WMW – Capítulo 357 – Alicia

(1/6)

Eventos similares ocurrieron a lo largo de las murallas de la ciudad. Incluso las Arañas Subterráneas de Invierno no se salvaron. Sus ocho patas se derrumbaron y sus ojos se oscurecieron, tras lo cual fueron sobrepasadas por una estampida de tropas…

Esta aterradora efectividad en la batalla logró sorprender incluso a Fendix, quien estaba flotando en el aire. “¡Esta toxina es realmente muy fuerte! Si logramos producirla en grandes cantidades…”

Sus ojos brillaban de emoción.

“¡No es tan simple como crees!” Leylin sonrió amargamente. “He inventado esto específicamente usando concentrados vegetales basado en la anatomía de los elfos oscuros. Por sí solo, no es una toxina, por lo que puede pasar a través de sus runas defensivas. Una vez que entra en sus cuerpos y comienza a circular a través de ellos, comienza a reaccionar con su sistema endocrino. En cuestión de minutos, el gas benigno se transforma en veneno un neuronal.”

“Esto es solo un pequeño truco que hace uso de un espacio en sus defensas. ¡Una vez que esta batalla termine, los elfos oscuros cambiarán sus runas para protegerse contra este método de ataque, lo cual lo hará inútil al final!”

De hecho, Leylin basó este veneno en su propio hechizo de rango 2: la Bilis Tóxica. Con la ayuda de la investigación de la Alianza de la Naturaleza, logró obtener la aprobación de la conferencia conjunta, que solo lo ayudó a mejorarla.

“Aun así, la investigación del Señor Leylin sobre los elfos oscuros ha superado con creces a la nuestra.” La Maga mostró admiración por el logro de Leylin, a pesar de que él lo había minimizado. Esto solo demostraba el nivel de la habilidad de Leylin en la alquimia y la profundidad de su investigación sobre los elfos oscuros.

“Después de esto, me temo que incluso tendré que visitar la conferencia conjunta para aprender de las obras del Señor Leylin.” Dijo mientras sonreía.

“Encantadamente agradecería cualquier discusión con usted, además, cualquier idea nueva que pueda tener sobre el tema.” Dijo Leylin con humildad.

“¡Este no es el momento adecuado para hablar de esto, las matriarcas están a punto de actuar!” Señaló hacia el campamento de los elfos oscuros donde la fuerza espiritual estaba ascendiendo.

“Parece que se han vuelto ansiosos ahora, y pueden entrar en acción en cualquier momento. Deberíamos prepararnos.” Fendix sacó un pequeño bastón negro. Un diamante brillante, tan grande como un huevo, estaba incrustado en la parte superior.

Leylin sonrió sin decir una palabra.

Cerca de tres mil Caballeros en Arañas Subterráneas de Invierno estaban peleando en esta batalla, la mitad de toda su fuerza. Era de esperar que el cambio de situación los hubiera puesto ansiosos.

En este momento, las partículas de energía de la oscuridad se juntaron, y la fuerte onda de un hechizo se elevó desde el lado opuesto.

“¡Lluvia Torrencial Negra!”

Una dulce voz femenina fue acompañada por una gran cantidad de vapor de agua que se condensó sobre la Ciudad Dolon. Esto fue seguido por una tormenta de interminables gotas negras de lluvia que descendían sobre la ciudad.

Cuando las gotas negras de lluvia y la niebla roja entraron en contacto, sonó una explosión. Se fusionaron en un líquido negro carbonizado que cayó al suelo, revelando a los Caballeros en Arañas Subterráneas de Invierno que yacían en el suelo, al borde de la muerte.

El veneno de Leylin solo era poderoso contra los Caballeros en Arañas Subterráneas de Invierno de élite. Un Mago de rango 1 podría usar la energía en su cuerpo para resistirlo. ¿En cuanto a las matriarcas que eran existencias de rango 2? No podría afectarlos en lo más mínimo.

“¡Peng! ¡Peng! ¡Peng! ¡Peng!”

El suelo se rompió, y numerosos mechones de cabello negro emergieron de las profundidades. Estos cabellos parecidos a serpientes se enrollaron alrededor de aquellos caballeros que todavía estaban vivos y los empujaron hacia atrás.

En solo un momento, los cabellos lograron retroceder una docena de millas, llevando a los caballeros a un lugar seguro.

Aun así, la mitad de los Caballeros en Arañas Subterráneas de Invierno ya habían perecido.

“¡¡¡Tú!!!” Los vapores negros se disiparon, revelando las apariencias de las tres matriarcas de los elfos oscuros.

Leylin las examinó.

Todas estas matriarcas poseían la deslumbrante belleza intrínseca de los elfos oscuros. La ropa reveladora hecha de un material parecido al cuero mostraba sus cuerpos voluptuosos y sus manos estaban adornadas con látigos espinosos.

‘¡Sí! ¡Definitivamente se parecen a las dominatrices de mi mundo anterior!’ Pensó Leylin mientras rodaba los ojos.

En este momento, las tres matriarcas opuestas ya estaban a punto de estallar en ira, con poderosos hechizos tomando forma en sus manos.

“¡Ustedes se atrevieron a ir contra el acuerdo y tomar medidas!” Fendix tocó el pequeño bastón que sostenía y se mantuvo estoico.

“¡Humanos! ¡Cómo se atreven a utilizar estos medios tan despreciables para causar daño a mis valientes soldados, los decapitaré y los regalaré a Su Majestad!” La matriarca de al medio arremetió en el lenguaje de los elfos oscuros, sin prestar atención a la acusación de Fendix. Llevaba el atuendo más revelador de las tres, y los dos anillos de oro en su seno emitían un ambiente sensual.

