ATG – Capítulo 924 – Confusión

(1/11)

La muerte de estas personas también significaba que toda la fuerza principal del Salón Divino Sol Luna y de la Poderosa Región de la Espada Celestial había sido completamente destruida. A partir de ahora, el Salón Divino Sol Luna y la Poderosa Región de la Espada Celestial continuarían existiendo, pero no podrían recuperar sus nombres de Terrenos Sagrados.

Yun Che se dio la vuelta. Cuando miró hacia los miembros del Palacio del Océano Supremo y del Santuario del Monarca Absoluto, todas sus pupilas se contrajeron mientras retrocedían inconscientemente.

“A partir de mañana, vayan y tomen los restos de la Poderosa Región de la Espada Celestial y del Salón Divino Sol Luna debajo de ustedes. Si se resisten o si no pueden ser controlados, simplemente mátenlos directamente. Todos sus expertos ya han muerto aquí. El resto debería ser extremadamente fácil de tratar para todos ustedes.” Dijo Yun Che con un tono muy indiferente.

“En cuanto a los recursos de la Poderosa Región de la Espada Celestial y del Salón Divino Sol Luna, entreguen la mitad a la Ciudad Imperial del Demonio y separen la otra mitad entre ustedes.”

Al ver que Yun Che no tenía intención de matarlos, ya estaban aliviados. Pero después de escuchar repentinamente que podían tomar la mitad de los recursos de dos Terrenos Sagrados, todos se llenaron de alegría. Tanto el Salón Divino Sol Luna como la Poderosa Región de la Espada Celestial eran Terrenos Sagrados con diez mil años de historia. No había duda de que diez mil años de acumulación daría lugar a enormes recursos e información privilegiada. Recibir la mitad de ellos entre sus dos Terrenos Sagrados sería una gran fortuna. No había ninguna razón para que no hicieran todo lo posible.

Con un ‘bang’, Yun Che arrojó a Ye Xuange, quien se había quedado sin fuerzas del susto, al lado de los pies de Xia Yuanba, y luego le dijo algunas palabras en voz baja a Xia Yuanba. Los ojos de Xia Yuanba se iluminaron, luego asintió levemente. Llevó a Ye Xuange firmemente con sus palmas el doble del tamaño de las de Yun Che… incluso hasta ahora, Ye Xuange todavía no entendía por qué Yun Che le daría tal tratamiento especial.

El Palacio del Océano Supremo y el Santuario del Monarca Absoluto abandonaron rápidamente el Reino Demonio Ilusorio con Xia Yuanba y Zi Ji a la cabeza. Yun Che acompañó a la Pequeña Emperatriz Demonio enfrente de la tumba imperial. Preguntó preocupado. “Caiyi, ¿realmente no irás al Continente Profundo Cielo para encargarte personalmente de la Poderosa Región de la Espada Celestial y del Salón Divino Sol Luna?”

La Pequeña Emperatriz Demonio sacudió su cabeza ligeramente. “Los líderes ya han sido ejecutados. Todo lo que sucedió ahora es suficiente para consolar a las almas del Padre Real y los demás en el cielo. El resto son solo algunos peones que fueron manipulados, solo déjalos morir por sí mismos.”

Comparada con la Pequeña Emperatriz Demonio que antes asesinó a todos los parientes y familiares del Palacio del Duque Huai y que masacró a la Ciudad Imperial del Demonio, su estado de ánimo ahora era mucho más pacífico. El filo y la fuerza seguían iguales, pero la ira y el odio que una vez fueron tan profundos como el océano se habían ido. Yun Che la abrazó suavemente y dijo al lado de su oreja. “Caiyi, no te preocupes. Nunca habrá un desastre como el anterior nunca más.”

————

Donde antes podían confiar en el Arca Profunda Primordial para viajar entre dimensiones, ahora podían hacerlo a través de la formación profunda dimensional. Tras completar la formación profunda dimensional, Xiao Lie, que tenía el corazón puesto en volver a casa, regresó a la Ciudad de la Nube Flotante el primer día y una preocupada Xiao Lingxi estaba naturalmente con él.

Xiao Yun, Número Siete Bajo el Cielo y Xiao Yongan también volvieron juntos a la Ciudad de la Nube Flotante.

