RTW – Capítulo 223 – Premeditación

Traductor: Ben.
(1/9)

Durante estos días Theo se quedó en una posada de la Ciudad Rey, ansiosamente esperando por la respuesta del Pueblo Fronterizo.

Una pared interior imponente dividía la Ciudad Rey en dos mundos separados, y las personas serían controladas estrictamente cuando entraran o salieran. No importa si fueran aristócratas o comerciantes adinerados, cualquiera podría entrar después de pasar a través de una exhaustiva inspección dentro de una pequeña habitación. Una vez que tuvieran cualquier síntoma de la enfermedad, tales como fiebre, gripe, o manchas oscuras, no eran permitidos entrar. En caso de que salieran de la ciudad interior, tendrían que regresar en las horas de la tarde a más tardar. De otra forma, cuando se pusiera el sol, las puertas serían cerradas y ellos tendrían que pasar la noche fuera.

Sin embargo, esto aún no pudo detener que se esparciera la Plaga Demoniaca, ayer él había oído los rumores que también había nobles viviendo en la ciudad interior que habían sido infectados. En caso de que la Iglesia no hubiera liberado finalmente su primer lote de Santo Elixir, Theo creía que los nobles pronto habrían empezado a evacuar la Ciudad Rey.

Seis días después de haber enviado la carta, finalmente fue informado por la cámara de comercio de Margaret que habían llegado noticias. Precipitadamente corrió a la sastrería acordada, al cual a su llegada fue guiado al sótano por el empleado, y ahí se encontró con la propietaria de la cámara de comercio quien había estado esperando por él desde hacía un rato.

Al entrar vio que Margaret estaba sentada al lado de una mesa baja, una tetera de agua helada había sido puesta frente a ella, el cual repetidamente emitía ráfagas de aire frío. Theo quien estaba sudando por haber corrido, se sentó de piernas cruzadas en el lado opuesto, sólo para repentinamente sentir una oleada de brisa fría en su rostro, lo cual inmediatamente levantó su espíritu.

Su Alteza me pidió que te entregara esta carta,” con estas palabras Margaret le paso un sobre envuelto con piel de oveja, dándole un vistazo de cerca, el sello de cera de la envoltura seguía intacta.

Theo estaba impaciente por abrir el mensaje, la carta que había sacado le dio un breve resumen del plan de operación, las noticias de que el ejército había zarpado, así como las tareas que él tenía que completar. Después de leerlo detenidamente de nuevo, puso la carta en su bolsillo, miró hacia Margaret y preguntó, “¿Hubo algo más que Su Alteza le solicitara que hiciera?”

“No, él simplemente me pidió que enviara a un mensajero a que te informara acerca de la llegada de la carta. Por supuesto, desde que era una entrega exprés, había también cargos extras, estaba libre así que lo anote en tu cuenta.”

“Ke, ke, está bien” Theo limpió su garganta. “Su Alteza Real quiere que todos los refugiados sean transportados al Pueblo Fronterizo en la menor cantidad de tiempo, así que desea que usted suministre muchas naves para una transportación ininterrumpida, no sólo dos flotas.”

“¿Incluso si ya están infectados?” preguntó Margaret con gran interés, “no creo que él quiera convertir a toda la zona occidental en una zona de muerte, así que… ¿Su Alteza ha encontrado una manera de curar la Plaga Demoniaca?”

“él ciertamente lo hizo,” asintió Theo, “de hecho, ya había personas infectadas presentes en el primer transporte, en el momento en que los habíamos enviado la enfermedad simplemente no se había esparcido aún, sólo cuando se acercaron al Pueblo Fronterizo, fue descubierto. Ellos ya están en camino de vuelta a la Ciudad Rey, con todos los miembros de la tripulación sanos y salvos.”

Su Alteza Real sin duda alguna es un hombre increíble, incluso la Iglesia no fue capaz de encontrar la cura, tan rápido,” exclamó Margaret, “así que, ¿cuántos días tiene planeado usar para el abordaje de los refugiados? ¿una semana?”

Theo estiró tres dedos.

“Esto… ¡imposible!” por un momento, la mujer comerciante estuvo aturdida, sólo para agitar repetidamente su cabeza después, “incluso si la mitad de esas personas muere, aún quedarán más de cinco mil personas. Ser capaz de transportarlos dentro de tres días quiere decir que necesitaré preparar cerca de cien naves. Incluso si la cámara de comercio detiene todos los otros transportes de envíos, apenas me acercaré a este número. No obstante, de esta forma las pérdidas que sufriría serán de miles de monedas de oro real o más. Y la pérdida que ocasionaría, incluso si las máquinas de vapor fueran a ser libre de cargos aún no sería suficiente. Así que… Me temo que tengo que declinar.”

