ATG – Capítulo 904 – Aniquilado a Mano Limpia

(4/16)

En el momento en que las tres fuerzas comenzaron su ataque conjunto contra su enemigo común … O para ser exactos, antes de que su ataque hubiera comenzado oficialmente, ya se habían desmoronado.

Las terribles ondas de energía empujaron a todos los demás a los bordes de la Arena del Dios del Mar y cada persona de las siete naciones estaba temblando, sus corazones se llenaron de terror. La más fuerte de las siete naciones: la Secta Divino Fénix; dos de los Cuatro Terrenos Sagrados e incluso los dos que se clasificaban más altos en términos de fuerza general: el Santuario del Monarca Absoluto y el Palacio del Océano Supremo; la fuerza combinada de todos los mejores expertos de las tres fuerzas realmente sufrieron una derrota instantánea ante Xuanyuan Wentian.

Eran como un grupo de mortales, en medio de sus gritos de renuencia, desafiando a un espíritu divino que era más poderoso de lo que podían imaginar. El resultado fue naturalmente evidente.

Los practicantes profundos con una fuerza inferior a la de un Monarca cayeron al suelo, sufriendo un dolor que les hizo desear la muerte mientras soltaban alaridos que podían entumecer el corazón de uno. Esos poderosos Monarcas también se aferraban amargamente al sufrir un dolor insoportable que sólo podían soportar ellos mismos. Tal escena no sólo conmocionó a las fuerzas de las siete naciones hasta el punto en que sus órganos se sentían como destrozados, sino que todo el Salón Divino Sol Luna se volvió escalofriantemente silencioso. Inicialmente, algunos de los expertos con un poco más de determinación dentro de Salón Divino Sol Luna todavía se oponían a la decisión de Ye Meixie. Sin embargo, después de mirar la escena ante sus ojos, comenzaron a regocijarse de que Ye Meixie hubiese escogido el camino de la supervivencia.

En este momento, varias poderosas energías profundas repentinamente se acercaron desde los cielos orientales. Los ojos de Xuanyuan Wentian se movieron y él dijo con una sonrisa sombría. “Parece que tengo otra buena noticia.”

Cuatro Ancianos de la Región de la Espada volaron como rayos, sus cuerpos estaban completamente manchados de sangre. Evidentemente, todos habían sufrido heridas considerablemente graves y en sus manos, también estaban arrastrando a una persona con un aura frágil, cubierta de sangre. Descendieron a la Arena del Dios del Mar, arrojaron a la persona en sus manos junto a Xuanyuan Wentian. La persona en el frente dijo mientras jadeaba por aire. “Soberano Celestial, sus expectativas… no fueron traicionadas.”

Al ver a la persona que estaba completamente cubierta de sangre, las caras de toda la multitud del Santuario del Monarca Absoluto, que en ese momento soportaban un inmenso dolor, cambiaron gravemente. “¡YuanYuanba!”

“Muy bien”. Xuanyuan Wentian entrecerró los ojos, mientras miraba al hombre con aura insoportablemente frágil bajo sus pies. “Xia Yuanba, después de perder tanto tiempo y separar a tantas personas de mi Región de la Espada, el día en que este soberano se convierte oficialmente en el Soberano Celestial, finalmente caes en manos de este soberano. Dime, ¿es esta alabanza y elogio dado a este soberano por los cielos?”

XuanyuanWentian…” Xia Yuanba no estaba inconsciente. Sus dos manos se agarraban al suelo, pero ya no podía pararse y solo quejidos llenos de odio extremo y resentimiento salían de su boca.

“Mientras la basura innecesaria muera tarde o temprano, no importa. ¡¡Pero tú, es mejor que mueras lo antes posible!!”

Una luz negra brilló en la mano de Xuanyuan Wentian, mientras se aferraba a la cabeza de Xia Yuanba.

“¡¡¡¡¡Detente!!!!!”

