ATG – Capítulo 938 – Oportunidad del Reino Divino

(4/8)

Yun Che calmó su mente y se centró, haciendo circular el poder del Dios de la Ira con un poco del poder de purificación de la Perla del Veneno Celestial. Sus palmas se movieron lentamente desde el pecho de Mu Bingyun hasta su abdomen inferior antes de volver a subir. Durante el curso de este proceso, sus cejas se apretaron aún más.

A pesar de que el veneno en el cuerpo de Mu Bingyun era fuerte, era muy inferior al veneno que le habían infligido a Jazmín y tampoco era tan tóxico como el veneno diabólico que Hong’er había poseído anteriormente. Sin embargo, solo había habido un pequeño rastro de veneno diabólico en el cuerpo de Hong’er en aquel momento; probablemente la había invadido recientemente en ese momento, justo antes de que ella hubiera sido sellada dentro del Ataúd de la Eternidad. Como resultado, él había sido capaz de purificar completamente su veneno.

Sin embargo, el veneno de Mu Bingyun… según Mu Xiaolan, ella había sido infectada por este veneno hace mil años y no había podido curarlo durante todo este tiempo. Ser capaz de persistir durante mil años seguramente significaba que dependía de una gran cantidad de tesoros para preservar su vida. Era fácil imaginar hasta qué punto el veneno podría haberse propagado durante mil años.

No era de extrañar que este veneno hubiera invadido completamente su cuerpo de alma e incluso hubiera tomado forma para convertirse en un espíritu venenoso.

Además, era un espíritu venenoso de alto nivel que nunca había visto antes.

Los espíritus venenosos eran cosas que había visto muchas veces antes. Solo las toxinas de alto nivel eran capaces de dar origen a espíritus venenosos. Antes, cuando acompañó a Yun Gu en el Continente Nube Azur para practicar medicina, había visto decenas de espíritus venenosos. Cuando había expulsado el veneno del cuerpo de Chu Yuechan, el veneno frío en su cuerpo también había dado a luz a un espíritu venenoso… pero todos eran espíritus de bajo nivel con bajo nivel de conciencia.

Sin embargo, el espíritu venenoso nacido del veneno de Mu Bingyun claramente ya poseía una conciencia de alto nivel, tanto que tenía su propia fuerza de vida independiente. Esa fuerza de vida había nacido de la línea de vida de Mu Bingyun y estaban completamente vinculadas. Si el espíritu venenoso moría, no había dudas de que ella también moriría. Por otro lado, si Mu Bingyun moría, no solo el espíritu venenoso no desaparecería, sino que se convertiría verdaderamente en su propia entidad independiente.

Como tal, si quería dispersar el veneno en su cuerpo, tenía que eliminar el espíritu venenoso. Y si quería eliminar el espíritu venenoso, tenía que cortar la conexión entre la línea de vida de Mu Bingyun y el espíritu venenoso.

“Uf … qué problemático.” Murmuró Yun Che.

Las Llamas de Fénix se encendieron en su palma cuando levantó su mano derecha. Su palma se suspendió en el aire sobre el pecho de Mu Bingyun y luego descendió lentamente. Envuelto en el poder del Dios de la Ira, se hundió directamente en el cuerpo de Mu Bingyun.

Yun Che guardó total silencio mientras su cuerpo se detenía por completo, además de las gotas de sudor que lentamente se deslizaban por su frente.

Esta postura se mantuvo durante una hora completa. Entonces, los ojos de Yun Che se abrieron repentinamente mientras levantaba ambas manos.

¡Hss!

Seguido por el sonido de un chillido sombrío y estridente, un rayo de fuego salió repentinamente del cuerpo de Mu Bingyun y rápidamente se deformó en la imagen de una llama siniestra.

¡El espíritu venenoso!

El espíritu venenoso luchó con todas sus fuerzas mientras siseaba, como si quisiera alejarse del cuerpo de Mu Bingyun. Sin embargo, el espíritu venenoso todavía era veneno. Incluso un espíritu venenoso de nivel superior podría purificarse en residuos frente a la habilidad purificadora de la Perla del Veneno Celestial. La mano izquierda de Yun Che salió disparada como un rayo e inmediatamente agarró al espíritu venenoso… El espíritu venenoso fue inmediatamente cubierto por una luz verde antes de desaparecer por completo poco después.

