ATG – Capítulo 943 – Partiendo hacia el Reino Divino

(1/10)

“Adelante.” La mirada de Mu Bingyun se transformó.

La puerta del salón se abrió cuidadosamente. Mu Xiaolan llevaba un cuenco de jade que estaba liberando algo de vapor caliente. Echó un vistazo a Yun Che y luego ignoró por completo su existencia. “Maestra, esta es sopa de loto de nieve, es una especialidad local. Es muy deliciosa, tiene que probarla.”

Mu Bingyun asintió levemente con la cabeza. “Déjala ahí por ahora.”

Colocando abajo el cuenco de jade, Mu Xiaolan se acercó al lado de Mu Bingyun con pasos rápidos y la miró con preocupación. “Maestra, ¿cómo se siente hoy? Parece estar mucho mejor que ayer.”

Mu Bingyun sonrió levemente y dijo: “Xiaolan, resulta que hay algo que debo contarte. He decidido que después de llevar a Yun Che al Reino de la Canción de Nieve, le dejaré unirse a nuestra Secta Divino Fénix de Hielo.”

“¿Ah?” Esta noticia hizo que Mu Xiaolan jadeara. Miró a Yun Che con los ojos muy abiertos y se opuso por reflejo. “Pero él es un tipo malo…” Tan pronto como abrió la boca, instantáneamente se dio cuenta de que su Maestra todavía necesitaba confiar en él para purificar la toxina en su cuerpo e inmediatamente cambió su tono. “Yo… quiero decir, su nivel de cultivación está bien, pero en la Secta Divino Fénix de Hielo, incluso unirse al Palacio Nevado sería un poco exagerado. Después de todo, incluso si alguien está en el mismo nivel de cultivación, hay una gran diferencia entre un reino inferior y el Reino Divino. Su fuerza profunda está en el quinto nivel del Reino Profundo Soberano, pero probablemente no sea capaz de vencer a uno de los nuestros en el tercer nivel del Reino Profundo Soberano. Probablemente ni siquiera superaría la primera prueba.”

Yun Che. “…”

Yun Che no necesita pasar por el examen. Lo dejaré entrar en el Palacio Nevado directamente. Al cabo de un tiempo, voy a presionar para que entre en el Salón de Nieve Helada. Si no fuera por la controversia que pudiera causar, la atención indeseada que pudiera atraer y los problemas que pudiera crear para Yun Che, me gustaría llevarlo a nuestro trigésimo sexto Palacio del Fénix de Hielo.”

La voz de Mu Bingyun era suave y monótona, pero hizo que la boca de Mu Xiaolan se abriera ampliamente. “¿Por qué? Él es débil, es de un reino inferior y es tan… la Maestra ya ha prometido llevarlo al Reino Divino. Esto ya es realmente un gran reembolso, no hay absolutamente ninguna necesidad de que usted haga esto. O si no, la gente con motivos ocultos podría incluso usar esto para hablar mal a espaldas de la Maestra.”

“… Tengo mis propios motivos.” Dijo Mu Bingyun. La fuerza profunda de Yun Che aún no había entrado en el camino divino y era un poco exagerado incluso convertirse en semi-discípulo de la Secta del Divino Fénix de Hielo. Sin embargo, ser reconocido por la Perla del Veneno Celestial como propietario, poder cultivar enérgicamente el Canon de Investidura del Dios Fénix de Hielo sin la sangre del Fénix de Hielo o la guía de alguien, e incluso poseer la línea de sangre del Cuervo Dorado además de eso…

¿Cómo podría ser una persona común?

Pero Mu Bingyun no le podía explicar estas razones a Mu Xiaolan, porque el hecho de que Yun Che poseyera la Perla del Veneno Celestial no podía ser revelado. Si fuera al Reino Divino como era ahora mismo, sería como otra pequeña lenteja de agua en el vasto océano, nadie se molestaría en darle una segunda mirada. Pero una vez que se filtrara que poseía la Perla del Veneno Celestial

¡¡Los ojos de todo el Reino Divino se movilizarían instantáneamente sobre él!!

Xiaolan, a pesar de que el carácter de Yun Che es un poco desenfrenado, él no es alguien con malas intenciones. Su nivel de cultivación está lejos de acercarse al tuyo, pero eso se debe a las limitaciones de este plano. Basándose en sus dones naturales, si hubiese nacido en el Reino de la Canción de Nieve, probablemente no habría demasiada diferencia entre ustedes dos. De ahora en adelante en la secta, debes recordar su bondad al salvarme y darle más cuidado y ayuda.”

“Oh, si la Maestra ya ha decidido, entonces yo… por supuesto escucharé a la Maestra.” Respondió Mu Xiaolan, pero sus mejillas estaban ligeramente hinchadas. Ella obviamente no estaba muy convencida y no estaba dispuesta. Dirigió una mirada a Yun Che y dijo en un tono dominante: “¿Has oído eso? Después de que regresemos al Reino de la Canción de Nieve, me convertiré en tu Hermana Mayor. Debes obedecer a la Hermana Mayor en el futuro. Si tú… si tú haces algo malo y yo te atrapo, incluso si la Maestra te protege, yo… te castigaré severamente.”

