secta del Divino Fénix de Hielo solo tiene un total de diez millones de miembros. En cuanto a los demás, la mayoría son los practicantes profundos del Reino de la Canción de Nieve, y la minoría son los ascendentes de los reinos inferiores. Para poder ingresar a la Secta del Divino Fénix de Hielo, residen en el Reino Fénix de Hielo durante todo el año para cultivarse, estableciéndose en el Reino Fénix de Hielo e incluso llegando a establecer algunas fuerzas de varios tamaños aquí. Quizás puedas ver el Reino del Fénix de Hielo como un país especial con la Secta del Divino Fénix de Hielo como su núcleo. Los lugares entre la Secta del Divino Fénix de Hielo y las fronteras del Reino del Fénix de Hielo son todas generaciones de practicantes profundos que trabajan duro con la esperanza de unirse a la Secta del Divino Fénix de Hielo.”

La mirada de Mu Bingyun se movió ligeramente mientras murmuraba en voz baja. “Hermana Mayor…”

La niebla helada se hizo cada vez más débil a medida que Yun Che pudo ver gradualmente lo que había debajo de ellos. Apareció una silueta azul e indistinta. Yun Che pudo reconocer la cola de un fénix a primera vista. Sin embargo, completamente diferente del fénix de fuego, esta cola de fénix era de un frío color azul helado. Había una ciudad o un enorme palacio encima de cada pluma de fénix.

La forma de la Secta del Divino Fénix de Hielo era precisamente un fénix de hielo recostado de más de cincuenta mil kilómetros de longitud de norte a sur. Con la vista de Yun Che, incluso a una altura tan grande, apenas podía ver la silueta de una cola de fénix.

¿Podría ser que el fénix de hielo es realmente un tipo de hielo fénix?

El carámbano bajo sus pies de repente aceleró en este momento, lo suficientemente rápido como para hacer que Yun Che inconscientemente cerrara los ojos. Cuando los abrió, la velocidad del carámbano disminuyó abruptamente antes de detenerse por completo.

¡Ding!

En medio de un sonido ligero, el carámbano desapareció y los pies de Yun Che aterrizaron en el piso de cristal de hielo incomparablemente duro.

Ante él habían numerosas estructuras, palacios y edificios inusualmente altos. Los más altos tenían como máximo tres kilómetros de alto y los más pequeños tenían cerca de trescientos metros. Todos fueron construidos con cristales de hielo y reflejaban la luz helada. En esta área, el elemento de hielo era tan rico y activo que había alcanzado su pináculo. Si uno miraba a lo lejos, vería siluetas de túnicas blancas o azules y siluetas de varios tipos de bestias profundas de atributo hielo y arcas profundas de vez en cuando moviéndose rápidamente.

En los límites extremos de su línea de visión había un palacio de tres kilómetros de altura más grande que toda la Ciudad Imperial del Viento Azul. Al lado del palacio había un fénix de cristal de hielo con las alas extendidas, como si estuviera en vuelo. El poder que irradiaba era tan denso que casi envolvía al mundo entero.

Todo parecía como si hubiera llegado a un país de las maravillas de hielo y nieve.

Se podría decir que la Región de Nieve del Hielo Extremo era la región más fría y más pura del Continente Profundo Cielo, donde el elemento hielo era el más concentrado y activo. Sin embargo, si se comparara con este lugar, sería tan insignificante como el polvo.

“¡Uf! Finalmente estamos de vuelta. Esta es la primera vez que me voy por tanto tiempo desde que entré en la Secta Divino Fénix de Hielo.” Mu Xiaolan cerró los ojos y respiró profundamente el aire puro y frío de este lugar. A pesar de que solo se había ido por un mes, el aura del Continente Profundo Cielo todavía era turbia hasta el punto en que no podía soportarlo.

“Este es el Reino Fénix de Hielo.” Mi Bingyun miró a Yun Che y dijo: “Más adelante está la Ciudad de la Nieve Helada, el lugar donde se encuentra el Salón de Nieve Helada. Los discípulos no oficiales no pueden entrar y salir a voluntad. Si te encuentras con un discípulo de la secta, seguro que serás interrogado. Sin embargo, desde que te traje aquí, no tienes que preocuparte.”

“La Hermana Mayor ya sabe que he regresado. Debo verla de inmediato, para que no se preocupe demasiado. También le hablaré de paso de tu situación.” Afirmó Mu Bingyun.

“¿Ah?” Mu Xiaolan jadeó suavemente. Luego, bajó la cabeza y murmuró en voz baja: “Incluso es difícil para alguien como el Hermano Mayor Hanyi ver al Gran Rey del Reino… ¿Cómo podría el Gran Rey del Reino incluso molestarse con un chico malo de un reino inferior como él?”

Mu Bingyun negó ligeramente con la cabeza. “Xiaolan, la Hermana Mayor definitivamente no lo tratará injustamente solo por el hecho de que Yun Che me salvó la vida. Entonces… Yun Che, no necesitas ponerte demasiado nervioso aquí y simplemente trata este lugar como un terreno de cultivo ordinario.”

