Invincible – Capítulo 177 – Batalla de la Ciudad Imperial (9)

(7/13)

Mientras la multitud todavía estaba inmersa en sus emocionadas discusiones, los primeros competidores, Cui Li y Jin Desheng, se abrieron paso hacia el escenario.

La multitud se calmó abruptamente cuando ambos se encontraron cara a cara en el escenario de batalla. El silencio anticipado llenó el aire.

En una acción de fracción de segundo, luces cegadoras envolvieron sus siluetas, cada una convocando a sus Espíritus Marciales.

El último día de la batalla, ninguno mantuvo su verdadera fuerza oculta.

Cui Li tenía un Espíritu Marcial de Grado Once promedio, la Bestia Devoradora de Rayos. El espacio que rodeaba su cuerpo instantáneamente se llenó con rayos parpadeantes en el momento en que surgió. Una atmósfera de aterradora destrucción impregnó el área.

Por otro lado, Jin Desheng tenía un Espíritu Marcial de Grado Doce superior que era infinitamente cercano a un Espíritu Marcial de talento superior, y su nombre era Mono Gigante de Aguas Negras.

A juzgar por su aspecto exterior, el Mono Gigante de Aguas Negras era de cinco a seis veces más grande que la Bestia Devoradora de Rayos, pero en realidad, la fuerza del Mono Gigante de Aguas Negras fue reprimida por el Espíritu Marcial de Cui Li. Presionado por los relámpagos circundantes, el radio de la esfera de agua del Mono Gigante de Aguas Negras se encogió continuamente sobre sí mismo.

De repente, Jin Desheng lanzó un grito y su cuerpo se lanzó hacia adelante como un rayo, cerrando el puño para atacar a Cui Li. Un vapor de agua azul claro se difundió alrededor de Jin Desheng como una barrera mientras saltaba.

Debido a que era de un grado inferior, su Espíritu Marcial fue reprimido por el Espíritu Marcial de Cui Li en un nivel innato. Cuanto más se prolongaba la lucha, más caía en desventaja. Por lo tanto, necesitaba aprovechar la iniciativa.

Debajo del escenario, Huang Xiaolong negó con la cabeza en silencio mientras contemplaba la batalla.

Sin necesidad de mirar más allá, ya sabía que Cui Li saldría victoriosa en este encuentro. Independientemente de si uno estaba hablando sobre el Espíritu Marcial de Cui Li o su fuerte qi de batalla, ambos eran más poderosos y abundantes que los de Jin Desheng.

Efectivamente, momentos después, Jin Desheng fue sacado de la plataforma de batalla por Cui Li.

Después del encuentro del primer dúo, el siguiente enfrentamiento fue entre Xie Puti y Han Dong. La ronda terminó más rápido que la primera, muy carente de suspenso cuando Xie Puti derrotó a Han Dong sin esfuerzo sin convocar a su Espíritu Marcial.

“¡Tercer grupo, Huang Xiaolong contra Yanggang!” Después de que se anunciara el resultado del enfrentamiento entre Xie Puti y Han Dong, la voz de Cheng Jian volvió a sonar.

En el momento en que la voz de Cheng Jian cayó, Huang Xiaolong y Yanggang se pusieron de pie al mismo tiempo.

Los dos oponentes intercambiaron miradas. Yanggang se burló de Huang Xiaolong irónicamente y luego se adelantó hacia el escenario de batalla.

Huang Xiaolong siguió tranquilamente detrás de él con paso tranquilo.

Todos los ojos de la multitud se concentraron en ellos con gran expectativa cuando Huang Xiaolong y Yanggang se pararon cara a cara en el escenario.

Cui Li se sentó debajo del escenario y se mantuvo enfocada en las dos figuras todo el tiempo.

Yanggang miró a Huang Xiaolong, sonriendo con confianza. “¿Cómo fue la sensación de dormir en las calles anoche? No está mal, ¿verdad?” Haciendo una pausa dramática, Yanggang continuó. “El Joven Noble Descorazonado me pidió que te pasara un mensaje: ¡Esto, es solo el comienzo!”