“Sí todas las personas fueran sentadas en la cubierta, en lugar de acostarse en la cabina, el número de individuos que un barco puede llevar se duplicaría,” insistió Theo, “más aún, siempre que no pongamos atención a su comodidad, los dos barcos los cuales son usados para el transporte de mineral también pueden ser usados para llevar personas. Siempre que la parte superior de la escotilla esté abierta, un barco puede cargar cerca de doscientas personas al mismo tiempo. Este tipo de contenedor, su viejo amigo Hogg debería tener muchos de ellos ¿cierto?”

“Él definitivamente debería tener varios barcos de este tipo, en Ciudad Plateada…” Margaret aún se veía un poco vacilante, “Más aún, de acuerdo a tu aritmética, probablemente sería posible reducir el número de naves necesarias a cincuenta. Pero… Esto realmente no es un buen negocio.”

Theo también tenía los mismos pensamientos, permitiendo que docenas de naves convergieran en la parte superior del canal, simplemente programar y coordinar necesitaría una enorme cantidad de energía. También, todos los costos de alquiler serían pagado de sus propios bolsillos. Después de gastar tal cantidad de esfuerzo y tomándose todas las molestias, la “cosecha” no sería suficiente por todo el trabajo que fue necesario. Esto realmente no podía ser considerado como un buen negocio. En este punto, sólo podía presentar su último recurso.

Al final de la carta, Su Alteza escribió una frase corta: Si Margaret no quiere ayudar, dile que Relámpago también viene.

Leyendo la frase hizo que se sintiera un poco confuso, ¿hay alguna relación en particular entre la mujer de negocios y la linda, pequeña niña rubia? Mirando sus apariencias no parece que sea así ah… pero Su Alteza debe tener sus propias razones cuando habla tan confiado acerca de esto. Llegando a esta conclusión, Theo lentamente abrió su boca, “Hay una razón por la cual no hay alternativa que concluir el transporte dentro de los tres días. Lo que Su Alteza está haciendo es equivalente a acercarse a la guarida del tigre para tomar su comida. Si esto es alargado demasiado tiempo, la Iglesia se acercaría a su puerta y Relámpago también dentro de sus filas, si ellos descubren la existencia de una bruja, podría volverse peligroso para ella.”

“¿Qué acabas de decir?” su voz repentinamente se levantó. “¿Relámpago está viniendo?”

“La carta de Su Alteza Realmente dice eso,” Theo puso su cara más honesta que tenía, “probablemente, con el fin de guiar a las tropas y dar una advertencia temprana. Después de todo, actualmente estamos en el dominio del nuevo rey.”

“Entendido,” Margaret se puso de pie, “¿Para cuándo necesitas el contenedor?”

“Ellos deberían llegar en cuatro días en caso de que no se retrasen en el camino.”

“Haré mi mejor esfuerzo para arreglarlo,” ella se acercó al lado de su escritorio, tomó su pluma y empezó a escribir, “Sin embargo, tengo una condición, tienes que decirme la posición de las tropas de Su Alteza. Para que en caso de que quieran entrar a la ciudad, pueda arreglar cuartos adecuados para ellos.”

Muy bien, parece que este truco es útil sin duda, “Creo que este punto no debería tener ningún problema,” Theo estaba secretamente encantado, “además, tengo una cosa más con la que necesito su ayuda.”

“Habla,” Margaret suspiró.

“Necesito una procesión de carretas con barriles de vino, entre más barriles haya, mejor. Pero éstos no deben estar llenos de cerveza o vino, sino con agua de río o de pozo.” De acuerdo con la carta de Su Alteza, la persona crucial para resolver la Plaga Demoniaca, es la bruja Lily; ella puede transformar agua ordinaria en la cura para la enfermedad. No obstante, hay una enorme falla en el plan de Su Alteza, si a las Ratas de la calle se les fuera a permitir acercarse al campamento y llegar a saber que había personas que podían producir continuamente el “Santo Elixir”, apuesto a que al día siguiente todos en la ciudad sabrían acerca de ello.

“¿Agua de río y de pozo?” Margaret levantó sus cejas. “¿Estás seguro?”

“Descanse tranquila, Su Alteza Real pagará por esto” declaró Theo sonriendo.

En consideración a la confidencialidad y seguridad, transportar el agua del campamento de las tropas a la Ciudad Rey sólo podía ser hecho personalmente por él. En caso de que él simplemente cargara las bolsas de agua para curar de la Plaga Demoniaca a los fugitivos de la Región Oriental, no sólo sería problemático, sino su eficiencia también sería baja. Debido a esto, él tenía que encontrar un método que le permitiera llevar tanta agua purificada como pudiera en un viaje.

Instalar un enorme barril en una carreta era claramente una buena opción.

3 respuestas a “RTW – Capítulo 223 – Premeditación

Responder a Lurixer Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s