Cang Yue, preocupada por los asuntos nacionales, también regresó rápidamente a la Ciudad Imperial del Viento Azul.

Unos días más tarde, acompañados por dos mil discípulas de la Nube Congelada Asgard, Yun Che y Feng Xue’er finalmente regresaron a la Región de Nieve del Hielo Extremo a través de la formación profunda dimensional.

La feroz batalla entre la Pequeña Emperatriz Demonio y Xuanyuan Wentian había provocado que una gran parte del hielo y la nieve se derritieran en la Región de Nieve del Hielo Extremo. Había pasado casi medio año desde entonces en un clima extremadamente frío y la tierra se había vuelto blanca como la nieve. Una gruesa capa de nieve y hielo ya estaba bajo sus pies; era simplemente que casi no existían glaciares dentro de sus vistas.

Maestra Mayor Murong, ¿realmente vas a reconstruir la Nube Congelada Asgard? ¿Realmente no necesitas ayuda de la Ciudad Imperial del Demonio?” Dijo Yun Che a Murong Qianxue y a las demás.

Murong Qianxue dijo: “La antigua Nube Congelada Asgard fue construida por los antepasados, utilizando las Artes de la Nube Congelada. Si los antepasados pudieron hacerlo, también podremos nosotras. Y, bajo el liderazgo del Maestro Asgard, la fortaleza general de nuestra generación es más fuerte que cualquier otra generación anterior. La nueva Nube Congelada Asgard solo será mejor.”

“Antes de eso, primero encontremos los cuerpos de los antepasados. Todos fueron colocados en las capas profundas bajo el hielo, todos deberían estar seguros e ilesos.” Dijo Chu Yueli.

“Bien entonces.” Yun Che asintió. El hielo formado por las Artes de la Nube Congelada bajo el clima de congelación permanente aquí sería cien veces más resistente que los ladrillos esmaltados y baldosas. “Creo que durante este período de tiempo, todo el mundo ya tiene un plan bien pensado para la aparición de la Nube Congelada Asgard.”

Maestro Asgard no tiene que preocuparse en absoluto. Incluso podríamos sorprenderle cuando esté hecho.” Dijo Feng Hanxue con una sonrisa en la cara.

Las discípulas de la Nube Congelada Asgard se dispersaron una tras otra. Cuando la Nube Congelada Asgard se convirtió en cenizas volantes y humo disuelto, se deprimieron con los ojos llenos de lágrimas. Pero ahora que tenían que usar sus propias manos para reconstruir la Nube Congelada Asgard, todas y cada una de ellas mostraban entusiasmo y esperanza.

Mientras las miraba, una sonrisa apareció en la cara de Yun Che y dejó de preocuparse por completo. Durante estos pocos años, la Nube Congelada Asgard se había encontrado con muchos desastres, pero finalmente podría estar en paz nuevamente. Finalmente, no decepcionó a Gong Yuxian, quien llorando le había confiado el puesto de Maestro Asgard.

… Y él protegió la casa donde creció la Pequeña Hada.

Gran Hermano Yun, ¿por qué hay otras dos formaciones profundas dimensionales allí?” Feng Xue’er de repente señaló hacia el sur. Delante de la formación profunda dimensional que conectaba los dos grandes continentes, se podían ver dos formaciones profundas dimensionales que eran comparativamente mucho más pequeñas: “Y de estas dos formaciones profundas, parezco… parezco sentir un aura residual de nuestra Secta Divino Fénix.”

Yun Che sonrió y dijo: “Estas dos son también formaciones profundas dimensionales. La que tiene una luz profunda más clara se conecta a la Ciudad de la Nube Flotante y la que tiene un color más oscuro se conecta con la Ciudad Fénix. Estas dos fueron construidas por tu Padre Real usando todo su poder en un mes.”

“¿Ah? ¿Padre real?” Feng Xue’er dijo suavemente.

“Ese día en el Palacio del Océano, solo lo mencioné casualmente y, como era de esperarse, él lo tuvo en cuenta. En la Ciudad de la Nube Flotante, también hay una formación profunda dimensional que se conecta con la Ciudad Fénix. La razón por la que tu Padre Real pasó por todo este problema fue para hacerte más conveniente regresar frecuentemente.” Yun Che miró a Xue’er y dijo.

