ATG – Capítulo 910 – Feroz Batalla en las Profundidades del Océano (1)

(10/16)

Yun Che, ¿está … está muerto?” Preguntó un Anciano de la Secta Divino Fénix con una expresión de conmoción y miedo en su rostro.

Al principio, habían visto la oscuridad extinguiendo completamente las llamas de Yun Che y luego todos ellos fueron testigos de cómo la Espada del No Retorno de Xuanyuan Wentian explotó contra Yun Che antes de ver a Yun Che caer a la región oceánica mientras rociaba sangre por todo el lugar. Entonces, incluso si él no estaba muerto, definitivamente ya estaba gravemente herido.

Por el contrario, Xuanyuan Wentian, que había corrido en persecución, parecía estar completamente bien a pesar de la mancha de sangre en su pecho, y su aura era aún más aterradora de lo que había sido inicialmente.

“Incluso si él no está muerto todavía, definitivamente morirá en poco tiempo… Les aconsejaría que primero se cuiden a ustedes mismos.”

Una voz oscura llena de significado implícito repentinamente resonó en el aire, haciendo temblar todos los cuerpos.

Después de que Yun Che y Xuanyuan Wentian habían caído en el océano profundo, el mundo finalmente se calmó nuevamente. Incluso la oscuridad que cubría el cielo había comenzado a disiparse rápidamente. Ye Meixie y Xuanyuan Bo caminaron despacio mientras un grupo de personas, pertenecientes al Salón Divino Sol Luna y a la Poderosa Región de la Espada Celestial, los seguía de cerca. Sus ojos y sus expresiones estaban claramente nubladas y reflejaban crueldad y.… una intención asesina.

Ye Meixie, ¿qué te crees que eres…? ¡Ugh!” Zi Ji inmediatamente sintió que la situación había empeorado. Sin embargo, el veneno diabólico ya se había filtrado en su cuerpo, por lo que el hablar ya le causó tanta agonía que deseaba estar muerto y casi no podía mantenerse de pie.

“¿Qué vamos a hacer? ¿Podría ser que el sabio y perspicaz Señor Zi no pueda adivinar lo que viene después?” Dijo Ye Meixie mientras daba un solo paso adelante. Sus ojos brillaron con una luz fría y ya había agarrado una espada larga de jade verde esmeralda en su mano antes de apuntarla lentamente hacia Zi Ji.

Ye Meixie… Tú… Te atreves…” El Maestro Espiritual de las Nueve Lamentaciones del Santuario del Monarca Absoluto lo reprendió con furia. Se puso en pie, pero justo cuando su energía profunda estaba a punto de hincharse, se volvió a hundir nuevamente en la agonía.

“Heh, solo mira tu situación actual. Qué patético y lastimoso eres tú.” La expresión de Ye Meixie era bastante malévola y siniestra. Después de haber perdido un brazo contra la Pequeña Emperatriz Demonio y haber sido completamente derrotado por Xuanyuan Wentian, su personalidad se había deformado. Cuando miró los miserables y lamentables estados de los miembros reunidos del Santuario del Monarca Absoluto y del Palacio del Océano Supremo que estaban afligidos con el veneno diabólico, su corazón se llenó de alegría y satisfacción. ¡Porque estas personas eran aún más miserables y lastimosas que él, a pesar de haber perdido un brazo!

“Este espectáculo es más que lamentable. ¡En este momento, incluso yo solo podría asesinar fácilmente al Santo Emperador del Santuario de Monarca Absoluto y a los doce Maestros Espirituales, jajajajaja!” Dijo Xuanyuan Bo mientras reía salvajemente. “Aunque no sé cómo ese mocoso de Yun Che repentinamente se volvió tan poderoso, no importa cuán fuerte se haya vuelto su fuerza profunda, ¿cómo se puede comparar con el Soberano Celestial que ya ha entrado en el camino de lo divino? Todos ustedes personalmente lo presenciaron también. Su poder era tan insignificante como una hormiga frente al Soberano Celestial. Ah, pero pensar que su grupo de idiotas realmente esperaba que Yun Che pudiera vencer al Soberano Celestial. Eso es simplemente una gran broma.”