Sin embargo, Yun Che no dejó escapar un suspiro de alivio. Su expresión cambió un poco.

¿Esas eran… Llamas del Cuervo Dorado?

Ese espíritu venenoso, así como el medio que lo contenía… obviamente eran Llamas del Cuervo Dorado.

¿Que está pasando?

La persona que había herido y envenenado a Mu Bingyun hace mil años… ¡era alguien que poseía el poder del Dios Cuervo Dorado!

Yun Che ya sabía que había personas en el Reino Divino que poseían las Llamas del Cuervo Dorado. Jazmín le había contado previamente acerca de un ‘Reino del Dios de la Llama’ que contenía personas que heredaban los poderes de las Tres Bestias Supremas de Fuego; el Pájaro Bermellón, el Fénix y el Cuervo Dorado.

¿Podría ser que el Reino del Dios de la Llama y el Reino de la Canción de Nieve… fueran enemigos?

Una vez que este pensamiento brilló en la mente de Yun Che, inmediatamente se concentró. A partir de la vena de vida de Mu Bingyun, transfirió la energía del cielo y de la tierra mientras purificaba lentamente el veneno de la llama en el interior.

Fuera del Salón Solidificación de Nieve, el cielo se había oscurecido involuntariamente. Durante seis horas completas, no se escuchó ni un sonido desde dentro Salón Solidificación de Nieve. No se sabía cuántas veces Mu Xialan había caminado de un lado a otro afuera; a medida que pasaba el tiempo, más ardía de ansiedad. Tal vez ni siquiera se había relajado por un solo instante. Estaba preocupada sobre si Yun Che realmente podría salvar a Mu Bingyun… y estaba aún más preocupada acerca de si esta persona inferior, despreciable y especialmente repugnante aprovecharía esta oportunidad para hacer cosas malvadas con su Maestra.

Murong Qianxue y las demás también esperaron fuera del salón. Ni una sola persona se fue a otro lado y todas estaban llenas de aprensión. ¡Si todo esto era cierto, entonces la persona que se encontraba en el Salón Solidificación de Nieve… era su antepasado!

¿Cómo podría ser esto un asunto pequeño?

Dentro del Salón Solidificación de Nieve, Yun Che finalmente se alejó del cuerpo de Mu Bingyun. Con una frente llena de sudor, exhaló pesadamente. Todo su cuerpo estaba lleno de cristales de hielo formados por su propia transpiración.

Era absolutamente imposible dispersar todo el veneno en su cuerpo en solo seis horas. Sin embargo, más de la mitad del veneno en su vena de vida había sido purificado y el veneno ya no se propagaría por el momento. Además, bajo la densa y pura energía del cielo y de la tierra, su cuerpo entero ahora era capaz de recuperar su propia vitalidad.

Yun Che esparció los cristales de hielo en su cuerpo, luego se sentó en la silla de hielo detrás de él. No había usado gran parte de su energía física en esas seis horas, pero la carga mental todavía era bastante pesada. Después de tomar varios jadeos grandes, repentinamente comenzó a hablar consigo mismo: “Así que incluso las hadas del Reino Divino son tan perezosas que ni siquiera se molestan en levantarse después de haber despertado.”

“…” Tan pronto como su voz cayó, la mujer vestida de blanco en el lecho de hielo lentamente abrió sus ojos. Dos rayos de luz que eran aún más fríos y más puros que el jade de nieve emergieron instantáneamente dentro del salón creado por hielo congelado.

Se sentó y levantó sus brazos de jade para inspeccionar el dorso de su mano. Entonces, sus ojos se posaron en Yun Che. Ella dijo en voz baja. “¿Quién eres exactamente?”

Su voz era tan suave como la nieve flotante, pero también era tan suave como un manantial claro. No hubo sorpresa, ni alegría ni emoción. A pesar de que era una pregunta, era tan plana que sonaba como una declaración.

