RTW – Capítulo 232 – Isla de las Sombras

Traductor: Lurixer.
(1/5)

“Los Fiordos posee innumerables islas. Hasta ahora, nadie había pasado más allá del límite de todas estas islas.” Un hombre con una alta estatura y una apariencia ruda y firme les dijo: “Mientras más al este navegues, más impredecible será el clima, y ​​lo mismo se aplica a las islas. Realmente no sé qué grado de extrañeza alcanzarán eventualmente.”

“¿Incluso tú nunca has llegado al final de las islas?” Preguntó Tilly con curiosidad. “Dicen que eres el explorador más destacado de los Fiordos, aparte de ti, solo hay unos pocos que se atreven a cruzar la Isla de la Llama Ardiente y continúan navegando hacia el este.”

“Jajaja.” El hombre comenzó a reír de buena gana. “Me halagas demasiado. De hecho, cada año hay personas valientes de los Fiordos que navegan hacia el este en busca de nuevas tierras, pero les es difícil encontrar algo nuevo. Con los huracanes embravecidos y la niebla que aparece de repente, eventualmente se vuelve imposible que los barcos se muevan siquiera un paso más allá.”

Él es Trueno, recordó Ashes, el primer explorador que descubrió las Islas de las Sombras. Pero hace dos años, dentro de los peligros del mar, su paradero se volvió desconocido de repente, y ahora muchas personas pensaban que ya estaba muerto. Nunca pensó que estaría en la Isla Durmiente, y mucho menos que la Quinta Princesa llegaría a él con el acuerdo de que ayudara a abrir nuevas rutas marítimas para la Isla Durmiente, dibujara un mapa del mar y que buscara nuevas ruinas, mientras que Tilly enviaría brujas para apoyar sus exploraciones. En cuanto a la razón de su desaparición durante los últimos dos años, nunca lo había oído mencionarlo, y Tilly tampoco había hablado nunca de eso. Pero tenía la sensación de que Su Majestad conocía los detalles de la historia. De lo contrario, nunca habrían alcanzado tal entendimiento mutuo. Este punto provocó que Ashes se sintiera ligeramente infeliz dentro de su corazón.

“¿Como el huracán de ayer?”

“Así es. Aparecen en un abrir y cerrar de ojos y desaparecen igual de rápido.” Trueno sacudió su pipa, arrojó las cenizas al mar y luego volvió a llenarla con algunas hojas de hierba, antes de encenderla una vez más. “Si no fuera por la habilidad mágica de tu bruja.”

“Su nombre es Molly.” Ashes le recordó fríamente.

“Ah, es correcto, mira mi memoria.” A Trueno no pareció importarle, simplemente se rascó la parte trasera de su cabeza y comenzó a reír. “Si no hubiera sido por Molly, me temo que el barco hubiera sido volcado, su habilidad es simplemente fantástica. Ya había pensado a menudo, que quizás las brujas eran las más adecuadas para ser exploradoras.”

“¿No es ese ya el caso?” Sonrió Tilly. “¿…una bruja que ya había heredado el nombre de la Exploradora más destacada?”

“Bueno…” Trueno respiró hondo a través de la pipa, y luego envió una larga cadena de humo. “Deseo que así sea.”

Ahí estaba de nuevo; Ashes frunció el ceño, una vez más dijeron algo que no puedo entender. Ella dejó la proa sin rodeos, en su lugar fue hacia la popa tratando de calmar sus emociones. Su Majestad parecía ser muy urgida por explorar las ruinas, después de limpiar el Fiordo de la Iglesia, inmediatamente había hecho todos los arreglos para salir al mar. Y para su sorpresa, Su Majestad inesperadamente también dijo que quería ir en persona, sin importar cómo Ashes intentó disuadirla, todo fue inútil.

Al llegar a la popa, vio a Molly sentada allí, controlando a su sirviente mágico que a su vez estaba sosteniendo una caña de pescar, aprendiendo a pescar de los marineros. Aunque los marineros parecían oponerse cuando las brujas subieron a bordo por primera vez, desde el huracán de ayer, la actitud de todos se había puesto completamente patas arriba. Molly había llamado a su sirviente y le había ordenado que se expandiera rápidamente, tragándose la parte central del barco, imposibilitando que algo les llegara, ya fuera la lluvia o el viento. A pesar de que el barco fue golpeado por una ola creciente tras otra, haciendo que se moviera hacia arriba y hacia abajo, el casco aún permanecía tan estable como siempre. Hoy en día, cada uno de los marineros trataba a las brujas como su amuleto de la buena suerte, llegando incluso a decir que en el futuro tendrían mucho miedo de ir al mar si una bruja no los acompañaba.

“¡Hermana Mayor Ashes, mira el gran pez que atrapé!” Molly señaló el barril detrás de ella, dentro había un pez de mar sin escamas con una boca larga, afilada y puntiaguda, luciendo completamente diferente a los peces de río que había visto en Graycastle.

“¿Qué es esto?”

“Un pez espada, les gusta seguir y viajar juntos con los barcos, pero a veces atacan el casco con sus bocas y los rompen.” Respondió un marinero. “Pero también son muy deliciosos para comer, especialmente la carne de su vientre, después de ponértelo en la boca, se derrite como el hielo en tu lengua.” Él chasqueó los labios. “Esta noche todo el mundo podrá disfrutar del pez espada recién cocinado.”

“Parece que tengo otro pez.” Gritó Molly.

Ashes simplemente vio una sombra oscura que se movía bajo las oscuras superficies azules del agua, pero junto con el movimiento de la caña del sirviente mágico, la sombra se hizo cada vez más grande, rompiendo pronto a través de la superficie del agua.