“…” Los labios de Feng Xue’er se movieron un poco. Sus ojos estrellados se volvieron un poco brumosos cuando de repente dijo: “Gran Hermano Yun, de hecho no he regresado en mucho tiempo. Padre Real y los demás deben extrañarme. La Ciudad Fénix debería estar en reconstrucción ahora y la mayoría necesitarían mi ayuda durante este tiempo, así que quiero regresar a la Ciudad Fénix por mientras.”

Yun Che asintió amablemente. “Durante este tiempo, estaré en la Ciudad de la Nube Flotante. Con la conexión de las formaciones profundas, podemos vernos en cualquier momento. Xue’er puedes quedarte en la Ciudad Fénix durante el día y volver a mis brazos obedientemente durante la noche.”

Gran Hermano Yun… Tú… te estás volviendo cada vez más y más travieso.” Xue’er hizo un puchero mientras encantadores nubes rojas aparecían en su rostro angelical.

Los dos se separaron en frente de las formaciones de teletransportación. Uno regresó a la Ciudad Fénix y el otro regresó a la Ciudad de la Nube Flotante.

La formación de teletransportación en la Ciudad de la Nube Flotante estaba instalada justo en el patio de la Familia Xiao. Sin embargo, cuando Yun Che salió de la formación de teletransportación, no fue directamente donde Xiao Lingxi y los demás. En cambio, voló por los aires y su sentido espiritual envolvió instantáneamente a toda la Ciudad de la Nube Flotante.

La fuerza del sentido espiritual de Yun Che ahora era mucho más fuerte que antes. Cada indicio de aura en la Ciudad de la Nube Flotante apareció claramente bajo sus sentidos espirituales. Muy rápidamente, apuntó a su destino, voló hacia el este de la ciudad como un rayo, y aterrizó junto a un hombre de mediana edad en ropa plateada.

Cuando una silueta apareció repentinamente frente a él, el hombre con ropas plateadas inmediatamente se puso alerta, pero cuando se dio cuenta de que era Yun Che, se inclinó rápidamente. “Este humilde es el Maestro del Palacio Asura del Santuario del Monarca Absoluto. He esperado aquí muchos días por el Maestro Asgard Yun bajo el mando del Santo Emperador.”

“¿Muchos días? ¿Viniste aquí tan pronto?” Murmuró Yun Che.

“Sí, la orden de Maestro Asgard Yun no debe descuidarse.” Dijo el hombre de mediana edad con ropa plateada que se hacía llamar Luo Chi en un tono extremadamente respetuoso.

“¿Dónde está él?” Dijo Yun Che.

“En la pequeña casa justo detrás de mí.” Respondió Luo Chi.

“Dame a Xuanyuan Wendao, en cuanto al otro… esperarán aquí otro día.”

“Sí.”

Un momento después, Luo Chi llevó a un hombre vestido de negro y lo colocó junto a Yun Che.

La cara de Xuanyuan Wendao estaba pálida. Perdió la conducta imponente y la arrogancia que una vez tuvo. La forma en que se acostó allí lo hizo parecer un perro con todos los huesos rotos.

“Uf…” Un gemido complicado salió de la garganta de Xuanyuan. Levantó lentamente la cabeza y finalmente vio la cara de Yun Che. En ese instante, fue como si hubiera sido sorprendido por un rayo, sus pupilas se dilataron varias veces. “¡YunYun Che!”

“Hmph.” Se burló Yun Che.Xuanyuan Wendao, ¿aún reconoces este lugar?”

“Ah… ah…” La boca de Xuanyuan Wendao se abrió ampliamente. En el momento en que vio a Yun Che, cayó en un abismo de desesperación. En su miedo extremo, olvidarse de responder, ni siquiera pudo decir una sola palabra.

Yun Che lo recogió y voló por los aires. Regresó rápidamente al Clan Xiao, siguió un aura y luego aterrizó directamente en el patio de Xiao Lie.

Che’er, has vuelto.”

Al ver a Yun Che, Xie Lie bajó a Xiao Yongan, que acababa de quedarse dormido dulcemente en sus brazos. Su rostro se llenó con una sonrisa amable. “Desde que regresaste, deberías quedarte aquí por unos días más. Estos últimos dos días, Xi’er ya ha ordenado y limpiado tu habitación.”

