Invincible – Capítulo 159 – Pasando a través de la Ciudad del Acantilado Meridional

(7/7)

Siendo golpeado tan de repente, la cara del eunuco se tornó mortalmente pálida y rápidamente se agachó una y otra vez, suplicando misericordia. “¡Este sirviente sea condenado, este sirviente sea condenado!”

No mucho después de eso, las noticias del Rey Lu Zhe confiriéndole a Huang Peng el título de Gran Duque se extendieron por toda la Ciudad Real, y toda la ciudad entró en pánico.

“¿Huang Peng? ¿El padre de Huang Xiaolong? Incluso si Huang Xiaolong representa a nuestro Reino Luo Tong y gana el primer lugar en la Batalla de la Ciudad Imperial del Imperio Duanren, el Rey Lu Zhe no puede conferirle tan alto y noble título a Huang Peng, ¿verdad?”

“Está bien. ¡Además, ese Huang Xiaolong aún no ha ganado el primer lugar! Huang Xiaolong ni siquiera ha penetrado en el Reino Xiantian, quién puede decir que incluso permanecerá vivo hasta el final en la competencia.”

“¿El rey Lu Zhe perdió su cordura después de ser pateado en la cabeza por un burro?”

Desde lo más alto de la escala social hasta lo más profundo, tuvieron lugar discusiones frenéticas entre todas las fuerzas de gran y pequeña escala.

Incluso los plebeyos que residían dentro de las murallas de la Ciudad Real sintieron que su Rey se había vuelto loco.

En el salón principal del palacio.

Ministros civiles y militares llenaron el enorme salón.

El Mariscal Haotian se situó en la posición de liderazgo en el lado militar, y de pie en la misma posición frente al Mariscal Haotian había un hombre alto y robusto con una cabellera blanca que parecía tener más de ochenta años. Este tipo de ochenta y tantos años era el líder de la facción civil, el Primer Ministro Wu Feng.

Su Alteza, conferir a Huang Peng el título de Gran Duque es muy inapropiado”.

¡Muy inapropiado!

Quizás entre los numerosos ministros del reino, solo el Primer Ministro Wu Feng y el Mariscal Haotian se atreverían a hablar de esa manera con el Rey Lu Zhe.

“Eso es correcto, Su Alteza. ¡Desde la fundación de nuestro reino, solo tres personas tuvieron el honor de ser investidas con el título de Gran Duque y cada una de ellas realizó grandes obras meritorias para la fundación del reino!” Se destacó un ministro civil y dijo.

Siguiendo su ejemplo, más y más ministros hablaron, lo que finalmente llevó a la mayoría de ellos a expresar sus objeciones.

“¡Basta!” Al igual que otro ministro se opuso, Lu Zhe, que había estado callado todo el tiempo, repentinamente se levantó de su trono. Un dedo señaló a Wu Feng y a los ministros detrás de él, chasqueando ruidosamente con frustración. “¡Todos ustedes son pedos de perros habladores! ¡Pedos de perros en cada palabra! ¡Yo-soy-el-Rey-del-ReinoLuoTong, puedo decir a quién se le concede el título como Gran Duque en el Reino!”

Todos los ministros se quedaron sin palabras.

El salón principal del palacio parecía aplastado por un espeso silencio.

¡¿Pedos de perros?!

El siempre perpetuamente digno y calmado Rey Lu Zhe en realidad se comportaba como un matón común en las calles, maldiciéndolos y calificando sus palabras como pedos de perros.

Mientras el Rey del Reino Luo Tong discutía sobre el título de Gran Duque de Huang Peng, el pequeño grupo de cuatro de Huang Xiaolong había atravesado el Condado Gran Amanecer y había llegado a una de las fronteras del Reino Luo Tong.

En el camino, Huang Xiaolong también recibió noticias de que Lu Zhe quería conferirle a su padre, Huang Peng, el título de Gran Duque, pero no podía molestarse en ello. Para él, si su padre tenía el título de Gran Duque del Reino Luo Tong o no era discutible.

Cuando se estableciera en el Imperio Duanren, planeaba trasladar a la Familia Huang a la Ciudad Imperial.

Medio mes más tarde, llegaron a la frontera más meridional del Reino Luo Tong, la Ciudad del Acantilado Meridional.

Al llegar a la Ciudad del Acantilado Meridional, Huang Xiaolong pensó repentinamente en la escena del último Castellano de la Ciudad del Acantilado Meridional, Wei Yang, y la muerte de su concubina. Después de que Wei Yang murió, el nuevo Castellano que lo reemplazó se llamaba Sun Qing.

Antes de ser promovido a este puesto, Sun Qing era un guardián general de una de las fronteras del reino. Un subordinado del Mariscal Haotian.

Para cuando el grupo de Huang Xiaolong ingresó a la Ciudad del Acantilado Meridional, ya era tarde. Por lo tanto, Huang Xiaolong decidió quedarse en la ciudad por una noche y continuar su viaje al día siguiente.

Huang Xiaolong no molestó a Sun Qing con su estadía en la Ciudad del Acantilado Meridional.

Los cuatro simplemente eligieron una posada cercana a la mansión del Castellano llamada Cálida Fragancia y alquilaron cuatro habitaciones para pasar la noche.

La noche se profundizó gradualmente.

El entorno estaba tranquilo y la mayoría de la gente dormía.

La clara luz de la luna brillaba como agua ondulante.

Huang Xiaolong estaba meditando en su habitación cuando de repente, un ligero paso sonó desde la azotea.

