RTW – Capítulo 209 – Mercado de Conveniencia

(2/4)

“¡Detente!”

Con el grito de May, Irene detuvo la daga que iba dirigida a los signos vitales. “No tienes que verte tan feroz, a pesar de que es una perversa malvada más allá de la redención, él todavía está desempeñando el papel de tu padre adoptivo. Entonces, tienes que mostrar algunas dudas dentro de tu determinación, y al final debes mostrar una expresión de alivio y paz. Vamos, hagámoslo una vez más.”

“¡Sí!” Respondió seriamente Irene.

Desde la primera presentación en la plaza del pueblo, ya había pasado medio mes; ella misma no sabía, por qué todavía no se había ido, e incluso había participado en el segundo drama. Hoy, el elenco y el equipo estaban ensayando su tercer espectáculo: ‘El Diario de una Bruja’. Simplemente mirando el guión de la obra, este drama teatral estaba destinado a convertirse en algo incomparable. Incluso cuando lo leyó por segunda vez, todavía era una historia maravillosa y cautivadora. Era una historia que abandonaba por completo el romance entre el príncipe y la princesa, tenía una trama sobre las intrigas de la corte, al mismo tiempo, estaba llena de elogios por el coraje, la amistad y la fe de la gente común y las brujas… Aunque ella solo había leído el guión, no podía ayudar; pero quería aplaudir la historia.

Esta obra también fue la razón por la que May había afirmado que decidió quedarse en el pueblo por el momento.

Pero la verdadera razón, incluso ella no la sabía.

Irene agarró la daga y ferozmente apuñaló hacia abajo, Sam, quien estaba interpretando el papel de su padre adoptivo soltó un grito miserable. “En realidad…” Entonces su cabeza cayó hacia un lado en un ángulo torcido, pretendiendo estar jadeando por aire.

Un poco exagerada, May negó con la cabeza. “La posición en que te apuñala es en tu pecho, ¿cómo puedes tener tiempo para gritar y luego levantar tu mano para atrapar a Irene?; Te debilitarás de inmediato. ¡Esta es la forma más común de muerte, así que no me digas que nunca había escuchado nada al respecto en la clase de drama!”

Las mejillas de Sam se sonrojaron: “Lo – lo siento.”

“De nuevo.” Declaró May inexpresivamente.

Pero el desempeño de Irene fue algo diferente de lo que May había esperado, siempre y cuando mencionara problemas particulares una vez, Irene los corregiría pronto. Ya fuese su actitud profesional hacia el teatro o su talento interpretativo, ambos podrían considerarse de primera categoría; parecía que el título ‘flor del teatro’ no estaba completamente basado en el halago mutuo de los actores en el escalón más bajo.

“Esta vez fue excelente, con esto, la práctica de hoy termina aquí.” Cuando el contenido de esta escena finalmente se expresó fluida y claramente, May aplaudió. “Ferlin Eltek pronto debería terminar su conferencia, ¿verdad? También deberías ir a casa y preparar la cena, después de todo, algo de agua…”

“Agua del grifo.” Agregó Irene con una sonrisa.

“Uh, el agua del grifo se instalará antes del anochecer, así que si comes demasiado tarde, entonces ya no habrá agua para tomar un baño.” Tosió dos veces.

Señorita May, ¿no es el punto principal que terminamos el ensayo porque el Señor Caballero quiere reunirse con usted?” Rosia se tapó la boca para ocultar su risa. “Actualmente todavía queda por lo menos una hora hasta la noche.”

“Escuché que el Señor Carter es el subordinado de confianza del Príncipe, a menudo está dentro del castillo, y con frecuencia también acompaña al Príncipe.” Tina también gritó: “Ah, ah… pero como la estrella más deslumbrante de las Fronteras Occidentales, no lo pierde, dondequiera que está atrae todos los ojos.”

“Tú, eso es suficiente.” Irene les hizo señas con la mano para que se detuvieran. “La Señorita May aún no ha aceptado al Señor Carter.”

“…” May levantó su ceño, ¿podría ser que no fui lo suficientemente dura en las actuaciones recientes? Al principio, estas dos personas ni siquiera se atrevían a respirar fuerte delante de mí, pero ahora inesperadamente se atreven a gastar una broma conmigo. Parece que durante los siguientes días del próximo ensayo, tendré que proporcionarles algo de amargura para tragar. De lo contrario, si continúa así, realmente no coincidirán con mi actuación en el escenario. “Iré primero.”

“¡Muchas gracias por su instrucción!” Irene y el resto del grupo bajaron sus cabezas a modo de agradecimiento.

Originalmente, solo un instructor teatral era elegible para disfrutar de tal cortesía, pero a May no le importaba. Ella solo asintió en respuesta y luego salió de la sala de ensayos, de repente sintió el ardiente aire caliente que la rodeaba.

Después de ir al árbol en el centro comunitario, ella se sentó a su sombra y esperó. No pasó mucho tiempo, hasta que un hombre caminó rápidamente hacia ella.

