ATG – Capítulo 931 – El Primer Paso hacia el Reino Divino

(8/11)

Feng Xian’er finalmente se detuvo cuando llegó al final de un valle. Abrió los brazos, cerró los ojos y comenzó a disfrutar de la suave brisa de la montaña con fascinación. “El aire aquí afuera es tan cómodo. Dormiría aquí por mucho tiempo si no fuera por la consecuencia del castigo de Padre y de la Madre.”

A pesar de que la fuerza profunda de Feng Zu’er era dos etapas más altas que Feng Xian’er, su velocidad era evidentemente más lenta. Persiguió a Feng Xian’er y dijo mientras jadeaba: “Xian’er, ya estamos… ya estamos tan lejos, es realmente demasiado peligroso. ¿Qué pasaría si… qué pasaría si un gran grupo de bestias profundas carga contra nosotros?”

“No estoy asustada. Me he escabullido muchas veces y nunca me he encontrado con una bestia profunda que no pudiera vencer. Incluso si no puedo superarla, mi velocidad ahora es incluso más rápida que la del Hermano Mayor, no pueden atraparme.”

Feng Xian’er sonrió dulcemente, mientras sus hermosos ojos parpadeaban como la noche estrellada. “Realmente quiero ver el mundo exterior, realmente quiero ver al Hermano Mayor Salvador nuevamente. Me pregunto cómo está él ahora. ¿Podría estar casado con la Hermana Mayor Xueruo y tener muchos hijos?”

Feng Zu’er tiró de las mangas de Feng Xian’er mientras miraba a su alrededor alertamente. Dijo con ansiedad: “El padre y la madre dijeron que debemos llegar al Reino Profundo Cielo antes de salir al mundo exterior. Incluso si quieres jugar afuera, debemos regresar a algún lugar cerca de la barrera. De esa forma, si hay peligro, podemos retirarnos de nuevo a la barrera inmediatamente.”

“El Hermano Mayor es tan cobarde.” Feng Xian’er frunció los labios y dijo involuntariamente: “Si el Hermano Mayor Salvador se enterase, definitivamente se reiría de ti.”

“Esto no es una cuestión de ser cobarde o no.” Feng Zu’er se volvió más y más ansioso porque estaban a unos pocos kilómetros de la barrera. Si realmente estuvieran en peligro, no podrían regresar.

“¿Es el Hermano Mayor Salvador que están mencionando el Gran Hermano Yun?” Sonrió Feng Xue’er. “Parece que no solo no se olvidaron del Gran Hermano Yun, ellos te han tenido en mente todo este tiempo.”

“Llevaron el peso y el castigo de su línea de sangre maldita desde su nacimiento y lo soportaron a pesar de que no era de ellos para sufrir. Vivieron sus vidas cuidadosamente y nunca abandonaron este lugar, naturalmente no estarían contaminados por la fealdad del mundo. Sus corazones son amables y puros. Cuando salgan al mundo, definitivamente se convertirán en una secta fuerte y recta en la Nación del Viento Azul.”

Una sonrisa apareció en la cara de Yun Che. Estaba lleno de grandes expectativas para su futuro y se sintió aún más convencido de que este no era el momento de visitarlos. “Xue’er, vámonos.”

“¡Espera!” Yun Che de repente se dio vuelta y murmuró. “Oh no.”

Desde el valle, repentinamente, oyeron el rugido de una bestia irritada. Sonaba muy cerca y estaba acompañado de pasos rápidos y cercanos.

“Este sonido…” La expresión de Feng Zu’er cambió. “¡Oh no! ¡Xian’er, corre!”

Por el contrario, Feng Xian’er no solo no reveló miedo al escuchar el rugido de la bestia. Ella parecía un poco emocionada. “Hermano Mayor, no te sorprendas tanto. Es muy normal encontrarse con una bestia profunda aquí. ¡Bien, demostremos la fuerza profunda de Xian’er!”

“Pero, ¿y si esa bestia profunda es realmente fuerte…? ahhhh.”

Con grito de Feng Zu’er, un lobo gigante apareció en su vista. Este lobo medía tres metros incluso cuando todas sus extremidades estaban en el suelo. Tenía el pelaje gris azulado, ojos manchados de sangre, y todo su cuerpo liberaba un aura diabólica y una presión que hacía que sus cuerpos se pusieran tensos.