“Mn, por supuesto que me quedaré unos días más después de salir de casa por tanto tiempo.” Respondió Yun Che. “Abuelo, tengo un regalo para ti.”

“¿Regalo?”

Yun Che extendió sus brazos, tomó a Xuanyuan Wendao que estaba afuera de la puerta y lo arrojó frente a Xiao Lie.

Xiao Lie saltó y preguntó sorprendido. “¿Quién es?”

“Su nombre es Xuanyuan Wendao.” Yun Che tomó un pequeño respiro y dijo cada palabra marcadamente. “¡Él fue quien asesinó al Tío Xiao hace veinticuatro años!”

“…” El cuerpo de Xiao Lie tembló violentamente, como si hubiera escuchado un trueno. La suave sonrisa en su rostro palideció abruptamente.

Yun Che inmediatamente agarró a Xiao Lie y dijo con el ceño fruncido: “El cerebro de todo esto en aquel momento ya está muerto y todos los que participaron en él recibieron lo que merecían. Solo dejé vivo a este hombre… porque él mismo debería ser ejecutado por el abuelo.”

En los años en que Xiao Lie lo crió a él y a Xiao Lingxi, las dos cosas que más deseaba durante más tiempo eran curar sus venas profundas y encontrar al asesino de Xiao Ying. Al final, Yun Che no solo recuperó sus venas profundas, su nombre también era famoso en todo el mundo. En cuanto a lo último, eso se había convertido en el mayor nudo de Xiao Lie en su corazón.

Pero ahora, el asesino a quien había estado buscando, a quien soñaba con matar finalmente había sido encontrado y estaba justo ante sus ojos. Más de veinte años de dolor y odio que se habían acumulado ahora surgieron violentamente en su alma.

“Tú… eres…quien… mató a mi hijo… ¡Eres tú!”

En este momento, su expresión se torció más allá del reconocimiento. Él, que siempre había estado tan calmado como el agua, lanzó una fuerte tristeza y hostilidad. Yun Che no lo consoló ni trató de detenerlo, porque sabía que este era el mayor odio y dolor en la vida de Xiao Lie. Tuvo que trabajar para calmar su ira y ponerle fin él mismo. Si no, su corazón y su alma estarían atrapados para siempre bajo una sombra pesada y nunca serían verdaderamente libres.

Xiao Lie repentinamente extendió la mano y agarró a Xuanyuan Wendao por el cuello y volteó su rostro desesperado y pálido. Al mirar a su enemigo jurado, por quien sentía un odio irreconciliable debido al asesinato de su hijo y la destrucción de su familia, los ojos de Xiao Lie casi estallaron. Todo su cuerpo se sacudió incontrolablemente. “¡¡Yo… yo… te mataré!!”

En toda la vida de Yun Che, nunca había visto a Xiao Lie mostrar una expresión tan horrible y hacer sonidos tan terroríficos. Agarró la garganta de Xuanyuan Wendao mientras todo su dolor y odio se condensaban en sus temblorosas manos…

“WAAAHHH…”

Justo en este momento, se escuchó el sonido claro del llanto de un bebé. Este familiar sonido de llanto causó que el cuerpo de Xiao Lie temblara por todas partes. Por reflejo, arrojó a Xuanyuan Wendao a un lado y corrió de vuelta a la casa. Rápidamente y con cuidado recogió a Xiao Yongan, quien repentinamente había despertado… En el instante en que tomó a Xiao Yongan en brazos, la hostilidad sobre él casi desapareció de golpe.

Yongan sé bueno. No llores, no llores. Es culpa del bisabuelo, el bisabuelo debe haber asustado a Yongan… ”

Xiao Lie abrazó con fuerza al bebé y lo consoló con una voz suave. Sus ojos ligeramente caídos estaban llenos de mimos y dulzura infinita. No había ni rastro de odio o ferocidad en este momento, como si hubiera olvidado por completo la existencia de Xuanyuan Wendao. Muy rápido, Xiao Yongan dejó de llorar y volvió a dormirse en sus brazos.