La atmósfera en el Palacio del Océano Supremo, que se había vuelto excepcionalmente derrotista y fatalista, se volvió fría en un instante. Aquellos poderes de las Siete Naciones comprendieron al instante qué pretendían hacer el Salón Divino Sol Luna y la Poderosa Región de la Espada Celestial, por lo que optaron por esconderse apresuradamente en algún lugar lejano. Se estremecieron de miedo y ninguno de ellos se atrevió a mirar la escena frente a ellos.

“¡Ye MeixieXuanyuan Bo!” Huangji Wuyu se puso de pie también. Sus fuertes heridas fueron exacerbadas por el veneno diabólico, causando que cada parte de su cuerpo sufriera espasmos y se retorciera de dolor. Apretó su mano en un puño, cuando la Regla Celestial del Caos Primordial apareció en sus manos. “¿Crees que personas como tú … son lo suficientemente dignas como para matarme, Huangji Wuyu?”

Huangji Wuyu dejó escapar un débil grito cuando la Regla Celestial del Caos Primordial voló de su mano. Casi en el mismo instante, una expresión de intensa agonía brilló en su rostro y se arrodilló en el suelo, con todo su cuerpo temblando. Después de eso, Huangji Wuyu ya no pudo reunir el poder para levantarse nuevamente.

En su condición actual, Huanji Wuyu ni siquiera podía reunir el diez por ciento de la energía profunda que normalmente podía invocar. Xuanyuan Bo dio un paso adelante, su espada se estrelló contra la Regla Celestial del Caos Primordial. Con un gran ‘clang’, la Regla Celestial del Caos Primordial fue arrojada lejos por el impacto, pero el mismo impacto por sí solo empujó a Xuanyuan Bo tres pasos hacia atrás. Echó la cabeza hacia atrás mientras soltaba una risa salvaje llena de regocijo. “Jajajaja, entonces resulta que el Santo Emperador del Santuario del Monarca Absoluto solo equivale a esto. Maestro de Secta Ye, espero que pueda retirarse y permitirme experimentar lo que se siente al terminar personalmente con la vida de la persona número uno en el camino profundo del Continente Profundo Cielo.”

Si fuera como antes, como Anciano de la Poderosa Región de la Espada Celestial, incluso si Xuanyuan Bo no fuera reverencial y respetuoso con Huangji Wuyu y Ye Meixie, definitivamente no se atrevería a actuar de una manera precipitada frente a ellos. Pero hoy, no solo se atrevió a actuar de una manera tan arrogantemente desenfrenada y flagrante frente a Huangji Wuyu, él incluso se atrevió a ordenarle a Ye Meixie. Soltó una risa siniestra mientras su espada repentinamente empujaba hacia el pecho de Huangji Wuyu.

Fue un ataque total y absoluto que se hizo sin piedad, un ataque mortal destinado a cosechar una vida.

Cuando dejó escapar un fuerte grito, Feng Zukui se abalanzó sobre Xuanyuan Bo como un águila feroz, su mano derecha, que ardía con el fuego Fénix, se aplastó contra la espada de Xuanyuan Bo. La expresión de Xuanyuan Bo experimentó un cambio dramático cuando se retiró apresuradamente. Justo cuando Feng Zukui estaba a punto de perseguirlo, una fría luz destelló frente a él cuando Ye Meixie apareció como un fantasma entre las dos personas.

¡¡¡Bang!!!

“¡Uf!” Feng Zukui dio un resoplido sordo cuando fue despedido por el impacto. Cuando aterrizó en el suelo, se retiró más de diez pasos antes de ser apoyado por Feng Tianwei. Su cuerpo se sacudió ferozmente y su rostro se puso tan blanco como una sábana, estaba claro que había sufrido heridas internas.

Secta Divino Fénix, no esté tan ansiosa, será su turno lo suficientemente pronto.” Dijo Ye Meixie en voz baja y profunda.

