ATG – Capítulo 908 – La Aterradora Fuerza del Camino Divino

(8/16)

“En este mundo, Feng Xue’er posee la sangre divina más pura. En varios años, definitivamente será capaz de abrirse camino al Reino Profundo Divino y convertirse en la primera persona en toda la historia del Continente Profundo Cielo en alcanzar el camino divino. Después de eso, ella todavía tendrá un futuro ilimitado y posibilidades ilimitadas.”

“¡Y tú, Xuanyuan Wentian, no solo no podrás abrirte camino al Reino Profundo Divino, tampoco tendrás un futuro! ¡Además, dado que tu línea de sangre y tu alma ya han sido completamente corrompidas, interrumpidas y rotas, después de tu muerte, te disiparás por completo y no podrás reencarnar por toda la eternidad!”

Burlarse del oponente, enojarlo y hacerle perder la calma a veces sería más efectivo que cortarle uno de sus brazos. Yun Che obviamente había tenido éxito, ya que todas sus palabras habían apuñalado las constantes vitales de Xuanyuan Wentian. Todo el cuerpo de Xuanyuan Wentian temblaba y el aura oscura de su cuerpo estaba en un estado caótico. Era obvio que estaba completamente enojado.

Justo cuando Yun Che estaba a punto de agregar combustible al fuego, repentina y accidentalmente vio que el temblor de Xuanyuan Wentian había comenzado a calmarse e incluso la rabia en sus ojos había comenzado a reducirse rápidamente.

“Heh, heheheh…” Xuanyuan Wentian comenzó a reír, y su risa ya no era feroz, sino que era extremadamente sombría. “Este soberano ya es el Soberano Celestial del mundo, un dios diablo que posee la fuerza del camino divino… ¿Cómo podría enojarme por un simple mortal como tú?”

“…” Yun Che abrió su boca y la cerró. Este Xuanyuan Wentian pasó de la calma a la irritación y de nuevo a la calma otra vez. Luego, se irritó debido a sus propias palabras, antes de que repentinamente se calmara de nuevo…

¡Este constante e intenso cambio de emociones era simplemente una locura!

“¿Un futuro ilimitado y posibilidades ilimitadas? Heh…” Xuanyuan Wentian rió severamente. “¡Ustedes son los que realmente no tienen futuro ni posibilidades! ¡Porque hoy, este soberano simplemente… exterminará a todos ustedes aquí!”

BOOOOM…

En el cielo que carecía de luz, la oscuridad se había convertido en una sustancia sólida y pegajosa que gradualmente se derramaba mientras retumbaba. En un mundo carente de luz, parecía una fiera bestia de oscuridad que consumía los cielos y la tierra.

Yun Che sintió que la intensa presión se hizo más fuerte en este momento. Sus ojos atravesaron la oscuridad y se dio cuenta de que la oscuridad retumbaba en la espalda de Xuanyuan Wentian. Ésta aumentó gradualmente y se convirtió en un mar de tinieblas cada vez más masivo donde las fronteras casi no se podían ver.

¡El límite superior era el cielo, mientras que las fronteras inferiores eran los vastos mares!

Las cejas de Yun Che se tensaron ferozmente, la energía profunda en todo su cuerpo se disparó y la Espada Heaven Smiting Devil Slayer rápidamente se precipitó frente a él.

El área donde estaba el Palacio del Océano Supremo se había oscurecido por completo e incluso con el poder de los ojos de los Monarcas, todavía no podían ver claramente lo que estaba tres metros más allá de ellos. Feng Xue’er barrió sus manos nevadas y las Llamas del Fénix ardieron en los cielos, devolviendo algo de luz al mundo.

“¿Qué… qué tipo de poder es este?”

Este cambio aterrador en los cielos y la tierra; esta presión aterradora que era mucho más aterradora que el infierno en sus mentes… No se atrevían a imaginar que habría una existencia tan poderosa en este mundo y esta fuerza en realidad había venido de alguien que ellos conocían.

