ATG – Capítulo 939 – Despedida

(5/8)

“…” Mu Bingyun se giró, sus ojos puros lo miraron una vez más. “¿Nada más?”

Esas dos suaves palabras instantáneamente borraron todo el nerviosismo en el corazón de Yun Che y lo reemplazaron con una interminable alegría. Él se apresuró a responder. “¡Sí! ¡Nada más! ¡Solo tengo esa solicitud! Con mi fuerza actual, no puedo ir a su mundo y no sé cuánto tiempo deba esperar antes de poseer suficiente fuerza, pero tengo una razón para ir allí en un corto período de tiempo. Entonces… si está dispuesta a llevarme al Reino Divino, definitivamente no ahorraré ningún esfuerzo durante este mes.”

La emoción de Yun Che fue claramente visible para Mu Bingyun. Ella se sorprendió por dentro y asintió lentamente. “La piedra dimensional de Xiaolan es capaz de llevar a una persona más al Reino de la Canción de Nieve. Esto en comparación con salvar mi vida es bastante fácil.”

“¿Puedo realmente? Pero, ¿no debería… haber algún tipo de restricción especial o prohibición?” Yun Che apenas podía creer que fuera verdad por un momento… El Reino Divino, el reino del plano superior en el que Jazmín residía también estaba en el nivel más alto de la Dimensión del Caos Primordial. A pesar de que era la persona más fuerte en el Continente Profundo Cielo, el Reino Divino era todavía una existencia similar a los mitos.

“No hay restricciones ni prohibiciones.” Mu Bingyun negó levemente con la cabeza. “En cambio, tenemos innumerables practicantes profundos de los reinos inferiores que han llegado al camino divino todos los años. Al llegar al reino divino, pueden viajar a través del vacío y alcanzar el Reino Divino. En el Reino Divino, este proceso se llama ‘ascensión’. Mi Reino de la Canción de Nieve recibe una gran cantidad de practicantes profundos ascendidos de los planos inferiores. Aunque son de los reinos inferiores, todos ellos son personajes de excelencia y algunos de ellos incluso están calificados para unirse al Palacio del Fénix de Hielo.”

“En cuanto a llevar a aquellos de otro reino al Reino de la Canción de Nieve, ese no es un gran problema. Es solo que con tu nivel profundo, es posible que puedas desafiar al mundo aquí, pero en el Reino de la Canción de Nieve, sería difícil por no decir más. Además, por lo que he visto, no eres tan tonto como para perseguir de todo corazón la cima del camino profundo… ¿estás seguro de que quieres acompañarme de regreso al Reino de la Canción de Nieve?”

“¡Sí, incomparablemente seguro! ¡Aunque de hecho no soy alguien que quiera ir a un plano superior porque quiera usar todos los medios posibles con tal de seguir el camino profundo, tengo otra razón por la que tengo que ir allí!” Dijo Yun Che pesadamente, con ambas manos ya apretadas en silencio.

Jazmín… espérame. Estaré ahí pronto. ¡No importa qué… tengo que verte de nuevo! Incluso si todo lo que obtengo es una total despedida.

“… Si ese es el caso, entonces es mejor si haces los preparativos lo más pronto posible.” Mu Bingyun lo miró profundamente y continuó suavemente. “En el mes en que Xiaolan y yo estemos aquí, revelaré las cosas sobre el Reino Divino para ti. También deberías despedirte de los que estén a tu lado.”

Las puertas del Salón Solidificación de Nieve finalmente se abrieron y Yun Che salió desde adentro. A su lado había una mujer que parecía haber salido de una pintura. Ella tenía un orgullo de otro mundo y era tan resplandeciente como un inmortal.

“¡¡M-maestra!!”

El grito de Mu Xiaolan se llenó de una ilimitada alegría. Rápidamente corrió y vio que la tez de su Maestra ahora obviamente tenía algo de color. Luego, notó su aura, que era varias veces más fuerte que antes y estaba tan conmovida que las lágrimas cayeron al instante por su rostro. “Uuu… Maestra, ¿estás bien? ¿Estás realmente bien ahora?”

Mu Bingyun se acercó y acarició suavemente la cabeza de Mu Xiaolan. “Xiaolan, te he preocupado de nuevo. Pero a partir de ahora, parece que nuestra relación de Maestra y Discípula todavía tendrá un largo futuro por delante.”