“¡Ataca! ¡No es necesario que te contengas, estas personas ya no tienen la capacidad de defenderse, masacra a todos!” Xuanyuan Bo, quien había sido enviado volando por Feng Zukui, rugió con voz nerviosa y exasperada. “¡Sus cadáveres serán el regalo que le presentamos a nuestro Soberano Celestial como tributo para celebrar su apoteosis1!”

Después de que Xuanyuan Bo había dado esa orden, todos los miembros de la Poderosa Región de la Espada Celestial y el Salón Divino Sol Luna rápidamente se apresuraron hacia adelante, sus energías profundas y sus intentos asesinos sacudieron la Arena del Dios del Mar que ya estaba al borde del colapso. Los miembros reunidos del Santuario del Monarca Absoluto y del Palacio del Océano Supremo estaban tan furiosos que sus cuencas oculares amenazaban con fracturarse… Si uno hablara sobre la fuerza combinada, el Salón Divino Sol Luna y la Poderosa Región de la Espada Celestial definitivamente no podrían hacer frente al Santuario del Monarca Absoluto y al Palacio del Océano Supremo. Pero en este momento, sus cuerpos habían sido afectados por un veneno diabólico y de los dos Maestros Sagrados de su lado, uno había sufrido heridas graves y el otro estaba al borde de la muerte.

En este momento, podrían olvidarse incluso de pensar en resistirse, porque básicamente se habían reducido a una bandada de corderos sacrificados que ni siquiera tenían el poder para defenderse.

En cuanto a la Secta Divino Fénix, incluso si el veneno diabólico había sido purgado de sus cuerpos, básicamente no eran capaces de resistir u obstruir a los dos Terrenos Sagrados, por lo que el destino de la aniquilación completa y total les esperaba también.

Ye MeixieXuanyuan Bo… ¡¡¡Definitivamente ustedes… no morirán bien!!!” Rugió el Maestro Espiritual Agonía Amarga. Reunió toda la fuerza profunda que pudo reunir mientras se preparaba para hacer su última demostración.

“¡Puede que no sepa cómo voy a morir, pero sé que estás a punto de morir en este momento!” Xuanyuan Bo se precipitó al frente mientras empujaba su espada hacia el Maestro Espiritual Agonía Amarga. Detrás de él, los ancianos y los discípulos del Salón Divino Sol Luna y la Poderosa Región de la Espada Celestial también se habían apresurado.

SCREEEEEE…

Justo cuando todos estaban a punto de caer en las profundidades de la desesperación, un grito de fénix atravesó la cúpula azul del cielo cuando el mundo repentinamente se volvió rojo. Después de eso, la imagen de un fénix gigantesco apareció en el cielo como un espíritu divino que había descendido sobre este plano mortal mientras giraba en círculos en el aire.

En un instante, todo el mundo se sumergió en llamas que parecían quemar el cielo. Era como si toda la energía de fuego en el mundo hubiera sido atraída por esta gigantesca imagen de fénix mientras se elevaba por el cielo, irradiando un poder que era suficiente para provocar el fin del mundo.

“¿Qu… Qué… Qué…? ¿Qué es eso?” Los miembros del Salón Divino Sol Luna y de la Poderosa Región de la Espada Celestial se detuvieron por completo, la espantosa fuerza represiva hizo que todos sus cuerpos temblaran incontrolablemente.

“Ah, ah, ah, ah …” Incluso los miembros reunidos de la Secta Divino Fénix soltaban gritos de asombro mientras miraban la imagen del fénix que se elevaba en el cielo. Esa gigantesca imagen de fénix les hizo sentir vagamente que habían presenciado el descenso de su Dios Fénix.

Feng Xue’er descendió lentamente del cielo, sus hermosos ojos brillaban con un poder represivo y una dignidad impresionante que hizo que incluso Feng Zukui dejara de respirar. “Todos ustedes deben retirarse ahora mismo. Si alguien da un paso más, esa persona se convertirá en cenizas para siempre.”

