ATG – Capítulo 930 – Visitando al Clan Fénix

(7/11)

“Sí.”

Yun Che le prometió, luego se dio la vuelta y estaba listo para partir. Pero antes de dar un paso, repentinamente se quedó en su lugar y luego se volteó una vez más para mirar al Alma del Cuervo Dorado.

“Cambié de opinión.” Yun Che tomó un pequeño respiro y su expresión repentinamente se vio mucho más relajada. “He decidido, no investigar más esto.”

“¿Ah?” El Alma del Cuervo Dorado se vio ligeramente sorprendido y luego entendió. “Hmph, parece que tienes miedo de que esto afecte a esa mujer llamada Xiao Lingxi.

“Sí.” Yun Che asintió y admitió. “Lingxi no es alguien que haya cultivado el camino profundo. Ella no tiene ninguna aspiración o deseo de poder y posición, su mundo es simple y puro. Aunque soy extremadamente curioso de este jade negro y del Manual del Cielo que Desafía al Mundo, si el precio es involucrarla… entonces debería pretender que nunca existieron.”

Yun Che volteó sus palmas y arrojó el misterioso jade negro en la Perla del Veneno Celestial. “A partir de ahora, ya no sacaré este jade negro. A quién le importa lo que sea, simplemente será silenciado para siempre.”

“… Si esta es tu elección, que así sea. En tu plano actual, eres una existencia sin paralelo. De hecho, no hay razón para buscar algo forzosamente a menos que desees ir al Reino Divino.”

“Tú… parece que realmente quieres que vaya a los Reino Divino.” Yun Che levantó la cabeza y dijo.

“Jajajaja.” el Alma del Cuervo Dorado se rió en voz alta. “¡Por supuesto! Has heredado el origen de la sangre y el alma de origen de este noble y hasta tienes la herencia del Dios Maligno. Los elementos excesivamente poco densos y la atmósfera turbia en este mundo solo te impedirán crecer. También dejaría que tu talento, así como la línea de sangre que este noble te ha otorgado, se desperdicien. Este noble anhela ver cuán fuerte se volverá un ‘monstruo’ como tú una vez que te dirijas a los Reino Divino.”

“Desafortunadamente, incluso si realmente fueras al Reino Divino, este noble no podría verlo.”

“Realmente quiero ir, quiero ver a Jazmín otra vez… o de lo contrario, sería el arrepentimiento de mi vida.” Las manos de Yun Che lentamente se juntaron en puños mientras hablaba. “Después de que me vaya, necesito comenzar a entrenar. Dentro de cinco años, tengo que ir al Reino Divino sin importar nada.”

No por su curiosidad por el Reino Divino y no por buscar un poder más fuerte… solo porque quería ver a Jazmín.

El tiempo de la partida de Jazmín se volvía más distante con cada día, pero esa sensación no se desvaneció con el paso del tiempo; en cambio, se había vuelto más fuerte que el anterior.

“Muy bien.” El Alma del Cuervo Dorado lo elogió. “Dentro de cinco años. Si fuera otra persona, esta noble nunca lo creería. Pero tú, tal vez realmente hay una posibilidad para que eso suceda. Sin embargo, este noble está destinado a no ser capaz de ver ese día.”

Los ojos de Yun Che se movieron, miraron a su alrededor y él dijo preocupado: “El tiempo que le queda de existencia…”

“Dijiste que encontraste una forma de curar la enfermedad fatal de Huan Caiyi la última vez. ¿Es eso cierto?” El Alma del Cuervo Dorado lo interrumpió con una pregunta repentina.

Yun Che asintió. “Sí. Y creo que este método definitivamente tendrá éxito. Es solo que todavía tenemos que esperar unos meses más. Todo el poder que Caiyi recibió de usted también desaparecerá.”

“…” El Alma del Cuervo Dorado estuvo en silencio por un largo tiempo y luego dijo en voz baja. “Si realmente funciona, tráela ante este noble. Esta noble tiene algo para ella.”

