Invincible – Capítulo 165 – Llegando Puntualmente al Imperio Duanren

(6/6)

Al parecer, una piedra espiritual de grado tres era suficiente para refinar un Dan Espiritual de Grado Cinco, mientras que las piedras espirituales grado cuatro y cinco se podían usar para refinar un Dan Espiritual de Grado Cuatro e inferior. Se utilizaban piedras espirituales de grado dos y grado uno para refinar Dans Espirituales de Grado Seis y Siete.

Sin embargo, el precio de las piedras espirituales no era barato: solo una piedra espiritual de grado tres normalmente costaría alrededor de treinta mil monedas de oro.

Teniendo en cuenta que el precio de una piedra espiritual de grado tres era de treinta mil monedas de oro, las piedras espirituales de grado dos eran un poco intimidantes, ascendiendo a cincuenta mil monedas de oro.

En lugar de sentir miedo, Huang Xiaolong en realidad se sintió aliviado. Las piedras espirituales de grado dos a un precio de cincuenta mil monedas de oro sonaban colosales, pero para el Comercio de Nueve Trípodes de Huang Xiaolong, carecer de monedas de oro era la menor de sus preocupaciones.

Así, sin más demora, los cuatro continuaron su viaje.

Pasaron diez días y estaban más cerca de su destino: el Imperio Duanren.

En los últimos diez días, Huang Xiaolong se había tragado un Dan Espiritual de Grado Cuatro superior y una Perla del Dragón de Fuego diariamente, cultivándose en el antiguo campo de batalla.

Estabilizando su avance reciente, Huang Xiaolong practicó diligentemente las Tácticas de Asura y la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico al mismo tiempo, mejorando ambas de manera simultánea.

Ahora era de noche.

Huang Xiaolong estaba en una pequeña colina estéril. Su pierna derecha se movió hacia la derecha y bajó su cuerpo en una sentadilla mientras su torso superior se inclinaba hacia adelante. Ambas manos presionaron hacia abajo, soportando su peso. Su cabeza se inclinó, respirando rítmicamente todo el tiempo.

Esta fue la Etapa Diez de la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico: el Tigre Agazapado.

Mientras inhalaba y exhalaba, la energía espiritual rodaba y surgía hacia Huang Xiaolong. Múltiples capas de niebla blanca envolvían su figura. A medida que pasaba el tiempo, estas capas de niebla blanca se volvían más densas, como si fuesen a solidificarse en el próximo momento. Desde muy lejos, todo lo que cualquiera podía ver era un enorme charco de niebla blanca.

“¿Esto es lo que Soberano mencionó antes, la llamada técnica de cultivación de la fuerza interna?” Preguntó Zhao Shu, parado a cierta distancia.

Fei Hou respondió rápidamente: “Así es, Diputado de Izquierda Zhao Shu.

Yu Ming suspiró con asombro. “¿Es esta técnica de cultivo de fuerza interna algo creado por el Soberano? De hecho, permite que alguien cultive sin poseer un Espíritu Marcial. Si existieran noticias sobre tal técnica de cultivo, causaría una tormenta sangrienta en el Mundo Espíritu Marcial.

Zhao Shu asintió con la cabeza. “Eso es verdad. Fei Hou, dado que el Soberano estuvo dispuesto a pasarte la técnica de cultivo Artes del Trueno Líquido, debes tener cuidado de no filtrarla.”

“Sí, Diputado de Izquierda Zhao.” Fei Hou asintió respetuosamente, y luego dijo: “Soberano dijo que está trabajando para mejorar dos conjuntos de técnicas de cultivación de fuerza interna. Una vez que estén completos, les entregará al Diputado de Izquierda Zhao Shu y al Maestro.”

Zhao Shu y Yu Ming temblaron al oír eso, la emoción era evidente en sus ojos.

Ambos ya habían llegado a la conclusión de que la razón principal por la cual el cultivo de Fei Hou había aumentado con una velocidad tan drástica fue porque practicaba tanto el qi de batalla como la fuerza interna simultáneamente.