En el Santuario del Monarca Absoluto resonaban rugidos furiosos. A pesar de llevar el veneno diabólico en sus cuerpos, el Maestro Espiritual Azul Antiguo y el Maestro Espiritual Corazón Separado se movieron al mismo tiempo en medio de sus furiosos rugidos. Huangji Wuyu, gravemente herido, sacó a la fuerza la Regla Celestial del Caos Primordial y la lanzó hacia Xuanyuan Wentian con todas sus fuerzas.

“Heh…”

Xuanyuan Wentian dejó escapar una sonrisa siniestra y venenosa. Con un movimiento de su palma, un rayo de luz negro golpeó la Regla Celestial del Caos Primordial que vino volando hacia él. La Regla Celestial del Caos Primordial primigenio se inclinó instantáneamente y voló en la dirección opuesta mientras llevaba un resplandor negro, golpeando despiadadamente al Maestro Espiritual Corazón Separado y al Maestro Espiritual Azul Antiguo.

El Maestro Espiritual Corazón Separado y el Maestro Espiritual Azul Antiguo gimieron al mismo tiempo que fueron enviados a volar hacia atrás con una profunda zanja sangrienta en cada uno de sus cuerpos. Los gestos de la mano de Xuanyuan Wentian cambiaron una vez más. Dos haces de espada aparecieron ante él y perforaron en dirección al Maestro Espiritual Azul Antiguo y el Maestro Espiritual Corazón Separado que todavía estaban volando hacia atrás.

“¡¡Maestro!!”

Los dos negros haces de espada tenían apenas un pie de largo, pero Xia Yuanba, que estaba bajo los pies de Xuanyuan Wentian, podía sentir claramente que dentro de ellos había una energía aterradora que era suficientes para aniquilar varias veces a los Monarcas de alto rango. Con un rugido lleno de desesperación, estrellas doradas aparecieron descuidadamente ante sus ojos y parecía haber algo ferozmente surgiendo de su pecho. Su cuerpo, que inicialmente estaba en estado de agonía, se disparó repentinamente mientras aplastaba su puño contra Xuanyuan Wentian.

En el puño que se había expandido a un ancho de hasta medio pie, una capa de luz dorada intensa que parecía perforar los ojos realmente lo estaba cubriendo.

“¿Oh?” La expresión de Xuanyuan Wentian cambió ligeramente.

Bajo un estallido milagroso de inmenso poder, el espacio se distorsionó intensamente y las direcciones de los dos haces de espada se vieron contrarrestadas en gran medida, ya que ambos volaron hacia el cielo. El puño que estaba envuelto en una luz dorada también se había aplastado despiadadamente contra el pecho de Xuanyuan Wentian en ese momento.

¡¡¡Boom!!!

Con una fuerte reverberación, el pecho de Xuanyuan Wentian se hundió un poco y toda la parte superior del cuerpo se dobló noventa grados hacia atrás. Bajo el inmenso rebote, Xia Yuanba fue enviado despiadadamente volando hacia atrás y se estrelló pesadamente contra el Maestro espiritual Azul Antiguo, quien resultó gravemente herido nuevamente después de ser golpeado por el veneno diabólico. Con una mirada de asombro en sus ojos, luego colapsó completamente.

“Yuanba…” El Maestro Espiritual Azul Antiguo extendió su mano hacia Xia Yuanba, pero ya no era capaz de moverlo ni siquiera un poco.

“Ja … Jaja … Jajajaja …”

La parte superior del cuerpo de Xuanyuan Wentian se enderezó lentamente. Presionando su mano sobre su pecho, soltó una risa siniestra, la expresión de su rostro se había vuelto aún más horrible y demoníaca. “Como se esperaba de … las Venas Divinas del Emperador Tiránico. Incluso en un estado medio muerto, aún pudiste dejar que este soberano sintiera dolor … ¡Como yo pensaba … no puedes seguir con vida!”