“E-esto es.” El marinero miró fijamente. “¡No, arroja rápidamente la caña de pescar!”

Su voz aún no había caído, cuando una monstruosa criatura saltó fuera del agua, su amplia boca abierta, fluyendo directamente hacia Molly, queriéndosela tragar.

En un momento habría consumido completamente a su objetivo, pero Ashes fue aún más rápida que este monstruo. Levantó a Molly con su mano izquierda mientras sacaba su enorme espada con la otra mano, golpeándola directamente en su cabeza.

El Monstruo emitió un grito de dolor cuando fue enviado desde el aire a los tablones. Luego, rápidamente comenzó a mover su cuerpo de seis pies de largo, tratando de huir de vuelta al agua, sin embargo, Ashes nunca dejó que tuviera la oportunidad. Bajó a Molly, agarró su espada con el agarre inverso y clavó al monstruo directamente en la cubierta.

Por un momento continuó temblando, luego escupió una cadena de burbujas blancas de su boca que pronto detuvo todo movimiento.

“¿Qué es esto?” En este momento, Ashes finalmente tuvo la oportunidad de mirar detenidamente al monstruo que tenía ante sus ojos. Se parecía un poco a un pez, pero también tenía patas cortas de cangrejo. La boca abierta era casi tan grande como ella misma y estaba llena de densas hileras de dientes afilados. Pero lo más desagradable era el par de brazos peludos que crecían desde el costado de su boca, que incluso se dividía en cinco dedos, con el aspecto de una mano humana en general.

“¡Una variación de los fantasmas marinos!” Contestó el marinero, todavía atónito, dándose una palmadita en el pecho: “A menudo se disfrazan de peces y toman el anzuelo del pescador, arrastrándolos al agua. ¡Además, también he escuchado que, solo después de comer a un humano, podrán hacer crecer sus manos!”

“Tu última parte es solo un rumor infundado.” Dijo alguien desde atrás. Al darse la vuelta, Ashes descubrió que Trueno y Tilly habían venido.

“¡Capitán!” Gritó el marinero, sacó la lengua y rápidamente se hizo a un lado.

“Mientras más sensacional es un rumor, más inexacto es.” Trueno fue y pateó una de las patas del monstruo. “De hecho, también tiene otro nombre con el que quizás estés más familiarizada.”

“¿Cuál?” Preguntó Ashes.

Bestia Demoníaca.” Afirmó lentamente.

“¡Señor Trueno, niebla adelante!” Gritó repentinamente el vigía.

“¡Todo el mundo a sus puestos!” Entonces Trueno ordenó en voz alta. “Bajen la vela; ¡Ahora estamos entrando en el Mar de las Sombras!”

Ashes notó que momentos antes, el cielo soleado y sin nubes se había vuelto sombrío repentinamente, convirtiendo el mar azul en una sombra oscura, como si una masa de tinta se extendiera bajo la superficie del agua. Todo el barco pronto fue rodeado por una densa niebla, de pie en la popa del barco, ella ni siquiera podía ver el testaferro1 que estaba en la proa.

“¿Qué está pasando?” Tilly no pudo evitar agarrar el brazo de Ashes.

“Es la prueba de que no estamos navegando en la dirección equivocada.” Dijo Trueno bromeando. “Cuando las Islas de las Sombras emergen del mar, el mar creará una bruma espesa. Por supuesto, la forma correcta de decirlo sería que el agua de mar está en marea baja, alrededor de diez pies (3,3 m) más baja de lo normal. El declive masivo producirá una gran cantidad de niebla y arrecifes que aparecerán en todas partes. Entonces, si somos un poco descuidados, nos hundiremos. Ahora, necesitaré su ayuda para asegurarme de que el barco no se estrelle contra algo.”

Después de sus palabras, todas las personas llegaron a la proa, y al igual que lo habían hecho durante el huracán, el sirviente de Molly se expandió tanto como pudo, tragándose el barco e incluso sumergiéndose bajo el agua, por lo que incluso si la proa chocaba contra un arrecife, su sirviente mágico sería el primero en sentirlo.

“En caso de que no tuvieras a las brujas, ¿qué habrías hecho entonces?” Preguntó Ashes.

“Entonces solo podríamos confiar en nuestra paciencia y suerte.” Trueno suspiró. “La flota enviaría un pequeño bote frente a él como un explorador, y después de recibir confirmación de que el camino es seguro, lo seguiríamos después eso. Pero esta área del mar no es pacífica. Como has visto antes, cuanto más te acercas a las Islas de las Sombras mayor es el peligro. Está la niebla, los arrecifes y los monstruos marinos… Por eso, aunque muchos exploradores ya han llegado a este lugar, solo unos pocos han podido encontrar la entrada a las ruinas.”

Después de navegar así durante aproximadamente dos horas, la niebla se desvaneció gradualmente, permitiendo a Ashes ver más y más desde las islas circundantes. Pero solo se veían unos pocos pedazos de vegetación, además de algunos musgos verdes o algas, solo había muchos crustáceos que trepaban sobre las rocas. “¿Se hundirán todas estas islas en el agua?”

“Así es, al igual que en la Isla Durmiente, pero aquí la marea y el intervalo de marea baja son mucho más rápidos, cambiando cada ciclo de media luna.” Trueno respondió: “Además, su velocidad de subida y bajada es increíblemente rápida, como si hubiera un enorme agujero en el fondo del mar que se tragara todas las aguas circundantes. Incluso creo que la razón por la que cambia el nivel del mar en el Fiordo está relacionada con este lugar. Si tenemos suerte, incluso podremos ver cómo la isla principal se levantará del mar.”

Notas:

1Testaferro, es la figura decorativa que suele ir en la parte delantera de una embarcación. IMAGEN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s