El poder represivo irradiado por el espíritu fénix sobre ellos era tan grande que hacía temblar a sus mismas almas. Sin embargo, dado que ninguno de ellos había presenciado personalmente el cruel duelo que ella había peleado con Xuanyuan Wentian hace solo un mes, incluso si uno los golpeara hasta la muerte, ninguno de ellos creería que el poder actual del Feng Xue’er ya había superado por completo el de un Maestro Sagrado. Aunque el corazón de Xuanyuan Bo temblaba incontrolablemente de miedo, con el poder de dos Terrenos Sagrados alineados detrás de él, ni siquiera vio a Feng Zukui como una amenaza, y mucho menos a Feng Xue’er.

Él soltó una risa desenfrenada que estaba coloreada con cruel diversión. “Ah, qué fénix tan lamentable. Verte a ti luchando es simplemente demasiado adorable y encantador… Oh no, no, realmente lamentable sería una descripción más adecuada. Ven, déjame ver cómo nos vas a convertir en cenizas.”

“¿Para qué se han detenido todos? ¡¡Avancen!! ¡Maten a todos! ¡No perdonen a ninguno! Sus vidas serán la prueba de su lealtad al Soberano Celestial.”

“¡Ataquen!” Dijo Ye Meixie con voz sombría y pesada.

Un coro de asentimiento resonó entre los miembros reunidos de la Poderosa Región de la Espada Celestial y del Salón Divino Sol Luna. Los pies que se habían detenido temporalmente, una vez más, comenzaron a moverse hacia adelante cuando una densa y feroz intención asesina envolvió rígidamente a los miembros del Santuario del Monarca Absoluto y el Palacio del Océano Supremo.

Feng Xue’er se mordió ligeramente el labio inferior y, después de un breve momento de lucha interna, finalmente cerró los ojos. Su pequeña mano de jade nieve, que brillaba con la luz irradiada por sus Llamas de Fénix, cayó suavemente.

BOOOOOOM—

La imagen ardiente del fénix dio un largo chillido y pareció salir corriendo del corazón de una estrella, ya que dejó un mar de fuego ondulante y absoluto a su paso mientras descendía. El espacio se rompía completamente en todas partes donde pasaba la imagen del fénix.

Ye Meixie soltó un resoplido mientras despegaba hacia el cielo, con ambas manos agarrándose directamente a la feroz imagen del fénix… Pero en el instante en que sus manos se estiraron hacia delante, la expresión de su cara cambió bruscamente. Intentó escapar frenéticamente mientras su cuerpo comenzaba a convulsionarse, pero en ese momento, ya era demasiado tarde y fue instantáneamente absorbido por esa imagen ardiente.

“¡¡UWAAAAAAAAAAAAHHH!!”

El aullido miserable y lúgubre de Ye Meixie sonó por todo el Palacio del Océano Supremo.

La fiera imagen del fénix continuó descendiendo mientras transportaba a Ye Meixie, quien ya se había convertido completamente en una antorcha humana. Descendió al Palacio del Océano Supremo en medio de un coro de gritos de pánico y terror que resonaron al mismo tiempo. El mar de llamas se rompió, las enormes llamas se elevaron hacia el cielo mientras se tragaban por completo a todas las personas del Salón Divino Sol Luna y de la Poderosa Región de la Espada Celestial que se habían precipitado hacia adelante…

Insondable abismo oceánico. La ubicación donde Yun Che y Xuanyuan Wentian se batían en duelo.

“¿Finalmente te has resignado a tu destino?” Dijo Xuanyuan Wentian mientras soltaba una profunda y baja sonrisa. “Para poder aguantar tanto tiempo frente al poder del dios diablo de este soberano, de verdad tienes las cualidades para ser alabado por este soberano.”

“¿Resignarme al destino? Je … je je.” Yun Che se estaba riendo. Cuando dejó de huir y tomó la iniciativa de enfrentarse a Xuanyuan Wentian, comenzó a reírse sin parar. “Nunca he sabido lo que significa resignarme al destino.”

Xuanyuan Wentian.” Dijo Yun Che con una risa baja. “¿No encuentras que hay algo extraño con las heridas en mi cuerpo?”