“Está bien.” Yun Che asintió. “Le molestaré entonces.”

Los practicantes profundos, incluso aquellos del Reino de la Canción de Nieve que habían venido a la Secta del Divino Fénix de Hielo por primera vez, temblarían de miedo. Esos ascendentes de los reinos inferiores estarían aún más nerviosos, de modo que se reducirían a su tamaño más pequeño. Sin embargo, lo que Mu Bingyun vio de la cara de Yun Che fue en realidad una profunda curiosidad e incluso una leve excitación… inesperadamente, no encontró ningún rastro de nerviosismo allí.

Xiaolan, ve y lleva a Yun Che al salón principal de la Nieve Helada. Usa mi nombre para tomar directamente un Jade Grabado del Fénix de Hielo para Yun Che, de modo que pueda convertirse en un discípulo del Salón de Nieve Helada. En cuanto al salón en el que quedará, deja que el destino decida eso. Después, vayan a dar un paseo en la Ciudad de la Nieve Helada.”

“Sí, Maestra.” Mu Xiaolan asintió con falta de voluntad escrita en toda su cara.

“Además, déjame decir esto de nuevo. ¡No le digas a nadie que Yun Che curó mi veneno y aprendió el Canon de la Investidura del Dios Fénix de Hielo!”

“No se preocupe Maestra, definitivamente no voy a soltar ni una palabra.”

Mu Bingyun asintió levemente. Ella se levantó rápidamente, se convirtió en una raya azul y desapareció por completo de su línea de visión.

“En serio, ¿por qué lo trata tan bien?” No se sabía cuántas veces Mu Xiaolan había murmurado esas palabras, pero lo hizo una vez más con un tono lleno de envidia.

“Cough, Hermana Menor Xiaolan…”

Una vez que Yun Che dijo esas palabras, Mu Xiaolan se giró rápidamente y respondió agresivamente. “¡Qué Hermana Menor Xiaolan! ¡Llámame Hermana Mayor! ¡Hermana Mayor! Además, antes de llevarte a la Ciudad de Nieve Helada, será mejor que lo recuerdes bien, no puedes correr en secreto donde quieras, no puedes decir cosas al azar y tus ojos no pueden vagar por ahí aleatoriamente. ¡Especialmente desde que nuestra Secta Divino Fénix de Hielo tiene más discípulas femeninas, t-t-tú… definitivamente no puedes hacer cosas que no debes hacer! De lo contrario… de lo contrario, no me culpes por no advertirte.”

“¿Cosas que no debería hacer? ¿Qué cosas no debería hacer?” Preguntó Yun Che con una cara llena de inocencia.

“En resumen… solo haz lo que te diga. De lo contrario, es mejor que te comportes y te quedes parado sin hacer nada.” Dijo Mu Xiaolan en voz muy alta.

“Entendido.” Yun Che dio una respuesta bastante impotente.

“Hmph, eso sí que es obediencia.” Mu Xiaolan asintió con satisfacción después de ver que esta ‘mala persona inferior’ se comportó bastante bien bajo su amonestación. Luego, ella voló. “Sígueme.”

Bajo la guía de Mu Xiaolan, Yun Che ingresó a la Ciudad de Nieve Helada. El Salón de Nieve Helada estaba ubicado y directamente liderado por el Salón Principal de la Nieve Helada. El salón del palacio de tres kilómetros de altura que Yun Che había visto por primera vez a su llegada era precisamente el Salón Principal de la Nieve Helada.

Al norte del Salón Principal de la Nieve Helada también había exactamente ciento ocho salones de nieve helada y tenían el tamaño de una ciudad de los reinos inferiores.

Después de entrar en la Ciudad de la Nieve Helada, el aura circundante cambió una vez más. Un aura de hielo extremadamente denso asaltó su rostro a medida que las figuras humanas también aumentaban dentro de su línea de visión. Fue en este momento que Yun Che repentinamente pensó en una frase que Jazmín había dicho una vez. Conjuró un poco de energía y su mano derecha repentinamente se agarró hacia adelante mientras su fuerza profunda se elevaba.

¡¡Bang!!

Con la fuerza de Yun Che, ya fuesen en el Continente Profundo Cielo o el Reino Demonio Ilusorio, este ataque habría sido suficiente para desgarrar el espacio a gran escala. En este momento, la energía profunda de Yun Che sí creó el sonido ensordecedor de una explosión de energía, pero el espacio… olvídate de derrumbar el espacio, ni siquiera había creado una distorsión ni una ondulación.

Yun Che. “…”

En ese momento, Jazmín había dicho que las leyes espaciales del Reino Divino superaban con creces las del Continente Profundo Cielo. Con su poder, incluso si usara toda su fuerza, debería olvidarse de causar la menor cantidad de daño al espacio del Reino Divino. En ese momento, él de alguna manera dudaba de sus palabras, pero ahora estaba completamente claro de que Jazmín no había exagerado en lo más mínimo.