“¡Hehe! ¿Desde cuándo los elfos oscuros que son famosos por ser siniestros y astutos comienzan a acusar a otros de usar medios despreciables?” La Maga dijo con una mueca burlona antes de que Leylin tuviera la oportunidad de hablar.

“¡Hablar más es inútil! ¡¡¡Actuemos!!” Exclamó Leylin.

Aparecieron grandes cantidades de niebla negra, formando una gigantesca serpiente negra cuya espalda estaba llena de patrones. Aspiró a una de las matriarcas dentro de ella.

Leylin se había aburrido de permanecer en este lugar a pesar del peligro mínimo y los respiros ocasionales. Quería terminar con esto de una vez por todas para poder regresar y avanzar en sus planes.

“¡Comienza el contraataque!” Fendix envió a través de una impresión secreta mientras se burlaba.

“¡Venganza! ¡Venganza! ¡Venganza!”

Un mar de voces se inundó desde el interior de las murallas de la ciudad. La puerta que había estado cerrada por un largo tiempo comenzó a crujir. Numerosos Caballeros y Magos salieron corriendo hacia el campamento de los elfos oscuros.

Después de la batalla anterior y el veneno de Leylin, los elfos oscuros habían sufrido un golpe devastador que había obligado a retirarse. Parecía que los humanos se habían apoderado de la ventaja ahora.

Leylin no prestó mucha atención a la situación a continuación. Después de algunos ataques de sondeo, había comenzado a atraer a una de las matriarcas a un campo de batalla adecuado.

Una matriarca elfa oscura tenía una fuerza comparable a la de un Mago de rango 2, y Leylin no podía permitirse bajar la guardia contra un oponente tan fuerte. Además, tanto la extensión como el alcance de la destrucción provocada por un hechizo de rango 2 superaba con creces la de uno de rango 1. Por lo tanto, su oponente voluntariamente lo siguió para que pudieran evitar bajas innecesarias.

Después de todo, los dos ejércitos estaban en una pelea cuerpo a cuerpo, y cualquier ataque definitivamente dañaría a ambas partes. Teniendo en cuenta su población ya baja, la pérdida perjudicaría más a los elfos oscuros que a los humanos.

De hecho, al mirar a los dos bandos enzarzados en la batalla, la matriarca se sintió abatida por la pérdida.

Los elfos oscuros tardaban 300 años en llegar a la adultez. Esto hizo que fuera mucho más difícil recuperar la pérdida de sus soldados, y cada miembro de su ejército era irremplazable. Por otro lado, los humanos con su alta fertilidad y ciclos de vida cortos no tenían tales problemas.

Un tercio de los elfos en este campo de batalla pertenecía al ejército de esta matriarca, y entre ellos estaban sus propios descendientes.

“¡Aquí debería estar bien!”

Leylin llevó a la matriarca a una llanura que no estaba lejos de la Ciudad Dolon.

Había algunas ciudades cerca de este plano, pero todas habían sido evacuadas hace mucho tiempo. Los caminos que conducían a la llanura ya estaban cubiertos de malas hierbas, y era poco probable que ocurrieran bajas innecesarias aquí.

“¡Me conocen como Alicia, eres digno de saber mi nombre!”

Esta matriarca se había calmado por completo, ya que tenía que enfrentar una existencia cuyo poder rivalizaba con el suyo.

Al mirar a esta elfa que estaba vestida con cuero revelador, Leylin esbozó una sonrisa. “¡Soy Leylin!”

* ¡Kacha! *

Mientras decía eso, de repente se lanzó hacia atrás, esquivando una sombra araña.

Esta sombra araña flotante tenía ojos verdes ominosos, y la boca que acababa de intentar morder a Leylin ahora estaba produciendo un crujido.

“¿Todas tus matriarcas actúan así desvergonzadamente?” Leylin había quedado perplejo ante sus acciones.

“¡No sirve de nada enfrentarse contra alguien de una raza diferente! Ríndete y deserta a nuestro lado; ¡Te obsequiaré la línea de sangre de mi familia y te otorgaré recompensas inimaginables!”

La matriarca lamió sus sensuales labios e hizo alarde de su voluptuoso cuerpo, insinuándolo sutilmente.

“¡Jeje… esta clase de energía seductora una vez más!” Leylin negó con la cabeza.

Una gran cantidad de fuerza espiritual expulsó la energía.

“¡Toque Abrasador!” Esparció un polvo rojo justo cuando estaba recitando el hechizo, y los rayos rojos comenzaron a desgarrar el cielo e inmediatamente aparecieron frente a Alicia. El poder de las dos fuerzas a partir del rayo la hizo palidecer.

“¡Aldershkry!” Alicia comenzó a recitar y un escudo blanco comenzó a flotar frente a ella. En la superficie del escudo estaba la imagen de una tela de araña y flores.

* ¡Peng! ¡Peng! *

Los rayos abrasadores atacaron el escudo uno por uno y sonaron chillidos.

Las grietas comenzaron a emerger en la superficie del escudo

* ¡Kacha! * Bajo la mirada atónita de Alicia, el escudo blanco se hizo añicos y los fragmentos volaron en todas direcciones.

“¡Este escudo fue fundido del mineral de la mina custodiado por el Emperador de las Arañas Subterráneas de Invierno! ¡Lo rompiste!” La mirada de Alicia en Leylin ahora estaba llena de terror.

“¿Podrías considerar mi propuesta? Puedes tener a todas las mujeres de mi clan, incluyéndome a mí…”

“¡Lo siento! ¡No veo ninguna sinceridad en tus palabras!” La fuerza espiritual plateada salió disparada continuamente con la respuesta desinteresada de Leylin.

Él no era un libertino, y el precio de la traición era demasiado alto en comparación con las ganancias que obtendría.

Una respuesta a “WMW – Capítulo 357 – Alicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s