Huang Xiaolong se burló. “Oh ~, ¿de verdad?” Seguido por un movimiento de cabeza de una manera lamentable. “Desafortunadamente…”

“¿Desafortunadamente qué?” La cara de Yanggang se hundió.

“Desafortunadamente, los que se convierten en perros de otras personas generalmente no viven mucho.” Respondió despreocupadamente Huang Xiaolong.

“¡Tú!” La ira y la intención asesina estallaron en los ojos de Yanggang. La luz se onduló alrededor de su cuerpo a medida que las corrientes de energía oscura se extendían a gran velocidad con un matiz de frialdad mezclada. Era una bestia que parecía una cruza entre un león y un tigre. Su cuerpo era negro y tenía un par de ojos azul hielo, flotando en el aire detrás de Yanggang.

¡Este era el Espíritu Marcial de Yanggang, un Espíritu Marcial de Grado Doce de talento excelente, la Bestia Yin Celestial!

La Bestia Yin Celestial del Mundo Espíritu Marcial contenía la energía más oscura del Yin y era más flexible entre los Espíritus Marciales.

En el instante en que apareció su Bestia Yin Celestial, el impulso de Yanggang se disparó. Miró a Huang Xiaolong con una expresión fría, gritando: “¡Te lo dije antes, será mejor que no te cruces conmigo en el escenario, de lo contrario, no saldrás de aquí por tu cuenta cuando te vayas!”

“Invoca a tu Espíritu Marcial, el Dragón Negro Divino.

Huang Xiaolong negó con la cabeza. “Para derrotarte, no hay necesidad de invocar a mi Espíritu Marcial.”

“¡¿Qué?!” Debajo del escenario, todos los que escucharon sus palabras quedaron estupefactos e hizo que alguien gritara sorprendido.

“¡Huang Xiaolong realmente dijo que podría derrotar a Yanggang sin convocar a su Espíritu Marcial!”

Incluso Cui Li y Xie Puti quedaron asombrados al escuchar la pretensión de Huang Xiaolong.

En la plataforma de invitados donde Duan Wuhen estaba sentado en una actitud perezosa, originalmente estaba recostado profundamente en la silla, pero incluso él no pudo evitar enderezar su cuerpo al escuchar lo que dijo Huang Xiaolong. Una pequeña chispa de interés brilló en sus ojos. Lo mismo sucedió con Cheng Jian y otros ministros del Imperio Duanren.

La incredulidad se extendió sobre la multitud cuando escucharon que Huang Xiaolong realmente se atrevía a pronunciar un reclamo tan arrogante. ¿Derrotar a Yanggang sin depender de su Espíritu Marcial? Después de todo, el público era de la opinión de que la fuerza de Huang Xiaolong era aproximadamente la misma que la de Yanggang.

Recuperándose de su conmoción, todos secretamente sacudieron la cabeza con un pensamiento similar parpadeando en sus mentes: la arrogancia de Huang Xiaolong se ha ido por la borda.

Al escuchar los gritos de asombro y conmoción que provenían de la multitud, la ira se disparó directamente en la cabeza de Yanggang, espesando la intención asesina en sus ojos.

“¡Bien, bien!” La voz de Yanggang era extremadamente fría. “Como así es como quieres, tampoco usaré mi Espíritu Marcial.” En un instante, la Bestia Yin Celestial volvió una vez más al cuerpo de Yanggang.

Con el Espíritu Marcial de Yanggang desaparecido, los vapores negros alrededor del escenario desaparecieron.

Viendo esta serie de acciones, Huang Xiaolong solo se encogió de hombros. Para él, el resultado sería el mismo independientemente de si Yanggang usaba su Espíritu Marcial o no.

“¡Te dejaré hacer el primer movimiento!” Yanggang empujó su qi de batalla al extremo mientras hablaba con Huang Xiaolong.

La silueta de Huang Xiaolong se vio repentinamente borrosa justo cuando la voz de Yanggang terminó, dejando una imagen residual donde se encontraba anteriormente. Antes de que uno pudiera parpadear, ya estaba justo en frente de Yanggang. Bueno, él lo ofreció, por lo tanto, Huang Xiaolong no necesitaba ser educado.