“¡Uuu… waah!” Las palabras de Mu Bingyun hicieron que los suaves gritos de Mu Xiaolan se convirtieran en un fuerte gemido. Abrazó con fuerza a Mu Bingyun y lloró ruidosamente, sin importarle su aspecto.

“Hey, hey. Pequeña Señorita.” Solo después de esperar hasta que ella hubiese llorado lo suficiente, Yun Che finalmente habló con una voz sombría. “¿No te olvidas de agradecerle a este gran salvador que salvó la vida de tu Maestra?”

Mu Xiaolan se limpió las lágrimas que colgaban de su rostro y miró a Yun Che… pero sus ojos estaban claramente en guardia. “Tú… No aprovechaste la situación para hacer nada malo a mi Maestra, ¿verdad?”

“~! # ¥ …” La esquina de la boca de Yun Che se contrajo, luego suspiró ligeramente y lentamente respondió: “Pequeña Señorita, será mejor que recuerdes claramente lo que dijiste hoy. Me aseguraré de no dejar que digas eso en vano.”

Mu Xiaolan. “???”

Mayor.” Murong Qianxue y las demás se presentaron ante Mu Bingyun, con sus rostros serios y un leve rastro de miedo. “¿Es … realmente la Antepasada de la Nube Congelada que fundó la Nube Congelada Asgard hace mil años?”

Antes de que Mu Bingyun tuviera tiempo de responder, Yun Che ya había asentido profundamente. “Hada Mu es de hecho la Antepasada de la Nube Congelada. La razón por la que ha aparecido aquí fue porque quería ver la Nube Congelada Asgard una vez más antes de conocer su final.”

“Ah…” Murong Qianxue y las demás jadearon en estado de shock. Entonces, todas ellas hicieron comentarios al mismo tiempo. “¡Discípula de la Nube Congelada… saluda a la Antepasada, la Mayor Bingyun!”

“No tienen que hacer eso. Todas, levántense.” La mano nevada de Mu Bingyun se levantó suavemente. Todos fueron apoyados instantáneamente por una suave fuerza y no pudieron evitar levantarse.

“Cuando dejé la Nube Congelada Asgard hace mil años, se suponía que iba a estar decidida a cortar todos los lazos y ya no debería haberme preocupado por ello. Pero al final, todavía no pude tener un indiferente corazón de hielo.” Explicó Mu Bingyun tranquilamente. Particularmente durante los pocos años en que su vida se acercaba a su fin, nunca pudo dejar de pensar en la Nube Congelada Asgard… y preocuparse por su ‘Calamidad de Mil Años’.

Después de todo, eso era lo que más le preocupaba. Esos años fueron los años más inolvidables de su vida. Todas las discípulas de la primera generación de la Nube Congelada Asgard que ella había recibido, llevaban una parte de su sangre vital… Era como si fueran sus hijas.

Maestra, esto no tiene nada que ver con el Corazón Indiferente del Reino de Hielo. Es solo que usted es muy amable de corazón.” Respondió Mu Xiaolan con ojos brillantes. “Además, es porque estableció la Nube Congelada Asgard y también porque siempre ha pensado en ella, que recibió una compensación por su bondad… Esto es genial. El Gran Rey del Reino definitivamente estará feliz después de recibir esta noticia.”

Yun Che alzó las cejas… ¿Gran Rey del Reino?

“…” Mu Bingyun no respondió, pero lo que Mu Xiaolan había dicho le hizo suavizar su mirada. Las esquinas de su boca también se habían levantado un poco, formando una ligera sonrisa que era hermosa hasta el punto de ser ilusoria.

“Nunca esperé que siempre hubiera estado viva, Mayor Antepasada. Si las generaciones anteriores supieran de esta noticia, definitivamente… definitivamente…” Murong Qianxue estaba tan conmovida que ni siquiera sabía cómo describir sus sentimientos.

“Entonces reuniremos a todas las discípulas de Asgard. El descenso de la Mayor Antepasada es la ocasión más feliz en la historia de mil años de la Nube Congelada Asgard.” Declaró Jun Lianqie.

“No es necesario.” Mu Bingyun en realidad había rechazado la propuesta. “No soy alguien de este mundo. Si no fuera por este accidente inesperado, nunca habría aparecido ante todas ustedes nuevamente. Lo mejor es no revelar este asunto al público, de lo contrario, es posible que esto pueda ocasionar problemas desconocidos.”