Huang Xiaolong fue alertado y salió de su habitación. Buscando la fuente de la perturbación, detectó a dos hombres vestidos de negro con rostros enmascarados saltando por encima de los tejados. Y con ágiles saltos sobre las paredes, las dos sombras negras se colaron en la Mansión del Castellano.

Cuando Huang Xiaolong salió de su habitación, Zhao Shu, Yu Ming y Fei Hou también salieron de las suyas.

Soberano, ¿qué hacemos…?” Zhao Shu dio un paso adelante y preguntó.

La voz de Huang Xiaolong sonó solemnemente. “Primero espera y mira lo que está pasando.”

En este punto, los dos hombres vestidos de negro que se colaron en la Mansión del Castellano se detuvieron en cierto edificio del patio. Parados allí, uno de los hombres rápidamente se quitó algo de la ropa que se superponía a su pecho y que parecía un tubo. Posicionando el tubo, el hombre sopló en él. Después de un tiempo, el otro hombre saltó a la habitación y salió mientras cargaba un saco sobre su hombro.

Mirando con cautela a los alrededores, los dos hombres pasaron por alto a los guardias patrulleros de la Mansión del Castellano y saltaron sobre las paredes, llevando el saco lejos de la mansión.

Huang Xiaolong y el resto vieron claramente las acciones de los dos hombres. A juzgar por sus acciones, estos dos hombres dejaron inconsciente a la persona en esa habitación usando alguna droga y la secuestraron.

Zhao Shu, Yu Ming, ustedes dos esperen aquí; Fei Hou y yo vamos a echar un vistazo.” Dijo Huang Xiaolong.

“¡Pero!” Zhao Shu y Yu Ming se mostraron reacios.

“No se preocupen, son solo unos pequeños camarones, no serán un problema.” Huang Xiaolong les aseguró.

“¡Sí, Soberano!” Ambos cedieron.

Por lo tanto, Huang Xiaolong y Fei Hou saltaron, siguiendo a los dos hombres en silencio desde atrás.

Originalmente, Huang Xiaolong no tenía ningún interés en inmiscuirse en estos asuntos.

Sin embargo, dado que estas personas se atrevieron a entrar ilegalmente en la Mansión del Castellano para secuestrar a una víctima, la curiosidad de Huang Xiaolong se despertó y quiso ver lo que esta gente estaba haciendo.

Huang Xiaolong vagamente adivinó que este evento no era tan simple como parecía en la superficie.

Huang Xiaolong y Fei Hou siguieron a los dos hombres vestidos de negro todo el tiempo, y una hora más tarde, los dos hombres entraron en un patio abandonado y en ruinas en el lado norte de la Ciudad del Acantilado Meridional.

Dentro del patio, seis personas esperaban. Al ver a esta gente, Huang Xiaolong notó de inmediato el uniforme de su secta: pertenecía a la Secta Gran Espada.

¡Secta Gran Espada!

“¡Hermano Mayor Wei!” En este momento, los dos hombres vestidos de negro llamaron a uno de los jóvenes, poniendo el saco en el suelo.

Ese joven preguntó: “¿Dónde está la persona? ¿La trajiste?” Sus ojos recorrieron el saco en el suelo mientras decía esto.

Hermano Mayor Wei, no te preocupes, la hija de Sun Qing está aquí dentro.” Uno de los hombres vestidos de negro sonrió y señaló el saco. “probablemente se despierte dentro de una hora.”

Al escuchar esto, el joven se rió. “No está mal.” Caminó hacia el saco y desató el nudo, revelando la bonita cara de una niña de diecisiete a dieciocho años.

“Después de que mataron a mi padre, no esperaba que le dieran a Sun Qing, ese viejo, la oportunidad de apoderarse de la posición del Castellano. Como él no sabe lo que es bueno para él, se niega a cooperar con nuestra Secta Gran Espada… ¡Sun Qing, tu hija más joven es bastante bella! Esta noche, me divertiré y probaré a tu hija.” Ese joven se rió con tristeza. “¡Si te niegas nuevamente, entonces será tu hija mayor!”

Los otros discípulos miraban con envidia a ese joven.

Huang Xiaolong se sorprendió al observar a este joven a cierta distancia. ¿Era el hijo de la anterior Castellano de la Ciudad del Acantilado Meridional que él mató? ¿El hijo que se unió a la Secta Gran Espada, Wei Xiaodong?

Por otro lado, Wei Xiaodong se volvió hacia los varios discípulos de la Secta Gran Espada y le dijo: “Todos ustedes retírense, estén atentos.” Evidentemente, estaba ansioso por ‘tratar’ con la hija de Sun Qing en este deteriorado patio.

“¡Sí, Hermano Mayor Wei!” Respondieron los discípulos.

Justo cuando sus voces cesaron, otra voz sonó de repente. Sucedió demasiado abruptamente, y el cuerpo de Wei Xiaodong se estremeció de sobresalto. Dándose la vuelta, vio a un joven de unos diecisiete a dieciocho años caminando en su dirección con un hombre de mediana edad detrás de él.

Wei Xiaodong se levantó rápidamente, y sus ojos fulminaron con furia a los dos hombres vestidos de negro. “¡No pueden hacer algo bien por una vez!” Seguramente los dos ‘invitados’ siguieron a estos dos.

Los dos hombres vestidos de negro bajaron la cabeza, sin atreverse a pronunciar ninguna palabra.

2 thoughts on “Invincible – Capítulo 159 – Pasando a través de la Ciudad del Acantilado Meridional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s