“¿Hermana Mayor?” Yun Che barrió sus ojos de arriba a abajo sobre ella pausadamente. “Eso es una locura. Eres solo una niña pequeña, ¿quieres que te llame Hermana Mayor?”

“En la Secta Divino Fénix de Hielo, la antigüedad no se basa en la edad sino en el rango. Por ejemplo, todos los discípulos en el Palacio Nevado deben dirigirse a los discípulos del Salón de Nieve Helada como hermanos mayores. Es lo mismo para los discípulos del Salón de Nieve Helada hacia los discípulos del Palacio Fénix de Hielo. Si están dentro del mismo rango, se verá de acuerdo al tiempo en que uno se haya unido a la secta. Entonces, ya sea de acuerdo con el nivel o el momento en que ingresaste a la secta, después de unirte a nuestra secta, debes llamar a Xiaolan como Hermana Mayor.” Explicó Mu Bingyun.

“¡TÚ – ESCUCHASTE – ESO!” Mu Xiaolan hizo una mueca hacia Yun Che con extrema satisfacción.

“Oh, está bien.” Yun Che respondió sin fuerza… Parece, que sin importar en qué plano o mundo, el fuerte siempre reinará. La ley de la supervivencia puede ser aún más cruel en el Reino Divino.

Xiaolan, recuerda lo que te dije. ¡No le digas a nadie que Yun Che curó mi veneno y ha logrado cultivar el Canon de Investidura del Dios Fénix de Hielo, ni siquiera a tu familia!” El tono de Mu Bingyun fue especialmente cauteloso.

“Lo sé, Maestra, ya me lo has recordado ochocientas veces. Si alguien pregunta, solo diré que el Gran Rey del Reino encontró una manera de curarla del veneno.” Mu Xiaolan asintió varias veces en promesa.

“Por cierto… ¿En qué nivel del Reino del Origen Divino está tu fuerza profunda en este momento?” Preguntó repentinamente Yun Che.

“Hmph, hmph, ahora estoy en el quinto nivel del Reino del Origen Divino… ¡¡pero!!” El tono de Mu Xiaolan se hizo inmediatamente más fuerte. “¡Aunque solo estoy en el Reino del Origen Divino, en nuestra Secta Divino Fénix de Hielo, soy una discípula del Palacio del Fénix de Hielo! Por lo general, uno necesitaría alcanzar al menos el Reino del Alma Divina y necesitaría pasar una prueba para ingresar. Pero un súper genio de dieciséis años como yo, que ya ha alcanzado el Reino de Origen Divino, no necesité pasar por la prueba y entré directamente en el Palacio Fénix de Hielo. Incluso la Maestra dijo que podré ingresar al Salón del Divino Fénix de Hielo en el futuro. Tal vez incluso pueda ser como el Hermano Mayor Hanyi y convertirme en un candidato para ser la discípula directa del Gran Rey del Reino… Oh, pero definitivamente no puedo ganar contra el Hermano Mayor Hanyi.”

“Oh, oh, oh.” Respondió Yun Che casualmente y murmuró en voz baja. “Entonces tú, este gran genio, debe ser cuidadoso. Escuché que cuanto más genio uno es, más fácilmente le golpearía un rayo. Cuando alcances el Reino de la Tribulación Divina, ten cuidado de no ser golpeada por el rayo de la tribulación.”

“T-t-t-tú…” Mu Xiaolan casi saltó enojada. “¡Maestra… mírelo!”

Mu Bingyun sonrió y negó con la cabeza. Ella ya estaba acostumbrada a las constantes disputas del dúo. “Xiaolan es de hecho una discípula extraordinaria y sobresaliente en la Secta Divino Fénix de Hielo. Muchos discípulos pueden unirse al Palacio del Fénix de Hielo cada año, pero muy pocos discípulos pueden entrar Palacio del Fénix de Hielo solo en el Reino del Origen Divino. En promedio, solo uno aparecerá cada pocos años. El último fue hace treinta años. Si no hay incidentes, dentro de unas pocas docenas de años calificará para ingresar al Salón Divino Fénix de Hielo.”

“Ah, si no fuera por mi carga, la cultivación de Xiaolan definitivamente sería aún más fuerte ahora.” Suspiró Mu Bingyun suavemente.

Mu Xiaolan comenzó a entrar en pánico y sacudió la cabeza enérgicamente. “Maestra, por favor no diga algo así. Poder acompañar a la Maestra es la mejor fortuna de mi vida. ¡Incluso si eso significara no poder unirme al Salón del Divino Fénix de Hielo, estaría dispuesta a acompañar y servir a la Maestra!”

“Además, después de que se haya curado la Maestra, nuestro trigésimo sexto Palacio Fénix de Hielo se convertirá en una figura prominente de inmediato. Cuando llegue el momento, ¿quién se atrevería a subestimar nuestro Trigésimo Sexto Palacio?”