Esta súbita supresión finalmente hizo que la cara de Feng Xian’er se pusiera pálida. A pesar de que no tenía mucha experiencia en batalla, al menos sabía que ser capaz de provocar una represión como esta significaba que la bestia profunda debía ser algo que ella no podía manejar. En pánico, no pudo terminar la postura de ataque por la que había comenzado a posar y quedó atónita en su lugar, incapaz de moverse en absoluto.

“¡Xian’er, esquiva!”

Feng Zu’er gritó mientras cargaba hacia adelante. Dejó a Feng Xian’er a un lado y cruzó su mano. Su cuerpo se encendió con llamas de fénix escarlata. Una lengua de fuego golpeó al gigantesco lobo azul grisáceo que se dirigía hacia ellos.

“¡Toma mis Llamas de Meteoritos!”

Feng Zu’er tenía la línea de sangre del Fénix, por lo que las llamas que tenía eran naturalmente llamas de fénix. Pero el poder de las llamas que lanzó simplemente no se podía comparar con las llamas del fénix canalizadas con la ‘Oda Mundial del Fénix’.

Cuando el gigantesco lobo azul grisáceo vio las llamas, sus ojos se volvieron aún más irascibles. Arañó sus garras hacia adelante y una tormenta de viento barrió una bola de arena y tierra hacia Feng Zu’er.

¡Bang!

Las llamas de Feng Zu’er se dispersaron rápidamente por la tormenta de viento, pero la tormenta aún no había perdido todo su poder. Avanzó y arrojó a Feng Zu’er con dureza. Su espalda fue golpeada contra una roca de montaña y gimió de dolor.

“¡Hermano Mayor!” Gritó la asustada Feng Xian’er mientras corría sin consideración por su propia vida. El cuerpo de Feng Zu’er estaba en un dolor insoportable. Él gritó en estado de shock. “¡No vengas aquí!”

Casi al mismo tiempo que gritó, el lobo azul grisáceo cambió repentinamente de objetivo y cargó contra Feng Xian’er, quien estaba más cerca.

“¡Xian’er!” Feng Zu’er se sorprendió. Ignoró el dolor en su cuerpo y corrió hacia el gigantesco lobo azul grisáceo con su velocidad más rápida. Un denso rayo de llamas de fénix se precipitó hacia la retaguardia de la bestia.

Este rayo de llamas de fénix fue lanzado bajo el miedo y el pánico, por lo que su fuerza era aún más débil que antes. Sin embargo, cuando las llamas del fénix golpearon al gigantesco lobo azul grisáceo, la bestia gritó mientras su cuerpo repentinamente se tornaba rígido y rodaba hacia el suelo. Después de algunas sacudidas, dejó de moverse.

Los pasos de Feng Zu’er se detuvieron. Miró sus manos y se quedó atónito por un momento antes de que el dolor golpeara todo su cuerpo. Sus piernas se debilitaron y cayó al suelo, tratando de recuperar el aliento.

“¡Hermano Mayor!” Feng Xian’er corrió mientras aún temblaba. Había lágrimas en su rostro y preguntó en un tono lloroso: “¿Estás bien? Te lastimaste… Uuu, es todo por mi culpa. Es todo porque fui demasiado terca, uuu…”

“Estoy bien, no te preocupes… hsss.” Aunque dijo que estaba bien, hizo una mueca de dolor. La ropa en su pecho se había desgarrado, revelando una docena de cortes de la tormenta de viento. Había mucha sangre, pero afortunadamente los cortes no eran lo suficientemente profundos como para llegar a sus huesos.

“Tu… sigues diciendo que estás bien, pero perdiste tanta sangre, uuu…” Los ojos de Feng Xian’er se llenaron de lágrimas cuando comenzó a llorar nuevamente por culpa.

“Realmente estoy bien. Esta pequeña herida, no duele en absoluto.” Feng Zu’er apretó los dientes e intentó realmente ponerse de pie y fingir que no era nada. “Pero Xian’er, en el futuro… no puedes dejar la barrera así otra vez.”

