ATG – Capítulo 914 – Juechen de Dos Vidas

(14/16)

¡¡Whoosh!!

BOOM

Miles de enormes olas se elevaron hacia el cielo y se extendieron por el ilimitado mar azul. La más alta de esas olas se elevaba más de decenas de miles de metros en el aire mientras golpeaban ferozmente el Palacio del Océano Supremo.

La fuerza transportada por estas enormes olas fue asombrosa. El Palacio del Océano Supremo, que había flotado en la superficie del océano durante diez mil años, estaba siendo fuertemente golpeado. En medio de un violento temblor, fue casi barrido a trescientos metros de distancia, induciendo un coro de gritos alarmados que resonaban a través del Palacio del Océano Supremo.

Después de eso, las enormes olas se calmaron y la superficie del océano se volvió muy tranquila una vez más. Ya no hubo más grandes olas e incluso las ondas de agua previamente persistentes y los sonidos retumbantes se habían desvanecido por completo.

Pasó un largo período, pero no hubo más actividad.

Feng Xue’ er había estado mirando la superficie del océano todo este tiempo. El largo silencio que persistió sobre la superficie oceánica causó una ansiedad y un malestar cada vez más intenso en su corazón. Ella continuó mordiéndose sus labios antes de que finalmente no pudiera esperar más. Se volteó, echando un vistazo a los miembros del Salón Divino Sol Luna y de la Poderosa Región de la Espada Celestial que se habían escondido a una gran distancia. Repentinamente extendió un brazo, las Llamas de Fénix de color rojo escarlata se esparcieron desde arriba antes de formar una gigantesca barrera de llamas que envolvió a todos los presentes dentro de ella.

Xue’er, ¿qué vas a hacer?” Preguntó Feng Hengkong con voz aterrorizada después de que parecía darse cuenta de algo.

“Voy a buscar al Gran Hermano Yun.

“¡No puedes! Es muy peligroso… ¡¡Xue’er!!”

Feng Hengkong no pudo reaccionar lo suficientemente rápido como para intentar detener a Feng Xue’er. Simplemente pudo dar un paso hacia delante mientras observaba a Feng Xue’er saltar resueltamente del Palacio del Océano Supremo, descendiendo directamente hacia la superficie del terriblemente tranquilo océano azul.

Debajo del océano azul, después de esparcir el cuerpo de Xuanyuan Wentian en cenizas, los últimos fragmentos restantes de su energía diabólica también habían comenzado a dispersarse, hasta el punto de haber desaparecido por completo.

Yun Che no tuvo más remedio que admitir que Xuanyuan Wentian era un hombre extremadamente temible y hasta podría decirse que era la persona más aterradora que Yun Che había conocido en toda su vida. Ya sea en el Reino Demonio Ilusorio o en el Continente Profundo Cielo, había incluido a todas las personas en sus cálculos y todo lo que había logrado se había hecho de esa manera, confiando en la estrategia y en los esquemas. Si no fuera por el hecho de que Yun Che había obtenido la Semilla de la Oscuridad del Dios Maligno en el Continente Nube Azur, entonces además de Fen Xue’er, quien necesitaría muchos años para despertar completamente el poder del Dios Fénix, nadie más en este mundo sería capaz de enfrentarse a él, y tanto el Continente Profundo Cielo como el Reino del Demonio Ilusorio habrían caído bajo su oscura sombra.

Después de haber descansado en el fondo del mar durante un largo período de tiempo, Yun Che finalmente había logrado recuperar parte de su vitalidad. Equilibró su cuerpo, extendió su mano y se inclinó hacia las oscuras profundidades.

Inmediatamente, una sombra negra voló hacia él desde muy lejos, ya que fue absorbida por la mano de Yun Che.

¡La Espada del Diablo de la Noche Eterna!

El impecable cuerpo de la espada color negro azabache ya no tenía ese par de perversos ojos demoniacos. Incluso si el alma diabólica dentro de la espada no hubiera sido devorada por Xuanyuan Wentian, habría llegado a su fin en el momento en que Xuanyuan Wentian muriera.