Aunque ya había matado a muchas personas hoy, de principio a fin, todavía tenía que avanzar un paso. Porque básicamente no eran dignos de él para moverse y matarlos.

Sin embargo, esta vez, en medio de su feroz risa, voló en el aire y con un par de garras demoníacas que estaban envueltas en luz negra, agarró a Xia Yuanba.

¡Porque Xia Yuanba era una de las pocas amenazas potenciales en este mundo!

“¡¡Xuanyuan Wentian!!”

Justo cuando Xuanyuan Wentian había volado, un estruendoso rugido resonó repentinamente junto a sus oídos. Esta voz, también había detenido instantáneamente su figura.

Xia Yuanba, que esperaba la muerte en desesperación, repentinamente abrió los ojos cuando escuchó la voz. Instantáneamente recuperó su claridad y con un par de ojos que llevaban total y profunda incredulidad, él se volteó temblorosamente hacia la dirección de donde venía la voz.

“Será mejor que seas obediente y te quedes quieto allí, de lo contrario, no puedo garantizar que el cerebro de tu hijo no se convierta completamente en pasta.”

Esta voz tenía un profundo tono amenazante e incluso llevaba una insinuación clara de ridículo. Siguiendo la dirección de la que provenía la voz, la multitud solo se dio cuenta de que dos personas habían aparecido repentinamente en el cielo y había otra persona que estaba siendo sostenida en las manos de ambas.

Después de ver sus caras claramente, aparentemente casi todos los rostros revelaron una mirada extremadamente asombrada.

“Es… Es…”

“…” Xuanyuan Wentian lentamente se giró, sus oscuros ojos de halcón chocaron instantáneamente con los ojos de Yun Che.

Xuanyuan Wendao estaba siendo agarrado de la cabeza por Yun Che y estaba sostenido en el aire, todo cuerpo era como un cadáver sostenido por su cuero cabelludo. Los constantes y leves espasmos de sus cuatro extremidades demostraban que todavía estaba vivo, y débiles gemidos escapaban constantemente de su boca. “Sálva… me… padre… sálva… me…”

 

“¿¡YunYunYun Che!?” En la esquina más alejada de la Arena del Dios del Mar, Dongfang Xiu y Qin Wushang perdieron el control de sus voces y rugieron ruidosamente. Nunca habían dudado de sus propios ojos como en este mismo momento.

“¿Yun Che… y la Princesa Snow?”

“No es… ¿No está ya muerto Yun Che?”

“¿¡Realmente es Yun Che!? Él… ¿No está muerto?”

El nombre de Yun Che era conocido en todo el Continente Profundo Cielo. Varios meses atrás, las noticias de su muerte se habían extendido a través del Continente Profundo Cielo, y esta noticia, incluso había venido de los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados. De todos los presentes, los más asombrados fueron, sin dudas, Huangji Wuyu, Qu Fengyi y Ye Meixie, porque varios meses atrás, después de todo, habían visto personalmente el ‘cadáver’ de Yun Che.

“¡Padre real! ¡Abuelo! Bisabuelo…”

Feng Xue’er ya había cargado hacía abajo, aterrizando frente a Feng Hengkong y el resto. Feng Hengkong, que en ese momento soportaba la tortura del veneno diabólico, no esperaba poder volver a ver a Feng Xue’er mientras todavía estaba vivo y, por un momento, sus sentimientos fueron una mezcla de pena y alegría. Sin embargo, rugió desesperadamente. “Xue’er … Tú … ¿Por qué regresaste?… Corre… ¡¡Date prisa y corre!! ¡¡Corre!!”

Xue’er … Corre … ¡Date prisa y corre!” Feng Tianwei aulló dolorosamente también. “Pudimos verte por última vez, estamos felices incluso si tenemos que morir… Tú… Date prisa… ¡¡Corre!!”