“¡Mn!” Feng Xian’er asintió de inmediato y dijo con los ojos llenos de lágrimas. “Yo… no me atreveré a hacerlo más. Fui demasiado terca… ¿realmente no duele?”

“¡Hmph! Voy a convertirme en un hombre como el Hermano Mayor Salvador, ésta herida no es nada.” Feng Zu’er levantó su pecho con fuerza y dijo: “Muy bien, regresemos rápidamente.”

“¡Mn!” Esta vez, Feng Xian’er siguió a Feng Zu’er, quien había sido herido por su culpa, con extrema obediencia.

“No te preocupes, no les contaré a papá y a mamá sobre lo del día de hoy. La herida en mi cuerpo… solo diremos que accidentalmente me estrellé contra una roca mientras entrenaba.”

“Gracias, Hermano Mayor.” Feng Xian’er olfateó y reveló adoración en sus ojos. “No esperaba que el Hermano Mayor ya fuera tan fuerte. Era una bestia profunda tan grande, pero la derrotaste tan rápido.”

“Uh…” Feng Zu’er miró sus propias palmas y se rascó la cabeza, sintiéndose bastante desgarrado. “No lo esperaba tampoco. La fuerza de la bestia profunda estaba al menos por encima del quinto nivel del Reino Profundo Tierra. Tal vez… mis llamas coincidentemente golpearon su punto débil justo ahora… eso debería ser.”

“Son hermanos tan cercanos.” Feng Xue’er retiró sus pequeñas manos.

“Parece que no vinimos aquí por nada hoy. Las consecuencias podrían haber sido inimaginables.” Yun Che sonrió y negó con la cabeza. Viendo a los hermanos que rápidamente regresaron a la barrera, extendió sus manos. De su mano izquierda, dos fragmentos de alma cayeron y fácilmente invadieron las almas de Feng Zu’er y Feng Xian’er. Su mano derecha empujó silenciosamente una caja de jade que contenía treinta Píldoras Overlord en el borde de la barrera frente a ellos.

“Vámonos.” Después de echar un último vistazo a Feng Zu’er y a Feng Xian’er, Yun Che tomó la mano de Feng Xue’er y voló lejos, desapareciendo al instante del horizonte.

Los pasos de Feng Zu’er y Feng Xian’er se detuvieron. Ambos ojos se nublaron y luego volvieron a estar conscientes al mismo tiempo. Los dos se miraron el uno al otro y ambos tenían una mirada torpe en sus caras.

Xian’er, allí… parece haber algunas cosas en mi mente.” Dijo Feng Zu’er sin comprender, con el rostro lleno de sorpresa y conmoción.

“Yo también.” Feng Xian’er quedó atónita, y dijo en voz baja: “Oda MundialdelFénix…”

“¡Ah… nosotros… vamos a contarle a papá y a mamá!” Feng Zu’er estaba como si acabara de despertar de un sueño y dijo apresuradamente.

“¡Ah… sí!” Feng Xian’er asintió con la cabeza de inmediato.

Los dos se aceleraron de inmediato. Cuando se acercaron a la barrera, Feng Zu’er tropezó con la caja de jade que Yun Che les dejó.

“¿Ah? ¿Qué es esto?” Feng Xian’er recogió esta caja de jade nunca antes vista. “Qué hermosa caja… pero, esto no estaba aquí antes.”

“Enseñémosela al padre y a la madre… vamos rápido. Esto definitivamente sorprenderá a todo el clan.” Dijo Feng Zu’er en un tono muy ansioso.

La Oda Mundial del Fénix era lo que el Clan Fénix deseaba incluso en sus sueños, pero seguía siendo una esperanza extravagante para ellos. Porque el Alma Fénix aquí solo poseía la quinta y sexta etapa de la Oda Mundial del Fénix. No podían ignorar las reglas y entrenarse a la fuerza como Yun Che, porque incluso con su línea de sangre de Fénix, solo podían cultivar el fuego regular y atribuirles a las artes profundas.

Pero ahora, la primera a la sexta etapa de la Oda Mundial del Fénix había aparecido en las mentes de Feng Zu’er y Feng Xian’er al mismo tiempo… El Clan Fénix que acababa de romper su maldición no hace mucho tiempo, verdaderamente saludaría su nueva vida a partir de hoy.