Mu Bingyun extendió su mano para acariciar suavemente la cara de Mu Xiaolan con simpatía y afecto. A pesar de que ella no dijo nada, en el fondo de sus ojos helados reveló una sensación de dulzura.

Parece que hay muchas historias entre esta Maestra y su DiscípulaYun Che pensó para sí mismo.

“Por cierto, ¿quién es este ‘Hermano Mayor Hanyi’ que mencionaste hace un momento?” Preguntó Yun Che con leve desdén mientras pensaba en los ojos de Mu Xiaolan cuando se iluminaban después de mencionar ese nombre.

“¡El Hermano Mayor Hanyi es la persona más talentosa en nuestra generación de discípulos!” Escuchando a Yun Che repentinamente señalar al Hermano Mayor Hanyi, los ojos de Mu Xiaolan se iluminaron nuevamente. “¡Oh, mal! Debo decir que él es el más más más grande genio en todo el Reino de la Canción de Nieve en los últimos mil años. Cuando tenía veinte años, se le permitió entrar especialmente en la Secta del Divino Fénix de Hielo. Actualmente tiene alrededor… de la edad de un tipo malo como tú, pero su cultivo ya está en el Reino de la Tribulación Divina. Incluso en los reinos estelares superiores, son muy pocos los que pueden acceder al Reino de la Tribulación Divina tan rápidamente. Es por eso que, sin lugar a dudas, es la persona más probable para convertirse en uno de los discípulos directos del Gran Rey del Reino. Debes saber que nuestro Gran Rey del Reino solo toma un discípulo directo en promedio una vez cada mil años. Poder convertirse en el discípulo directo del Gran Rey del Reino es un honor que durará diez mil generaciones en el Reino de la Canción de Nieve. Su posición en nuestra Secta Divino Fénix de Hielo es casi igual a la de todos los maestros y ancianos del palacio. Su futuro es inimaginable.”

“Además, además, aunque el Hermano Mayor Hanyi es extremadamente fuerte, no es arrogante como las otras personas en la Secta del Divino Fénix de Hielo. Por el contrario, a menudo desinteresadamente ayuda y orienta a muchos hermanos y hermanas menores. Él es gentil incluso con aquellos del Palacio Nevado. Cada vez que ve a esos hermanos y hermanas menores siendo intimidados sin razón por esos despreciables hermanos y hermanas mayores, siempre sale y los detiene. ¡Incluso me ayudó muchas veces! En toda la Secta Divino Fénix de Hielo, a casi todos les gusta el Hermano Mayor Hanyi.”

“Además, el Hermano Mayor Hanyi es tan gentil y guapo, y su historial familiar también es muy bueno. Él es de hecho la persona más perfecta que he conocido.” Hablando del Hermano Mayor Hanyi, Mu Xiaolan no podía parar de hablar. Sus ojos se llenaron de admiración, pero al mismo tiempo no se olvidó de burlarse de Yun Che. “A diferencia de un tipo malo. Es casi como … la diferencia entre una deidad y una roca apestosa, ¡hmph!”

“Oh dios, oh dios. No podía decirlo antes, pero esta niña cuyo vello corporal aún no ha crecido ya está caliente.” Sonrió Yun Che mientras sostenía su barbilla con la mano.

“¿Ca… liente?” Mu Xiaolan estuvo un poco confundida por un momento. Cuando finalmente se dio cuenta de lo que significaba la palabra, su pequeña cara comenzó a brillar de rojo por la ira. Ella saltó como un conejo acorralado. “¡T-t-t-tú-tú! ¡Maestra… mírelo! Él me está acosando nuevamente. Un chico malo es un tipo malo después de todo. Su naturaleza es así, pero la Maestra todavía lo trata tan bien.”

“Está bien.” Mu Bingyun sacudió la cabeza impotentemente. “Yun Che, gracias por tu arduo trabajo hoy. Pasa más tiempo con las personas que te rodean antes de dirigirte al Reino Divino. También debes usar este tiempo para pensarlo seriamente. Personalmente, realmente no te recomiendo que vayas al Reino Divino.”

“Mn.” Yun Che asintió con la cabeza, se levantó sin decir nada y se fue.

………………………………

Un mes de tiempo fue muy corto. Durante este tiempo, además de disipar el veneno de Mu Bingyun, todos los días a una hora determinada, dejaba de cultivar por completo y pasaba todos los días con sus padres, parientes y bellas esposas. La Pequeña Emperatriz Demonio también aceptó oficialmente el método de curación de Su Ling’er, Cangyue se dio por vencida por completo en asuntos políticos y se quedó al lado de Yun Che todos los días, y Feng Xue’er no había regresado a la Ciudad Fénix en absoluto.

Los tiempos felices siempre parecían más cortos y un mes de tiempo se esfumó silenciosamente.

Luego de la purificación completa del veneno de Mu Bingyun, finalmente llegó el día de la partida de Yun Che al Reino Divino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s