Maestras Mayores, Maestras Menores, estoy de acuerdo en que debemos mantener este asunto solo para unos pocos de nosotros.” Afirmó Yun Che. Su mirada también pasó junto a las damas de la Nube Congelada antes de decir con seriedad: “También tengo algo que anunciar…”

“Han pasado más de dos años desde que la antigua Señora Asgard me encomendó el puesto de Maestro Asgard. Aunque este período de tiempo ha sido incesantemente turbulento, por fin no he defraudado a la antigua Señora Asgard.”

Yun Che rara vez mostraba una expresión tan seria en su rostro, por lo que Murong Qianxue y el resto escucharon en silencio, confundidas sobre el por qué había dicho esas palabras.

“Ahora que la Nube Congelada Asgard ha renacido gloriosamente y la calamidad anterior ya no ocurrirá, finalmente puedo estar a gusto.” Yun Che extendió una mano. Tras un destello de luz azul, el Alma Celestial de la Nube Congelada flotó en el aire. “Maestra Mayor Murong, a partir de hoy, te doy formalmente el puesto de Señora Asgard de la Nube Congelada Asgard.”

Murong Qianxue quedó completamente atónita cuando Jun Lianqie y el resto gritaron alarmadas. “Maestro Asgard, ¿por qué… por qué de repente está entregando su puesto?”

Maestro Asgard, usted… ¿ya no nos quiere?” Feng Hanyue y Feng Hanxue estaban a punto de llorar.

“No, no, no.” Yun Che rápidamente explicó: “Definitivamente no las abandonaré a ustedes, solo abandono el nombre del Maestro Asgard. Por el contrario, lo que siento por la Nube Congelada Asgard no es inferior a nadie de aquí. Mientras las estaba protegiendo todos estos años, siempre lo he disfrutado. Me gustó tanto que estaría dispuesto a proteger la Nube Congelada Asgard si ustedes no estuvieran en contra de eso. Es solo que…”

“Ya he decidido seguir a la Hada Mu al Reino Divino dentro de un mes.”

Esta vez, Feng Xue’er gritó sorprendida.

Reino del Demonio Ilusorio, Palacio Imperial del Demonio.

“¿Qué dijiste? ¿Reino Divino?”

Al escuchar las palabras de Yun Che, la reacción de la Pequeña Emperatriz Demonio fue tan violenta como se esperaba. Incluso su aura se había vuelto algo desordenada.

Pequeña Emperatriz Demonio, date prisa y convence al Gran Hermano Yun.” Los adorables ojos de Feng Xue’er estaban algo llorosos.

Ella ya había escuchado historias sobre el Reino Divino. Habían muchos expertos allí, más fuertes de lo que posiblemente podrían imaginar y numerosos peligros desconocidos presentes. Incluso llegar y regresar era algo que no podían imaginarse.

Yun Che era la existencia suprema dentro del Continente Profundo Cielo. Ninguno era su oponente, ni se atreverían a provocarlo. Para llegar al nivel que ahora poseía, no se sabía cuántas veces se había tambaleado al borde de la vida y la muerte.

Y ahora, en realidad ¿lo estaba abandonando todo para dirigirse al Reino Divino que nadie había alcanzado antes?

Había una distancia y un plano incomparable entre la Estrella del Polo Azul y el Reino Divino. Si realmente fuera al Reino Divino, no se sabía cuánto tiempo podrían esperar para volver a encontrarse. Además, ellas eran las que mejor conocían a Yun Che. Sin importar dónde estaba, sin importar en qué situación se encontrara, nunca podría ser el tipo de persona que se tragaría sus llantos y soportaría la humillación. Olvídate de una enorme humillación, ni siquiera era capaz de tomar una pequeña ofensa… Si tuviera que ir a un lugar donde ‘dioses’ vagaban por todas partes, cada paso que diera sería extremadamente peligroso, así que ¿cómo podrían estar a gusto?

Caiyi, Xue’er. Sé que mi decisión es realmente egoísta.” Dijo Yun Che con aire culpable. “Xuanyuan Wentian murió hace solo medio año. El Continente Profundo Cielo y el Reino del Demonio Ilusorio finalmente se han vuelto pacíficos con gran dificultad y ahora de repente salgo con este tipo de decisión. Sin embargo, realmente tengo una razón por la que debo irme.”