“¡Yun Che, este soberano quiere ver cómo vas a luchar ante la fuerza del dios diablo!”

¡Boom!

La Espada del Diablo de la Noche Eterna perforó hacia adelante. Con una simple acción, un mar infinito de oscuridad que cubría los cielos y la tierra envolvió a Yun Che, dejándole sin rutas de escape.

“Sss…” Yun Che inhaló fuertemente y toda la energía profunda dentro de su cuerpo comenzó a circular sin restricción. Aparte de la existencia anormal que era Jazmín, esta era la presión más pesada y la fuerza más aterradora que había encontrado en su vida. Era diferente en comparación con toda la fuerza que había resistido en el Continente Profundo Cielo… Una completa diferencia en términos de nivel y reino.

Xuanyuan Wentian nunca podría realmente entrar en el camino divino; estas no fueron palabras vacías. Porque incluso cuando él muriese, nunca podría alcanzar la longevidad, el poder del alma y el sentido espiritual del verdadero camino divino.

¡Sin embargo, simplemente en términos de fuerza profunda, estaba en el Reino Profundo Divino!

¡El Reino Profundo Divino que nunca antes había existido dentro del Continente Profundo Cielo!

Contra la fuerza en ese nivel, Yun Che no tenía ninguna posibilidad de ganar.

Sin embargo, si fuera contra Xuanyuan Wentian

Yun Che dio un paso adelante ferozmente. La Espada Heaven Smiting Devil Slayer se balanceó con intensidad y las llamas doradas se elevaron varios cientos de metros en el aire, formando un mar de llamas escarlatas que ahuyentaba fuertemente la oscuridad.

“¡Boom!”

El mar de la oscuridad colisionó fuertemente con las feroces llamas en el aire. En un instante, el cielo oscuro se dividió en dos mundos opuestos completamente separados. La parte más alta era la oscuridad pegajosa y densa, mientras que la parte inferior estaba ardiendo en llamas, que lo hacían parecer como si un sol dorado se hubiese levantado en ese preciso momento. El brillo de las llamas irradiaba hacia abajo y formaba hermosos rayos sobre la superficie del mar.

“¡¡Eso… eso es !!”

En la parte norte, donde el rojo y el negro de los cielos se encontraron, era como si la imagen mostrada fuera la del día del juicio final. Incluso aquellos practicantes profundos que soportaban el veneno diabólico miraban con todas sus fuerzas hacia el norte, sin querer perderse esta imagen. Esta era una imagen más impactante que cualquier desastre natural y definitivamente solo la encontrarían una vez en sus vidas y nunca habría una segunda vez.

Cualquiera podría decir que la oscuridad era la fuerza de Xuanyuan Wentian, mientras que las llamas escarlatas eran la fuerza de Yun Che. Aunque estaban a cientos de kilómetros de distancia, aún podían decir claramente el desarrollo de la batalla.

Gran Hermano Yun… ¡Buena suerte!” Ambos brazos de Feng Xue’er se agarraron con fuerza a la esquina de su vestido mientras su corazón no podía calmarse.

Los dos mundos permanecieron en un punto muerto por solo un par de respiraciones antes de que la oscuridad descendiera repentinamente, reprimiendo ferozmente el mar de llamas. Cuando comenzó la supresión, gradualmente se volvió más y más intensa y la luz de las llamas se volvió cada vez más tenue. El creciente mar de llamas parecía como si fuera un sol que había sido consumido por nubes oscuras y, en un instante, la mitad ya había desaparecido.

“¡Gran Hermano Yun!” Gritó Feng Xue’er, sorprendida cuando ambas manos se sujetaron en su pecho fuertemente.

Antes, Jazmín le había dicho a Yun Che que si veía el Reino Profundo Elemental al Reino Profundo Soberano como un gran reino, entonces el Reino Divino Profundo era un reino completamente diferente.