Era Carter Lannis, el Caballero Principal del Señor del Pueblo Fronterizo.

“Espero que no haya esperado por mucho tiempo.” Dijo Carter, tocándose la parte posterior de la cabeza.

“No fue mucho tiempo.” May sonrió débilmente. “Vámonos.”

La primera vez, cuando me invitó a salir, y lo rechacé, no solo no se dio por vencido, sino que me visitó pensativamente, lo cual era completamente inconsistente con la arrogancia e indiferencia que mostraba. Al final, me confundió tanto que me quedé.

Lo que le interesaba al otro, May lo sabía muy claramente en su corazón, pero la idea de establecerse en esta extraña tierra la confundió y la atemorizó al mismo tiempo.

Incluso cuando llegó por primera vez al Pueblo Fronterizo por Luz de la Mañana, nunca había tenido la intención de vivir aquí con él durante mucho tiempo.

En la Fortaleza, ella era la luna que rodeaba a todas las otras estrellas de drama, pero aquí, no había diferencia entre ella y los otros miembros de la tripulación, todo lo contrario, ya que Irene, también una maestra, era aún más famosa que ella.

Siguiendo la amplia calle cubierta de sombra, los dos caminaron hacia el mercado de conveniencia en el centro del pueblo.

Este pueblo, dentro de una semana había cambiado completamente su apariencia. La semana pasada, el exterior del distrito todavía estaba vacío, pero hoy en día, era verde y exuberante. Mientras no lloviese, estaban construyendo casi todos los días. Si no estaban reparando las carreteras, estaban construyendo esas casas, normalmente estaban construyendo ambas al mismo tiempo. Incluso en la Ciudad Rey, sería difícil encontrar una escena tan animada.

El mercado de conveniencia estaba ubicado en la parte norte de la plaza, que a su vez también estaba dividida en dos regiones, estaba separada en el medio por una línea de sombrillas. A la derecha estaba el área de bajo costo, con un diseño similar al de otros mercados, y había cobertizos de madera abiertos por todos lados, que solo ofrecían un techo de madera. Vendían algunas herramientas de hierro y productos agrícolas asequibles: las primeras eran cosas como herramientas agrícolas, martillos, taladros y clavos, mientras que las últimas eran cosas como huevos, carne de res, uvas y otros alimentos que no podía nombrar. Estaban ordenados en diferentes categorías, colocados frente a cada puesto y cada uno tenía a una persona designada para cuidarlo.

En el lado izquierdo estaba el área de boutique, sus lados estaban rodeados por paredes de ladrillo, aparentando más como una casa de un piso. Allí vendían todo tipo de productos, pero los precios eran mucho más altos, por lo que había menos gente frecuentando esta área. En su segundo día en el Pueblo Fronterizo, una vez fue arrastrada por Irene. Si el Caballero no hubiera dicho que hoy había una nueva venta de productos raros, preferiría haber ido al pub a beber dos tazas de vino helado.

Después de que su registro de identidad terminó, los dos entraron en el área de boutique. Aquí el modo de venta también era muy extraño, todo el mercado tenía una sola entrada, y todos los productos se colocaban en estantes desde donde podían elegirlos libremente. No aceptaban la negociación, y nadie trataba de jactarse de los productos. En cambio, los precios y las presentaciones de los productos básicos estaban anotados en un pergamino pegado a su lado, después de elegir sus artículos preferidos, tendrían que pagar en la puerta.

May notó que la primera fila a la izquierda tenía docenas de tazas de colores, que tenían el mismo patrón que la última vez, lo que indicaba que en el plazo de un mes estas copas no se vendieron en absoluto. En caso de que fueran hombres de negocios ordinarios, estarían haciendo una pérdida.

Entonces, ella preguntó: “¿Fue este mercado realmente abierto por Su Alteza Real?”

“Sí.” Asintió Carter. “Por eso puedes ver algunas mercancías increíbles.” Mientras hablaba, fue a la tercera fila de estantes. “Tal como este”.

“¿Este … era el nuevo producto raro del que hablabas?”. May siguió al Caballero y se detuvo a su lado, solo para ver cinco o seis cajas de color amarillo claro sobre el estante, cada una era del tamaño de una palma y ella no podía ver qué uso tenían en este momento.

“Esto, sin embargo, es algo que Su Alteza creó para sí mismo, y ahora las brujas del castillo – cough, me refiero a los asistentes y guardias personales, todos lo están usando. Utilizándolo durante el baño, puede eliminar fácilmente la grasa difícil de limpiar. Después de lavarte con él, experimentarás un nuevo tipo de frescura. Además, también le dará a tu cuerpo la fragancia de rosas. Me atrevo a jurar que al tomar una ducha; no hay nada más mágico que esto.” El Caballero juró solemnemente.

May volvió los ojos para mirar el pergamino, solo para ver que encima de la etiqueta había dos palabras: jabón perfumado.

One thought on “RTW – Capítulo 209 – Mercado de Conveniencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s