“Este soberano realmente siente que está sucediendo algo extraño.” Dijo Xuanyuan Wentian de manera despreocupada. “Has sido acuchillado por este soberano muchas veces y si se tratara de otra persona, ya habría muerto diez mil veces. Pero a pesar de todas tus heridas, tu aura no se ha debilitado en lo más mínimo. Entonces parece que tu cuerpo es muy superior a tu fuerza profunda y es posible que sea comparable al cuerpo diabólico de este soberano. Este soberano ahora está extremadamente interesado en los secretos ocultos dentro de tu cuerpo, así que antes de obtener esos secretos, apenas puedo soportar la idea de destruirlo.”

“No, no, no”. La sonrisa de Yun Che se hizo aún más extraña. Levantó su propio brazo mientras hablaba pausadamente. “¿No te has dado cuenta de que todas las heridas en mi cuerpo son meramente heridas creadas por tus espadas? ¡Tu llamado poder del dios diablo ni siquiera ha dejado una sola marca en mi cuerpo!”

“…” Los ojos de Xuanyuan Wentian se entrecerraron en hendiduras, la luz negra que había dentro temblaba débilmente.

La energía profunda de tipo fuego crearía quemaduras, la energía profunda de tipo hielo causaría lesiones relacionadas con el frío. La energía profunda de tipo oscuridad era aún más aterradora que cualquiera de las otras dos. En el momento en que alguien fuese herido por la energía profunda de tipo oscuridad, su misma carne y sangre serían devoradas. s. Si uno la sacara fácil, la herida se volvería negra. Si fuera una lesión grave, la carne, la sangre e incluso los huesos de esa persona se convertirían en agua negra.

Cuando Yun Che había librado esa feroz batalla con el Soberano Demonio de la Matanza Lunar dentro del Nido del Demonio de la Matanza Lunar, todo su cuerpo había sido devastado por la energía profunda de oscuridad que era demasiado horrible como para siquiera mirar.

A pesar de que el Yun Che actual tenía muchas pequeñas y grandes heridas en su cuerpo, todas eran heridas de espada ligeras o pesadas. No había rastros de descomposición o putrefacción en estas heridas y la sangre que se filtraba de ellas era de color rojo oscuro.

La energía diabólica de oscuridad de Xuanyuan Wentian y la energía profunda de oscuridad que había llenado cada golpe de espada parecía no haber siquiera tocado el cuerpo de Yun Che.

“¿Qué estás tratando de decirle a este soberano?” Dijo Xuanyuan Wentian mientras su voz se volvía profunda y resonante.

“Heh … Heh heh …” La risa de Yun Che se volvió aún más extraña y sin importar si era su mirada o su expresión, ambas se volvían cada vez más inusuales y extrañas. También había un indicio de algo siniestro en ellos. Lentamente levantó sus ojos hacia Xuanyuan Wentian, una luz negra como la brea brillaba en sus pupilas.

La mirada de Xuanyuan Wentian saltó. “¿Mn? Esto es…”

¡¡¡¡Whoosh!!!!

Era como si un diablo de larga somnolencia se hubiera despertado repentinamente dentro del cuerpo de Yun Che, cuando una energía oscura incomparablemente espesa y densa surgió repentinamente de él. Su cabello se erizó por completo antes de bailar libremente en medio de esa luz negra. Una oscura y siniestra fuerza opresiva podía contener todo el cuerpo de Xuanyuan Wentian con un agarre incomparablemente helado.

“¿Qué… QUÉ?”

Las pupilas de Xuanyuan Wentian se expandieron al máximo, la oscuridad del insondable abismo del mar profundo fue incapaz de sellar su vista. La luz negra que irradiaba del cuerpo de Yun Che y su aura repentinamente cambiada era claramente…

¡¡¡Energía Diabólica de Oscuridad!!

¡Además, era una Energía Diabólica de Oscuridad incomparablemente pura y densa!

Notas:

1Apoteosis, es un momento culminante y triunfal de una cosa, en que se le confiere honores extraordinarios a una persona, también ocupado para divinizar algo o alguien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s