Yun Che. “…”

Che’er.Xiao Lie no bajó a Xiao Yongan. Cuando se enfrentó a Xuanyuan Wendao una vez más, sus ojos ya eran muy tranquilos y pacíficos. “Este hombre mató a mi hijo. Quería encontrarlo y cortarlo en pedazos incluso en mis sueños. Pero… estas manos mías son para sostener a Yongan. No pueden ser contaminadas por la sangre de la inmundicia y el pecado. Entonces, ayuda al bisabuelo a sacrificarlo ante la tumba del abuelo de Yongan y deja que su alma en el cielo descanse en paz…”

“¡De acuerdo!” Prometió Yun Che en voz alta y sintió una facilidad en su corazón que no podía describirse con palabras… Esto era más fácil que tener a Xiao Lie matando a Xuanyuan Wendao en venganza.

“Mn.” Xiao Lie agarró con fuerza al niño que estaba profundamente dormido en sus brazos. Levantó la cabeza, miró hacia el cielo y una leve sonrisa apareció en su rostro. Aunque había algo de tristeza en su sonrisa, era mucho más relajada y pacífica que cualquiera de las sonrisas que Yun Che había visto en él.

En ese momento, Yun Che agarró a Xuanyuan Wendao, fue a las montañas traseras del Clan Xiao y lo arrojó ante la lápida de Xiao Ying.

Xuanyuan Wendao, es hora de enviarte a reunirte con tu padre.” Yun Che se colocó justo encima de él e inclinó la cabeza profundamente frente a la lápida de Xiao Ying. “Oh no, cuando tu padre murió, tanto su cuerpo como su alma fueron quemados en la nada. Aunque caminases a través de los dieciocho estratos del infierno, no serías capaz de encontrarlo.”

“La familia de mi Tío Xiao era un grupo de buen corazón, pero a causa de una basura como tú, esta tragedia les pasó a ellos… ¡Incluso si murieras diez mil veces, no podrías pagar tus deudas!” El rostro de Yun Che se oscureció cuando dijo con odio: “Vete al infierno para expiar tus pecados.”

Las Llamas de Fénix ardieron instantáneamente y Xuanyuan Wendao solo tuvo tiempo de lanzar un grito desesperado antes de convertirse en cenizas dispersas que salpicaron la tumba de Xiao Ying.

Yun Che dio dos pasos hacia atrás, se inclinó profundamente hacia la lápida sepulcral de Xiao Ying y dijo en voz baja: “Tío Xiao, usted salvó a mi familia en aquel entonces, pero se encontró con un desastre debido a ello. Su amabilidad fue algo a lo que mi Familia Yun no pudo regresar. Pero hoy, finalmente lo vengamos. Ahora que le hemos vengado y hay descendientes de la Familia Xiao, espero que su alma en el cielo pueda sonreír y sentirse a gusto.”

Después de tomar otra profunda reverencia, Yun Che voló en el aire. Justo cuando estaba a punto de volar de vuelta al Clan Xiao, de repente vaciló y luego cambió de dirección y voló hacia el lado este de la Ciudad de la Nube Flotante.

Una gran confusión siempre se había atrincherado en su corazón.

Eran los cincuenta kilogramos del Cristales Divinos de Veteado Púrpura que estaban ocultos en la Ciudad de la Nube Flotante.

¿Qué tipo de concepto era cincuenta kilogramos de Cristales Divinos de Veteado Púrpura?

Todo el Continente Profundo Cielo no podría producir cincuenta kilogramos de Cristales Divinos de Veteado Púrpura en un promedio de cien años. Y aparecieron de repente cincuenta kilogramos completos en una Ciudad de la Nube Flotante, que se sabía que era increíblemente pobre.

Lo más extraño fue que el proceso de desarrollo de una gran cantidad de Cristales Divinos de Veteado Púrpura debería tomar unos miles de años, o incluso diez mil años. Definitivamente liberaría una fuerte aura durante este período de tiempo también. Pero esas grandes sectas, especialmente las Cuatro Grandes Terrenos Sagradas, con recursos de tan alta calidad y sentidos extremadamente agudos de olfato y detección, ¿ninguno de ellos había notado una mina de Cristales Divinos tan grande todos estos años?

En cambio, fue detectada por la Secta Divino Fénix unos años atrás.

Era como si… estos cincuenta kilogramos de Cristales Divinos de Veteado Púrpura acabaran de aparecer en los últimos años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s