Aunque el Soberano Demonio de la Matanza Lunar escapó del sello del Dios Maligno, no pudo soportar la luz del sol o de la luna, por lo que solo podía ocultarse en el Nido del Demonio de la Matanza Lunar; ni siquiera era capaz de plagar a la humanidad incluso si así lo deseaba. Sin embargo, esta espada que se originó a partir de él, había causado una calamidad tan enorme tanto en el Continente Profundo Cielo como en el Reino Demonio Ilusorio. Ayudó a fundar a la Familia Real de la Noche Eterna, pero también la destruyó. Había llevado a Xuanyuan Wentian al éxito, pero también había llevado a Xuanyuan Wentian a su caída.

Al mismo tiempo, también había creado una tragedia personal que abarcó dos vidas.

Bzzz…

La Espada del Diablo de la Noche Eterna en su mano repentinamente comenzó a vibrar irregularmente. A pesar de que las vibraciones eran muy ligeras, Yun Che podía sentirlas muy claramente. Sus cejas se fruncieron cuando liberó rápidamente la Espada del Diablo de la Noche Eterna y lentamente retrocedió varios pasos.

En este momento, una imagen borrosa apareció lentamente en el aire sobre Espada del Diablo de la Noche Eterna.

O tal vez, sería mejor decir que esta imagen ya no se puede describir como ‘borrosa’, ya que era tan delgada como la niebla de la mañana, tan delgada que era casi imposible de detectar en absoluto. Incluso con la vista de Yun Che, apenas podía ver la apariencia de esta imagen.

FenJueChen…” Mientras miraba esa increíblemente delgada imagen de alma, Yun Che murmuró esas palabras cuando un sentimiento increíblemente complejo nació en su corazón.

“…” La delgada y superficial imagen de alma silenciosamente lo miró. No hizo ningún sonido, ni expresó ninguna emoción.

Yun Che dijo: “La última vez que hablamos en el Reino Demonio Ilusorio, te prometí que, mientras aún viviera, llegaría un día en el que mataría a Xuanyuan Wentian. Así que hoy, logré cumplir con esas palabras.”

“… Finalmente, yo puedo morir…” Fen Juechen murmuró suavemente.

“…” Los labios de Yun Che se movieron, pero no pudo decir nada durante un largo período de tiempo.

Esas cuatro cortas palabras no contenían el más mínimo rastro de emoción, sin embargo, Yun Che podía sentir claramente el dolor y la tristeza que yacían enterrados debajo de ellas.

Para Fen Juechen, la muerte hubiera sido una liberación incomparablemente maravillosa. Pero después de que Xuanyuan Wentian le hubiera robado el cuerpo, Fen Juechen, que lo había perdido todo, luchó desesperadamente por ‘vivir’ mientras deseaba exasperadamente que su conciencia continuara existiendo. Incluso si hubiera dolor y resentimiento incomparables. Incluso si cada momento de esta ‘vida’ era similar a existir dentro de un purgatorio, obstinadamente se negó a permitir que los últimos vestigios de su conciencia se desvanecieran.

Porque no estaba contento con cómo habían resultado las cosas.

Pero hoy, él personalmente fue testigo de la muerte de Xuanyuan Wentian. Con la muerte del diablo malvado que había convertido su vida en una tragedia, podía finalmente morir también… y al hacerlo, finalmente podría ser liberado de esta vida.

Para él, la muerte siempre había sido un deseo tan extravagante.

Después de tomar una bocanada de aire, Yun Che calmadamente dijo: “Aparte de Xuanyuan Wentian, la persona que más debes odiar en tu vida soy yo. Sin embargo, aún me salvaste la vida tres veces. Fuera de la Ciudad Divino Fénix, bloqueaste a Xuanyuan Wentian, dándole a Xue’er y mi tiempo para escapar. En la Región de Nieve del Hielo Extremo, obligaste a alejarse a Xuanyuan Wentian. Y durante ese tiempo en el Reino Demonio Ilusorio, fuiste la única razón por la que pudimos sobrevivir a esa calamidad en primer lugar…”

“No lo hice por ti.” La voz de Fen Juechen finalmente transmitió algo de emoción. “Lo hice por Lingxi. Ella previamente me dijo esto. Si tú murieras, ella también moriría.”