Después de que todo se resolvió, Xiao Lie y Xiao Lingxi se quedaron en la Ciudad de la Nube Flotante. En cuanto a la pareja de Xiao Yun, viajaban entre la Ciudad de la Nube Flotante y la Ciudad Imperial del Demonio todos los días, teniendo el mejor momento de sus vidas. Cang Yue había tomado el control de la Familia Imperial del Viento Azul una vez más y el prestigio de la Nación del Viento Azul florecía cada día a medida que se volvía invenciblemente fuerte. Su Ling’er se concentró en estudiar medicina con Yun Gu. Ella tenía un alto nivel de comprensión y sus habilidades médicas mejoraron a una velocidad tremenda. Ella estaba obsesionada con el arte de la curación. Su mayor deseo era esperar que ella pudiera ayudar a Yun Che y no solo disfrutar de su protección.

Xia Yuanba se quedó en el Santuario del Monarca Absoluto y estaba haciendo todo lo posible para acostumbrarse a su posición de Santo Emperador. Las Venas Divinas del Emperador Tiránico y su relación con Yun Che lo dejaron sentarse en el trono establemente a pesar de que su edad y su fuerza profunda estaban lejos de ser suficientes.

En cuanto a Xia Qingyue, todavía no había noticias de ella en absoluto.

Yun Che había estado relajado y sin restricciones durante mucho tiempo y su deseo de ver a Jazmín nuevamente se hizo más fuerte a medida que pasaban los días. Finalmente pudo establecerse y comenzar a enfocarse en su entrenamiento. Estaba decidido a romper el límite del Reino Profundo Soberano en cinco años, alcanzar el legendario camino divino y poder viajar al Reino Divino donde residía Jazmín.

El mejor lugar para cultivar fue, sin lugar a dudas, la Región de Nieve del Hielo Extremo. Allí era vasto y silencioso y el frío antiguo podía congelar todas las distracciones.

Antes de eso, Yun Che llevó a Feng Xue’er a un lugar que prometió que la llevaría hace muchos años.

“La cadena montañosa que tenemos adelante es la Cordillera de las Diez Mil Bestias.”

Yun Che y Feng Xue’er viajaron con el viento. Dentro de su vista, una región con montañas oscuras apareció rápidamente. Aunque se llamaba ‘cordillera’, las colinas no eran demasiado altas y solo se encontraban a unos cien kilómetros de su norte a sur.

“A pesar de que Cordillera de las Diez Mil Bestias es muy pequeña, debido al aura del fénix en el centro, una gran cantidad de bestias profundas se reúnen aquí. De aquí proviene también el nombre de la Cordillera de las Diez Mil Bestias.” Explicó Yun Che a Feng Xue’er.

En aquel entonces, cuando Cang Yue y él fueron perseguidos por Xiao Zaihe de la Secta Rama de la Secta Xiao, se vieron obligados a caer por la Cordillera de las Diez Mil Bestias. En ese momento, la Cordillera de las Diez Mil Bestias era un lugar extremadamente peligroso para ellos, pero ahora, aunque todas las bestias profundas de allí los atacaran a la vez, era imposible que eso les amenazara en lo más mínimo.

“A pesar de que hay una gran cantidad de bestias profundas en la Cordillera de las Diez Mil Bestias, sus niveles suelen ser muy bajos. La más alta es la Bestia Profunda del Reino Tierra… También podría haber unas pocas Bestias Profundas del Reino Cielo. Pero con el nivel de energía profunda en la Nación del Viento Azul, este es un lugar extremadamente peligroso. Además del hecho de que las bestias profundas aquí generalmente aparecen en grupos, casi no hay practicantes profundos en toda la Nación del Viento Azul que se atrevan a aventurarse dentro.”

Gran Hermano Yun, la maldición que mencionaste antes, ¿es realmente tan aterradora?” Preguntó Feng Xue’er.