————

Después de dejar la Cordillera de las Diez Mil Bestias, Yun Che y Feng Xue’er llegaron a la Región de Nieve del Hielo Extremo.

La nueva Nube Congelada Asgard estaba comenzando a tomar forma y los cuerpos de los antepasados ​​habían sido encontrados. Como esperaban, esos cuerpos estaban ilesos y esto fue, sin duda, un gran consuelo para la Nube Congelada Asgard.

Al final de la Región de Nieve del Hielo Extremo, Yun Che y Feng Xue’er se enfrentaron en el cielo. Tomó un pequeño respiro y cerró todas las puertas del Dios Maligno. La fuerza profunda de su cuerpo instantáneamente se debilitó enormemente. Llamó a la Espada Heaven Smiting Devil Slayer. A pesar de que la agarraba firmemente en sus manos, sus brazos estaban increíblemente pesados ​​e incluso el hecho de simplemente levantarla era un poco difícil.

La razón más grande por la que era capaz de liberar un poder mucho más fuerte que su propio nivel de energía fue por sus Artes del Dios Malignos. De Alma Malvada a Corazón Ardiente, luego de Purgatorio a Estruendo del Cielo. Su fuerza ya no aumentaba cuantitativamente cuando las puertas del Dios Maligno se abrían; se incrementaba cualitativamente con su cultivo y su cuerpo en este momento, ya podía usar ‘Corazón Ardiente’ como su estado normal sin presión y no estaba lejos de usar ‘Purgatorio’ como su estado normal.

Ahora que había cerrado Corazón Ardiente y Alma Maligna y no estaba usando las Artes del Dios Maligno, su energía profunda esta solo en el primer nivel del Reino Profundo Soberano… El primer paso de su entrenamiento era usar esta forma predeterminada y forzosamente luchar contra Feng Xue’er.

Xue’er, usa el treinta por ciento de tu fuerza por ahora y mira si puedo soportarlo.” Dijo Yun Che mientras agarraba su Espada Heaven Smiting Devil Slayer, con las cejas fruncidas.

Su objetivo era igualar a Feng Xue’er en su forma normal dentro de tres años, pero eso era contra la actual Feng Xue’er. Dentro de tres años, la fuerza de Feng Xue’er también habría crecido enormemente.

“De acuerdo, Gran Hermano Yun, ten cuidado.”

Las manos de Feng Xue’er bailaron levemente. Unas pocas docenas de Llamas de Fénix danzaron alrededor de su cuerpo en medio de sus largos gritos antes de atacar a Yun Che de una sola vez.

Yun Che cortó con su espada, causando que las llamas estallaran en el aire de la Región de Nieve del Hielo Extremo mientras los gritos del fénix sacudían el cielo. Dentro del espacio derrumbado, Yun Che se volteó hacia atrás pero luego volvió rígidamente de inmediato. Tomar el treinta por ciento de la fuerza de Feng Xue’ er en su estado normal sin usar las Artes del Dios Maligno era de hecho demasiado inverosímil, pero este tipo de entrenamiento que podía empujarlo a su límite era exactamente lo que quería.

Boom boom boom boom …

El grito de un fénix y el poder de la espada convirtieron los cincuenta kilómetros que los rodeaban en una tierra de desastre. Pero con la barrera que Feng Xue’er había establecido, no afectaría en absoluto a la Región de Nieve del Hielo Extremo.

Y fue en este día que Yun Che oficialmente dio el primer paso hacia su esperanza de alcanzar el Reino Divino.

 

Nota del Autor:

【Los dos últimos agujeros de la trama en el Continente Profundo Cielo están enterrados. Los capítulos de la Estrella del Polo Azul terminan aquí.】

【Recordatorio amistoso, mucha gente está sugiriendo que Chu Yuechan está con el Clan Fénix en el centro de la Cordillera de las Diez Mil Bestias. La razón por la que Jazmín no se dio cuenta era porque la barrera del fénix bloqueaba su búsqueda mental. Aunque disfruto ver a las personas haciendo las suposiciones equivocadas, no puedo evitar decir… ¡demasiado ingenuos! ¿¡Una pequeña barrera fénix puede ser un obstáculo para una BIG BOSS como Jazmín que está en Reino Maestro Divino!?】

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s