“… ¿Tienes algún mensaje que quieras que le transmita a ella?” Preguntó Yun Che, su pecho subía y bajaba pesadamente.

“Ayúdame a agradecerle.” Dijo Fen Juechen, su voz se volvió muy suave. “Fue ella quien me ayudó a sentir que este mundo no era un lugar tan cruel después de todo. Fue ella quien me hizo sentir que todavía estaba… vivo…”

“Entiendo.” Dijo Yun Che mientras sacudía débilmente la cabeza. Entendió que la palabra ‘cruel’ utilizada por Fen Juechen contenía un significado oculto increíblemente cruel.

“Recuerdo que aún te quedan algunas cosas en la Ciudad de la Nube Flotante. Los enterraré en la Ciudad de la Nube Flotante para ti… Después de todo, la Ciudad de la Nube Flotante puede considerarse tu último hogar.”

“Hogar…” Fen Juechen murmuró en voz baja esa palabra.

Yun Che vaciló por un momento, antes de finalmente hablar. “¿Todavía tienes deseos que tienes que cumplir? Quizás, puedo ayudarte a cumplirlos.”

Teniendo en cuenta la naturaleza arrogante de Fen Juechen, Yun Che había pensado que esas palabras podrían dañar su orgullo. Pero para su sorpresa, Fen Juechen miró a Yun Che directamente a los ojos antes de hablar con una voz incomparablemente lenta y sincera. “¡Dentro de un mes, toma a Lingxi como tu esposa!”

“…” Yun Che estaba completamente aturdido.

“Sus lágrimas son por ti. Sus sonrisas también son gracias a ti. Cuando ella sueña despierta, es por tu culpa. Las palabras que ella habló provienen de ti. La razón por la que ella me salvó también fue por tu culpa. Pero tu… solo regresas a la Ciudad de la Nube Flotante tres veces al mes y más y más mujeres siguen apareciendo a tu lado, pero nunca has…”

Las palabras de Fen Juechen no contenían una pequeña cantidad de furia. Pero después de eso, su voz se calmó lentamente una vez más: “Pero sólo tú eres digno de ella. Nadie más lo es.”

Yun Che quedó aturdido durante mucho tiempo. Pero después de eso, una débil sonrisa se curvó en las comisuras de sus labios cuando dijo: “Entonces, ¿esto cuenta como… tu reconocimiento de mí?”

Fen Juechen. “…”

“Todas tus palabras son completamente superfluas.” Dijo Yun Che con una leve sonrisa. “Cuando todavía era mi Pequeña Tía, ella era mi Pequeña Tía solamente. Cuando descubrí que ella no era mi Pequeña Tía, entonces tuve incluso menos razones para permitirle pertenecer a otra persona. Además, ahora que este día finalmente ha llegado…” Dijo Yun Che mientras inclinaba su cabeza hacia arriba, sus ojos se volvieron excepcionalmente cálidos. “La promesa que se hizo entre nosotros dos finalmente se ha cumplido.”

“…” Fen Juechen lo observó silenciosamente por un momento. Después de eso, lentamente se giró, su delgada y superficial imagen de alma comenzó a temblar.

Yun Che dio un paso adelante. “Fen Juechen, tú…”

“Ya no te… odio…”

Esas cuatro suaves palabras fueron las últimas cuatro palabras que Fen Juechen dijo en su vida. La imagen de alma se disipó lentamente en el aire como un zarcillo de humo que era arrastrado por la brisa del viento.