“Debería preguntarte eso primero.” Yun Che estaba especialmente sorprendido por la reacción de Mu Bingyun. Alguien que llevaba un veneno de llama durante mil años, una persona que se había mantenido entre las fronteras de la vida y la muerte, debería sorprenderse gratamente después de despertarse para descubrir que el veneno de llama en su cuerpo se había debilitado y que había recuperado su vitalidad. Sin embargo, en realidad estaba tan tranquila e indiferente, como si sus emociones hubieran estado selladas en hielo.

Su tipo de indiferencia también estaba varios kilómetros más allá del frío desapego que Chu Yuechan usaba para protegerse de los demás. Aunque sus ojos no eran cálidos, tampoco eran frío; aunque su voz carecía de emoción, era tan suave como el viento primaveral limpio, pero aún así era inabordable, para que nadie la mancillara al acercarse.

“¿De verdad eres Mu Bingyun, la persona que fundó la Nube Congelada Asgard hace mil años?” Preguntó Yun Che sin rodeos.

Mu Bingyun se levantó de la cama de hielo. En el instante en que sus ropas blancas cayeron, un rayo de luz pasó volando por su cara nevada. Dirigió su mirada al exterior del salón y dijo en voz baja: “Parece que Xiaolan ya te ha contado muchas cosas.”

Esta respuesta suya fue indudablemente una afirmación silenciosa.

“Cuando me fui hace mil años, ya estaba decidida a cortar todos los lazos con este mundo. Nunca esperé que realmente no pudiera dejarlo y volví aquí. Como resultado, incluso he ganado la esperanza de sobrevivir. O tal vez este sea el destino de los cielos.”

“Tu…” Yun Che nunca antes había visto una persona tan apática … y hasta era una belleza extrema. Preguntó inquisitivamente. “Estabas a punto de morir antes, pero te salvé justo ahora, ¿por qué no pareces sentirte feliz o emocionada?”

Mu Bingyun cambió su mirada y lo miró con calma. “Durante estos últimos años, siempre he estado esperando la muerte. Ya me he vuelto indiferente a si vivo o muero. Ahora que hay esperanza de sobrevivir, en realidad estoy algo confundida.”

Yun Che. “…”

“Aunque es cierto que poder vivir es algo bueno.” Dijo Mu Bingyun suavemente cuando la luz en sus ojos finalmente mostró un ligero movimiento.

“Ya he respondido tu pregunta, pero aún no me has dicho quién eres.” Los ojos inquisitivos de Mu Bingyun miraron directamente a Yun Che. “Debido a que me habían lastimado gravemente en aquel momento, había perdido toda mi fuerza profunda y no podía dispersar la toxina en mi cuerpo. Esto lo llevó a invadir mi vena de vida y mi alma, condenándome. Era simplemente imposible de curar incluso en mi Reino de la Canción de Nieve.”

“Pero tú, alguien que obviamente proviene de un reino inferior, fue capaz de curarme a tal grado en unas pocas horas. Si esto no le hubiera sucedido a mi propio cuerpo, nunca lo hubiera creído. Yun Che, eres realmente una persona extraordinaria.”

Yun Che se inclinó hacia adelante y dijo en estado de shock. “¿Cómo sabes mi nombre?”

“En los últimos años, debido a que sabía que no tenía mucho tiempo para vivir, este lugar siempre ha estado en mi mente. Ya he visitado la Nube Congelada Asgard tres veces. La primera vez fue cuando la Nube Congelada Asgard encontró su calamidad. La segunda vez que vinimos, ya habías sido nombrado el nuevo Maestro Asgard. En ese momento, sentí que realmente habías aprendido con éxito las Artes Divinas del Final Congelado e incluso las combinaste con las Llamas del Cuervo Dorado de su atributo contrario. Fue entonces cuando sentí que eras extraordinario. Hoy era nuestra tercera visita y me asombró una vez más, porque tu fuerza profunda había aumentado del Reino Profundo Emperador al Reino Profundo Soberano en tan solo dos años.”

“…” Yun Che estaba un poco estupefacto. ¡Mu Bingyun ya había venido aquí dos veces y lo había notado!