Cuando se encontrara en estados extremos, Yun Che podría luchar contra el Reino Profundo Tirano con la fuerza del Reino Profundo Cielo, podría luchar contra el Reino Profundo Soberano con la fuerza del Reino Profundo Tirano. Cuando estuviese dentro del Reino Profundo Tirano, ya podría derrotar a la poderosa potencia que era Huangji Wuyu.

Todo este tiempo, su fuerza fue capaz de trascender uno o incluso dos reinos profundos. Sin embargo, aunque el Reino Profundo Soberano y el Reino Profundo Divino parecían estar separados por un solo reino, la brecha entre ellos era demasiado grande… Era tan grande que en la historia del Continente Profundo Cielo, aunque había innumerables Overlords y Monarcas, nunca antes hubo un Dios Profundo.

En este momento, Yun Che, que ya había ingresado al Reino Profundo Soberano, se estaba enfrentando a la primera persona en la historia del Continente Profundo Cielo que rompió el cuello de botella del Reino Profundo Soberano y que poseía la fuerza del camino divino. También fue testigo presencial de cuán masiva era la brecha entre los dos reinos.

Las Llamas del Cuervo Dorado que encendió con todas sus fuerzas solo habían durado unos cinco segundos antes de ser derrotadas por el poder de la fuerza divina de Xuanyuan Wentian. Hubo una presión que parecía como si los cielos se derrumbaran. Todo el cuerpo de Yun Che tembló y el mar de llamas rápidamente cayó junto con su cuerpo. Cuando se acercó a la superficie del océano, las Llamas del Cuervo Dorado en su cuerpo se extinguieron y nuevamente no hubo luz entre el cielo y la tierra.

La oscuridad que envolvía los cielos parecía la boca de un demonio mientras rodaba y consumía a Yun Che dentro de ella.

“¡Jajajajaja!” Xuanyuan Wentian dejó escapar una risa histérica y estremecedora. “Yun Che, ¿¡estás viendo esto!? ¡Esta es la fuerza de un dios diablo! ¡No importa cuánta suerte poseas, incluso si hicieras una mejora masiva, todo sería insignificante! ¡Delante de la fuerza del dios diablo, todavía eres una simple hormiga!”

El aura diabólica de oscuridad comenzó a rodar con aún más intensidad, suprimiendo gradual y completamente el aura de Yun Che. Repentinamente, se escuchó un fuerte chirrido y un brillo de espada bermellón salió disparado hacia el cielo. La densa oscuridad se estaba dividiendo capa a capa y la punta de la espada perforada hacia Xuanyuan Wentian. Dondequiera que fuese la punta de la espada, arrastraba un tornado giratorio.

“¿Mn?” La risa histérica de Xuanyuan Wentian se cortó abruptamente. El mundo de oscuridad ya había sido perforado desde abajo hacia arriba por la Espada Heaven Smiting Devil Slayer. La punta de la espada, que emitía un brillo bermellón, se dirigía hacia su abdomen.

A pesar de que había atravesado todo el mundo de oscuridad, el poder de la espada aún no se reducía en lo más mínimo.

“¡Es esa espada despreciable otra vez!”

Xuanyuan Wentian aulló y de repente tiró de la Espada del Diablo de la Noche Eterna hacia abajo.

¡¡¡Clangggg!!!

Esta fue la primera vez que Yun Che colisionó frontalmente con la fuerza del camino divina. Desde que sus llamas habían sido completamente reprimidas, ya había sentido cuán atemorizante era la fuerza del camino divino. Cuando estaban a punto de cruzar las espadas, ya se había preparado lo suficiente. Sin embargo, cuando sus espadas chocaron, el cuerpo entero de Yun Che todavía se estremeció. Sus dos brazos estaban entumecidos y se desmayó. En ese instante, su conciencia realmente se había dispersado.

Yun Che resopló débilmente y su cuerpo se giró hacia atrás.

“Je, sigue luchando. ¡Solo cuando te esfuerces lo suficiente sentirás más desesperación!”