La oscuridad de la noche gradualmente retrocedió.

En el primer rayo de luz, Huang Xiaolong terminó su práctica.

Cuando terminó su práctica de la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico, Huang Xiaolong cayó en un estado de ánimo pesado. Aunque cultivar las Tácticas de Asura y la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico al mismo tiempo aumentaba enormemente su fuerza, practicar los métodos individualmente era demasiado engorroso y lento.

Inadvertidamente, esta línea de pensamiento podía ser útil para él para reducir el tiempo que se tardaba en practicar las habilidades de combate.

Había veinticuatro horas en un día. Además de apresurarse en el viaje, la mayor parte del tiempo de Huang Xiaolong estuvo dividido entre la práctica de las Tácticas de Asura y la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico.

“Me pregunto si las Tácticas de Asura y la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico pueden iniciarse simultáneamente, practicando ambas al mismo tiempo.” Repentinamente, este pensamiento cruzó por su mente.

Si fuera posible, entonces podría ahorrar mucho tiempo.

Por lo tanto, Huang Xiaolong estaba allí tratando de ejecutar las Tácticas de Asura y la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico al mismo tiempo.

Sin embargo, mientras ejecutaba las Tácticas de Asura y comenzaba a ajustar su respiración, su qi de batalla dejaba de fluir. Al mismo tiempo, la reunión de su fuerza interna se encontraba con un cierto grado de resistencia desconocida.

Aproximadamente una hora más tarde, Huang Xiaolong se detuvo.

Después de experimentar durante más de una hora, Huang Xiaolong se sorprendió gratamente al descubrir que tanto el qi de batalla como la fuerza interna podían circular simultáneamente. Lamentablemente, la duración no duró mucho.

Aunque la duración fue corta, Huang Xiaolong creía que si perseveraba en esta dirección, definitivamente sería capaz de hacer circular simultáneamente tanto el qi de batalla de las Tácticas de Asura como la fuerza interna de la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico sin obstáculos.

Esto era similar al momento en que convocaba a sus Espíritus Marciales por separado.

Cuando primero intentó la invocación por separado, sus dos dragones gemelos aparecieron a la vez. Solo con el tiempo y la práctica repetitiva, logró controlar con éxito sus apariciones, ya fuera convocando a un solo Espíritu Marcial o a ambos juntos.

“¡Soberano!” Al ver que Huang Xiaolong había terminado su práctica, Zhao Shu y los demás volaron desde donde estaban esperándolo.

Huang Xiaolong asintió, y luego su voz se puso seria: “Zhao Shu, Yu Ming, tengo dos técnicas de cultivación de la fuerza interna que hice con algunas revisiones; Estoy dispuesto a pasárselas, ¿están dispuesto a cultivarlas?”

Zhao Shu y Yu Ming se quedaron en blanco por un segundo y se inundaron de alegría mientras movían la cabeza al unísono para mostrar su voluntad de aprender. Ambos se arrodillaron para agradecer la bondad de su Soberano.

Huang Xiaolong les dijo que se levantaran y les entregó dos diferentes tipos de técnicas de cultivación a Zhao Shu y a Yu Ming.

Las técnicas de cultivación de la fuerza interna que Huang Xiaolong les entregó a Zhao Shu y a Yu Ming fueron cosas que había obtenido por suerte en su vida anterior en la Tierra. En conjunto, estas dos técnicas de cultivación no se podían comparar con la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico, pero en algunos aspectos tampoco eran peores.

Al pasar unas técnicas de cultivación de la fuerza interna a cada uno de ellos, Huang Xiaolong explicó los problemas que podrían ser difíciles de entender durante su cultivo. Los dos tomaron todo lo que dijo con suma seriedad.

Fue unas horas más tarde antes de que el grupo de cuatro continuara su viaje.

Tres días pasaron aproximadamente de la misma manera.