“Cuñado… ¿Eres… realmente tú?” Xia Yuanba no pudo pararse. Él murmuró ligeramente mientras dos rayas de lágrimas se deslizaban cálidamente por su rostro.

“Yuanba, debes haber olvidado las palabras que te dije una vez.” Dijo Yun Che con una sonrisa. “Mientras no hayas visto mi cadáver con tus propios ojos, nunca creas que ya estoy muerto. Has podido persistir hasta ahora bajo la persecución de Xuanyuan Wentian… verdaderamente increíble.”

“Heh… Heheh…” Se rió Xia Yuanba, riéndose especialmente alegremente.

Con la mano de Yun Che apretando la cabeza de Xuanyuan Wendao, Xuanyuan Wentian ya no se atrevió a actuar tan precipitadamente como esperaba. Sus ojos se entrecerraron mientras medía con firmeza a Yun Che. Él sintió una diferencia muy evidente en Yun Che… Y era una diferencia extremadamente grande también.

Yun Che, este soberano realmente te admira. Si te hubieras quedado en el Reino Demonio Ilusorio, hubieras podido vivir por otros diez días o medio mes… ¡Sin embargo, sólo tuviste que apresurarte para buscar la muerte!”

“¿Buscar la muerte? ¿No tienes miedo de que tu hijo muera justo en frente de mí?” Yun Che levantó a Xuanyuan Wendao en lo alto. “Este es tu único hijo. Si tuviera que aplastarlo hasta la muerte, si quieres tener otro descendiente, solo puedes dar a luz a uno nuevo… Oh, no, no, no, casi he olvidado algo. Este cuerpo tuyo es incluso algo que le arrebataste a otra persona, así que no importa cuántos hijos o hijas tengas, siempre pertenecerían a otra persona. En otras palabras, si tuviera que aplastarlo hasta la muerte, este Soberano Celestial que afirmas ser, quedará completamente sin ni un solo descendiente. Ahora eso es realmente triste y miserable.”

“¡¿Te atreves a amenazar a este soberano?!” Una densa aura de oscuridad salió de los ojos de Xuanyuan Wentian y su voz se hundió por completo.

“Heh, cometiste un error. ¡Ni siquiera eres digno de que te amenace!”

Frente a la helada aura oscura de Xuanyuan Wentian y su intento asesino, Yun Che simplemente soltó una carcajada. Luego, con un movimiento de su brazo, bajo la mirada asombrada de todos, arrojó directamente a Xuanyuan Wendao… Y hasta lo había arrojado hacia la Poderosa Región de la Espada Celestial.

Xuanyuan Bo se adelantó apresuradamente para atrapar a Xuanyuan Wendao y estaba un poco incrédulo de que Yun Che realmente tirara su única ‘paja salva vidas’, que podría amenazar a Xuanyuan Wentian, así como así.

Los ojos de Xuanyuan Wentian también se estrecharon ligeramente.

“Sé obediente y cuida bien de tu Joven Maestro. Ustedes lo han hecho mejor, absolutamente no lo dejen morir.” Yun Che cruzó sus brazos frente a su pecho y dijo tranquilamente.

Dejando de lado a la Poderosa Región de la Espada Celestial, las acciones de Yun Che fueron incluso inesperadas para todos los demás e incluso pensaron que Yun Che básicamente se había vuelto loco. La expresión de Xuanyuan Bo, quien atrapó a Xuanyuan Wendao cambió rápidamente, cuando dijo con una voz temblorosa: “Soberano Celestial, el Joven Soberano no está en peligro de muerte, sin embargo … ¡sin embargo, sus venas profundas han quedado paralizadas!”

“¡Yun Che, seguro que tienes enormes agallas!” Xuanyuan Jue, que estaba en la parte delantera de los asientos de Villa de la Espada Celestial, se levantó y rugió. “¡Soberano Celestial, definitivamente no debes dejar que este mocoso tenga una muerte sencilla! ¡Definitivamente debe dejarlo que ruegue por la muerte!”