Toda el aura de oscuridad se reagrupó detrás de Xuanyuan Wentian y apuñaló con su espada hacia Yun Che. La oscuridad fluyó junto con el golpe.

Yun Che, que estaba volando hacia atrás, estabilizó con fuerza su equilibrio con una postura distorsionada. El aura profunda en él se elevó y las llamas se reavivaron. Frente a la espada de Xuanyuan Wentian, que estaba en posición asesina, Yun Che no solo no se retiró ni esquivó, sino que sacó su espada. El espacio que rodeaba la espada se hizo añicos como el cristal y la energía ilimitada se fusionó con las ardientes llamas divinas. La atmósfera se distorsionó y ardió.

¡¡Boom!!

La Espada Heaven Smiting Devil Slayer y la Espada del Diablo de la Noche Eterna atravesaron el aire al mismo tiempo, chocando fuertemente. En un instante, el mundo perdió todo el sonido, antes de que volviera a estallar ferozmente cuando la frágil atmósfera dejó escapar un largo chirrido y colapsó durante varias docenas de kilómetros. Las llamas y la oscuridad circundantes se separaron a la fuerza y miles de olas gigantes recorrieron cincuenta kilómetros de mar.

“UWAHHHH …”

El Palacio del Océano Supremo se llenó de numerosos gritos nerviosos mientras el palacio oceánico temblaba con fuerza, como si pudiera colapsar por completo en cualquier momento.

“¡Pfft!”

Una larga veta de sangre salió de la boca de Yun Che. Sus dos brazos carecían de sensibilidad y lo enviaron volando como un meteoro. Sin embargo, la postura de espada de Xuanyuan Wentian todavía no podía ser completamente soportada. Numerosas auras de espada azotaron su cuerpo, destruyendo su desgaste exterior mientras añadían numerosas y profundas vetas de sangre a su cuerpo.

Por otro lado, Xuanyuan Wentian solo había sido derribado por menos de treinta metros.

Sólo cuando estaba cerca de la superficie del océano, Yun Che finalmente se detuvo. Su cuerpo entero estaba adolorido y las áreas que fueron atacadas directamente por el aura de espada estaban con un dolor insoportable. Sus dos brazos, que habían resistido esa fuerza espantosa, estaban exudando vetas de sangre.

Dentro del Continente Profundo Cielo, la única persona que podría soportar un golpe de Xuanyuan Wentian sería Yun Che. Si se tratara de otra persona, incluso si poseyeran una fuerza similar a la del Yun Che, sus brazos indudablemente se romperían.

Lentamente levantando la Espada Heaven Smiting Devil Slayer otra vez, las Llamas del Cuervo Dorado en su cuerpo se encendieron una vez más cuando su energía profunda surgió a su lado. Aunque había muchas manchas de sangre en todo el cuerpo de Yun Che ahora y había empezado a jadear un poco, su fuerza no era más débil que antes.

Este Xuanyuan Wentian

En este punto, Yun Che ya estaba seguro de que, aunque Xuanyuan Wentian nunca podría obtener la longevidad y el sentido espiritual del camino divina, su fuerza aterradora estaba verdaderamente dentro del Reino Profundo Divino.

La razón por la cual había una brecha tan grande entre el Reino Profundo Soberano y el Reino Profundo Divino era porque, cualquiera bajo el Reino Profundo Divino, sin importar cuán fuerte fuese, era solo un ser humano.

¡Cuando uno ingresa al Reino Profundo Divino, él habrá trascendido el reino de los mortales y se convertiría en un verdadero dios entre los humanos!

Los oponentes anteriores de Yun Che, sin importar cuán fuertes fueran, seguían siendo humanos… Incluso la fuerza del Soberano Demonio de la Matanza Lunar ya se había deteriorado al nivel de los humanos. Sin embargo, hoy, él confiaba en su fuerza mortal para luchar contra alguien que poseía la fuerza del camino divino.

No solo eso, esta era una batalla que debía ganarse sin importar qué.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s