“En el Reino de la Canción de Nieve, este tipo de crecimiento no es nada fuera de lo común, pero en esta Estrella del Polo Azul, que posee leyes de bajo nivel y una energía turbia y escasa, podría decirse que es más que notable. Además…” Los ojos de Mu Bingyun brillaron con el resplandor de los cristales de hielo. “Eres incluso el maestro de la Perla del Veneno Celestial, un antiguo tesoro divino.”

Yun Che se levantó lentamente de la silla de hielo. Sin embargo, inmediatamente comprendió en su mente, pero ya era demasiado tarde para encubrir o encontrar una excusa. Sólo podía hablar impotente. “Muy bien… Tú ganas.”

¡El infierno! ¡Sólo por mirarle a los ojos, él fue realmente tomado con la guardia baja!

Esta mujer, ¿por qué tenía que poseer ojos tan hermosos? ¡Exasperante! Esto era muy irritante!

“Parece que es realmente la Perla del Veneno Celestial.” Dentro de los ojos nevados de Mu Bingyun, que podrían incluso hacer que las estrellas en el cielo perdieran su color, un atisbo de verdadera conmoción finalmente brilló.

“No te preocupes, no le contaré a nadie sobre este asunto. Como me salvaste la vida, ¿cómo podría hacer algo que te pueda hacer daño?” Sin necesidad de la advertencia o solicitud de Yun Che, Mu Bingyun ya había tomado la iniciativa de mencionar este tema. Cerrando sus ojos, en un instante, se sintió como si todo el Salón Solidificación de Nieve se hubiera atenuado un poco. “Dado que es la Perla del Veneno Celestial, parece que mi esperanza de vida puede extenderse desde este momento.”

Aunque durante mucho tiempo se había preparado mentalmente, cuando Mu Bingyun instantáneamente lo descubrió… o para ser más exactos, cuando fue ‘engañado’ para exponer la Perla del Veneno Celestial, todavía se sentía un poco abatido. Él no pudo evitar preguntar. “Hada Mu… no deberías haber visto la Perla del Veneno Celestial antes, ¿verdad? Además, según tengo entendido, incluso en tu Reino Divino, la Perla del Veneno Celestial es simplemente un rumor y nunca ha sido vista por nadie. ¿Cómo estás tan segura de que estoy usando la Perla del Veneno Celestial para expulsar el veneno en tu cuerpo?”

Mu Bingyun dijo suavemente. “Fue solo una suposición que de repente pasó por mi mente. El veneno en mi cuerpo ya existe desde hace mil años y estoy más consciente que nadie de su aterradora fuerza. Incluso mi hermana mayor no puede hacer nada al respecto. Pero, realmente fuiste capaz de lograr tal progreso en tan solo una hora. Me fue imposible no pensar en la leyenda que se originó en la Era Primordial.”

“…” Las esquinas de los labios de Yun Che se crisparon. Parecía que sería mejor ser más cauteloso cuando atendieran las lesiones de otros en el futuro. Tenía que reducir la velocidad tanto como fuera posible. ¡El veneno que podía purificarse en diez respiraciones tenía que ser arrastrado de diez días a medio mes! Sin embargo, el veneno en el cuerpo de Mu Bingyun era demasiado intenso y su vida estaba en peligro, por lo que no podía evitar ningún esfuerzo en absoluto.

Enfrentando solo su vista trasera, las emociones de Yun Che finalmente pudieron aliviarse un poco. Los colores en sus ojos cambiaron ligeramente y finalmente no pudo contenerlo más. “Hada Mu, estoy absolutamente seguro de que podré purificar todo el veneno en tu cuerpo en un mes. Después de eso, la esencia dañada y la energía profunda también deberían poder recuperarse rápidamente. Sin embargo, no te salvé sin un costo… Tengo una condición.”

“Por favor habla.” La voz de Mu Bingyun seguía siendo muy ligera y gentil, como si fuera nieve ondeando en el viento.

Yun Che levantó la cabeza y habló mientras reprimía su emoción: “¡Quiero que… me lleves al Reino Divino!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s