El Reino Divino y los reinos inferiores… realmente eran dos planos de existencia diferentes.

“¿Qué estás haciendo?” El sonido detrás de ella hizo que Mu Xiaolan estuviera en guardia mientras se daba la vuelta.

“Oh… me preguntaba qué era el ‘Jade Grabado del Fénix de Hielo’ del que la Hada Mu mencionó antes.” Señaló Yun Che.

“¡Básicamente es la placa que dice que eres un discípulo de la Secta del Divino Fénix de Hielo!” Mu Xiaolan mantuvo su temperamento mientras explicaba.” Las diferentes clasificaciones de los discípulos de la Secta del Divino Fénix de Hielo también tendrán diferentes Jades Grabados del Fénix de Hielo. ¡El del Palacio Nevado es azul claro, el del Salón de la Nieve Helada es azul hielo y nuestro Palacio del Fénix de Hielo es… azul cielo!”

Luego, señaló la piedra chispeante alrededor de su clavícula izquierda que estaba liberando una luz azul ilusoria. “¡Mira, es esto! Cuanto más profundo es el color, más alto es tu rango. Es su prueba de identidad y también puede usarse para almacenar artículos, transmitir sonidos o incluso absorber energía fría para ayudar durante el cultivo. Las formaciones de teletransportación de varios tamaños dentro de la secta también requieren que el Jade Grabado del Fénix de Hielo se active. Los diferentes jades grabados también activan diferentes formaciones de teletransportación. Por ejemplo, una vez que obtengas el jade grabado de la Salón de la Nieve Helada, solo podrás activar las formaciones de teletransportación del Salón de la Nieve Helada y del Palacio Nevado. Si quieres ir a las regiones del Palacio Fénix de Hielo, hmph, ni pensarlo, a menos que la Maestra o yo te llevemos.”

“Oh.” Dijo Yun Che.

En este momento, dos discípulos especialmente guapos y que vestían túnicas blancas del Salón de la Nieve Helada se acercaron. Cuando vieron a Mu Xiaolan, se adelantaron apresuradamente e hicieron una reverencia. “Hermana Mayor Xiaolan“.

“Extraño, ¿por qué hay tan poca gente aquí hoy? ¿Pasó algo hoy?” Preguntó Mu Xiaolan.

La niña del lado derecho respondió: “En respuesta a la Hermana Mayor, hoy es el último día para el examen de nuevos discípulos de este año para el Salón de Nieve Helada. El Maestro del Salón Principal ha ordenado a todos los discípulos sin una asignación permanecer en sus respectivas salas. Si no tienen ningún asunto especial, nadie puede caminar casualmente.”

“¡Oh, verdad!” Mu Xiaolan se dio cuenta. “Realmente es por estos días, en realidad me había olvidado de eso.”

Hermana Mayor Xiaolan, ¿esto es?” La chica de la derecha miró a Yun Che. Su aura de fuerza profundo estaba solo en el Reino Profundo Soberano y no tenía un Jade Grabado del Fénix de Hielo, por lo que era un individuo dudoso que no debería aparecer en esta área.

“Es alguien quien mi Maestra trajo aquí desde un reino inferior. A partir de ahora, él será su Hermano Menor.” Explicó despreocupadamente Mu Xiaolan, luego hizo un gesto hacia Yun Che. “Bien, vámonos ya. Olvidé que estos días eran los días de examinación de los nuevos discípulos del Salón de la Nieve Helada. Deberíamos darnos prisa e ir a buscar un Jade Grabado del Fénix de Hielo. No podemos molestar a los ocupados maestros de salón.”

El asombro destelló en lo profundo de los ojos de las dos discípulas del Salón de la Nieve Helada mientras los miraban irse. ¿La Maestra de Mu Xiaolan… que también era una gran Maestra de un Palacio del Fénix de Hielo, trajo a alguien que estaba solo en el quinto nivel del Reino Profundo Soberano desde los reinos inferiores?

¿Esto?

Mu Xiaolan era una discípula del Palacio Fénix de Hielo. En esta Ciudad de la Nieve Helada, que era un rango más bajo que ella, ella podía caminar en contra de la ley y cualquier discípulo del Salón de la Nieve Helada tenía que saludarla de inmediato al encontrarla.

El requisito más básico para unirse al Salón de la Nieve Helada era entrar en el camino divino. Entrar en el Reino del Origen Divino también era simplemente obtener la calificación para participar en los exámenes del Salón de la Nieve Helada. Cada año, un sinnúmero de personas que habían alcanzado el Reino de Origen Divino todavía no calificaban para entrar en el Salón de la Nieve Helada y solo podían continuar como miembros del Palacio Nevado.

Como tal, cualquier persona con la que se encontraran en la Ciudad de la Nieve Helada liberaría el aura del camino divino, estaría en el formidable Reino del Origen Divino y serían todas personas conocidas de excelencia. Si alguno de ellos fuera a ir a la Estrella del Polo Azul, definitivamente serían existencias absolutas e incomparables.

Este era el terror del Reino Divino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s