Yun Che asintió con la cabeza ligeramente. “El Alma Fénix aquí es diferente del Dios Fénix Ancestral de tu Secta Divino Fénix, tiene un carácter muy recto y abierto. Hace muchos años, un antepasado del Clan Fénix quemó accidentalmente y destruyó un pueblo con llamas de fénix. Bajo la ira del Alma Fénix, una maldición extremadamente cruel fue enterrada en su Línea de Sangre Fénix… y este tipo de maldición se transmitiría a sus descendientes, haciendo que generaciones del Clan Fénix no puedan atravesar el Reino Profundo Elemental. Para sobrevivir, solo pudieron esconderse para siempre en un lugar como este, donde nadie más podría acercarse… Finalmente están libres de la maldición en esta generación, aunque no sé lo que les ha sucedido ahora.”

“¿Por qué el error de una persona tuvo que ser expiado por generaciones de todo el clan? Aquellas pobres personas.” Dijo Feng Xue’er en voz baja. “Cuando los vea, transmitiré la sinceridad del Padre Real a ellos. Si están dispuestos a unirse con la Secta Divino Fénix, definitivamente los recibiremos. Si no están dispuestos, también brindaremos tanta ayuda como sea posible.”

“Encontrémonos primero. No sé si me recordarán. Después de todo, han pasado tantos años.” Dijo Yun Che con nostalgia. Este lugar fue el primer gran cambio en su vida y también fue el lugar donde recibió su primera gota de sangre divina.

“El Gran Hermano Yun fue su salvador de vida y eliminaste la maldición de su línea de sangre que habían llevado durante todos esos años, ¿cómo podrían haber olvidado al Gran Hermano Yun?” Feng Xue’er sonrió y dijo.

Muy pronto, finalmente llegaron arriba de la Cordillera de las Diez Mil Bestias. Refiriéndose a la ubicación en su memoria, Yun Che llevó a Feng Xue’er y siguió volando hasta que llegaron al centro de la Cordillera de las Diez Mil Bestias… el lugar donde Cang Yue y él cayeron en ese momento.

Pero cuando apenas comenzaron a acercarse a la región cercana al centro, sintieron un aura inusual desde lejos. Yun Che inmediatamente disminuyó la velocidad y Feng Xue’er exclamó: “¡Qué fuerte aura de fénix!”

“… Echemos un vistazo allá abajo.”

Los dos aterrizaron desde el cielo. Desde su ubicación hasta la región central de la Cordillera de las Diez Mil Bestias, que también era donde estaba escondido el Clan Fénix, estaba a solo unos quince kilómetros. Sin embargo, justo delante de ellos existía una enorme barrera informe.

Y una fuerte aura fénix se estaba liberando de esta barrera invisible.

Esta barrera cubría la región central de la Cordillera de las Diez Mil Bestias, cubriendo un área total de treinta kilómetros dentro de ella. Yun Che tocó la barrera frente a él con su mano. Como esperaba, su palma pudo atravesarla muy fácilmente. Esta barrera no lo obstruyó de ninguna manera.

En ese instante cuando su palma la tocó, estaba absolutamente seguro de que esta era una barrera de aislamiento en una sola dirección. Solo aquellos que poseían la línea de sangre del Fénix podrían atravesarla como quisieran. Los que no tuviesen la línea de sangre del Fénix solo podrían salir y no entrar.

Gran Hermano Yun, ¿siempre ha habido una barrera aquí?” Preguntó Feng Xue’er.

“No.” Yun Che negó con la cabeza. “Solo aquellos con la línea de sangre del Fénix pueden entrar a esta barrera. Si existía antes, entonces tu hermana mayor Cang Yue y yo no habríamos podido atravesarla. Para poder formar una barrera de aislamiento tan enorme, esta debe ser la acción del Alma Fénix de aquí. Pensando en el pasado, después de eliminar la maldición de la línea de sangre, probablemente sintió que el castigo que había durado generaciones había sido demasiado cruel. Construyó esta barrera para que no tuvieran que preocuparse de sufrir un desastre como el de aquel entonces y pudieran crecer pacíficamente bajo la protección de esta barrera hasta que sean lo suficientemente fuertes como para poder salir libremente de aquí.”