Durante los últimos tres días, Zhao Shu y Yu Ming practicaron con las técnicas de cultivación de la fuerza interna que les enseñó Huang Xiaolong. Después de unos pocos días de práctica, para su deleite, Zhao Shu y Yu Ming notaron que sus velocidades de cultivo del qi de batalla realmente había aumentado significativamente.

Cada vez que tenían preguntas sobre las técnicas, solicitaban consejo y guía a Huang Xiaolong, lo que ayudaba a resolver fácilmente las cosas que los desconcertaban. Era como si sus respuestas fueran una luz brillante al final de un túnel.

Hoy, el sol brillaba intensamente en el cielo, y Huang Xiaolong y los otros tres cabalgaban sobre monturas de bestias mientras avanzaban a través de las montañas.

Soberano, calculando nuestra velocidad, pasará un día más antes de que lleguemos al Imperio Duanren.Zhao Shu informó a Huang Xiaolong.

Huang Xiaolong asintió.

¡Un día más!

A pesar de que llegarían al Imperio Duanren mañana, les tomaría otro medio mes llegar a la Ciudad Imperial.

Estaban en el séptimo mes lunar. Para cuando llegaran a la Ciudad Imperial, quedarían unos diez días antes de que comenzara la batalla, así que el momento era justo.

Espero que las cosas en la Ciudad Real del Reino Luo Tong estén bien. Huang Xiaolong pensó para sí mismo.

Con estos varios meses de viaje, los lugares que pasaron eran en su mayoría colinas deshabitas o desierto, y no había habido ningún contacto con la Ciudad Real del Reino Luo Tong.

Pero, la Secta Gran Espada, la Familia Marcial Ning y el Pabellón de Nubes Claras ya habían sido destruidos, y todavía estaba el Mariscal Haotian vigilando las cosas en el Reino Luo Tong. Como ese era el caso, la seguridad de la Familia Huang no debería ser un problema.

Un día después, el grupo finalmente llegó al Imperio Duanren.

Al ingresar al Imperio Duanren, Huang Xiaolong pudo ver a muchas otras personas de otros reinos que vinieron a participar en la Batalla de la Ciudad Imperial como él. Además, también habían expertos de diferentes fuerzas que vinieron a ver la batalla.

La Batalla de la Ciudad Imperial del Imperio Duanren era un evento abierto, por lo tanto, las familias reales y las fuerzas cercanas vendrían a ver el evento.

Al entrar en el Imperio Duanren, Huang Xiaolong, Zhao Shu, Yu Ming y Fei Hou no se desviaron, precipitándose hacia la Ciudad Imperial del Imperio Duanren.

Dos semanas después, el grupo de Huang Xiaolong llegó a su destino.

De pie frente a las murallas de la Ciudad Imperial, la mente de Huang Xiaolong quedó en blanco al contemplar la gran vista frente a él: las gigantescas puertas de la ciudad y las colosales paredes.

La Ciudad Real del Reino Luo Tong, la Ciudad Real del Reino Yuwai y todas las ciudades reales que había visto a lo largo del camino al pasar por otros reinos no eran nada en comparación con las puertas de la Ciudad Imperial frente a sus ojos. Era similar a comparar una pequeña casa de adobe asentada junto a un palacio.

¡Las paredes de la Ciudad Imperial del Imperio Duanren tenía una altura de más de trescientos veinte metros!

¡Excediendo los trescientos veinte metros! ¡Estupendo!

La gente que caminaba por debajo de las murallas de la ciudad era similar a hormigas que se arrastraban por el suelo. Sí, hormigas que se arrastraban por el suelo.

Al mirar las puertas de la Ciudad Imperial del Imperio Duanren, Huang Xiaolong se sintió muy pequeño. Sin embargo, este sentimiento no se limitaba a Huang Xiaolong, Fei Hou también lo sintió.

Aunque esta era la segunda vez que Fei Hou veía las puertas de la Ciudad Imperial, el impacto que sintió fue igual de fuerte.

3 thoughts on “Invincible – Capítulo 165 – Llegando Puntualmente al Imperio Duanren

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s