Los ojos de Huang Xiaolong tenían frialdad en ellos. Golpeando con su Puño de Destrucción, golpeó el cuerpo de Yanggang sin obstrucción.

¡Boom! Una colisión ensordecedora sonó en el aire, seguida por el grito miserable de Yanggang. Se deslizó por el piso del escenario hasta el borde.

Todos los que miraban contuvieron la respiración, olvidándose de respirar, mientras miraban atónitos a la figura de Yanggang que casi se caía del escenario de batalla.

En el siguiente segundo, la Plaza Duanren explotó con asombro.

“¡¿Qué?! ¡¿Qué era esa imagen borrosa?!”

“¡Cómo logró Huang Xiaolong alcanzar esa velocidad!”

“¡Tan rápido, fue demasiado rápido! ¿Era la habilidad del Espíritu Marcial de Huang Xiaolong? ”

Muchos estaban llenos de dudas e incredulidad. Expresiones conmocionadas y emocionadas salieron de la multitud mientras miraban fijamente el escenario de batalla.

Xie Puti, que había estado observando desde debajo del escenario, se puso en pie de un salto, sintiéndose realmente conmocionado. Cui Li, Pang Yu, Dai Shanni y el resto también saltaron de sus asientos como Xie Puti.

¡Un puñetazo de Huang Xiaolong envió a Yanggang a volar! ¡Yanggang ni siquiera tuvo tiempo de reaccionar!

Antes de que el qi de batalla de Huang Xiaolong entrara en el Reino Xiantian, la habilidad de su Espíritu Marcial, la Sombra Fantasmal, ya había alcanzado una velocidad comparable a la de Fei Hou, y después de entrar en el Reino Xiantian, la efectividad de su Habilidad Marcial se había más que duplicado. Además de añadir la arrogancia y el descuido de Yanggang, no fue una sorpresa que Huang Xiaolong lo golpeara hasta el borde.

Arriba en la plataforma principal, Duan Wuhen miró con interés, sentándose más recto que antes mientras hablaba con Cheng Jian. “Parece que todos nosotros subestimamos a Huang Xiaolong“.

El sorprendido Cheng Jian solo recuperó algo de claridad cuando Duan Wuhen habló, y asintió en silencio.

¡No solo ellos dos, sino incluso su Emperador Duanren habían subestimado a Huang Xiaolong!

¡Previamente, el Emperador Duanren supuso que Huang Xiaolong tenía la fuerza para competir por un lugar entre los diez primeros, pero ahora…! Cheng Jian sonrió amargamente por dentro. La verdad, al parecer, era que Huang Xiaolong no solo tenía la capacidad de luchar por un lugar entre los diez primeros. ¡A juzgar por su velocidad en este momento, Huang Xiaolong tenía la fuerza para luchar contra Xie Puti por el primer puesto!

Cuando Huang Xiaolong dijo que podía derrotar a Yanggang sin invocar a su Espíritu Marcial, muchos pensaron que Huang Xiaolong era insoportablemente arrogante. En este momento, nadie dudaba de la fuerza de Huang Xiaolong.

Los ruidos de la multitud subían y bajaban. En el escenario, Huang Xiaolong lentamente caminó en la dirección de Yanggang con una fría expresión en su rostro, aconsejando: “Es mejor si invocas a tu Espíritu Marcial. Si no, ni siquiera tendrás la oportunidad de contraatacar.”

Yanggang se levantó de su posición, limpiando la sangre que fluía de su boca mientras fijaba una mirada mortal sobre Huang Xiaolong. Había ira, humillación y una intensa sensación asesina, pero al mismo tiempo comprendió que lo que Huang Xiaolong había declarado era un hecho. Si no convocaba a su Espíritu Marcial, realmente no tendría la capacidad de contrarrestar el ataque de Huang Xiaolong. Cuando Huang Xiaolong mostró la habilidad de Espíritu Marcial fue simplemente demasiado rápido para él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s