Xuanyuan Wentian levantó lentamente la mano y un haz de espada negra perforó una grieta dimensional, disparando directamente hacia Yun Che.

“¡Yun Che, ten cuidado!”

“¡¡Cuidado!!”

“¡¡¡Esquívalo!!!”

Fuertes rugidos asombrados resonaron en la Secta Divino Fénix, el Santuario del Monarca Absoluto y el Palacio del Océano Supremo. Aunque los haces de espada de Xuanyuan Wentian no parecían extraordinarios, eran completamente terroríficos en una extensión insondable.

Sin embargo, Yun Che no se alejó en lo más mínimo y su palma instantáneamente brilló. En un instante, ese haz de espada, que estaba apuntando a su garganta, se fijó en su mano. Luego, con un leve agarre de su mano, ya se había convertido en una gran pila de polvo negro, que se dispersó sin dejar rastro.

Los ojos de todos sobresalieron de sus orbitas al presenciar esta escena, mientras que las personas que rugían salvajemente se habían endurecido por completo, sus voces también se quedaban atrapadas en sus gargantas.

“¡Jajajaja, jajajajaja!” Xuanyuan Wentian no estaba sorprendido y había comenzado a reír locamente. “Yun Che, siempre que este soberano te ve, siempre le traes una agradable sorpresa. ¡Como era de esperar, esta vez no es una excepción!”

“Heh, no hables demasiado pronto. Puede haber una sorpresa aún mayor más adelante.” Dijo Yun Che sonriendo.

“¡Gran Hermano Yun!” Abajo, la voz ansiosa de Feng Xue’er resonó.

¿¡El terrorífico haz de espada de Xuanyuan Wentian, que casi podría quitarle la vida a alguien tan poderoso como Qu Fengyi con un solo golpe, en realidad fue aniquilado a mano limpia… por Yun Che!?

Yun Che miró hacia abajo y con un movimiento de su mano izquierda, una masa de luz verde salpicó desde el cielo, envolviendo a todas las personas de la Secta Divino Fénix en su interior. En solo unas pocas respiraciones de tiempo, el veneno diabólico en todos los discípulos de la Secta Divino Fénix había sido completamente purificado; el dolor en sus caras había desaparecido sin dejar rastro y los flujos normales de su energía profunda habían sido restaurados. Cada uno de ellos miró sus propias manos, regocijándose hasta perderse.

La figura de Yun Che se desdibujó cuando rodeó directamente a Xuanyuan Wentian y llegó ante Xia Yuanba y el Maestro Espiritual Azul Antiguo. A toda prisa, metió una píldora en la boca de Xia Yuanba y usó la luz de la purificación para purificar todo el veneno diabólico en el cuerpo del Maestro Espiritual Azul Antiguo.

“Cuñado… cuñado…” Xia Yuanba dijo su nombre dos veces consecutivas. A pesar de que sufría lesiones extremadamente graves, todavía era tan feliz como un niño.

Xuanyuan Wentian no lo detuvo, ni se dio la vuelta. Sus ojos se estrecharon gradualmente en rendijas extremadamente finas.

Al ver al Maestro Espiritual Azul Antiguo y a la totalidad de Secta Divino Fénix recuperar su normalidad, la gente del Santuario del Monarca Absoluto y el Palacio del Océano Supremo, quienes sufrían actualmente la cruel tortura del veneno diabólico, revelaron miradas incomparablemente alegres. La multitud de Maestros Espirituales y Venerables soportaron con fuerza el dolor del veneno diabólico y dejaron escapar voces suplicantes. “Maestro Asgard Yun… Tendremos… que molestarlo … para quitar el veneno…”

Sin embargo, Yun Che se dio la vuelta y una vez más se elevó en el aire, llegando frente a Xuanyuan Wentian … Haciendo oídos sordos al Santuario del Monarca Absoluto y al Palacio del Océano Supremo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s