“¿Razón? ¿Qué razón?” La Pequeña Emperatriz Demonio se mordió un poco el labio mientras su pecho se sacudía. Para ella, la decisión de Yun Che simplemente surgió de la nada.

Gran Hermano Yun, quieres encontrar a tu Maestra, ¿verdad?” Su Ling’er se acercó y le dijo amablemente.

“Sí.” Asintió Yun Che. “La razón por la que nunca mencioné lo de mi Maestra Jazmín es porque simplemente hay mucho que decir. Incluso si tuviera que decirlo en voz alta, sería difícil para todos entenderlo. Nos conocimos hace ocho años. Fue entonces cuando estaba en mi período más bajo e indefenso de tiempo. En ese momento, sin poder hacer nada, observé que el Abuelo y Lingxi estaban siendo intimidados, luego los echaron como a un perro. Incluso abalanzarse sobre ellos y darles un mordisco era imposible. Sin embargo, cuando ella apareció, ella cambió toda mi vida. Si no fuera por ella, el yo actual no existiría. Probablemente ni siquiera sería tan afortunado de tenerlos a todos.”

“Puede que no entiendan esto, pero desde el momento en que nos conocimos, nunca nos abandonamos. Ella cambió toda mi vida y también es la persona que más me conoce y entiende en este mundo. Desde el principio, sentí que dependía de ella. Pero después de que nos separamos, fue cuando me di cuenta de que la dependencia que sentía por ella superaba mis expectativas. Además, nuestra separación fue tan repentina y apresurada que aún no he abandonado el día de su repentina partida.”

Yun Che suspiró profundamente, sus ojos aún llenos con la imagen de Jazmín. “Desde que se fue, la extraño terriblemente todos los días. Cuanto más tiempo pasa desde su partida, más fuerte se vuelve esta sensación. Llegué al punto en que incluso puedo soñar con ella casi todas las noches. Después de un tiempo, cada vez que pienso en ella, una inquietud indescriptible aflora en mi corazón… una que me hace sentir como si nunca la volveré a ver.”

“Este tipo de sentimiento me aterrorizaba. Luego, el Alma del Cuervo Dorado de repente me dijo algo extraño. Me dijo que si no la veo en cinco años… tal vez nunca volveré a verla en toda mi vida.”

La Pequeña Emperatriz Demonio. “…”

Feng Xue’er.Gran Hermano Yun…”

Yun Che cerró los ojos, sin atreverse a mirarlas a los ojos, porque era consciente de que este egoísmo suyo les causaría un malestar y una preocupación increíblemente pesadas… y también los separaría por mucho tiempo. Sin embargo, si no se reunía con Jazmín, su alma probablemente nunca estaría completa para toda su vida.

El Palacio Imperial del Demonio se calmó. Los ojos de la Pequeña Emperatriz Demonio miraron fijamente a Yun Che. Pero después de ver el instante de dolor que brilló en su expresión, su corazón se ablandó instantáneamente.

La Pequeña Emperatriz Demonio se volteó y su voz cambió de repente para volverse incomparablemente tranquila. “¡Bien entonces! Xue’er y yo te acompañaremos.”

Yun Che sabía que ella diría esas palabras, porque cuando regresaban aquí, Feng Xue’er dijo las mismas palabras exactas. Pero él solo pudo negar con la cabeza. “La formación de teletransportación que usan para regresar al Reino Divino solo puede llevar de vuelta a una persona más.”

“…” Todo el cuerpo de la Pequeña Emperatriz Demonio se puso rígido y ella no dijo nada durante mucho tiempo.

Hermana Pequeña Emperatriz Demonio, solo deja que el Hermano Mayor Yun se vaya.” Su Ling’er estaba al lado de Yun Che. Sus dos brazos lo abrazaron mientras decía suavemente. “Porque él… es ese tipo de persona, y lo que me gusta es exactamente este tipo de Hermano Mayor Yun.”

“…” El pequeño cuerpo de la Pequeña Emperatriz Demonio tembló ligeramente. Después de un largo rato, lentamente levantó la cabeza y dijo débilmente: “Sí… siempre ha sido este tipo de persona… de lo contrario… cómo podría… enamorarme de él…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s