Yun Che retiró su brazo, se dio la vuelta y dijo: “Xue’er, vámonos.”

“Mn.” Feng Xue’er no dudó cuando asintió con la cabeza. “Aunque siento algo de remordimiento, ellos sufrieron tantos años antes de finalmente obtener la paz y la protección del Dios Fénix. Realmente no es adecuado para nosotros molestarlos.”

Yun Che sonrió. “Ahora que su línea de sangre ya no está maldita, deben haber estado entrenando con todas sus fuerzas. Unos años más tarde, cuando sean lo suficientemente fuertes, esta barrera desaparecerá. Volveremos aquí cuando eso ocurra.”

“Bueno.”

La existencia de esta barrera fénix hizo que los dos se dieran por vencidos al visitar el Clan Fénix. Flotaron en lo alto del cielo y estaban a punto de irse… Hasta justo en este momento cuando una pequeña y tierna silueta de una niña salió corriendo desde el interior de la barrera. Detrás de ella, había un chico un poco delgado que la seguía de prisa.

Este par de jóvenes solo parecía tener unos quince o dieciséis años. La niña tenía ojos brillantes, dientes blancos, y estaba vestida de rojo. La tierna cara de la niña inmadura ya había revelado una belleza deslumbrante. Sus delgadas cejas se curvaban mientras sonreía. Era como una mariposa roja que había sido liberada de una barrera y emitía una dulce y etérea risa de vez en cuando.

El chico detrás de ella era similar en edad, incluso sus miradas eran parecidas. A diferencia de la alegría saltarina de la niña, su rostro estaba lleno de pánico y estaba sin aliento por perseguirla. “¡Xian’er, no! ¡No puedes abandonar la barrera, es demasiado peligroso! Vuelve ahora… Padre y madre nos regañarán.”

“Jeje, está bien. No es tan peligroso afuera como lo describen padre y madre. La última vez que me escapé, ese gran monstruo de aspecto extraño ni siquiera era tan fuerte.” La niña se rió y dijo sin preocuparse.

“¡No, no! ¡Xian’er! ¡Detente, realmente es peligroso!”

A pesar de que el chico la persiguió con todas sus fuerzas, la niña corría demasiado rápido. No era capaz de alcanzarlo y pronto se encontraron a pocos kilómetros de la barrera.

Yun Che y Xue’ er, que estaban a punto de irse volando, se detuvieron. Viendo a los jóvenes que de repente aparecieron ante sus ojos, dudó brevemente y luego gritó en voz baja:”¡Zu’ er, Xian’ er!”.

“¿Gran Hermano Yun todavía los reconoces?” Feng Xue’er sonrió y preguntó.

“Son los hijos gemelos del líder del clan Feng Baichuan. En aquel entonces, cuando los vi por primera vez, solo tenían ocho años. En un abrir y cerrar de ojos, ya han crecido tanto.” Dijo Yun Che más emocionalmente mientras sus ojos seguían sus movimientos. En ocho años, de los dos valientes e inocentes niños de esa época, uno era delgado y elegante mientras que el otro ya medía un metro ochenta. Fue solo después de ver su transformación, que Yun Che claramente sintió el paso del tiempo por primera vez.

“En un lapso corto de ocho años, su fuerza profunda creció desde el Reino Profundo Elemental al Reino Profundo Tierra. Realmente tienen un talento innato asombroso. La mitad de eso es debido a su línea de sangre Fénix, mientras que la otra mitad… debería ser porque han estado trabajando duro todo este tiempo.” Dijo Yun Che con alegría. La fuerza profunda de Feng Xian’er estaba en el segundo nivel del Reino Profundo Tierra y Feng Zu’er estaba increíblemente en el cuarto nivel del Reino Profundo Tierra. Sus niveles de cultivo sobrepasaron por completo a Ling Yun, el cultivador número uno de la generación joven del Reino del Viento Azul en aquel entonces, cuando él tenía esa edad.

A este ritmo, deberían poder acceder al Reino Profundo Cielo antes de los veinte años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s