“…” Yun Che sintió como si su corazón hubiera sido ferozmente aplastado por algo. Yun Che se congeló en su lugar mientras permanecía allí reflexionando sobre este sentimiento. ¿Una gran sensación? ¿Una sensación agria y amarga? ¿Una sensación relajante? Un sentimiento que era tan complejo que Yun Che no podía describirlo caóticamente alborotó en el corazón de Yun Che. Sus labios se movieron y sus últimas palabras para Fen Juechen parecían venir de lo más profundo de su corazón y alma…

“Gracias y… yo… lo siento…”

Las aguas del océano se ondularon débilmente y fue en ese momento cuando la imagen de alma de Fen Juechen desapareció, sin dejar rastro alguno.

Su cuerpo, su alma, su odio, su pena, sus preocupaciones. Todo lo que tenía y estaba hecho había desaparecido para siempre de los cielos y la tierra.

Quizás, al final de la vida, había escuchado las palabras ‘lo siento’ saliendo de la boca de Yun Che.

El corazón de Yun Che sintió como si algo hubiera sido embutido en él y no desapareció durante un tiempo extremadamente largo.

Fen Juechen era igual que él; ambos eran personas que habían vivido dos vidas. Pero sin importar el método o el destino, había un mundo de diferencia entre los dos. Sus vidas se asemejaban a sagas extraordinarias creadas a partir de leyendas, mientras que las vidas de Fen Juechen habían sido una larga y prolongada tragedia. Las familias que tenía en ambas vidas fueron completamente destruidas, había perdido a todos sus parientes cada vez… La primera vez, la familia de Fen Juechen había sido asesinada por el vil y perverso esquema de Xuanyuan Wentian. La segunda vez, habían sido asesinados por su ataque de ira incontrolada.

Después de eso, Fen Juechen encontró los restos del alma de Ye Mufeng y recuperó los recuerdos de su vida pasada. Al principio, pensó que finalmente había encontrado a su último pariente restante. Pero nunca había esperado que el alma distorsionada por la venganza de Ye Mufeng le otorgara odio y venganza en lugar de amor paternal.

Hace todos esos años, Ye Mufeng y su esposa no habían ahorrado ningún costo o esfuerzo para usar el Arte Prohibido de la Noche Eterna para permitir que Fen Juechen se reencarnara en el mundo una vez más. Esto no fue solo para preservar la línea de sangre de la Familia Real de la Noche Eterna, sino también para permitir que su hijo siguiera viviendo. Pero cuando padre e hijo finalmente se reunieron, Ye Mufeng lo obligó a convertirse en una herramienta de venganza y al mismo tiempo eliminó cruelmente su última esperanza para cualquier tipo de relación familiar.

Cayó en el profundo abismo de la venganza y el odio, forzándose a caer y convertirse en un demonio, soportando un dolor infernal noche y día para obtener poder… Pero desde el principio hasta el final, él había estado bailando en la palma de la mano de Xuanyuan Wentian, el poder por el cual había arriesgado todo se convirtió en un regalo de celebración para Xuanyuan Wentian e incluso le habían robado su propio cuerpo.

Por lo tanto, nadie podía entender o incluso imaginar la crueldad y la desesperación que había experimentado.

Quizás, el último trozo de misericordia que la vida le había mostrado fue permitirle conocer a Xiao Lingxi.

“Espero que puedas estar libre de todas las preocupaciones y problemas en tu próxima vida.” Murmuró Yun Che con una voz algo abatida. Pero después de eso, sus ojos se oscurecieron.

Porque de repente recordó que Fen Juechen era igual que Xuanyuan Wentian. Tanto sus cuerpos como sus almas habían sido destruidos, por lo que incluso si no soportaba el arte prohibido de la reencarnación, estaba destinado a nunca reencarnarse nunca más. Él había desaparecido para siempre de este mundo.

Yun Che recogió la Espada del Diablo de la Noche Eterna, colocándola en el Arca Profunda Primordial. Después de todo, podría considerarse lo que quedaba de Fen Juechen.

Además, también era una auténtica espada del diablo primordial. A pesar de que ya no contenía un alma diabólica y no exudaba un aura poderosa, aún podría estar ocultando algún tipo de secreto extraordinario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s